Ir al contenido principal

notas de mi cuaderno de julio.


  • Christine Lagarde, otro bicho de hierro dando ejemplo a las masas con su sueldo subido de entrada un 11% y porque le sale de sus santos y franceses ovarios... otro atentado contra cada uno de los hombres.
  • Ahora es cuando se necesita que los intelectuales se tomen riesgos, que arriesguen ideas.
  • Debemos sentir vergüenza de lo que hemos hecho como individuos para luego salir a la calle, limpios, a pedir justicia.
  • ¿Recuerdas qué tenías cuando te conociste?... y ahora, ¿qué tienes?... en ese tramo está el problema.
  • Dijo, mientras expiraba, que el mundo se iba a acabar pronto... y fue cierto.
  • Tu sombra sabe de ti más de lo que imaginas.
  • “La humanidad se compone, exclusivamente, de hombres almidonados de estupidez, de mujeres nacidas antes de tiempo, de niños hijos del azar y de una máscara, de familias enteras cuya tiesura de fantoche inspira el deseo de derribarlas de un pelotazo” (leído hoy en un texto de Goerg).
  • “Yo soy el ideólogo del 15M”, me dijo mientras tomábamos café... “pero aún ellos no lo saben”... y se acercó a buscar una chequera nueva al banco [ayer en PdT y juro que es absolutamente cierto].
  • Ahora, justo ahora, es el momento propicio para que los hombres comiencen a ser horizonte.
  • Todo es equilibrio... y ese equilibrio exige muertes.
  • Salda las deudas contigo mismo y olvida sin más las que tienes con la banca.
  • Aprovecha cada segundo, que el tiempo que pasó no puede recuperarse, pues no existe.
  • Me dijo: “con este móvil ya no necesito ordenador”... le contesté: “lo que verdaderamente necesitas es pasar hambre”. [9 de la mañana, en la Plaza Mayor].
  • Si no me comparo con nadie, soy una verdadera mierda... pero si empezamos a compararnos...
  • “Si pudiera uno olvidarse de todo...” [Filito mientras le compraba el pan].
  • “... yo me cansé de pan. También se puede vivir comiendo un poco menos y cagándolo con dignidad...” [H. I. en fbk].
  • El dolor del egoísta también debe ser suyo entero.
  • “Fotografío lo que veo, pero siempre sale otra cosa” [en la Venta del Bufón”].
  • “¿Por qué si a los dos nos duele la jodida hernia discal... tú siempre te ríes?”, me dijo... “Será porque yo soy más feliz”, le contesté. [caminando por la calle Colón].
  • “¿Y tú qué haces por los demás?”... “Pensar mucho en ellos... ¿te parece poco?” [oído en un bar de la Plaza Mayor].
  • “... cansado de vivir en un ambiente hostil e inculto, regresé a Salamanca, donde me trataron lo mismo o peor que en Madrid... [...] hubiese preferido vivir con mis antepasados, los trogloditas de las cavernas de Cándamo y Altamira de los tiempos nebulosos de los grandes mastodontes, que entre los hombres de hoy” [Mateo Hernández –escultor animalista–. Escrito en su agenda].

Comentarios

  1. Hay frases verdaderamente antológicas, pero si me tengo que quedar con una elijo, sin dudarlo:

    Si no me comparo con nadie, soy una verdadera mierda... pero si empezamos a compararnos...

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Por favor, no hables de mí... si acaso, hazlo de ti mismo...

Entradas populares de este blog

NO SEAS NUNCA COMO YO

Casi cinco meses de vida tranquila juntos, Mario. Yo viéndote crecer y adquirir pericias y tú mirándome, a veces perplejo y a veces encantado de verme (porque los abuelos hacemos cosas que no hacen los padres, como sacarte del carrito y achucharte cuando lloras y hay que dejarte tranquilo para que encuentres el sueño).  Casi cinco meses y ya me has llenado de endorfinas (porque el abuelo canilllas blancas es pura química orgánica), me has perfumado de ese olor tuyo a bebé, que es el único que en mi mundo supera al olor del tabaco, y te has hecho centro de todo, pues te veo y me olvido del banco que me tiene medio asesinadito, de los clientes que están esperando en la puerta y hasta de este dolor cabrón que llevo en la rodilla desde hace unas semanas. Y lo mejor, lo mejor de todo, es que, cuando llegas, te miro y sonrío, y tú me devuelves enseguida una sonrisa a medias con hoyuelo  al ladito derecho de tu boca. Entonces te cojo y te achucho, te acerco a mi mejilla y siento ese lazo qu…

Jugar al cíclope...

Jugar al cíclope, como en el capítulo siete de Rayuela, o simplemente jugar al Cortázar postmasmédula, a aquel Cortázar tan Girondo de “Apenas él le amalaba el noema... ¡Evohé¡ ¡Evohé! Volposados en la cresta del murelio, se sentían balpamar, pernilos y márulos...”... no, mejor jugar al cíclope y cansarte de no estar cansado o jugar a cerrar los ojos para ver e imaginar que la felicidad está más cerca... quienes piensan demasiado no pueden hacer nada... he aquí la regla fundamental del juego de La Maga... y uno está tan triste porque todo es tan hermoso... ¿y si quienes forman mi mundo solo fueran ilusiones... no lo que son, sino mis ilusiones de ellos, no sus verdades, sino mis mentiras?... todo sería un juego estético personal, un juego magnífico en el que crecer... salgo a la calle, voy a por tabaco hasta PdT, doblo la esquina cuesta arriba, estoy solo en la calle, estoy solo en la esquina... subo hasta que las puertas de cristal detectan mi presencia y se abren como puertas... est…

Me late el codo izquierdo...

Hoy me levanté con el codo izquierdo dolorido e hinchado, todo por un golpetazo que me arreé la semana pasada con una puerta [se conoce que ayer me apoyé en alguna de las barreras de la plaza de toros bejarana, mientras asistía al blues, y se me ha infectado]… y es que últimamente parezco un quecomari lleno de cuitas y quejicoserías… el cabrón está ardiendo y focaliza toda mi atención en su latido, hasta el punto de hacerme perder concentración en lo que hago.
En fin, que sigo en el asunto de vivir y eso me gusta mucho… hasta el latido este que me reclama atención constante.
Hoy le pegué la última corrección al nuevo libro de Belencita, “Orden de alejamiento”, y vuelvo a dejar escrito que me gusta muchísimo su forma y su contenido. Espero que en un par de semanas esté listo para hacerlo llegar a sus manos…. y que me ha gustado leerlo con ese latidito de dolor, pues el poemario es de dolor entero… y muy intenso.
Luego, me dejé de mí [y del trabajo] y le busqué contenido a ese pum-pum… y m…