Ir al contenido principal

Sobre el empecinamiento en una Europa neoliberal.



El empecinamiento en una Europa neoliberal es el problema... y dentro de ese problema, el ponernos en manos del perro Warren Buffet [propietario real de la Agencia Moody’s, al que Esperanza Aguirre está regalando la sanidad pública madrileña y al que visita doblando el espinazo la ministra Salgado], el mayor especialista mundial en movimientos especulativos que le está haciendo el caldo gordo a las bancas alemana y francesa con el constante incremento de los intereses de los bonos de deuda de los estados, unos intereses que pagamos euro a euro cada uno de los ciudadanos con las diversas nacionalizaciones, los impuestos arrasadores de una deuda diseñada artificialmente [¿por qué coño no nos miramos en Islandia, que en su aislamiento crece y crea empleo en estos días, a la vez que trabaja en una nueva constitución contra lo neoliberal?].
Hemos de saber que el poder de emisión de moneda corresponde a los estados y que esa potestad se ha cedido sin ningún tipo de control al Banco Central Europeo junto a la absurda e interesada prohibición de poder dar préstamos a los estados, lo que hace profundamente efectiva la debilidad de los estados y fortalece como jamás ha sucedido en la historia a la banca privada, que es capaz de gobernar desde el puro y constante beneficio y sobre quienes verdaderamente han sido elegido por el pueblo para dirigirlo y representarlo.
Todo es tan fácil como acordar de una puñetera vez no pagar deuda alguna que resulte dolosa o ilegítima... y castigar con fuertes impuestos a cualquier transacción especulativa... y también, cómo no, nacionalizar la banca con decisión y energía, sin temor, que son pocos, avaros y cobardes.
Y no hay más, no hay mucho más que hacer... desmontar la imperante ideología neoliberal con mano dura y volver a tomar todos los bienes públicos que nos pertenecen, lo quieran o no lo quieran, digan lo que digan la jodida Agencia Moody’s del perro Warren, el Banco Central Europeo, la pistoja Merkel o el sursum corda.
Y que nadie piense que esto no le afecta, aunque hoy ese alguien esté tumbado boca arriba en una luminosa playa de la Costa Azul, que ayer dobló aquí al lado otra gran empresa y ha dejado en bragas a un montoncito de pequeños empresarios como el que suscribe... algo que sucedió de forma similar hace dos semanas, hace un mes y hace cuatro meses con empresas parecidas... algo que seguirá sucediendo a pesar del bañito y el solete estival, del chiringuito y las periquitas sin sostén... y los obreros de esas fábricas son personas con familia, tipos con los que nos cruzamos a diario por las calles, a los que saludamos y sonreímos, que llevan a sus hijos al mismo colegio que tú y que tienen la saludable costumbre de comer cada día.
Es un jodido problema de todos, un problema que debemos enfocar para unirnos y presionar a nuestros políticos en la toma de decisiones rotundas y necesarias, empujarlos a tomar decisiones y conseguir que se sientan apoyados por todo el pueblo... ése es el espíritu del 15M, el que yo entiendo y el que yo siento, el que necesito hacer llegar a cada uno de vosotros para que lo hagáis vuestro en una apuesta común y plural, una apuesta sin diferencias de edad o pensamiento, pero sí una apuesta por un futuro de los ciudadanos, de todos los ciudadanos... y no de esos hijos de la gran puta que se dedican a la especulación feroz a cambio de hambre, sed y miseria.
Vamos, coño, que ya os vale.

Comentarios

Entradas populares de este blog

NO SEAS NUNCA COMO YO

Casi cinco meses de vida tranquila juntos, Mario. Yo viéndote crecer y adquirir pericias y tú mirándome, a veces perplejo y a veces encantado de verme (porque los abuelos hacemos cosas que no hacen los padres, como sacarte del carrito y achucharte cuando lloras y hay que dejarte tranquilo para que encuentres el sueño).  Casi cinco meses y ya me has llenado de endorfinas (porque el abuelo canilllas blancas es pura química orgánica), me has perfumado de ese olor tuyo a bebé, que es el único que en mi mundo supera al olor del tabaco, y te has hecho centro de todo, pues te veo y me olvido del banco que me tiene medio asesinadito, de los clientes que están esperando en la puerta y hasta de este dolor cabrón que llevo en la rodilla desde hace unas semanas. Y lo mejor, lo mejor de todo, es que, cuando llegas, te miro y sonrío, y tú me devuelves enseguida una sonrisa a medias con hoyuelo  al ladito derecho de tu boca. Entonces te cojo y te achucho, te acerco a mi mejilla y siento ese lazo qu…

Mario

Mario fue un corredor de fondo que ha legado el nombre a mi nieto para perpetuar en él su memoria, y me gusta, me gusta mucho que mi bebé tenga en su nombre una razón y un contenido, que lleve el signo de una amistad indeleble y el valor hermoso del recuerdo. Mario, hoy mi nieto, es divinamente vulnerable, delicado hasta el suspiro, bellísimo en sus gestos y causa absoluta de orgullo personal. Su madre, mi hija, me ha hecho el regalo más precioso que se puede hacer a un padre, y lo ha hecho con valentía, sin miedos, siendo una mujer entera en todo el proceso y demostrándome que algo tuve que hacer bien en su educación y en su formación como persona. Jaime, el padre de mi nieto, es un padre ejemplar, preocupado, atento siempre a las necesidades de mi hija y de su hijo, y yo le estaré eternamente agradecido por su forma de ser hombre y por el amor entero que se percibe constantemente en su trato hacia mi niña y hacia mi bebé. Gracias a los tres por hacerme tan feliz.
Por lo que a mí se …

Ocho días sin Mario

No sé cómo explicar que el decurso vital me sujeta al espacio que habito, que los proyectos urgentes me requieren al pie del cañón y que el trabajo de mierda que tramito a diario me impide hacer exactamente lo que debiera hacer. Cada día recibo fotos y vídeos de Mario: durmiendo, recién bañado, antes y después de la toma, tumbado como un rey con su pañal como único vestido..., y presiento a mi niño abrigado por sus padres, cuidado hasta el más mínimo detalle; pero me siento mal por no estar allí cada cinco minutos para contemplar su sueño, para asombrarme con cada uno de sus gestos o para colocar uno de mis dedos en su manita y sonreír mientras lo aprisiona levemente.
En todo caso, pienso en que sus padres ahora necesitan espacio, que nadie los moleste, y eso me calma un poquito..., y también me calma el tener muy claro que todo lo que hago también lo hago por Mario, para que algún día sepa que ser humanista es el camino correcto, que trabajar para un futuro con dignidad es un buen pl…