Ir al contenido principal

Sobre el movimiento 15M



Me gustó ver ayer, a las mismitas puertas de agosto, que la llama 15M sigue viva –y bien viva– logrando reunir a unas 30.000 personas en la manifestación de Madrid contra todos los pronósticos y contra todos los elementos [siempre se ha dicho que la actividad social reivindicativa no debe hacerse en los meses de julio y agosto por la escasa convocatoria que produce en esos meses]. Debo decir que llevaba unas semanas muy triste porque venía notando que el movimiento se estaba agotando en Béjar y porque no he visto nunca en las asambleas convocadas a todas esas personas que, de forma particular y después de haberme manifestado solo en la Plaza de España, me expresaron personalmente que estarían en el movimiento porque compartían sus reivindicaciones... y es que me joden mucho esos olvidos que probablemente proceden de un simple ‘quedar bien’... y es que el mundo funciona así, en una especie de jijijijajaja constante lleno de falta de voluntad y de implicación real. El personal todavía no le ha tomado el pulso al gran fracaso y sigue esperando a que pase la tormenta para continuar con el tren de vida de hace tres o cuatro años. No existe aún conciencia de final y, por tanto, no hay ambición de cambio... solo palabritas y a tomar cañas en terraza abierta... en fin, que hay lo que hay y tenemos exactamente lo que nos merecemos.
Por lo que se refiere al movimiento en Béjar, creo que estamos cometiendo el error de quedarnos en lo particular, en lo cercano, en lo pequeñito... queremos poner soluciones pequeñas al sistema local cuando el asunto es otro y de mucho mayor calado: argumentar unas bases reales que propicien un cambio de sistema radical sin perderse en lo insignificante. Intentar ponerle parches a un sistema que no funciona lleva solo a alargar su existencia, y eso es lo peor que puede sucedernos. Así las cosas, yo propongo que nos olvidemos definitivamente de lo cercano [sé que es difícil hacerlo] y nos centremos en un debate de ideas en línea con las grandes propuestas del movimiento a nivel nacional, que analicemos una por unas esas propuestas e intentemos sumarles elementos que les proporcionen solidez... y publicitarles constantemente, hasta que se vayan imbricando en el pensamiento natural de los ciudadanos y las tomen como reivindicaciones viables y necesarias... entrar en lucha con la administración pequeña para intentar corregirla es una batalla absolutamente perdida de antemano, una batalla que nos puede llevar al hastío y al silencio absoluto de las tontas refriegas de pueblo... debemos ser ambiciosos en nuestras reivindicaciones y, con ello, ser capaces de saltar por encima de las pequeñas rencillas locales cargadas de memos intereses para que se nos vaya uniendo gente nueva sin ese temor a la represalia de lo cercano.
Hay que animarse y salir a la calle, hay que estar presente en esas asambleas libres que se convocan todos los viernes a las ocho de la tarde en el parque municipal y hay que hablar, debatir, expresar el fracaso de cada uno y de todos para intentar poner freno... y hay que sumar voluntades, muchas, todas.

Comentarios

Entradas populares de este blog

NO SEAS NUNCA COMO YO

Casi cinco meses de vida tranquila juntos, Mario. Yo viéndote crecer y adquirir pericias y tú mirándome, a veces perplejo y a veces encantado de verme (porque los abuelos hacemos cosas que no hacen los padres, como sacarte del carrito y achucharte cuando lloras y hay que dejarte tranquilo para que encuentres el sueño).  Casi cinco meses y ya me has llenado de endorfinas (porque el abuelo canilllas blancas es pura química orgánica), me has perfumado de ese olor tuyo a bebé, que es el único que en mi mundo supera al olor del tabaco, y te has hecho centro de todo, pues te veo y me olvido del banco que me tiene medio asesinadito, de los clientes que están esperando en la puerta y hasta de este dolor cabrón que llevo en la rodilla desde hace unas semanas. Y lo mejor, lo mejor de todo, es que, cuando llegas, te miro y sonrío, y tú me devuelves enseguida una sonrisa a medias con hoyuelo  al ladito derecho de tu boca. Entonces te cojo y te achucho, te acerco a mi mejilla y siento ese lazo qu…

Mario

Mario fue un corredor de fondo que ha legado el nombre a mi nieto para perpetuar en él su memoria, y me gusta, me gusta mucho que mi bebé tenga en su nombre una razón y un contenido, que lleve el signo de una amistad indeleble y el valor hermoso del recuerdo. Mario, hoy mi nieto, es divinamente vulnerable, delicado hasta el suspiro, bellísimo en sus gestos y causa absoluta de orgullo personal. Su madre, mi hija, me ha hecho el regalo más precioso que se puede hacer a un padre, y lo ha hecho con valentía, sin miedos, siendo una mujer entera en todo el proceso y demostrándome que algo tuve que hacer bien en su educación y en su formación como persona. Jaime, el padre de mi nieto, es un padre ejemplar, preocupado, atento siempre a las necesidades de mi hija y de su hijo, y yo le estaré eternamente agradecido por su forma de ser hombre y por el amor entero que se percibe constantemente en su trato hacia mi niña y hacia mi bebé. Gracias a los tres por hacerme tan feliz.
Por lo que a mí se …

COMENDADOR

A LAS PUERTAS DEL CIELO
Aún quedan las carcasas de las fábricas como memoria de aquel constante trasiego que procuraba poder a los fascistas y la escueta comida del día a los obreros. Están rojas de óxido en toda su ferralla y una vegetación devoradora hace justicia en cada hueco. Son los restos de lo que ha de venir y lo que fue.
Mamá, el lotero me llama alemán.Porque eres rubio, hijo.Mamá, la abuela me dice que nunca hable con el lotero, pero es que siempre me da caramelos y me llama alemán.Que no me entere yo de que vuelves a coger un caramelo de ese hombre. Obedece a la abuela.Mamá, es que me dice que yo sería un buen torero, que si sigo jugando con el estoque, un día me llevará a un tentadero.Ese hijo de puta… fue uno de los que denunciaron a tu abuelo.¿Qué hago entonces, mamá?Cuando le veas, sal corriendo.
Aún quedan algunos tejados viejos en la calle Libertad, sus tejas rojas sostienen la vida de algún gato y mantienen el recuerdo vivo de los hombres que huían desde los desvanes p…