Ir al contenido principal

Yo

Si alguien está interesado en este original, perteneciente al libro POR LO MENOS ESTÁS VIVO, se vende por 50 €, que irán a los proyectos de SBQ Solidario.


Obsidiana para hacer puntas de flecha o vivir del uno al tres y el resto catacumba... yo, que he visto nacer a mis hijos, uno a uno, que he tenido en las manos la posibilidad y se me ha ido, que he sabido remar para no ahogarme, que he tenido un antes y un después en cada justo instante, que he comido con ganas cuando pude y fumo sin reparos cuando tengo... yo, con frente y con perfil y medio asesinadito, con páncreas y un panadizo en el dedo anular de la mano derecha, con un mechero siempre en mis bolsillos y dos cucharadas de azúcar en la leche, con un cinturón negro y una Art Pen de 1.9 en su cajita metálica, con llaves para todo y notas amarillas de memoria pegadas en la mesa, en la nevera, en la computadora, en la pared, en el flexo... yo, con estatura incierta –pues me encorvo al andar cuando me canso–, con las rodillas rotas de haber jugado mal a cualquier cosa, con los pies descentrados en un leve zambeo que destraza, siempre arrastrando el cuerpo de un aquiparallá descontrolado, cabizbajo los lunes y hasta altivo los sábados, inquieto si me miran y tranquilo del todo si me escondo, avergonzado a veces de lo que me sucede y otras veces como rojo de ira, afilado si escribo e inseguro si hablo, perezoso sin más de lo que no me gusta, cansado de lo que me cansa e incansable de lo que me apetece, rojo perplejo y verde, bastante verde... yo, nada práctico, illuminati –pero nunca perfectibilista–, golosito de atar, libidinoso a ratos y un poco pagafantas, gargantúa de fin de semana y topo, bastante coleóptero si me hacen daño, pensador de tercera, dibujante mediocre y ganso trémulo... yo, sonso a veces, dejado, clavicordio si llegan las palabras precisas o corneta si no saben llegar, entusiasta de diez minutos, fracasado total, cascado, viejo, sin límites si quiero, confiado, terrible, inoportuno, incierto, arruinado a ratos –si lo pienso–, con futuro y sin él, desmadejado, medio mujer a veces y otras hombre, muy plural y bastante singular, medio lelo, catatónico a eso de las doce pm, muy cilantro si nieva, odiador de un minuto –y luego nada–, inconstante, capaz, destartalado, emigrante del tiempo –mientras pasa–, con chispa si se tercia, muy blandito, pura revolución o exacta nada, calambur polisémico, prolífico, amante imaginario muy lascivo, coronel de mi cuerpo, muerto exacto a la hora de dormir...
Yo... a diecinueve de abril... no importa el año.

Comentarios

  1. Haces que el tu tenga la tilde más poderosa, diacrítica y pronunciada que se haya visto jamás, denegando a todos los posesivos de este mundo la posibilidad de convertirse en pronombres personales más humanos. Mi querido, mosquetero Tú.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Por favor, no hables de mí... si acaso, hazlo de ti mismo...

Entradas populares de este blog

NO SEAS NUNCA COMO YO

Casi cinco meses de vida tranquila juntos, Mario. Yo viéndote crecer y adquirir pericias y tú mirándome, a veces perplejo y a veces encantado de verme (porque los abuelos hacemos cosas que no hacen los padres, como sacarte del carrito y achucharte cuando lloras y hay que dejarte tranquilo para que encuentres el sueño).  Casi cinco meses y ya me has llenado de endorfinas (porque el abuelo canilllas blancas es pura química orgánica), me has perfumado de ese olor tuyo a bebé, que es el único que en mi mundo supera al olor del tabaco, y te has hecho centro de todo, pues te veo y me olvido del banco que me tiene medio asesinadito, de los clientes que están esperando en la puerta y hasta de este dolor cabrón que llevo en la rodilla desde hace unas semanas. Y lo mejor, lo mejor de todo, es que, cuando llegas, te miro y sonrío, y tú me devuelves enseguida una sonrisa a medias con hoyuelo  al ladito derecho de tu boca. Entonces te cojo y te achucho, te acerco a mi mejilla y siento ese lazo qu…

Mario

Mario fue un corredor de fondo que ha legado el nombre a mi nieto para perpetuar en él su memoria, y me gusta, me gusta mucho que mi bebé tenga en su nombre una razón y un contenido, que lleve el signo de una amistad indeleble y el valor hermoso del recuerdo. Mario, hoy mi nieto, es divinamente vulnerable, delicado hasta el suspiro, bellísimo en sus gestos y causa absoluta de orgullo personal. Su madre, mi hija, me ha hecho el regalo más precioso que se puede hacer a un padre, y lo ha hecho con valentía, sin miedos, siendo una mujer entera en todo el proceso y demostrándome que algo tuve que hacer bien en su educación y en su formación como persona. Jaime, el padre de mi nieto, es un padre ejemplar, preocupado, atento siempre a las necesidades de mi hija y de su hijo, y yo le estaré eternamente agradecido por su forma de ser hombre y por el amor entero que se percibe constantemente en su trato hacia mi niña y hacia mi bebé. Gracias a los tres por hacerme tan feliz.
Por lo que a mí se …

COMENDADOR

A LAS PUERTAS DEL CIELO
Aún quedan las carcasas de las fábricas como memoria de aquel constante trasiego que procuraba poder a los fascistas y la escueta comida del día a los obreros. Están rojas de óxido en toda su ferralla y una vegetación devoradora hace justicia en cada hueco. Son los restos de lo que ha de venir y lo que fue.
Mamá, el lotero me llama alemán.Porque eres rubio, hijo.Mamá, la abuela me dice que nunca hable con el lotero, pero es que siempre me da caramelos y me llama alemán.Que no me entere yo de que vuelves a coger un caramelo de ese hombre. Obedece a la abuela.Mamá, es que me dice que yo sería un buen torero, que si sigo jugando con el estoque, un día me llevará a un tentadero.Ese hijo de puta… fue uno de los que denunciaron a tu abuelo.¿Qué hago entonces, mamá?Cuando le veas, sal corriendo.
Aún quedan algunos tejados viejos en la calle Libertad, sus tejas rojas sostienen la vida de algún gato y mantienen el recuerdo vivo de los hombres que huían desde los desvanes p…