Ir al contenido principal

Loco como un ternerillo loco...




Loco como un ternerillo loco y, por qué no decirlo, absolutamente feliz por haber podido tener la palabra en el día de la libertad, honrando así las memorias de mi abuelo Felipe y mi abuela Antonia y consiguiendo la emoción hermosa de mi madre divina y el orgullo de mi padre... porque este tipo de cosas son las que me hacen feliz al suponer motivo de gozo para mis padres y homenaje maravilloso a la memoria de mis muertecitos. Así que doy las gracias por esta magnífica subida de adrenalina a quienes han tenido en su mano la decisión [todo con independencia de que yo sea ‘compañero’ o ‘ciudadano’, que me considero ambas cosas en función del sujeto que se me ponga enfrente].
Confieso que por mi cabeza corrieron amagos de hacer un esbozo de la aventura de los héroes de la libertad, pero me autoconvencí enseguida de que las tribunas son para aprovecharlas e intentar decir en ellas lo que uno debe decir y no lo que los demás esperan que diga... así que puse manos a la obra y tracé en unos pocos rasgos mi idea de lo social, aunándola al inexistente galope de la libertad, y mostré mi ‘indignación’ en cuatro trazos inspirados en la idea de García Calvo de que el ‘futuro’ es la verdadera mentira que nos trae y nos lleva.
Y dormí magníficamente [todo a pesar de que el anónimo de siempre se desató inmediatamente en improperios de esa pura rabia que supone el que uno esté y él no esté nunca].
Hoy, al ir a por el primer café del día, me crucé con un munícipe que me felicitó por la ‘arenga’ y me indicó que le pareció bien el haber cambiado el tono general de esas intervenciones, pasando del estricto homenaje a los caídos por la libertad y centrándome en una crítica dura al sistema. Yo le agradecí sus palabras y le dije que el mundo está mal y que existen demasiadas diferencias, y él asintió con la cabeza mientras me explicaba que hay que mirarlo todo saber ver lo bueno y lo malo, que él había estado de vacaciones en un país del tercer mundo y que veía a los niños felices correr por las arenas de las playas. Yo entonces pensé en la trampa que supone esa mirada ausente al mundo de quien viaja por ocio, esa mirada selectiva que quita culpabilidad y hasta da una tranquilidad de conciencia de placebo. Me despedí de él y pensé que no había entendido nada, aunque no le culpo, pues su mirada responde al masivo percentil de las miradas de occidente.
Decía que hoy estoy loco como un ternerillo loco, así que lo celebré cantando en alto una canción de borrachos mientras trabajaba... pero luego me sentí culpable por mi felicidad.
El mundo tiene fiebre... alta.

Comentarios

Entradas populares de este blog

NO SEAS NUNCA COMO YO

Casi cinco meses de vida tranquila juntos, Mario. Yo viéndote crecer y adquirir pericias y tú mirándome, a veces perplejo y a veces encantado de verme (porque los abuelos hacemos cosas que no hacen los padres, como sacarte del carrito y achucharte cuando lloras y hay que dejarte tranquilo para que encuentres el sueño).  Casi cinco meses y ya me has llenado de endorfinas (porque el abuelo canilllas blancas es pura química orgánica), me has perfumado de ese olor tuyo a bebé, que es el único que en mi mundo supera al olor del tabaco, y te has hecho centro de todo, pues te veo y me olvido del banco que me tiene medio asesinadito, de los clientes que están esperando en la puerta y hasta de este dolor cabrón que llevo en la rodilla desde hace unas semanas. Y lo mejor, lo mejor de todo, es que, cuando llegas, te miro y sonrío, y tú me devuelves enseguida una sonrisa a medias con hoyuelo  al ladito derecho de tu boca. Entonces te cojo y te achucho, te acerco a mi mejilla y siento ese lazo qu…

Mario

Mario fue un corredor de fondo que ha legado el nombre a mi nieto para perpetuar en él su memoria, y me gusta, me gusta mucho que mi bebé tenga en su nombre una razón y un contenido, que lleve el signo de una amistad indeleble y el valor hermoso del recuerdo. Mario, hoy mi nieto, es divinamente vulnerable, delicado hasta el suspiro, bellísimo en sus gestos y causa absoluta de orgullo personal. Su madre, mi hija, me ha hecho el regalo más precioso que se puede hacer a un padre, y lo ha hecho con valentía, sin miedos, siendo una mujer entera en todo el proceso y demostrándome que algo tuve que hacer bien en su educación y en su formación como persona. Jaime, el padre de mi nieto, es un padre ejemplar, preocupado, atento siempre a las necesidades de mi hija y de su hijo, y yo le estaré eternamente agradecido por su forma de ser hombre y por el amor entero que se percibe constantemente en su trato hacia mi niña y hacia mi bebé. Gracias a los tres por hacerme tan feliz.
Por lo que a mí se …

COMENDADOR

A LAS PUERTAS DEL CIELO
Aún quedan las carcasas de las fábricas como memoria de aquel constante trasiego que procuraba poder a los fascistas y la escueta comida del día a los obreros. Están rojas de óxido en toda su ferralla y una vegetación devoradora hace justicia en cada hueco. Son los restos de lo que ha de venir y lo que fue.
Mamá, el lotero me llama alemán.Porque eres rubio, hijo.Mamá, la abuela me dice que nunca hable con el lotero, pero es que siempre me da caramelos y me llama alemán.Que no me entere yo de que vuelves a coger un caramelo de ese hombre. Obedece a la abuela.Mamá, es que me dice que yo sería un buen torero, que si sigo jugando con el estoque, un día me llevará a un tentadero.Ese hijo de puta… fue uno de los que denunciaron a tu abuelo.¿Qué hago entonces, mamá?Cuando le veas, sal corriendo.
Aún quedan algunos tejados viejos en la calle Libertad, sus tejas rojas sostienen la vida de algún gato y mantienen el recuerdo vivo de los hombres que huían desde los desvanes p…