Ir al contenido principal

Otro sábado...



No andamos por aquí como para ‘escherichias colis’ venidas del occidente de Occidente, y menos para desenfocar con su menudeo patógeno los temas de verdadero sufrimiento en el resto del mundo [es sabido que un muerto de acá vale para la prensa como mil muertos de allá, y a sí nos luce el pelo]. El caso es que la crisis pepinera ha conseguido poner a comer pepinos en público a todos los ‘media’ [que ahora resulta que nuestra piel de toro es el no va más en el mundo mundial cucurbitáceo y hace pupita que los cabezas cuadradas no quieran consumirlo] y ya se le ha dado carpetazo al mayo de Sol, a las muertes infantiles por fuego amigo de la OTAN, al lío del coltán, al yuyu alcaedino y, cómo no, al ingente padecimiento por hambre, sed, enfermedad, injusticia y miseria de media humanidad... todo olvidado por unos cuantos muertos por diarrea coli [por comer, claro... que nunca tienen interés las muertes por no comer].
Con ese trazo, salí tempranito con mis dos hijos varones a montar un nuevo mercadillo solidario SBQ y nuestro madrugón nos compensó con el mejor sitio de la Plaza Mayor bejarana... tedioso trasiego de materiales [burrillas, tableros, cajas llenotas de libros...] y a vender como campeones durante toda una jornada completita de doce horas en el tajo con un hermoso resultado de más de quinientos euros que en Perú se multiplicarán por cuatro en su valor de ayuda. Y que el día dio para cantar –que canté–, bailar –que bailé–, hacer el ganso –que lo hice– y hasta para tener alguna que otra conversación interesante.
Y a las nueve de la noche recogimos el garito [esta vez hubo muchos colegas para el desmonte, lo que agradecí y agradezco con emoción y hasta con carita de carnero degollao] y a otro cantar que llegó por boca de mi hija... “Papucho, que han convocado por Fbk una manifestación en el parque a las doce de la noche y habrá allí asamblea...”... y allá que nos fuimos mi niña y yo con el cuerpo agotaíno y con ganas de bronca revolucionaria... pero no llegó nadie, que solo había pequeños grupos de botellón gritando gansadas infantiles y unos cuantos muchachos feromonados por las medias negras de fin de semana que ahora se ponen las crías de catorce años... una pena y a dormir.
Y que en la cama volví a sentirme bien por mantener el tono de mi proyecto personal a pesar de las bobadas E. Coli y las mingadas mediáticas, a pesar del jodido dolor de riñones que está otra vez ahí, latiendo... y a pesar de que nadie entiende nada de nada y yo lo percibo netamente en estos días de contacto con la gleba intentando vender libros a un euro con el fin de arreglarle un poquito la vida a alguien... pero ya me he convencido de que da igual que no se enteren, que lo importante es que pongan su euro y se larguen con la sensación de haber hecho la compra del milenio... pobres.

Comentarios

Entradas populares de este blog

NO SEAS NUNCA COMO YO

Casi cinco meses de vida tranquila juntos, Mario. Yo viéndote crecer y adquirir pericias y tú mirándome, a veces perplejo y a veces encantado de verme (porque los abuelos hacemos cosas que no hacen los padres, como sacarte del carrito y achucharte cuando lloras y hay que dejarte tranquilo para que encuentres el sueño).  Casi cinco meses y ya me has llenado de endorfinas (porque el abuelo canilllas blancas es pura química orgánica), me has perfumado de ese olor tuyo a bebé, que es el único que en mi mundo supera al olor del tabaco, y te has hecho centro de todo, pues te veo y me olvido del banco que me tiene medio asesinadito, de los clientes que están esperando en la puerta y hasta de este dolor cabrón que llevo en la rodilla desde hace unas semanas. Y lo mejor, lo mejor de todo, es que, cuando llegas, te miro y sonrío, y tú me devuelves enseguida una sonrisa a medias con hoyuelo  al ladito derecho de tu boca. Entonces te cojo y te achucho, te acerco a mi mejilla y siento ese lazo qu…

Mario

Mario fue un corredor de fondo que ha legado el nombre a mi nieto para perpetuar en él su memoria, y me gusta, me gusta mucho que mi bebé tenga en su nombre una razón y un contenido, que lleve el signo de una amistad indeleble y el valor hermoso del recuerdo. Mario, hoy mi nieto, es divinamente vulnerable, delicado hasta el suspiro, bellísimo en sus gestos y causa absoluta de orgullo personal. Su madre, mi hija, me ha hecho el regalo más precioso que se puede hacer a un padre, y lo ha hecho con valentía, sin miedos, siendo una mujer entera en todo el proceso y demostrándome que algo tuve que hacer bien en su educación y en su formación como persona. Jaime, el padre de mi nieto, es un padre ejemplar, preocupado, atento siempre a las necesidades de mi hija y de su hijo, y yo le estaré eternamente agradecido por su forma de ser hombre y por el amor entero que se percibe constantemente en su trato hacia mi niña y hacia mi bebé. Gracias a los tres por hacerme tan feliz.
Por lo que a mí se …

COMENDADOR

A LAS PUERTAS DEL CIELO
Aún quedan las carcasas de las fábricas como memoria de aquel constante trasiego que procuraba poder a los fascistas y la escueta comida del día a los obreros. Están rojas de óxido en toda su ferralla y una vegetación devoradora hace justicia en cada hueco. Son los restos de lo que ha de venir y lo que fue.
Mamá, el lotero me llama alemán.Porque eres rubio, hijo.Mamá, la abuela me dice que nunca hable con el lotero, pero es que siempre me da caramelos y me llama alemán.Que no me entere yo de que vuelves a coger un caramelo de ese hombre. Obedece a la abuela.Mamá, es que me dice que yo sería un buen torero, que si sigo jugando con el estoque, un día me llevará a un tentadero.Ese hijo de puta… fue uno de los que denunciaron a tu abuelo.¿Qué hago entonces, mamá?Cuando le veas, sal corriendo.
Aún quedan algunos tejados viejos en la calle Libertad, sus tejas rojas sostienen la vida de algún gato y mantienen el recuerdo vivo de los hombres que huían desde los desvanes p…