Ir al contenido principal

Gringo Lucho




Ando pensando (tengo un amigo que cierta vez me dijo ante este mismo comienzo... ‘dos gerundios, amigo, qué mal te expresas’... y yo le contesté ‘un presente de indicativo de la primera persona del singular y un gerundio, colega’... y él me espetó... ‘no digas tonterías’)... decía que ando pensando que, en el actual estado de las cosas, procede cierto perderme de vista de mí mismo, una toma de distancia para intentar ver con nitidez el actual descendimiento personal y colectivo... y que no se me ocurre otra cosa que buscarme un alter ego que claramente sea yo, pero que se llame de otra forma distinta a mis anteriores y semifallidos alteregos... y conste que ya ensayé el ‘CUMEN’ dibujero, pero no me parece definitivo ni definitorio... y menos tomador de distancia desde mí hacia mí.
El caso es que llevo unos cuantos días dándole vueltas al asunto alteregante y, por fin,  he dado con un nombre capaz de ser lo que no resultó en su día el ‘viejo F’, ni en su postdía el ‘CUMEN’. 
Acabo de decidir que voy a llamarme también, y desde hoy, ‘Gringo Lucho’... un perico azabachado de ideas y corindón de moyera, un mandón pococlarista y razonero, pendejete y gandul... también estrábico social y marinero en destierra/destierro... un  pangolfo intelectual a medias con previsión de próstatitis cercana, un mambrú si se tercia y un Kramer contra el imperio de las nadas que son los otros Kramer... y me recreo...
RECREACIÓN
Gringo Lucho es mordaz, pero no bebe (y no sé si la mordacidad tiene que ver con el trinque, pero me gusta ese píloro definitorio), gatuno si se cansa y catarata si mira con sus ojos de jade... es pillo de pacato y hasta parece célibe si desdesea o habla... tal vez algo misántropo, de izquierdas, contradictorio siempre en sus usos y formas, carnaval y trilero si la ocasión lo pide... y hasta venido a menos si se mira al espejo. Gringo Lucho es deseo de todo, cartomante y un algo triglicérico, metichón y caduco, pendenciero de boca y ateo convencido sin poder explicarlo... es pirata grillado (con los grillos bien puestos), caperucita y lobo según cuadre, verdulerete en chanzas y un poco malchistero... también, podéis creerlo, es muy catamarán y palimsesto, ordinario de atar, maldibujante y peorpoeta, díscolo si le dejan (porque si no es discóbolo), caucásico y varón pililindrero, mustio en lo monetario, cascanueces, ronchón si las dendritas lo propician, torero antitaurino, fendetestas, vetón genético y peruanoextrajero, cardo y milhojas, troncho, melindrerón si quiere, pijo y paria...
A ver si de estos mimbres hacemos algún cesto.

Comentarios

Entradas populares de este blog

NO SEAS NUNCA COMO YO

Casi cinco meses de vida tranquila juntos, Mario. Yo viéndote crecer y adquirir pericias y tú mirándome, a veces perplejo y a veces encantado de verme (porque los abuelos hacemos cosas que no hacen los padres, como sacarte del carrito y achucharte cuando lloras y hay que dejarte tranquilo para que encuentres el sueño).  Casi cinco meses y ya me has llenado de endorfinas (porque el abuelo canilllas blancas es pura química orgánica), me has perfumado de ese olor tuyo a bebé, que es el único que en mi mundo supera al olor del tabaco, y te has hecho centro de todo, pues te veo y me olvido del banco que me tiene medio asesinadito, de los clientes que están esperando en la puerta y hasta de este dolor cabrón que llevo en la rodilla desde hace unas semanas. Y lo mejor, lo mejor de todo, es que, cuando llegas, te miro y sonrío, y tú me devuelves enseguida una sonrisa a medias con hoyuelo  al ladito derecho de tu boca. Entonces te cojo y te achucho, te acerco a mi mejilla y siento ese lazo qu…

Ocho días sin Mario

No sé cómo explicar que el decurso vital me sujeta al espacio que habito, que los proyectos urgentes me requieren al pie del cañón y que el trabajo de mierda que tramito a diario me impide hacer exactamente lo que debiera hacer. Cada día recibo fotos y vídeos de Mario: durmiendo, recién bañado, antes y después de la toma, tumbado como un rey con su pañal como único vestido..., y presiento a mi niño abrigado por sus padres, cuidado hasta el más mínimo detalle; pero me siento mal por no estar allí cada cinco minutos para contemplar su sueño, para asombrarme con cada uno de sus gestos o para colocar uno de mis dedos en su manita y sonreír mientras lo aprisiona levemente.
En todo caso, pienso en que sus padres ahora necesitan espacio, que nadie los moleste, y eso me calma un poquito..., y también me calma el tener muy claro que todo lo que hago también lo hago por Mario, para que algún día sepa que ser humanista es el camino correcto, que trabajar para un futuro con dignidad es un buen pl…

16 días sin Mario

Otra semana más y me deshago mirando tus mohínes por el móvil (hasta whatsapp ya me parece humano), tus sonrisas dormido tomadas con amor por esa atrapasueños que es tu madre, tus bostecitos leves, cada después del baño o la comida, algún abrir de ojos que me hace escudriñar en tu futuro e imaginar que miran a los míos para decirme fijos que son tuyos. A ratos llega gente con regalos que son fruto precioso de amistad y de afecto. Te quieren, Mario, y aún no te conocen (hoy te llegó un chupete, que me encanta, en el que se te nombra 'humanista pequeñito'). Y yo me pongo triste porque no tengo tiempo para estar a tu lado, y luego me contento imaginando todo lo que podrás ser y hacer, tus manos primorosas aprendiendo a entregar y a recibir, tus ojos ávidos dispuestos a mirar con criterio al mundo y a sus cosas, tu posibilidad aún sin estrenar... Sueño que haremos algo juntos y te sentirás grande a mi ladito, que sentirás con ímpetu las ganas de vivir y pondrás en mi frente una di…