Ir al contenido principal

Paseando en un día raro.




Ando como perdido en un día festivo que no parece festivo, sin algo que hacer, porque no me centro en nada, ni en la lectura, ni en la escritura, ni en esos garabatos que perpetro desde hace unos días... tengo ganas, pero no tengo ganas.
Así las cosas, después de meterme entre pecho y espalda un buen plato de calderillo bejarano (patatas con carne), comencé a dudar entre tomarme un café en PdT o salir a dar un paseo con mi cámara de fotos... la verdad es que los días festivos que se unen a un fin de semana no me apetece asomar por la cafetería, ya que está todo lleno de visitantes con prisa por comer y con prisa por salir a patear las calles (nunca un ratito para charlar), así que tiré monte arriba como embobado por las nubes primaverales de este año, que son realmente espectaculares. Yo paseo siempre con mi traje de calle, con lo que llevo puesto de diario, pero la gente que transita los mismos lugares va como si la cosa se tratara de subir al Everest... bastones, gorros de lana, gafas de montaña, botas aparatosísimas, forros polares y esas vestimentas que repelen el agua y el frío... ¡tíos, es primavera, coño¡... que estamos a 13 grados y, como mucho, puede caer un chaparroncillo que tiene más de alegría que de tristeza... y así nos miramos al cruzarnos... ellos pensando seguramente que yo estoy loco, caminando los montes con mis zapatos normalitos, con mi pantalón negro, con las gafas de leer sujetas en la cabeza como una diadema y con mi cámara colgada al hombro... y yo pensando de ellos que no están en el mundo real (un día me contó un tipo en uno de mis paseos que todo lo que llevaba para andar costaba más de mil quinientos euros)... a lo que iba, que me emborraché de nubes, de rayos de sol apareciendo como columnas desde el cielo e iluminando trocitos hermosísimos del paisaje... y me senté en un roquedal a mirarlo todo con la boca abierta como un chiquillo asombrado... y respiré como hacía meses que no respiraba... y me sentí fuera del mundo imbécil de los hombres mientras me repetía a mí mismo que estos neoliberales aún no han entendido de qué va la vida... y llegó hasta donde yo estaba un grupo de personas sudando y con una cara de cansancio preocupante (cada uno llevaría el peso de sus mil quinientos euros de ropa y accesorios, más una mochilona llena de lo que fuese)... les saludé y tomé camino al valle con hambre por ver las fotos que había hecho.

Comentarios

Entradas populares de este blog

NO SEAS NUNCA COMO YO

Casi cinco meses de vida tranquila juntos, Mario. Yo viéndote crecer y adquirir pericias y tú mirándome, a veces perplejo y a veces encantado de verme (porque los abuelos hacemos cosas que no hacen los padres, como sacarte del carrito y achucharte cuando lloras y hay que dejarte tranquilo para que encuentres el sueño).  Casi cinco meses y ya me has llenado de endorfinas (porque el abuelo canilllas blancas es pura química orgánica), me has perfumado de ese olor tuyo a bebé, que es el único que en mi mundo supera al olor del tabaco, y te has hecho centro de todo, pues te veo y me olvido del banco que me tiene medio asesinadito, de los clientes que están esperando en la puerta y hasta de este dolor cabrón que llevo en la rodilla desde hace unas semanas. Y lo mejor, lo mejor de todo, es que, cuando llegas, te miro y sonrío, y tú me devuelves enseguida una sonrisa a medias con hoyuelo  al ladito derecho de tu boca. Entonces te cojo y te achucho, te acerco a mi mejilla y siento ese lazo qu…

Jugar al cíclope...

Jugar al cíclope, como en el capítulo siete de Rayuela, o simplemente jugar al Cortázar postmasmédula, a aquel Cortázar tan Girondo de “Apenas él le amalaba el noema... ¡Evohé¡ ¡Evohé! Volposados en la cresta del murelio, se sentían balpamar, pernilos y márulos...”... no, mejor jugar al cíclope y cansarte de no estar cansado o jugar a cerrar los ojos para ver e imaginar que la felicidad está más cerca... quienes piensan demasiado no pueden hacer nada... he aquí la regla fundamental del juego de La Maga... y uno está tan triste porque todo es tan hermoso... ¿y si quienes forman mi mundo solo fueran ilusiones... no lo que son, sino mis ilusiones de ellos, no sus verdades, sino mis mentiras?... todo sería un juego estético personal, un juego magnífico en el que crecer... salgo a la calle, voy a por tabaco hasta PdT, doblo la esquina cuesta arriba, estoy solo en la calle, estoy solo en la esquina... subo hasta que las puertas de cristal detectan mi presencia y se abren como puertas... est…

El mapa y el territorio

Estallan en los caminos las digitalis purpúreas en este verano raro y Béjar está más vacía que nunca porque el vacío se ha convertido ya en un estado de ánimo entre vetón y bijarrense. La flora y la fauna permanecen intactas, impertérritas ante el devenir de los hombres con su cosa cansina de apagarse. Dos esquelas de domingo fraguan el esqueleto de la tarde (otra vez, como cada día) y un par de turistas suben despacio las escaleras de la iglesia de El Salvador. Salen pasados dos minutos y se acercan hasta el bar donde estoy tomando café. Me hablan.
– Buenas tardes. ¿Nos podría decir qué visitar en Béjar esta tarde?
– Yo creo que la mejor opción es que suban hasta El Castañar y conozcan la ermita y la plaza de toros, que es la más antigua del mundo, además del hermoso paisaje del monte. Allí hay algunos chiringuitos donde pasar la tarde con una bebida fresca y disfrutar.
– Ya, pero no nos apetece mucho hacerlo con el coche. Si hay algo que ver en la ciudad, lo preferimos.
– Hay mucho que …