Ir al contenido principal

Instantes de un día de otoño y sin musa.




Estoy como desaliñado. Pasé el día con las ceras acuarelables en la mano y un vaso de agua en el que mojar el dedo para extender la pintura... manché montones de papeles con trazos rabiosos y sin una idea madurada... los puse todos sobre la mesa grande y vi perfectamente que tengo un día de mierda al que se suma un dolor en el costado, un final de gripe y un cabreo supino por no sé qué... me abrí una naranjada Hacendado (que es lo más barato que encuentro para refrescarme) y decidí derramarla sobre los papeles...

Las nueces blandas entre la hojarasca mojada y el tipo que viene a verme y me cuenta... “me van a quitar todo, la casa, la empresa, el coche... todo”... y hace pucherones... “justo lo mismito que a mí”, le digo... mira al suelo y lanza una patada al aire... “esto es una mierda”... yo sonrío y me dice... “me das envidia, yo no sé ya sonreír...

Castañas sobre la mesa... y el tipo de al lado con los humos subidos y el ego hepático... se pasa el día murmurando con intención aviesa y solo a veces entiendo algo de lo que dice... “aquí lo hago todo yo... si no fuera por mí... ¿qué dificultad, a ver, qué dificultad?...”... los tipos así me ponen de muy mal rollo, pero en la vida de uno tiene que haber de todo, en fin, su problema es que nunca se sentirá feliz.

Llueve... enciendo un cigarro y me evado de esta mierda de números que me atacan con saña... debo hacerlo todo mal y me da rabia no saber enfocar lo que hago mal... intento caminos nuevos y todo se resume en silencios, en negaciones, en dificultades... estoy llegando a un punto en el que quizás tome decisiones con todas las consecuencias... estoy muy harto.

Hace viento y se oye un silbido en la puerta... intento darme, pero nadie sabe recibirme... será que no sé darme y mi camino perfecto ha de estar hecho de soledad. No entiendo que a cada intento de ser le suceda una obligación de silencio... el hombre se aja y se muere... pero antes pierde la vida en extrañas elucubraciones. Es triste.

Una mujer con paraguas... intento escribir para buscar la alquimia analgésica de la escritura, pero no tengo musa, no hay estro en estos huesos macerados... y los pensamientos me lobotomizan, aprietan mi cabeza hasta el dolor... no es justo que me suceda esto, pero me sucede... quizás el concepto de justicia no exista en las cabezas de los locos... un día un tipo me escribió un anónimo en el que me decía que no sé escribir porque utilizo “quizás” y no “quizá”... él seguro que sí sabe escribir y también sabe que yo no sé escribir... pero es que no tengo musa, ha huido de pronto como alma que lleva el Diablo y no sé qué hacer... el tipo anónimo aquél también me dijo que en mi vida he escrito un verso decente... él seguro que sí lo ha escrito, y es que lo mismo tiene musa y le cuida, aunque no le limpia la mala baba... pasa una mujer con paraguas... me dan ganas de abrazarla... no lo hago... qué mierda.

Comentarios

  1. Buenas noches, Luis Felipe Comendador:

    No sé si desearte que te llegue la musa, porque el escrito es genial.
    Y el dibujo, con la bufanda abrazadora y el gorro frigio tan favorecedor.
    Me has hecho reír.
    ¿Y que más dá quizás, o quizá?

    Un abrazo

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Por favor, no hables de mí... si acaso, hazlo de ti mismo...

Entradas populares de este blog

NO SEAS NUNCA COMO YO

Casi cinco meses de vida tranquila juntos, Mario. Yo viéndote crecer y adquirir pericias y tú mirándome, a veces perplejo y a veces encantado de verme (porque los abuelos hacemos cosas que no hacen los padres, como sacarte del carrito y achucharte cuando lloras y hay que dejarte tranquilo para que encuentres el sueño).  Casi cinco meses y ya me has llenado de endorfinas (porque el abuelo canilllas blancas es pura química orgánica), me has perfumado de ese olor tuyo a bebé, que es el único que en mi mundo supera al olor del tabaco, y te has hecho centro de todo, pues te veo y me olvido del banco que me tiene medio asesinadito, de los clientes que están esperando en la puerta y hasta de este dolor cabrón que llevo en la rodilla desde hace unas semanas. Y lo mejor, lo mejor de todo, es que, cuando llegas, te miro y sonrío, y tú me devuelves enseguida una sonrisa a medias con hoyuelo  al ladito derecho de tu boca. Entonces te cojo y te achucho, te acerco a mi mejilla y siento ese lazo qu…

Ocho días sin Mario

No sé cómo explicar que el decurso vital me sujeta al espacio que habito, que los proyectos urgentes me requieren al pie del cañón y que el trabajo de mierda que tramito a diario me impide hacer exactamente lo que debiera hacer. Cada día recibo fotos y vídeos de Mario: durmiendo, recién bañado, antes y después de la toma, tumbado como un rey con su pañal como único vestido..., y presiento a mi niño abrigado por sus padres, cuidado hasta el más mínimo detalle; pero me siento mal por no estar allí cada cinco minutos para contemplar su sueño, para asombrarme con cada uno de sus gestos o para colocar uno de mis dedos en su manita y sonreír mientras lo aprisiona levemente.
En todo caso, pienso en que sus padres ahora necesitan espacio, que nadie los moleste, y eso me calma un poquito..., y también me calma el tener muy claro que todo lo que hago también lo hago por Mario, para que algún día sepa que ser humanista es el camino correcto, que trabajar para un futuro con dignidad es un buen pl…

16 días sin Mario

Otra semana más y me deshago mirando tus mohínes por el móvil (hasta whatsapp ya me parece humano), tus sonrisas dormido tomadas con amor por esa atrapasueños que es tu madre, tus bostecitos leves, cada después del baño o la comida, algún abrir de ojos que me hace escudriñar en tu futuro e imaginar que miran a los míos para decirme fijos que son tuyos. A ratos llega gente con regalos que son fruto precioso de amistad y de afecto. Te quieren, Mario, y aún no te conocen (hoy te llegó un chupete, que me encanta, en el que se te nombra 'humanista pequeñito'). Y yo me pongo triste porque no tengo tiempo para estar a tu lado, y luego me contento imaginando todo lo que podrás ser y hacer, tus manos primorosas aprendiendo a entregar y a recibir, tus ojos ávidos dispuestos a mirar con criterio al mundo y a sus cosas, tu posibilidad aún sin estrenar... Sueño que haremos algo juntos y te sentirás grande a mi ladito, que sentirás con ímpetu las ganas de vivir y pondrás en mi frente una di…