Ir al contenido principal

Palabras para Claudia...




Recibo por sorpresa carta de Claudia, aquella adolescente que me dejó marcado durante un encuentro en Mérida (aquellos ‘encuentros con autores’ que, cuando no gobernaba el PP, se hacían en los institutos de educación secundaria) y a la que escribí durante algún tiempo en mi diario bajo el título ‘Palabras para Claudia’... y ya no es una adolescente, ni mucho menos, que es una mujer joven y dinámica con la cabeza bien estructurada y con un cúmulo de experiencias que le van poniendo angostura en esto de vivir. Claudia primero me emociona al recordarme aquel encuentro... 

«Recuerdo aquella charla en la biblioteca, a la que a punto estuvimos de no ir, por culpa de los exámenes. Aquel relato introductorio sobre alguien que murió en alguna corrida de toros. La primera vez que un adulto nos reconocía que “los mayores” también hacen el amor y nos recomendaba no llegar a casa antes de la hora acordada para dejar tiempo a nuestros padres en “lo suyo”. Y, sobre todo, la firma en el pequeño poemario: aquel “Tú y yo, Claudia, sí podemos cambiar el mundo”.
Hasta entonces, crecer era sucumbir; pero tú nos diste la chispa para no tirar los ideales por la borda.
Y voy a admitir que te tomé como ejemplo. Te colgué la toga de santo y me marché a comerme el mundo. Así que gracias por ser el viento en mis velas.
»... 

y luego me deja medio grogui... 

«Pero ahora he vuelto. Y he regresado medio enferma. Desde septiembre a julio he vivido en Estambul. Y me tocó todo: la cultura, el islam, el capitalismo feroz que se está comiendo el país, el machismo incontrolado, las protestas del parque Gezi y los ataques policiales.
Era raro el día en que no veía a un hombre con cuatro mujeres totalmente cubiertas de negro, sin más orificio que la ranura para los ojos; me acostumbré a las caras demacradas de las prostitutas y a los niños (sí, niños que no llegarían a los quince años) esnifando pegamento.
Comprendí entonces que no es tan fácil como yo creía… que el mundo no se puede parar, reorganizar y darle al play otra vez. Se me vino encima la realidad, como la más pesada de las losas ¡PLAF!
Enfermé de pura rabia. Regresé a la patria España tras haber vivido los diez meses más intensos de mi vida. Y ahora me recupero en la vida tranquila y apacible de nuestra Augusta Emérita.
Y así, hablando con Gabino en una noche de verano, me acordé de aquellas “Palabras para Claudia”. Y hoy me dedico a leerlas, con otros ojos, con más horizonte, más experiencia y más miedo. Con el acechante sufrimiento de no saber si despertaré un día sin más ganas de luchar.
Nuevamente en tus letras, cojo fuerzas. Para seguir, para cambiar el mundo, sí. Me pregunto qué hubiera sido de la niña que yo era si nadie me hubiera firmado el librito.
Y ahora, con mis veintiún años, me lo creo de verdad; y, supongo, que tenía que decírtelo.
»... 
grogui total... primero porque he sentido intensamente por una sola vez que mis pobres palabras han tenido valor para alguien que no me conoce más que de un pequeño encuentro en grupo, un encuentro escolar, y segundo porque con chicas como Claudia aún hay esperanza para vejetes como yo.
Mira, Claudia, yo estuve en Gorfan y vi cómo las moscas se engolosaban en las bocas abiertas de los niños... estuve en Cambi a Simba y presentí el dolor del hambre y el olor de la muerte... estuve en el Metro de Madrid y vi cómo un negrito demacrado buscaba en una papelera algo de comer... estuve en Amsterdam y vi la riqueza descarada de todos los que me rodeaban... vi en mi pueblo cómo salían adelante un par de inmigrantes ilegales que no tenían nada... en Paracas he comido junto a la hija del pescador de muebles (lindaaaaaaa)... y he sentido la traición bastantes veces, me he bebido la ingratitud a tragos, me han dado golpes duros, he perdido a amigos enormes porque se los llevó la jodida parca... y también me he sentido feliz muchas veces, muchas... y la vida termina siendo eso, una serie de montañas y valles por los que dejarse llevar, un camino con final seguro en el que debemos apurar cada paso con todos los sentidos abiertos a lo bello que contienen... creo que todo consiste en querer ‘ser’ e intentarlo cada segundo de nuestro tiempo, no en querer ‘estar’... todo consiste en alimentarse de cada una de las improntas que nos deja el día con sus cosas y sus gentes... todo consiste en darse para vaciarse y no para recibir.
Lo que has hecho hoy conmigo es lo más lindo que me ha sucedido en mi vida, mi eterno sueldo de infuncionario, un tesoro que guardar como el bichito feucho del Señor de los Anillo... y por ello te estaré eternamente agradecido.
Da el siguiente paso, Claudia, y luego el que viene después... y más tarde cada uno de los que te resten... y disfrútalos como si fueran únicos, con intensidad, con pasión, ardiendo.

Un beso y mil gracias por tus hermosas palabras.

Comentarios

Publicar un comentario

Por favor, no hables de mí... si acaso, hazlo de ti mismo...

Entradas populares de este blog

COMENDADOR

A LAS PUERTAS DEL CIELO
Aún quedan las carcasas de las fábricas como memoria de aquel constante trasiego que procuraba poder a los fascistas y la escueta comida del día a los obreros. Están rojas de óxido en toda su ferralla y una vegetación devoradora hace justicia en cada hueco. Son los restos de lo que ha de venir y lo que fue.
Mamá, el lotero me llama alemán.Porque eres rubio, hijo.Mamá, la abuela me dice que nunca hable con el lotero, pero es que siempre me da caramelos y me llama alemán.Que no me entere yo de que vuelves a coger un caramelo de ese hombre. Obedece a la abuela.Mamá, es que me dice que yo sería un buen torero, que si sigo jugando con el estoque, un día me llevará a un tentadero.Ese hijo de puta… fue uno de los que denunciaron a tu abuelo.¿Qué hago entonces, mamá?Cuando le veas, sal corriendo.
Aún quedan algunos tejados viejos en la calle Libertad, sus tejas rojas sostienen la vida de algún gato y mantienen el recuerdo vivo de los hombres que huían desde los desvanes p…

Caidino...

Estoy lento y como gatinín con este calor bestia que cae sobre mí como una losa, y con tanto por hacer y en diferentes campos. Ahora que necesitaría multiplicarme, estoy dividido y hasta restado. SBQ necesitaría ahora de todas mis fuerzas de invierno (tenemos un agujero grande que tapar y no soy capaz de tomar aire). Intento mercadillos, lecturas, talleres, ventas de materiales chulos, sorteos…, pero nada funciona. Es como si al quedarme desactivado yo, se hubiera desactivado todo, pero no sé de dónde sacar la energía que necesito como el aire de respirar, no sé cómo tramitar esta abulia sobrevenida. En Perú la gente tiene sed, hay pendientes entregas necesarias de materiales, de carritos…, y he dejado un proyecto a medias que hace que me sienta culpable por ratitos. Es este jodido calor y que la gente aquí ya no puede más, porque está agotada por los miserables del dinero. A ello se suma el golpe constante en el trabajo, el ramillete de deudas con sus apremios y el vacío inabarcable…

Somos la razón del tren en marcha, su todo adelante sin salir del constante paralelo de las vías…

Somos la razón del tren en marcha, su todo adelante sin salir del constante paralelo de las vías… y ese ser ‘la razón’ le gusta mucho al que viaja a velocidad en los cómodos asientos de sus vagones, viendo pasar el paisaje por las ventanillas, pero solivianta al que perdió el billete, al que nunca tuvo para comprarlo y, sobre todo, al que busca lugares a los que ir y a los que el tren no llegará jamás, porque no hay vías ni estaciones. Así visto el trasunto humano, la libertad del que está en el sistema (el tren) viene siempre marcada por unas fronteras nítidas que, precisamente, amordazan esa libertad… o sigues las vías con tu billete en regla o te bajas del tren y corres el peligro de ser arrollado si quieres volver a subirte en él mientras no detenga su marcha. Me sucede con frecuencia que tengo ideas nítidas en mi cabeza, ideas que se muestran preclaras y estructuradas en mi mente y que, cuando intento compartirlas, me resulta muy difícil hacerlas llegar a mi interlocutor con la …