Ir al contenido principal

Otro sábado...



No andamos por aquí como para ‘escherichias colis’ venidas del occidente de Occidente, y menos para desenfocar con su menudeo patógeno los temas de verdadero sufrimiento en el resto del mundo [es sabido que un muerto de acá vale para la prensa como mil muertos de allá, y a sí nos luce el pelo]. El caso es que la crisis pepinera ha conseguido poner a comer pepinos en público a todos los ‘media’ [que ahora resulta que nuestra piel de toro es el no va más en el mundo mundial cucurbitáceo y hace pupita que los cabezas cuadradas no quieran consumirlo] y ya se le ha dado carpetazo al mayo de Sol, a las muertes infantiles por fuego amigo de la OTAN, al lío del coltán, al yuyu alcaedino y, cómo no, al ingente padecimiento por hambre, sed, enfermedad, injusticia y miseria de media humanidad... todo olvidado por unos cuantos muertos por diarrea coli [por comer, claro... que nunca tienen interés las muertes por no comer].
Con ese trazo, salí tempranito con mis dos hijos varones a montar un nuevo mercadillo solidario SBQ y nuestro madrugón nos compensó con el mejor sitio de la Plaza Mayor bejarana... tedioso trasiego de materiales [burrillas, tableros, cajas llenotas de libros...] y a vender como campeones durante toda una jornada completita de doce horas en el tajo con un hermoso resultado de más de quinientos euros que en Perú se multiplicarán por cuatro en su valor de ayuda. Y que el día dio para cantar –que canté–, bailar –que bailé–, hacer el ganso –que lo hice– y hasta para tener alguna que otra conversación interesante.
Y a las nueve de la noche recogimos el garito [esta vez hubo muchos colegas para el desmonte, lo que agradecí y agradezco con emoción y hasta con carita de carnero degollao] y a otro cantar que llegó por boca de mi hija... “Papucho, que han convocado por Fbk una manifestación en el parque a las doce de la noche y habrá allí asamblea...”... y allá que nos fuimos mi niña y yo con el cuerpo agotaíno y con ganas de bronca revolucionaria... pero no llegó nadie, que solo había pequeños grupos de botellón gritando gansadas infantiles y unos cuantos muchachos feromonados por las medias negras de fin de semana que ahora se ponen las crías de catorce años... una pena y a dormir.
Y que en la cama volví a sentirme bien por mantener el tono de mi proyecto personal a pesar de las bobadas E. Coli y las mingadas mediáticas, a pesar del jodido dolor de riñones que está otra vez ahí, latiendo... y a pesar de que nadie entiende nada de nada y yo lo percibo netamente en estos días de contacto con la gleba intentando vender libros a un euro con el fin de arreglarle un poquito la vida a alguien... pero ya me he convencido de que da igual que no se enteren, que lo importante es que pongan su euro y se larguen con la sensación de haber hecho la compra del milenio... pobres.

Comentarios

Entradas populares de este blog

NO SEAS NUNCA COMO YO

Casi cinco meses de vida tranquila juntos, Mario. Yo viéndote crecer y adquirir pericias y tú mirándome, a veces perplejo y a veces encantado de verme (porque los abuelos hacemos cosas que no hacen los padres, como sacarte del carrito y achucharte cuando lloras y hay que dejarte tranquilo para que encuentres el sueño).  Casi cinco meses y ya me has llenado de endorfinas (porque el abuelo canilllas blancas es pura química orgánica), me has perfumado de ese olor tuyo a bebé, que es el único que en mi mundo supera al olor del tabaco, y te has hecho centro de todo, pues te veo y me olvido del banco que me tiene medio asesinadito, de los clientes que están esperando en la puerta y hasta de este dolor cabrón que llevo en la rodilla desde hace unas semanas. Y lo mejor, lo mejor de todo, es que, cuando llegas, te miro y sonrío, y tú me devuelves enseguida una sonrisa a medias con hoyuelo  al ladito derecho de tu boca. Entonces te cojo y te achucho, te acerco a mi mejilla y siento ese lazo qu…

Jugar al cíclope...

Jugar al cíclope, como en el capítulo siete de Rayuela, o simplemente jugar al Cortázar postmasmédula, a aquel Cortázar tan Girondo de “Apenas él le amalaba el noema... ¡Evohé¡ ¡Evohé! Volposados en la cresta del murelio, se sentían balpamar, pernilos y márulos...”... no, mejor jugar al cíclope y cansarte de no estar cansado o jugar a cerrar los ojos para ver e imaginar que la felicidad está más cerca... quienes piensan demasiado no pueden hacer nada... he aquí la regla fundamental del juego de La Maga... y uno está tan triste porque todo es tan hermoso... ¿y si quienes forman mi mundo solo fueran ilusiones... no lo que son, sino mis ilusiones de ellos, no sus verdades, sino mis mentiras?... todo sería un juego estético personal, un juego magnífico en el que crecer... salgo a la calle, voy a por tabaco hasta PdT, doblo la esquina cuesta arriba, estoy solo en la calle, estoy solo en la esquina... subo hasta que las puertas de cristal detectan mi presencia y se abren como puertas... est…

Me late el codo izquierdo...

Hoy me levanté con el codo izquierdo dolorido e hinchado, todo por un golpetazo que me arreé la semana pasada con una puerta [se conoce que ayer me apoyé en alguna de las barreras de la plaza de toros bejarana, mientras asistía al blues, y se me ha infectado]… y es que últimamente parezco un quecomari lleno de cuitas y quejicoserías… el cabrón está ardiendo y focaliza toda mi atención en su latido, hasta el punto de hacerme perder concentración en lo que hago.
En fin, que sigo en el asunto de vivir y eso me gusta mucho… hasta el latido este que me reclama atención constante.
Hoy le pegué la última corrección al nuevo libro de Belencita, “Orden de alejamiento”, y vuelvo a dejar escrito que me gusta muchísimo su forma y su contenido. Espero que en un par de semanas esté listo para hacerlo llegar a sus manos…. y que me ha gustado leerlo con ese latidito de dolor, pues el poemario es de dolor entero… y muy intenso.
Luego, me dejé de mí [y del trabajo] y le busqué contenido a ese pum-pum… y m…