Ir al contenido principal

Perroflauta e inestable



Uno, que es perroflauta con Jeep y viste lacostes, creía que con ese bagaje y algunas que otras naderías ya estaba bien servido para los escarnios públicos, pero resulta que siempre hay más, coño... que venía yo está mañana de tomar el café primero con Pablete y Antu, y también de hablar de esa especie de solipsismo contravenido que un día fue la Bauhaus ‘lecorbusierera’, opuesto –por supuesto– a la nueva era pop del tomar lo que hay y quedárselo para uno con utilidad... y que me llegué a la imprenta para comenzar mi semanita trabajuna con esa sensación de que se empieza bien el día porque arrancó con buena conversación... y que se acababa de rematar la revista de fiestas de Los Santos y había que cargar la furgo para entregarlas en destino, y que pillé una de las cajas pesadotas de revistas para echar una mano en la carga... caminé por la empresa con seguridad hasta que pillé una estrechura que formaban la moto de mi socio y un perchero de hierro forjado que me habían donado para SBQ... inicié ese paso del estrecho, pisé la jodida percha, que deslizó como un esquí, y me di una costalada de padre y muy señor mío que me dejó tres heridas en la mano derecha, otra en el tobillo derecho, un rozón longitudinal en el interior de uno de mis brazos y un dolor costal que se hace más intenso a medida que pasan las horas... ‘coño, perroflauta y por los suelos’, me dije, y seguí en el curro entre las bromas y el descojono de mis curritos... pero había más y para más chufla, que me puse a sacar unos diplomas en digital y se atoró uno de los atreses en la salida de impresora... tiraba de él y no salía el hijo de puta, así que me agaché para hacer más fuerza y tirar perpendicular a los rodillos, hice la fuerza mentada y los jodidos rodillos soltaron de pronto el papel como si les hubieran echado vaselina... así que otra costalá y con los pies por alto.
Hay días en los que la estabilidad corporal no es propicia para los perroflautas, coño.



Comentarios

  1. Su puta madre. Si no creía que te habían hecho eso los agentes del orden... Me alegro de que esas magulladuras sólo fuesen fruto de la torpeza hijaputa. Bienvenido al club de los inestables: yo caigo con frecuencia casi diaria. Es un hábito ya.

    ResponderEliminar
  2. ¡Pues déjate de caídas perroflautas y dedícate a sentadas hombrepoeta! …. Que ya, las echo de menos.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Por favor, no hables de mí... si acaso, hazlo de ti mismo...

Entradas populares de este blog

NO SEAS NUNCA COMO YO

Casi cinco meses de vida tranquila juntos, Mario. Yo viéndote crecer y adquirir pericias y tú mirándome, a veces perplejo y a veces encantado de verme (porque los abuelos hacemos cosas que no hacen los padres, como sacarte del carrito y achucharte cuando lloras y hay que dejarte tranquilo para que encuentres el sueño).  Casi cinco meses y ya me has llenado de endorfinas (porque el abuelo canilllas blancas es pura química orgánica), me has perfumado de ese olor tuyo a bebé, que es el único que en mi mundo supera al olor del tabaco, y te has hecho centro de todo, pues te veo y me olvido del banco que me tiene medio asesinadito, de los clientes que están esperando en la puerta y hasta de este dolor cabrón que llevo en la rodilla desde hace unas semanas. Y lo mejor, lo mejor de todo, es que, cuando llegas, te miro y sonrío, y tú me devuelves enseguida una sonrisa a medias con hoyuelo  al ladito derecho de tu boca. Entonces te cojo y te achucho, te acerco a mi mejilla y siento ese lazo qu…

Jugar al cíclope...

Jugar al cíclope, como en el capítulo siete de Rayuela, o simplemente jugar al Cortázar postmasmédula, a aquel Cortázar tan Girondo de “Apenas él le amalaba el noema... ¡Evohé¡ ¡Evohé! Volposados en la cresta del murelio, se sentían balpamar, pernilos y márulos...”... no, mejor jugar al cíclope y cansarte de no estar cansado o jugar a cerrar los ojos para ver e imaginar que la felicidad está más cerca... quienes piensan demasiado no pueden hacer nada... he aquí la regla fundamental del juego de La Maga... y uno está tan triste porque todo es tan hermoso... ¿y si quienes forman mi mundo solo fueran ilusiones... no lo que son, sino mis ilusiones de ellos, no sus verdades, sino mis mentiras?... todo sería un juego estético personal, un juego magnífico en el que crecer... salgo a la calle, voy a por tabaco hasta PdT, doblo la esquina cuesta arriba, estoy solo en la calle, estoy solo en la esquina... subo hasta que las puertas de cristal detectan mi presencia y se abren como puertas... est…

Me late el codo izquierdo...

Hoy me levanté con el codo izquierdo dolorido e hinchado, todo por un golpetazo que me arreé la semana pasada con una puerta [se conoce que ayer me apoyé en alguna de las barreras de la plaza de toros bejarana, mientras asistía al blues, y se me ha infectado]… y es que últimamente parezco un quecomari lleno de cuitas y quejicoserías… el cabrón está ardiendo y focaliza toda mi atención en su latido, hasta el punto de hacerme perder concentración en lo que hago.
En fin, que sigo en el asunto de vivir y eso me gusta mucho… hasta el latido este que me reclama atención constante.
Hoy le pegué la última corrección al nuevo libro de Belencita, “Orden de alejamiento”, y vuelvo a dejar escrito que me gusta muchísimo su forma y su contenido. Espero que en un par de semanas esté listo para hacerlo llegar a sus manos…. y que me ha gustado leerlo con ese latidito de dolor, pues el poemario es de dolor entero… y muy intenso.
Luego, me dejé de mí [y del trabajo] y le busqué contenido a ese pum-pum… y m…