Ir al contenido principal

La libertad...



Hace un ratito tuve el inmenso honor de dirigir unas palabras a los presentes en el acto público de homenaje a los héroes de la Libertad. Algunos de los asistentes me pidieron que colgase el texto y así lo hago.
Gracias a quienes han entendido que mis palabras podrían ser dignas en esta ocasión, mil gracias.

"No quiero empezar sin mostrar antes mi agradecimiento a quienes me han confiado la palabra en este día tan especial por lo que fue y por lo que habrá de ser, y es por ello que quiero estar a la altura de sus deseos siendo breve, claro y conciso.
Aunque soy de palabras, no soy de discursos, y mucho menos si en ellos he de tratar asuntos de tanto calado como el que hoy nos toca: la libertad... es por ello que intentaré dejar algunas ideas que son asunto monocorde en mi cabeza desde hace años.
Veréis... la libertad, el vocablo y el argumento que encierra, suele verse por todos como un bullicio [podréis comprobarlo cerrando vuestros ojos y repitiendo interiormente la palabra ‘libertad’], pero no deja de ser un infinito campo de cadáveres, un desolado camposanto preñadito de mujeres y hombres que un día sintieron con ímpetu la necesidad de una lucha en la que iban a ser de seguro los más hermosos vencidos... y en ello seguimos, en ser hermosos vencidos con sangre o sin ella, presos de cadenas mediáticas, económicas, políticas, sociales... enfrascados en la peor doble moral que ha conocido la historia del hombre y rodeados de caminos vallados, de normas insoportables, de gabelas constantes y de ojos que no quieren ver... y jamás estuvimos tan lejos de la libertad como ahora, pues nos hemos acomodado a las pequeñas ataduras que nos ha regalado sibilinamente el sistema para tenernos bien sujetos... coches, casas, televisores, teléfonos móviles, ordenadores... todo manejado para el consumo y para el constante anonadamiento, todo puesto ahí para mantenernos adormilados, cuando no muertos en vida... todos pendientes de cuatro créditos para la eternidad, de diez seguros, de mil impuestos directos e indirectos... todos bien educados en el rápido lavado de conciencia mediante esas nuevas caridades a las que se les han puesto nombres como ‘apadrinamiento’, ‘solidaridad’ o ‘cooperación’... todos limpios de mácula y sin querer ‘saber’ en un tiempo de información dirigida y dirigista... todos acomodados en un estatu que es puro equilibrio y que habrá de estallar en el momento menos pensado... y desde esta peana descrita hablamos de ‘libertad’ sin sonrojo y en su nombre permitimos y hasta entendemos los mayores desastres y las más crueles acciones de lesa humanidad... y la libertad es otra cosa, otro asunto más grave y más alto, un asunto que siempre, indefectiblemente, debe ir unido a valores de justicia, igualdad y fraternidad entre los hombres... pero lo hemos cambiado todo por un espejismo llamado ‘futuro’, y confiados en su probable existencia, como en la de un dios grande y omnipotente, nos llenamos de cosas y ponemos frontera sobre frontera, muro sobre muro... y acumulamos a sabiendas de que lo que nos sobra, que es muchísimo, podría suponer la esperanza de una vida digna para muchos otros... y seguimos acumulando en ese gesto miserable al que el poder llama ‘ahorro’, y nos hacemos fuertes en la palabra ‘mío’, y calzamos mil máscaras que lo destruyen todo.
La libertad no existe, amigos, porque alguien decidió un día que existía el futuro, cuando, si miráis a vuestro alrededor, veréis nítidamente que tan solo el ‘ahora’ es la verdad latente, la verdad absoluta.
Aún con lo ya dicho, sigo pensando en la libertad como una posibilidad en la que creer y por la que luchar, pero siempre saldando antes deudas de justicia del hombre con el hombre... y por creer en esa posibilidad con todas mis fuerzas, estoy aquí con vosotros para alzar un grito fuerte y seco, como un directo al mentón del mundo, un grito que debe permanecer siempre en nuestras conciencias para hacernos mejores.
Quizás solo nos quede la indignación, que lo mismo fue lo que movió en su día a los hombres a los que hoy honramos. Por ellos, por todos nosotros...
Gritad conmigo: ¡Viva la libertad!"

Comentarios

Publicar un comentario

Por favor, no hables de mí... si acaso, hazlo de ti mismo...

Entradas populares de este blog

COMENDADOR

A LAS PUERTAS DEL CIELO
Aún quedan las carcasas de las fábricas como memoria de aquel constante trasiego que procuraba poder a los fascistas y la escueta comida del día a los obreros. Están rojas de óxido en toda su ferralla y una vegetación devoradora hace justicia en cada hueco. Son los restos de lo que ha de venir y lo que fue.
Mamá, el lotero me llama alemán.Porque eres rubio, hijo.Mamá, la abuela me dice que nunca hable con el lotero, pero es que siempre me da caramelos y me llama alemán.Que no me entere yo de que vuelves a coger un caramelo de ese hombre. Obedece a la abuela.Mamá, es que me dice que yo sería un buen torero, que si sigo jugando con el estoque, un día me llevará a un tentadero.Ese hijo de puta… fue uno de los que denunciaron a tu abuelo.¿Qué hago entonces, mamá?Cuando le veas, sal corriendo.
Aún quedan algunos tejados viejos en la calle Libertad, sus tejas rojas sostienen la vida de algún gato y mantienen el recuerdo vivo de los hombres que huían desde los desvanes p…

Caidino...

Estoy lento y como gatinín con este calor bestia que cae sobre mí como una losa, y con tanto por hacer y en diferentes campos. Ahora que necesitaría multiplicarme, estoy dividido y hasta restado. SBQ necesitaría ahora de todas mis fuerzas de invierno (tenemos un agujero grande que tapar y no soy capaz de tomar aire). Intento mercadillos, lecturas, talleres, ventas de materiales chulos, sorteos…, pero nada funciona. Es como si al quedarme desactivado yo, se hubiera desactivado todo, pero no sé de dónde sacar la energía que necesito como el aire de respirar, no sé cómo tramitar esta abulia sobrevenida. En Perú la gente tiene sed, hay pendientes entregas necesarias de materiales, de carritos…, y he dejado un proyecto a medias que hace que me sienta culpable por ratitos. Es este jodido calor y que la gente aquí ya no puede más, porque está agotada por los miserables del dinero. A ello se suma el golpe constante en el trabajo, el ramillete de deudas con sus apremios y el vacío inabarcable…

Somos la razón del tren en marcha, su todo adelante sin salir del constante paralelo de las vías…

Somos la razón del tren en marcha, su todo adelante sin salir del constante paralelo de las vías… y ese ser ‘la razón’ le gusta mucho al que viaja a velocidad en los cómodos asientos de sus vagones, viendo pasar el paisaje por las ventanillas, pero solivianta al que perdió el billete, al que nunca tuvo para comprarlo y, sobre todo, al que busca lugares a los que ir y a los que el tren no llegará jamás, porque no hay vías ni estaciones. Así visto el trasunto humano, la libertad del que está en el sistema (el tren) viene siempre marcada por unas fronteras nítidas que, precisamente, amordazan esa libertad… o sigues las vías con tu billete en regla o te bajas del tren y corres el peligro de ser arrollado si quieres volver a subirte en él mientras no detenga su marcha. Me sucede con frecuencia que tengo ideas nítidas en mi cabeza, ideas que se muestran preclaras y estructuradas en mi mente y que, cuando intento compartirlas, me resulta muy difícil hacerlas llegar a mi interlocutor con la …