Ir al contenido principal

Gringo Lucho




Ando pensando (tengo un amigo que cierta vez me dijo ante este mismo comienzo... ‘dos gerundios, amigo, qué mal te expresas’... y yo le contesté ‘un presente de indicativo de la primera persona del singular y un gerundio, colega’... y él me espetó... ‘no digas tonterías’)... decía que ando pensando que, en el actual estado de las cosas, procede cierto perderme de vista de mí mismo, una toma de distancia para intentar ver con nitidez el actual descendimiento personal y colectivo... y que no se me ocurre otra cosa que buscarme un alter ego que claramente sea yo, pero que se llame de otra forma distinta a mis anteriores y semifallidos alteregos... y conste que ya ensayé el ‘CUMEN’ dibujero, pero no me parece definitivo ni definitorio... y menos tomador de distancia desde mí hacia mí.
El caso es que llevo unos cuantos días dándole vueltas al asunto alteregante y, por fin,  he dado con un nombre capaz de ser lo que no resultó en su día el ‘viejo F’, ni en su postdía el ‘CUMEN’. 
Acabo de decidir que voy a llamarme también, y desde hoy, ‘Gringo Lucho’... un perico azabachado de ideas y corindón de moyera, un mandón pococlarista y razonero, pendejete y gandul... también estrábico social y marinero en destierra/destierro... un  pangolfo intelectual a medias con previsión de próstatitis cercana, un mambrú si se tercia y un Kramer contra el imperio de las nadas que son los otros Kramer... y me recreo...
RECREACIÓN
Gringo Lucho es mordaz, pero no bebe (y no sé si la mordacidad tiene que ver con el trinque, pero me gusta ese píloro definitorio), gatuno si se cansa y catarata si mira con sus ojos de jade... es pillo de pacato y hasta parece célibe si desdesea o habla... tal vez algo misántropo, de izquierdas, contradictorio siempre en sus usos y formas, carnaval y trilero si la ocasión lo pide... y hasta venido a menos si se mira al espejo. Gringo Lucho es deseo de todo, cartomante y un algo triglicérico, metichón y caduco, pendenciero de boca y ateo convencido sin poder explicarlo... es pirata grillado (con los grillos bien puestos), caperucita y lobo según cuadre, verdulerete en chanzas y un poco malchistero... también, podéis creerlo, es muy catamarán y palimsesto, ordinario de atar, maldibujante y peorpoeta, díscolo si le dejan (porque si no es discóbolo), caucásico y varón pililindrero, mustio en lo monetario, cascanueces, ronchón si las dendritas lo propician, torero antitaurino, fendetestas, vetón genético y peruanoextrajero, cardo y milhojas, troncho, melindrerón si quiere, pijo y paria...
A ver si de estos mimbres hacemos algún cesto.

Comentarios

Entradas populares de este blog

COMENDADOR

A LAS PUERTAS DEL CIELO
Aún quedan las carcasas de las fábricas como memoria de aquel constante trasiego que procuraba poder a los fascistas y la escueta comida del día a los obreros. Están rojas de óxido en toda su ferralla y una vegetación devoradora hace justicia en cada hueco. Son los restos de lo que ha de venir y lo que fue.
Mamá, el lotero me llama alemán.Porque eres rubio, hijo.Mamá, la abuela me dice que nunca hable con el lotero, pero es que siempre me da caramelos y me llama alemán.Que no me entere yo de que vuelves a coger un caramelo de ese hombre. Obedece a la abuela.Mamá, es que me dice que yo sería un buen torero, que si sigo jugando con el estoque, un día me llevará a un tentadero.Ese hijo de puta… fue uno de los que denunciaron a tu abuelo.¿Qué hago entonces, mamá?Cuando le veas, sal corriendo.
Aún quedan algunos tejados viejos en la calle Libertad, sus tejas rojas sostienen la vida de algún gato y mantienen el recuerdo vivo de los hombres que huían desde los desvanes p…

Caidino...

Estoy lento y como gatinín con este calor bestia que cae sobre mí como una losa, y con tanto por hacer y en diferentes campos. Ahora que necesitaría multiplicarme, estoy dividido y hasta restado. SBQ necesitaría ahora de todas mis fuerzas de invierno (tenemos un agujero grande que tapar y no soy capaz de tomar aire). Intento mercadillos, lecturas, talleres, ventas de materiales chulos, sorteos…, pero nada funciona. Es como si al quedarme desactivado yo, se hubiera desactivado todo, pero no sé de dónde sacar la energía que necesito como el aire de respirar, no sé cómo tramitar esta abulia sobrevenida. En Perú la gente tiene sed, hay pendientes entregas necesarias de materiales, de carritos…, y he dejado un proyecto a medias que hace que me sienta culpable por ratitos. Es este jodido calor y que la gente aquí ya no puede más, porque está agotada por los miserables del dinero. A ello se suma el golpe constante en el trabajo, el ramillete de deudas con sus apremios y el vacío inabarcable…

Somos la razón del tren en marcha, su todo adelante sin salir del constante paralelo de las vías…

Somos la razón del tren en marcha, su todo adelante sin salir del constante paralelo de las vías… y ese ser ‘la razón’ le gusta mucho al que viaja a velocidad en los cómodos asientos de sus vagones, viendo pasar el paisaje por las ventanillas, pero solivianta al que perdió el billete, al que nunca tuvo para comprarlo y, sobre todo, al que busca lugares a los que ir y a los que el tren no llegará jamás, porque no hay vías ni estaciones. Así visto el trasunto humano, la libertad del que está en el sistema (el tren) viene siempre marcada por unas fronteras nítidas que, precisamente, amordazan esa libertad… o sigues las vías con tu billete en regla o te bajas del tren y corres el peligro de ser arrollado si quieres volver a subirte en él mientras no detenga su marcha. Me sucede con frecuencia que tengo ideas nítidas en mi cabeza, ideas que se muestran preclaras y estructuradas en mi mente y que, cuando intento compartirlas, me resulta muy difícil hacerlas llegar a mi interlocutor con la …