Ir al contenido principal

Volver del paraíso...

Vista de El Pacífico desde Puemapé


Vuelve uno del paraíso y se encuentra con la falta durísima de los poetas Félix Grande y Fernando Ortiz, con Ukrania en un incendio que ya debiera haber llegado aquí, con los mismos que mentían y robaban hace unos días en sus poltronas meadas de poder y dinero, con algunos suicidas nuevos y bastante más ruina sobre la ruina que ya era… y queda del paraíso cierto sabor pastoso en los atrases de la lengua y un hermoso olor a chámbar recién hecho mientras ‘Pajarito’ hace sonar sus castañuelas con una elegancia ancestral junto a un rastro de pequeños males menores (algunas picaduras de insectos y esta frente quemada y requemada cada uno de los días que allí estuve)… y del calor de allá a este frío inmenso, y del color atónito a este gris purulento, y del gentío ardiendo a esta soledad tántrica y escueta, y de la risa franca a estos gestos huraños y ateridos, y de la línea recta con su paso adelante a este estar tortuoso volviendo atrás a tragos, y del ver un futuro a este desfuturarse consentido… 
Llegar del paraíso y agachar la cabeza, como agotado, y humillar de nuevo ante los ‘próceres’ de esta mierda que llaman ‘patria’ y solo es la guarida de miles de ladrones, ladrones infectos. 
En Lima había un ñino sentadito en la acera jugando con pinzas viejas de colores… era preclaro que no tenía asegurado el día siguiente, quizás ni siquiera la hora siguiente, pero sonreía feliz con sus hallazgos estéticos… hacía y deshacía animales rarísimos, maquinarias extrañas con sus pinzas… y se veía feliz de su ‘ahora’ concreto, de esa respiración que no necesita más que aire… estamos tan equivocados en nuestros planteamientos… y callamos… callamos en un país canalla que desprecia con botes de humo y pelotas de goma los derechos humanos más básicos… callamos y somos unos tristes enfáticos, hepáticos, cobardes, vencidos…
En el paraíso se sabe que cada uno debe buscar lo suyo, reclamarlo, exigirlo o hacerse con ello sin más a pesar de las normas marcadas por quienes no desean más que veredas y caminos, carreteras, fronteras y delimitaciones… a pesar de quienes vocalizan constantemente la palabra ‘mío’ e intentan borrar de cualquier vocabulario la palabra ‘nuestro’… en el paraíso la gente se mira de frente, se ama de frente, se odia de frente… y luego siempre sonríe… siempre sonríe.

Irse al paraíso es relindo… y volver es saber lo qué es la muerte y no quedarse atónito.

Comentarios

Publicar un comentario

Por favor, no hables de mí... si acaso, hazlo de ti mismo...

Entradas populares de este blog

TRECE MESES YA

Trece meses ya y Mario se duerme en mis brazos mientras yo ya casi doblo moviendo acompasadas mis piernas para acunarle. Su gesto es de paz, de una paz generosa llena de esa tentación constante de achucharle. Le miro y me siento capaz de lo que sea, de todo, de cualquier cosa. Le miro y me veo acunando a su madre, a Felipe, a Guillermo, pero de otra forma. Le miro y me dan unas ganas incontenibles de reír y de llorar a la vez. Un par de horas antes pensaba en el mundo y sentía con cierto dolor una tremenda constatación de mi bajón físico y mental, de mi incapacidad para agotar a los demás con mis proyectos y mis ganas… Con él entre mis brazos volvió la fuerza, una fuerza inxplicable traída por sus párpados cerrándose, por su deliciosa boca en pompita, por sus manos posadas suavemente sobre mis brazos hechos… Me dije: ‘aún es posible, Felipe’, mientras le pasaba el niño dormido a mi hija para que lo dejase reposar tranquilo en su carrito. Mario es toda mi fuerza y toda mi esperanza, y en…

El mapa y el territorio

Estallan en los caminos las digitalis purpúreas en este verano raro y Béjar está más vacía que nunca porque el vacío se ha convertido ya en un estado de ánimo entre vetón y bijarrense. La flora y la fauna permanecen intactas, impertérritas ante el devenir de los hombres con su cosa cansina de apagarse. Dos esquelas de domingo fraguan el esqueleto de la tarde (otra vez, como cada día) y un par de turistas suben despacio las escaleras de la iglesia de El Salvador. Salen pasados dos minutos y se acercan hasta el bar donde estoy tomando café. Me hablan.
– Buenas tardes. ¿Nos podría decir qué visitar en Béjar esta tarde?
– Yo creo que la mejor opción es que suban hasta El Castañar y conozcan la ermita y la plaza de toros, que es la más antigua del mundo, además del hermoso paisaje del monte. Allí hay algunos chiringuitos donde pasar la tarde con una bebida fresca y disfrutar.
– Ya, pero no nos apetece mucho hacerlo con el coche. Si hay algo que ver en la ciudad, lo preferimos.
– Hay mucho que …

Jugando con Instagram.

Toma un libro viejo y hazle fotos con Instagram... mira lo que sucede.