Ir al contenido principal

... trapiellos, carpantas, corcobados...




Me pongo frente a la pantalla e intento escribir, pero no logro encontrar la expresión correcta de todo lo que bulle en mi cabeza... y me siento mal por no poder hacerlo, por no poder vomitar todo lo que hace que me sienta mal (sí, sé que estoy amordazado en los últimos meses, pero esa mordaza no debiera impedir la expresión privada... pero no puedo)... y entonces intento esas trochas que utilicé otras veces para encontrarme en la escritura... la escritura automática... la descripción caótica...

Cierro los ojos y veo trapiellos cobardes escribiendo diarios sin decir, carpantas nuevos con su sopa de Cáritas recién bebiba, corcobados de calle que dicen lo que piensan y es verdad, y es siempre verdad... pero no todo es ascuas y ciscote, que también veo mujeres libélulas con cintura y shortines, con pantyes apretados y culetes pinzones,  con la chichona puesta como para comer hasta sin hambre... y me digo: ‘nadie me obliga a seguir con vida, coño’, pero me disfrazo de extranjero hasta que parezco la prima de Elías Canetti, sí, el tipo del ‘Libro de los muertos’, y me digo despacio que no es el momento de decir nada a gritos... ‘niñooo, que no estoy sordo’... y en vez de matarme, pues que pienso en la muerte... ¿será una mujer lúbrica que se abre su sexo con las manos?, ¿tendrá cara de Ezra Pound diciendo ‘tu pan es cada vez más de trapos viejos’?, ¿será el falso Ben Yitzhak?, ¿Gógol?... y entonces resucito entre los muertos mientras las casas mueren de pie y me pregunto que qué es la culpa... y si adivino lo que es, ¿quién la tiene?... pero de pronto pienso en quién pudo componerme como una música, quién definió mi ritmo y cada uno de estos acordes oxidados, quién decidió este estribillo absurdo y repetido, repetido, repetido, repetido... entonces se me vino como un orgasmo que T. S. Norio, en sus ‘Tres poemas’, se sentía detergente... ‘DETERGENTE’, tío... ‘minoritariamente étnico y detergente’, que lo apunté en su día en mi cuaderno de lectura junto a un ‘los poetas se pierden esto... que le den bien por el culo a los poetas’... detergente... qué pasión de palabra bien metida en un poema epigramático, si es casi luisalberta, pero no... y me agringo de pronto y me sudo la mano como un onán de nada, y me toco por ver si aún existe algún signo de vida en la esponja que cuelga, y me adoceno o no, que no lo tengo claro... pero hay musa, hay musa aunque se esconda y no me haga mohínes, hay musa para hartarse con su arsenal de gestos y la carne dispuesta... la muerte, coño... o mejor el deseo como un acantilado desde el que alzar el vuelo o la caída libre... ¿puede alzarse una caída?... no sé, coño, ahora no lo sé... y no lo sé porque sigo empeñado en hacer lo mismo, decir lo mismo, negar lo mismo (otra vez el jodido Canetti)... y la estafa total, el país de la estafa total... pero ella existe, es, tiene piel y granitos, se depila con cera o discierne con dificultad entre el día y la noche si trata de vestirse para salir... existe aunque solo sea en mi cabeza y se presta a mis múltiples caprichos raros... ‘desnúdate de espaldas... agáchate hasta tocar tus tobillos con las manos... tócate un pecho... aprieta... suelta... acarícialo despacio... mírame a los ojos... no me mires... mírame ahora fijamente... vuélvete...’... y la ira me ciega cuando veo en la parte derecha de la pantalla ‘“¿te interesa leer los artículos anteriores?”... qué me va a interesar, coño... bueno, sí, hay uno de Marcos Ana, que aunque no me interesa como poeta, sí que me interesa como memoria... lo miro y no me interesa ni como memoria... pero estaba en la noria de la musa... yo qué sé, subida a una escalera y mirándose en un espejo ovalado como mirándome... y yo le decía: ‘sácate la blusa... sácate la blusa... sácate la blusa’, pero ella estaba quieta como una fotografía... y entonces me dio por pensarla quitándose la blusa... esto sí es muerte, me dije, una muerte digna, una muerte capaz de dejarte muerto, de dejarme muerto... y recordé que un día la vi sentada, pero no recuerdo dónde... bah, seguro que no la vi, que me lo imaginé... y ahora llueve... después de no llover durante tanto tiempo, ahora llueve y mi pelo se riza con el agua, pero no hay corazón y tampoco hay cojones, ya no hay cojones para nada.
Y eso.

Comentarios

Entradas populares de este blog

COMENDADOR

A LAS PUERTAS DEL CIELO
Aún quedan las carcasas de las fábricas como memoria de aquel constante trasiego que procuraba poder a los fascistas y la escueta comida del día a los obreros. Están rojas de óxido en toda su ferralla y una vegetación devoradora hace justicia en cada hueco. Son los restos de lo que ha de venir y lo que fue.
Mamá, el lotero me llama alemán.Porque eres rubio, hijo.Mamá, la abuela me dice que nunca hable con el lotero, pero es que siempre me da caramelos y me llama alemán.Que no me entere yo de que vuelves a coger un caramelo de ese hombre. Obedece a la abuela.Mamá, es que me dice que yo sería un buen torero, que si sigo jugando con el estoque, un día me llevará a un tentadero.Ese hijo de puta… fue uno de los que denunciaron a tu abuelo.¿Qué hago entonces, mamá?Cuando le veas, sal corriendo.
Aún quedan algunos tejados viejos en la calle Libertad, sus tejas rojas sostienen la vida de algún gato y mantienen el recuerdo vivo de los hombres que huían desde los desvanes p…

Caidino...

Estoy lento y como gatinín con este calor bestia que cae sobre mí como una losa, y con tanto por hacer y en diferentes campos. Ahora que necesitaría multiplicarme, estoy dividido y hasta restado. SBQ necesitaría ahora de todas mis fuerzas de invierno (tenemos un agujero grande que tapar y no soy capaz de tomar aire). Intento mercadillos, lecturas, talleres, ventas de materiales chulos, sorteos…, pero nada funciona. Es como si al quedarme desactivado yo, se hubiera desactivado todo, pero no sé de dónde sacar la energía que necesito como el aire de respirar, no sé cómo tramitar esta abulia sobrevenida. En Perú la gente tiene sed, hay pendientes entregas necesarias de materiales, de carritos…, y he dejado un proyecto a medias que hace que me sienta culpable por ratitos. Es este jodido calor y que la gente aquí ya no puede más, porque está agotada por los miserables del dinero. A ello se suma el golpe constante en el trabajo, el ramillete de deudas con sus apremios y el vacío inabarcable…

Somos la razón del tren en marcha, su todo adelante sin salir del constante paralelo de las vías…

Somos la razón del tren en marcha, su todo adelante sin salir del constante paralelo de las vías… y ese ser ‘la razón’ le gusta mucho al que viaja a velocidad en los cómodos asientos de sus vagones, viendo pasar el paisaje por las ventanillas, pero solivianta al que perdió el billete, al que nunca tuvo para comprarlo y, sobre todo, al que busca lugares a los que ir y a los que el tren no llegará jamás, porque no hay vías ni estaciones. Así visto el trasunto humano, la libertad del que está en el sistema (el tren) viene siempre marcada por unas fronteras nítidas que, precisamente, amordazan esa libertad… o sigues las vías con tu billete en regla o te bajas del tren y corres el peligro de ser arrollado si quieres volver a subirte en él mientras no detenga su marcha. Me sucede con frecuencia que tengo ideas nítidas en mi cabeza, ideas que se muestran preclaras y estructuradas en mi mente y que, cuando intento compartirlas, me resulta muy difícil hacerlas llegar a mi interlocutor con la …