Ir al contenido principal

A la pira con ellos...




Ya le dimos final a “Por lo menos estás vivo”, un librito cabrón fruto de la mente genial de Hugo Izarra en el que he echado más horas que los tontos, pero con mucho gusto, que todo hay que decirlo, y me he quedado como sin aire y algo desnortado en mi quehacer ‘de verdad’ –no en este trabajo mediocre que ya no es ni trabajo–... y de este parón me han venido ratinines de tranquilidad, paradito en mi mesa sin nada que hacer, viendo cómo se me viene encima todo a lo bestia, cómo el día menos pensado voy a sentir el abuso en carne viva sin poder hacer otra cosa que quedarme quietino... y pienso en los papeles firmados, esa mierda de papeles que te obligan a firmar y pagar cuando te endeudas, papeles que dicen que en caso de fallecimiento la aseguradora del banco se hará cargo de la deuda... pero el caso es que no tengo ni puta gana de morirme, y menos de darle con ello una satisfacción a algunos que lo disfrutarían, cabrones...
La cosa es que nos han destruido en este hálito de muerte del capitalismo, quieren morir dejándonos caído el palo del sombrajo, y aun así, sin palo y sin sombrajo, me alegro mucho de que esa fiera vaya acabando sus días, y más me alegraré cuando llegue el nuevo día de esa Bastilla pendiente en la que rodarán todas sus viles cabezas por los suelos, porque ya es preciso el acto violento de acabarlos, que nos teman, que no encuentren refugio y tiemblen de miedo en su puta noche eterna... y juro que he de vivir para verlo, para verlos humillados, destruidos, con cosas y sin posibilidad de usarlas, con todo y sin vida posible... ¡hijos de la gran puta!... ¿y por qué me pongo violento, si yo no soy violento?... pues porque todas mis células, toda mi química y mi física piden violencia a voces. ¿Por qué si mis hijos han de sufrir mi caída en picado, no van a tener que hacerlo sus hijos, los de los banqueros ladrones, los de los políticos nefastos y vendidos al capital, los de los poderosos?, mis hijos no son menos que los suyos y ellos son bastante menos que yo, mucho menos... así que llamo desde aquí a la rebelión, al ‘escrache’, y a las manos si fuera preciso... este país está caído, derribado, hundido y absolutamente arruinado... y no hay ni un solo político capaz de tomar el timón y cambiar el rumbo.
A la pira con ellos, a la puta pira.


•••

(Por la noche, ya tranquilo y después de leer un comentario a esta entrada.)

A veces se me va la perola de tanta presión... y siempre sale algún porompompero a ponerme en ‘su sitio’ (que no en el mío) con sus canciones de gesta... pero es que cada uno tiene lo que tiene y es lo que es, y cuando se trata de desahogar, pues uno desahoga donde puede y con la sola contemplación de tres o cuatro almas que, para mi mala suerte, están al acecho para soltar el cachetín a la primera de cambio... y mira tú, ahora se ha puesto de moda llamar nazi al personal, oye, como si nada... pues estupendo... si alguien decide de facto que yo esté entre los eliminados, es un buen neoliberal, pero si yo me rebelo contra su decisión y despotrico de palabra (que eso me encanta a veces, porque me libera) soy un fascista redomado, nazi y asesino judeomasónico, además de un miserable socialista... anda ya... o ¡toma ya!
Para poner las cosas en su sitio, pues lo mejor será dejar un deseo tranquilamente preclaro, que no es otro que al porompón le paguen con similar moneda mientras mira a los ojos de su/s hijo/s si lo/s tiene, que si no lo/s tiene, pues está claro que no podrá... que se entere, coño, que se entere y luego se tome un ratito para despotricar donde le plazca... solo eso... sin más.
Qué mundo... 
Y es que, a veces, y más ahora, uno necesita desatarse un poquito, porque ya harta esa pose de buenismo que tiene más que ver con la humillación que con la ideología, harta esa cosa de que el pobre que roba es un ladrón y el rico que roba más es un buen gestor y, además, un tío listo; harta que te engañen como a un tonto de misa y que encima tengas que aguantarles el discurso sonriendo, harta el todo por dinero, ese todo por la pasta que nos ha traído hasta aquí; harta el que votes a quien votes, siempre gobierne en tu contra; harta adelantar impuestos sin haberlos cobrado, hartan las promesas electorales no cumplidas, harta la asfixia de quien asesta impuestos mientras se llena los bolsillos por hacer fatal su trabajo, hartan las lecciones de moral de los inmorales, hartan quienes ejemplifican a la contra, hartan los corderos y los lobos, hartan las demoras de todo tipo, harta ver cómo no hay reacción mientras nos despojan, harta cómo miramos con cara de imbéciles cómo cada día nos despojan de algo más, harta que le roben el dinero que ahorraron tus padres durante años de trabajo duro... y harta que encima te llamen nazi cuando no ves salida y te desbordas por donde puedes después de oír a la bien pagada Cospedal llamando nazis –también– a quienes claman justicia gritando en la calle, justo delante de los domicilios de quienes no hacen nada para que esa justicia llegue... y entonces uno es nazi porque un nazi le dice que es nazi... y nadie sabe al final lo que es ser nazi, sino el justo nazi, que niega la mayor cuando le llaman nazi mientras él llama nazi a quien jamás podrá ser nazi... pero todos sabemos quién roba más y mejor, quién cobra más mientras los demás pierden haberes y casas, quién toma medidas de corte liberal que le hacen daño al que menos tiene para beneficiar a quien lo tiene todo... son perfectos, visten de puta madre, hablan de pena (no tienen demasiados valores  como para poder hilar cuatro ideas cabales y seguidas), lo niegan todo y sonríen en tu cara con delectación al comprobar lo mal que te va en la vida.
Pues eso, que ahora soy nazi.

Comentarios

  1. Lo cierto es que, desde EEUU abajo (Keynes-Obama-Krugman) no se ha visto otra en la que campe con tanta gallardía el socialismo. De aquellos-estos polvos, aquellos-estos lodos... Pues eso, este puto sistema socialista global todavía no termina por hacernos felices ni siquiera un poquito. ¿Por qué esta permanente "turra" tiránica de hablar en nombre de todos?

    Y, por cierto, ¿no era obsesión patológica de los nazis (también socialistas, ándale) mandar todo a la pira?

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Por favor, no hables de mí... si acaso, hazlo de ti mismo...

Entradas populares de este blog

COMENDADOR

A LAS PUERTAS DEL CIELO
Aún quedan las carcasas de las fábricas como memoria de aquel constante trasiego que procuraba poder a los fascistas y la escueta comida del día a los obreros. Están rojas de óxido en toda su ferralla y una vegetación devoradora hace justicia en cada hueco. Son los restos de lo que ha de venir y lo que fue.
Mamá, el lotero me llama alemán.Porque eres rubio, hijo.Mamá, la abuela me dice que nunca hable con el lotero, pero es que siempre me da caramelos y me llama alemán.Que no me entere yo de que vuelves a coger un caramelo de ese hombre. Obedece a la abuela.Mamá, es que me dice que yo sería un buen torero, que si sigo jugando con el estoque, un día me llevará a un tentadero.Ese hijo de puta… fue uno de los que denunciaron a tu abuelo.¿Qué hago entonces, mamá?Cuando le veas, sal corriendo.
Aún quedan algunos tejados viejos en la calle Libertad, sus tejas rojas sostienen la vida de algún gato y mantienen el recuerdo vivo de los hombres que huían desde los desvanes p…

Caidino...

Estoy lento y como gatinín con este calor bestia que cae sobre mí como una losa, y con tanto por hacer y en diferentes campos. Ahora que necesitaría multiplicarme, estoy dividido y hasta restado. SBQ necesitaría ahora de todas mis fuerzas de invierno (tenemos un agujero grande que tapar y no soy capaz de tomar aire). Intento mercadillos, lecturas, talleres, ventas de materiales chulos, sorteos…, pero nada funciona. Es como si al quedarme desactivado yo, se hubiera desactivado todo, pero no sé de dónde sacar la energía que necesito como el aire de respirar, no sé cómo tramitar esta abulia sobrevenida. En Perú la gente tiene sed, hay pendientes entregas necesarias de materiales, de carritos…, y he dejado un proyecto a medias que hace que me sienta culpable por ratitos. Es este jodido calor y que la gente aquí ya no puede más, porque está agotada por los miserables del dinero. A ello se suma el golpe constante en el trabajo, el ramillete de deudas con sus apremios y el vacío inabarcable…

Somos la razón del tren en marcha, su todo adelante sin salir del constante paralelo de las vías…

Somos la razón del tren en marcha, su todo adelante sin salir del constante paralelo de las vías… y ese ser ‘la razón’ le gusta mucho al que viaja a velocidad en los cómodos asientos de sus vagones, viendo pasar el paisaje por las ventanillas, pero solivianta al que perdió el billete, al que nunca tuvo para comprarlo y, sobre todo, al que busca lugares a los que ir y a los que el tren no llegará jamás, porque no hay vías ni estaciones. Así visto el trasunto humano, la libertad del que está en el sistema (el tren) viene siempre marcada por unas fronteras nítidas que, precisamente, amordazan esa libertad… o sigues las vías con tu billete en regla o te bajas del tren y corres el peligro de ser arrollado si quieres volver a subirte en él mientras no detenga su marcha. Me sucede con frecuencia que tengo ideas nítidas en mi cabeza, ideas que se muestran preclaras y estructuradas en mi mente y que, cuando intento compartirlas, me resulta muy difícil hacerlas llegar a mi interlocutor con la …