Ir al contenido principal

Sobre el movimiento 15M



Me gustó ver ayer, a las mismitas puertas de agosto, que la llama 15M sigue viva –y bien viva– logrando reunir a unas 30.000 personas en la manifestación de Madrid contra todos los pronósticos y contra todos los elementos [siempre se ha dicho que la actividad social reivindicativa no debe hacerse en los meses de julio y agosto por la escasa convocatoria que produce en esos meses]. Debo decir que llevaba unas semanas muy triste porque venía notando que el movimiento se estaba agotando en Béjar y porque no he visto nunca en las asambleas convocadas a todas esas personas que, de forma particular y después de haberme manifestado solo en la Plaza de España, me expresaron personalmente que estarían en el movimiento porque compartían sus reivindicaciones... y es que me joden mucho esos olvidos que probablemente proceden de un simple ‘quedar bien’... y es que el mundo funciona así, en una especie de jijijijajaja constante lleno de falta de voluntad y de implicación real. El personal todavía no le ha tomado el pulso al gran fracaso y sigue esperando a que pase la tormenta para continuar con el tren de vida de hace tres o cuatro años. No existe aún conciencia de final y, por tanto, no hay ambición de cambio... solo palabritas y a tomar cañas en terraza abierta... en fin, que hay lo que hay y tenemos exactamente lo que nos merecemos.
Por lo que se refiere al movimiento en Béjar, creo que estamos cometiendo el error de quedarnos en lo particular, en lo cercano, en lo pequeñito... queremos poner soluciones pequeñas al sistema local cuando el asunto es otro y de mucho mayor calado: argumentar unas bases reales que propicien un cambio de sistema radical sin perderse en lo insignificante. Intentar ponerle parches a un sistema que no funciona lleva solo a alargar su existencia, y eso es lo peor que puede sucedernos. Así las cosas, yo propongo que nos olvidemos definitivamente de lo cercano [sé que es difícil hacerlo] y nos centremos en un debate de ideas en línea con las grandes propuestas del movimiento a nivel nacional, que analicemos una por unas esas propuestas e intentemos sumarles elementos que les proporcionen solidez... y publicitarles constantemente, hasta que se vayan imbricando en el pensamiento natural de los ciudadanos y las tomen como reivindicaciones viables y necesarias... entrar en lucha con la administración pequeña para intentar corregirla es una batalla absolutamente perdida de antemano, una batalla que nos puede llevar al hastío y al silencio absoluto de las tontas refriegas de pueblo... debemos ser ambiciosos en nuestras reivindicaciones y, con ello, ser capaces de saltar por encima de las pequeñas rencillas locales cargadas de memos intereses para que se nos vaya uniendo gente nueva sin ese temor a la represalia de lo cercano.
Hay que animarse y salir a la calle, hay que estar presente en esas asambleas libres que se convocan todos los viernes a las ocho de la tarde en el parque municipal y hay que hablar, debatir, expresar el fracaso de cada uno y de todos para intentar poner freno... y hay que sumar voluntades, muchas, todas.

Comentarios

Entradas populares de este blog

COMENDADOR

A LAS PUERTAS DEL CIELO
Aún quedan las carcasas de las fábricas como memoria de aquel constante trasiego que procuraba poder a los fascistas y la escueta comida del día a los obreros. Están rojas de óxido en toda su ferralla y una vegetación devoradora hace justicia en cada hueco. Son los restos de lo que ha de venir y lo que fue.
Mamá, el lotero me llama alemán.Porque eres rubio, hijo.Mamá, la abuela me dice que nunca hable con el lotero, pero es que siempre me da caramelos y me llama alemán.Que no me entere yo de que vuelves a coger un caramelo de ese hombre. Obedece a la abuela.Mamá, es que me dice que yo sería un buen torero, que si sigo jugando con el estoque, un día me llevará a un tentadero.Ese hijo de puta… fue uno de los que denunciaron a tu abuelo.¿Qué hago entonces, mamá?Cuando le veas, sal corriendo.
Aún quedan algunos tejados viejos en la calle Libertad, sus tejas rojas sostienen la vida de algún gato y mantienen el recuerdo vivo de los hombres que huían desde los desvanes p…

Caidino...

Estoy lento y como gatinín con este calor bestia que cae sobre mí como una losa, y con tanto por hacer y en diferentes campos. Ahora que necesitaría multiplicarme, estoy dividido y hasta restado. SBQ necesitaría ahora de todas mis fuerzas de invierno (tenemos un agujero grande que tapar y no soy capaz de tomar aire). Intento mercadillos, lecturas, talleres, ventas de materiales chulos, sorteos…, pero nada funciona. Es como si al quedarme desactivado yo, se hubiera desactivado todo, pero no sé de dónde sacar la energía que necesito como el aire de respirar, no sé cómo tramitar esta abulia sobrevenida. En Perú la gente tiene sed, hay pendientes entregas necesarias de materiales, de carritos…, y he dejado un proyecto a medias que hace que me sienta culpable por ratitos. Es este jodido calor y que la gente aquí ya no puede más, porque está agotada por los miserables del dinero. A ello se suma el golpe constante en el trabajo, el ramillete de deudas con sus apremios y el vacío inabarcable…

Somos la razón del tren en marcha, su todo adelante sin salir del constante paralelo de las vías…

Somos la razón del tren en marcha, su todo adelante sin salir del constante paralelo de las vías… y ese ser ‘la razón’ le gusta mucho al que viaja a velocidad en los cómodos asientos de sus vagones, viendo pasar el paisaje por las ventanillas, pero solivianta al que perdió el billete, al que nunca tuvo para comprarlo y, sobre todo, al que busca lugares a los que ir y a los que el tren no llegará jamás, porque no hay vías ni estaciones. Así visto el trasunto humano, la libertad del que está en el sistema (el tren) viene siempre marcada por unas fronteras nítidas que, precisamente, amordazan esa libertad… o sigues las vías con tu billete en regla o te bajas del tren y corres el peligro de ser arrollado si quieres volver a subirte en él mientras no detenga su marcha. Me sucede con frecuencia que tengo ideas nítidas en mi cabeza, ideas que se muestran preclaras y estructuradas en mi mente y que, cuando intento compartirlas, me resulta muy difícil hacerlas llegar a mi interlocutor con la …