Ir al contenido principal

Volver del paraíso...

Vista de El Pacífico desde Puemapé


Vuelve uno del paraíso y se encuentra con la falta durísima de los poetas Félix Grande y Fernando Ortiz, con Ukrania en un incendio que ya debiera haber llegado aquí, con los mismos que mentían y robaban hace unos días en sus poltronas meadas de poder y dinero, con algunos suicidas nuevos y bastante más ruina sobre la ruina que ya era… y queda del paraíso cierto sabor pastoso en los atrases de la lengua y un hermoso olor a chámbar recién hecho mientras ‘Pajarito’ hace sonar sus castañuelas con una elegancia ancestral junto a un rastro de pequeños males menores (algunas picaduras de insectos y esta frente quemada y requemada cada uno de los días que allí estuve)… y del calor de allá a este frío inmenso, y del color atónito a este gris purulento, y del gentío ardiendo a esta soledad tántrica y escueta, y de la risa franca a estos gestos huraños y ateridos, y de la línea recta con su paso adelante a este estar tortuoso volviendo atrás a tragos, y del ver un futuro a este desfuturarse consentido… 
Llegar del paraíso y agachar la cabeza, como agotado, y humillar de nuevo ante los ‘próceres’ de esta mierda que llaman ‘patria’ y solo es la guarida de miles de ladrones, ladrones infectos. 
En Lima había un ñino sentadito en la acera jugando con pinzas viejas de colores… era preclaro que no tenía asegurado el día siguiente, quizás ni siquiera la hora siguiente, pero sonreía feliz con sus hallazgos estéticos… hacía y deshacía animales rarísimos, maquinarias extrañas con sus pinzas… y se veía feliz de su ‘ahora’ concreto, de esa respiración que no necesita más que aire… estamos tan equivocados en nuestros planteamientos… y callamos… callamos en un país canalla que desprecia con botes de humo y pelotas de goma los derechos humanos más básicos… callamos y somos unos tristes enfáticos, hepáticos, cobardes, vencidos…
En el paraíso se sabe que cada uno debe buscar lo suyo, reclamarlo, exigirlo o hacerse con ello sin más a pesar de las normas marcadas por quienes no desean más que veredas y caminos, carreteras, fronteras y delimitaciones… a pesar de quienes vocalizan constantemente la palabra ‘mío’ e intentan borrar de cualquier vocabulario la palabra ‘nuestro’… en el paraíso la gente se mira de frente, se ama de frente, se odia de frente… y luego siempre sonríe… siempre sonríe.

Irse al paraíso es relindo… y volver es saber lo qué es la muerte y no quedarse atónito.

Comentarios

Publicar un comentario

Por favor, no hables de mí... si acaso, hazlo de ti mismo...

Entradas populares de este blog

Jugando con Instagram.

Toma un libro viejo y hazle fotos con Instagram... mira lo que sucede.


















Yayo

Mario siempre me llama ‘yayo’ y, cuando lo hace, lo dice como mínimo tres veces seguidas (‘yayo, yayo, yayo’) y yo me deshago y hasta me estremezco. Ser consciente de que, en una mente que se está haciendo, floreces como imagen y hecho, como definición y capacidad, como sujeto activo e identificable, como signo y familia… Ser consciente de que te has conformado como pieza indiscutible en esa cabecita tierna y que, además, te reconoce y te nombra ya no solo por tu presencia, sino por tus cosas (esas cosas cercanas a ti que le han llegado por los sentidos) y es capaz de recordarte en la distancia solo por un color o por un objeto… Es la ostia sin hache. Y en respuesta a esa mente haciéndose, la mía (mi mente) se llena de emociones indescriptibles, de sensaciones de satisfacción, de temor, de amor intensísimo, de gozo completo. Mario ha llegado para quedarse y ocuparlo todo con ansiedad, para enseñarme a diferenciar lo que tiene importancia de la que no la tiene, para descubrime capacidades…

Me late el codo izquierdo...

Hoy me levanté con el codo izquierdo dolorido e hinchado, todo por un golpetazo que me arreé la semana pasada con una puerta [se conoce que ayer me apoyé en alguna de las barreras de la plaza de toros bejarana, mientras asistía al blues, y se me ha infectado]… y es que últimamente parezco un quecomari lleno de cuitas y quejicoserías… el cabrón está ardiendo y focaliza toda mi atención en su latido, hasta el punto de hacerme perder concentración en lo que hago.
En fin, que sigo en el asunto de vivir y eso me gusta mucho… hasta el latido este que me reclama atención constante.
Hoy le pegué la última corrección al nuevo libro de Belencita, “Orden de alejamiento”, y vuelvo a dejar escrito que me gusta muchísimo su forma y su contenido. Espero que en un par de semanas esté listo para hacerlo llegar a sus manos…. y que me ha gustado leerlo con ese latidito de dolor, pues el poemario es de dolor entero… y muy intenso.
Luego, me dejé de mí [y del trabajo] y le busqué contenido a ese pum-pum… y m…