Ir al contenido principal

Yo

Si alguien está interesado en este original, perteneciente al libro POR LO MENOS ESTÁS VIVO, se vende por 50 €, que irán a los proyectos de SBQ Solidario.


Obsidiana para hacer puntas de flecha o vivir del uno al tres y el resto catacumba... yo, que he visto nacer a mis hijos, uno a uno, que he tenido en las manos la posibilidad y se me ha ido, que he sabido remar para no ahogarme, que he tenido un antes y un después en cada justo instante, que he comido con ganas cuando pude y fumo sin reparos cuando tengo... yo, con frente y con perfil y medio asesinadito, con páncreas y un panadizo en el dedo anular de la mano derecha, con un mechero siempre en mis bolsillos y dos cucharadas de azúcar en la leche, con un cinturón negro y una Art Pen de 1.9 en su cajita metálica, con llaves para todo y notas amarillas de memoria pegadas en la mesa, en la nevera, en la computadora, en la pared, en el flexo... yo, con estatura incierta –pues me encorvo al andar cuando me canso–, con las rodillas rotas de haber jugado mal a cualquier cosa, con los pies descentrados en un leve zambeo que destraza, siempre arrastrando el cuerpo de un aquiparallá descontrolado, cabizbajo los lunes y hasta altivo los sábados, inquieto si me miran y tranquilo del todo si me escondo, avergonzado a veces de lo que me sucede y otras veces como rojo de ira, afilado si escribo e inseguro si hablo, perezoso sin más de lo que no me gusta, cansado de lo que me cansa e incansable de lo que me apetece, rojo perplejo y verde, bastante verde... yo, nada práctico, illuminati –pero nunca perfectibilista–, golosito de atar, libidinoso a ratos y un poco pagafantas, gargantúa de fin de semana y topo, bastante coleóptero si me hacen daño, pensador de tercera, dibujante mediocre y ganso trémulo... yo, sonso a veces, dejado, clavicordio si llegan las palabras precisas o corneta si no saben llegar, entusiasta de diez minutos, fracasado total, cascado, viejo, sin límites si quiero, confiado, terrible, inoportuno, incierto, arruinado a ratos –si lo pienso–, con futuro y sin él, desmadejado, medio mujer a veces y otras hombre, muy plural y bastante singular, medio lelo, catatónico a eso de las doce pm, muy cilantro si nieva, odiador de un minuto –y luego nada–, inconstante, capaz, destartalado, emigrante del tiempo –mientras pasa–, con chispa si se tercia, muy blandito, pura revolución o exacta nada, calambur polisémico, prolífico, amante imaginario muy lascivo, coronel de mi cuerpo, muerto exacto a la hora de dormir...
Yo... a diecinueve de abril... no importa el año.

Comentarios

  1. Haces que el tu tenga la tilde más poderosa, diacrítica y pronunciada que se haya visto jamás, denegando a todos los posesivos de este mundo la posibilidad de convertirse en pronombres personales más humanos. Mi querido, mosquetero Tú.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Por favor, no hables de mí... si acaso, hazlo de ti mismo...

Entradas populares de este blog

COMENDADOR

A LAS PUERTAS DEL CIELO
Aún quedan las carcasas de las fábricas como memoria de aquel constante trasiego que procuraba poder a los fascistas y la escueta comida del día a los obreros. Están rojas de óxido en toda su ferralla y una vegetación devoradora hace justicia en cada hueco. Son los restos de lo que ha de venir y lo que fue.
Mamá, el lotero me llama alemán.Porque eres rubio, hijo.Mamá, la abuela me dice que nunca hable con el lotero, pero es que siempre me da caramelos y me llama alemán.Que no me entere yo de que vuelves a coger un caramelo de ese hombre. Obedece a la abuela.Mamá, es que me dice que yo sería un buen torero, que si sigo jugando con el estoque, un día me llevará a un tentadero.Ese hijo de puta… fue uno de los que denunciaron a tu abuelo.¿Qué hago entonces, mamá?Cuando le veas, sal corriendo.
Aún quedan algunos tejados viejos en la calle Libertad, sus tejas rojas sostienen la vida de algún gato y mantienen el recuerdo vivo de los hombres que huían desde los desvanes p…

Caidino...

Estoy lento y como gatinín con este calor bestia que cae sobre mí como una losa, y con tanto por hacer y en diferentes campos. Ahora que necesitaría multiplicarme, estoy dividido y hasta restado. SBQ necesitaría ahora de todas mis fuerzas de invierno (tenemos un agujero grande que tapar y no soy capaz de tomar aire). Intento mercadillos, lecturas, talleres, ventas de materiales chulos, sorteos…, pero nada funciona. Es como si al quedarme desactivado yo, se hubiera desactivado todo, pero no sé de dónde sacar la energía que necesito como el aire de respirar, no sé cómo tramitar esta abulia sobrevenida. En Perú la gente tiene sed, hay pendientes entregas necesarias de materiales, de carritos…, y he dejado un proyecto a medias que hace que me sienta culpable por ratitos. Es este jodido calor y que la gente aquí ya no puede más, porque está agotada por los miserables del dinero. A ello se suma el golpe constante en el trabajo, el ramillete de deudas con sus apremios y el vacío inabarcable…

Somos la razón del tren en marcha, su todo adelante sin salir del constante paralelo de las vías…

Somos la razón del tren en marcha, su todo adelante sin salir del constante paralelo de las vías… y ese ser ‘la razón’ le gusta mucho al que viaja a velocidad en los cómodos asientos de sus vagones, viendo pasar el paisaje por las ventanillas, pero solivianta al que perdió el billete, al que nunca tuvo para comprarlo y, sobre todo, al que busca lugares a los que ir y a los que el tren no llegará jamás, porque no hay vías ni estaciones. Así visto el trasunto humano, la libertad del que está en el sistema (el tren) viene siempre marcada por unas fronteras nítidas que, precisamente, amordazan esa libertad… o sigues las vías con tu billete en regla o te bajas del tren y corres el peligro de ser arrollado si quieres volver a subirte en él mientras no detenga su marcha. Me sucede con frecuencia que tengo ideas nítidas en mi cabeza, ideas que se muestran preclaras y estructuradas en mi mente y que, cuando intento compartirlas, me resulta muy difícil hacerlas llegar a mi interlocutor con la …