Ir al contenido principal

Loco como un ternerillo loco...




Loco como un ternerillo loco y, por qué no decirlo, absolutamente feliz por haber podido tener la palabra en el día de la libertad, honrando así las memorias de mi abuelo Felipe y mi abuela Antonia y consiguiendo la emoción hermosa de mi madre divina y el orgullo de mi padre... porque este tipo de cosas son las que me hacen feliz al suponer motivo de gozo para mis padres y homenaje maravilloso a la memoria de mis muertecitos. Así que doy las gracias por esta magnífica subida de adrenalina a quienes han tenido en su mano la decisión [todo con independencia de que yo sea ‘compañero’ o ‘ciudadano’, que me considero ambas cosas en función del sujeto que se me ponga enfrente].
Confieso que por mi cabeza corrieron amagos de hacer un esbozo de la aventura de los héroes de la libertad, pero me autoconvencí enseguida de que las tribunas son para aprovecharlas e intentar decir en ellas lo que uno debe decir y no lo que los demás esperan que diga... así que puse manos a la obra y tracé en unos pocos rasgos mi idea de lo social, aunándola al inexistente galope de la libertad, y mostré mi ‘indignación’ en cuatro trazos inspirados en la idea de García Calvo de que el ‘futuro’ es la verdadera mentira que nos trae y nos lleva.
Y dormí magníficamente [todo a pesar de que el anónimo de siempre se desató inmediatamente en improperios de esa pura rabia que supone el que uno esté y él no esté nunca].
Hoy, al ir a por el primer café del día, me crucé con un munícipe que me felicitó por la ‘arenga’ y me indicó que le pareció bien el haber cambiado el tono general de esas intervenciones, pasando del estricto homenaje a los caídos por la libertad y centrándome en una crítica dura al sistema. Yo le agradecí sus palabras y le dije que el mundo está mal y que existen demasiadas diferencias, y él asintió con la cabeza mientras me explicaba que hay que mirarlo todo saber ver lo bueno y lo malo, que él había estado de vacaciones en un país del tercer mundo y que veía a los niños felices correr por las arenas de las playas. Yo entonces pensé en la trampa que supone esa mirada ausente al mundo de quien viaja por ocio, esa mirada selectiva que quita culpabilidad y hasta da una tranquilidad de conciencia de placebo. Me despedí de él y pensé que no había entendido nada, aunque no le culpo, pues su mirada responde al masivo percentil de las miradas de occidente.
Decía que hoy estoy loco como un ternerillo loco, así que lo celebré cantando en alto una canción de borrachos mientras trabajaba... pero luego me sentí culpable por mi felicidad.
El mundo tiene fiebre... alta.

Comentarios

Entradas populares de este blog

NO SEAS NUNCA COMO YO

Casi cinco meses de vida tranquila juntos, Mario. Yo viéndote crecer y adquirir pericias y tú mirándome, a veces perplejo y a veces encantado de verme (porque los abuelos hacemos cosas que no hacen los padres, como sacarte del carrito y achucharte cuando lloras y hay que dejarte tranquilo para que encuentres el sueño).  Casi cinco meses y ya me has llenado de endorfinas (porque el abuelo canilllas blancas es pura química orgánica), me has perfumado de ese olor tuyo a bebé, que es el único que en mi mundo supera al olor del tabaco, y te has hecho centro de todo, pues te veo y me olvido del banco que me tiene medio asesinadito, de los clientes que están esperando en la puerta y hasta de este dolor cabrón que llevo en la rodilla desde hace unas semanas. Y lo mejor, lo mejor de todo, es que, cuando llegas, te miro y sonrío, y tú me devuelves enseguida una sonrisa a medias con hoyuelo  al ladito derecho de tu boca. Entonces te cojo y te achucho, te acerco a mi mejilla y siento ese lazo qu…

Jugar al cíclope...

Jugar al cíclope, como en el capítulo siete de Rayuela, o simplemente jugar al Cortázar postmasmédula, a aquel Cortázar tan Girondo de “Apenas él le amalaba el noema... ¡Evohé¡ ¡Evohé! Volposados en la cresta del murelio, se sentían balpamar, pernilos y márulos...”... no, mejor jugar al cíclope y cansarte de no estar cansado o jugar a cerrar los ojos para ver e imaginar que la felicidad está más cerca... quienes piensan demasiado no pueden hacer nada... he aquí la regla fundamental del juego de La Maga... y uno está tan triste porque todo es tan hermoso... ¿y si quienes forman mi mundo solo fueran ilusiones... no lo que son, sino mis ilusiones de ellos, no sus verdades, sino mis mentiras?... todo sería un juego estético personal, un juego magnífico en el que crecer... salgo a la calle, voy a por tabaco hasta PdT, doblo la esquina cuesta arriba, estoy solo en la calle, estoy solo en la esquina... subo hasta que las puertas de cristal detectan mi presencia y se abren como puertas... est…

Me late el codo izquierdo...

Hoy me levanté con el codo izquierdo dolorido e hinchado, todo por un golpetazo que me arreé la semana pasada con una puerta [se conoce que ayer me apoyé en alguna de las barreras de la plaza de toros bejarana, mientras asistía al blues, y se me ha infectado]… y es que últimamente parezco un quecomari lleno de cuitas y quejicoserías… el cabrón está ardiendo y focaliza toda mi atención en su latido, hasta el punto de hacerme perder concentración en lo que hago.
En fin, que sigo en el asunto de vivir y eso me gusta mucho… hasta el latido este que me reclama atención constante.
Hoy le pegué la última corrección al nuevo libro de Belencita, “Orden de alejamiento”, y vuelvo a dejar escrito que me gusta muchísimo su forma y su contenido. Espero que en un par de semanas esté listo para hacerlo llegar a sus manos…. y que me ha gustado leerlo con ese latidito de dolor, pues el poemario es de dolor entero… y muy intenso.
Luego, me dejé de mí [y del trabajo] y le busqué contenido a ese pum-pum… y m…