Ir al contenido principal

Me volvió el trazo bruto...




Me volvió el trazo bruto (no el grueso, que no es lo mismo) junto a las ganitas de sábanas frías y tormentas, de ventoleras y bufanda... yo siempre busco los cambios de ciclo en los cambios de estaciones, me cambia el carácter, el ánimo, la forma de ser y estar... y es que este verano me ha dejado a purito pelo, agotado, con menos peso y con unos nervios a flor de piel que jamás había tenido... así que quiero nubes y chubascos, rincones calientes donde quitarme el frío... y una tensión nueva que me deje capaz de afrontar lo que venga con rabia y dos cojones... y volver a leer, a escribir, a entrar en relación con mi mundo de verdad, no con esta mierda hecha de deudas y de pesas falsas... si en promedio no soy un mal tipo ni me meto con nadie que no se lo merezca, pues que me dejen, coño, que dejen que desarrolle mis potencias y mis ganas en soledad, que me dejen vivir así, en silencio, apartado en esta ‘soledad del solo’ (qué bien me conoce mi amigo Morante a pesar de que me tenga por un poco misántropo y se equivoque, porque yo adoro al género humano y odio con todas mis fuerzas al género inhumano... ¿eso es misantropía?)... ahora mismo están creciendo las nubes como caballos Lamy en el azul de Béjar, la ciudad está vaciada y quieta, triste como nunca la había conocido... pasan algunos autos cortándome este silencio Mac (que es un runrún monótono que a veces me adormece) y el corazón me late un poco más despacio que por la mañana, porque la tarde es lenta y larga, larga, larga... y vuelo hasta el coltán con los ojos abiertos, a Huanchaco, a las bellas crestas de Cajamarca, al caos del mercado mayorista de Trujillo, a la Alameda latina de Lima y a sus mármoles... vuelo hasta el pobladito de Kimberry, en Karatu, hasta las palmeras micoche y los baobabs pelados... vuelo hasta unos brazos precisos y me dejo a ellos como un muerto, blandito, quieto... ¿qué locura es capaz de atarme a estas calles absurdas, a esta gente de napa uno días y de fieltro el resto?... ¿qué locura es capaz de tenerme aquí anclado en puro óxido a esta tierra que tan solo es paisaje y soledad a tragos?... ¿qué locura me impele a persistir en esta nada bailando el rigodón de los fracasos?... la verdad es que estamos en un tiempo difícil, un tiempo entre sistemas que hace daño, un tiempo sin futuro predecible y con demasiadas sombras negras en el horizonte próximo... y es que no importa el hombre único, el descartable, no importa quien no produce al gusto de quien cobra las facturas, no importan el desvalido ni el molesto... y entiendo que en algunos rincones del mundo se levante la masa y se enfrente al vampiro del dinero, entiendo que si alguien pilla un arma la descargue con rabia sobre el cuerpo correcto, entiendo que el suicida se tire por el balcón de casa o se cuelgue de aquel viejo castaño de la esquina, entiendo que se robe al grande a lo pequeño (que los robos con ínfulas son solo para ellos), entiendo que quien se harta quiera ponerle fin a todo justo con el tipo que pasa a su lado... pero no entiendo que aquí no pase nada, que crezca el fascista ‘patriotismo’ como una peste nueva, que nadie tome partido de una vez por romper a lo grueso todo lo que huela a esta moral abyecta de la mierda conservadora... no entiendo que no seamos capaces de meterles el miedo en el cuerpo, un miedo feroz que los ubique en casa noche y día, temblando de terror a cada paso, a cada ruido nuevo... no entiendo que aún haya humillados que doblan tristemente su espinazo al paso de esos perros, que les laman el culo como esclavos y les rían las gracias como siervos... no entiendo por qué esto no estalla... o sí lo entiendo... nos tienen amansados con app’s Android, con pensiones de risa, con angustiosos sueldos, con mil necesidades que no se necesitan, con miedo a decir no o a partirles la boca a primer gesto... y, ojo, que yo no soy violento... un violento es Rajoy con su cara de memo, otro violento es Wert con su alemán criterio de joder a los más para darle a los menos... y violento es Aznar, y violento es Obama con su poder de miedo, y violenta es la oscura y procaz Cospedal, y violento el mierda que controla el petróleo, el hijoputa abyecto de cada farmaceútica, el cretino en un puesto de alcalde o concejal, el policía experto en dispersar a tipos que usan su mismo acento, el bancario rijoso y el banquero culero (también en el PSOE, en IU y en los restos –así se llaman esos partidos sin electos– se reparte violencia, se intriga sin respeto contra quien les da el poder y el jodido dinero que nos roban a espuertas, a paladas... y de los más violentos... algunos que soplagaitas que escriben en los medios, que hablan por la radio y ladran en los templos de las pantallas planas tertuliando veneno...
Yo solo quiero sábanas frías y tormentas... y acaso piel caliente para pasar el tiempo.

Comentarios

Entradas populares de este blog

NO SEAS NUNCA COMO YO

Casi cinco meses de vida tranquila juntos, Mario. Yo viéndote crecer y adquirir pericias y tú mirándome, a veces perplejo y a veces encantado de verme (porque los abuelos hacemos cosas que no hacen los padres, como sacarte del carrito y achucharte cuando lloras y hay que dejarte tranquilo para que encuentres el sueño).  Casi cinco meses y ya me has llenado de endorfinas (porque el abuelo canilllas blancas es pura química orgánica), me has perfumado de ese olor tuyo a bebé, que es el único que en mi mundo supera al olor del tabaco, y te has hecho centro de todo, pues te veo y me olvido del banco que me tiene medio asesinadito, de los clientes que están esperando en la puerta y hasta de este dolor cabrón que llevo en la rodilla desde hace unas semanas. Y lo mejor, lo mejor de todo, es que, cuando llegas, te miro y sonrío, y tú me devuelves enseguida una sonrisa a medias con hoyuelo  al ladito derecho de tu boca. Entonces te cojo y te achucho, te acerco a mi mejilla y siento ese lazo qu…

Ocho días sin Mario

No sé cómo explicar que el decurso vital me sujeta al espacio que habito, que los proyectos urgentes me requieren al pie del cañón y que el trabajo de mierda que tramito a diario me impide hacer exactamente lo que debiera hacer. Cada día recibo fotos y vídeos de Mario: durmiendo, recién bañado, antes y después de la toma, tumbado como un rey con su pañal como único vestido..., y presiento a mi niño abrigado por sus padres, cuidado hasta el más mínimo detalle; pero me siento mal por no estar allí cada cinco minutos para contemplar su sueño, para asombrarme con cada uno de sus gestos o para colocar uno de mis dedos en su manita y sonreír mientras lo aprisiona levemente.
En todo caso, pienso en que sus padres ahora necesitan espacio, que nadie los moleste, y eso me calma un poquito..., y también me calma el tener muy claro que todo lo que hago también lo hago por Mario, para que algún día sepa que ser humanista es el camino correcto, que trabajar para un futuro con dignidad es un buen pl…

16 días sin Mario

Otra semana más y me deshago mirando tus mohínes por el móvil (hasta whatsapp ya me parece humano), tus sonrisas dormido tomadas con amor por esa atrapasueños que es tu madre, tus bostecitos leves, cada después del baño o la comida, algún abrir de ojos que me hace escudriñar en tu futuro e imaginar que miran a los míos para decirme fijos que son tuyos. A ratos llega gente con regalos que son fruto precioso de amistad y de afecto. Te quieren, Mario, y aún no te conocen (hoy te llegó un chupete, que me encanta, en el que se te nombra 'humanista pequeñito'). Y yo me pongo triste porque no tengo tiempo para estar a tu lado, y luego me contento imaginando todo lo que podrás ser y hacer, tus manos primorosas aprendiendo a entregar y a recibir, tus ojos ávidos dispuestos a mirar con criterio al mundo y a sus cosas, tu posibilidad aún sin estrenar... Sueño que haremos algo juntos y te sentirás grande a mi ladito, que sentirás con ímpetu las ganas de vivir y pondrás en mi frente una di…