Ir al contenido principal

No sé...



No sé… se riza el tiempo y algunos rostros familiares van desapareciendo de mi cabeza, se nublan sus facciones después de la muerte… y yo los busco, pero no hay forma de enfocar lo que fue… es como un apocalipsis pequeñito que me va datando y que me suma desaparición… entonces suelo encerrarme en el silencio tácito de las fotografías… en ellas busco gestos capaces de la sinapsis… y a veces los encuentro… y a veces no.
No sé… pero esta circunstancia como que me descabala, mientras consigue que todas mis prioridades se desubiquen de su fila y pierdan ese orden tan material al que están acostumbradas… así, me tocan los cojones el embargo diario de las cuentas, las llamadas constantes de presión, el sin nadie que ahora es mi pequeño negocio… y se me va el ahogo como de pronto, porque me ahoga más no tener el impacto de esos rostros idos en mi cabeza, sentir cómo los pierdo, cómo los difumino sin querer… pero a la vez hay algo que me sucede y que me gusta… en vez de los rostros buscados, me llega una inercia de gentes que solo me rozaron un ratito para dejarme marcado a fuego… niños que me sonrieron cuando les tendí la mano, miradas que me ataron fuerte con verdadera intensidad mientras yo no hacía casi nada y a ellas les parecía casi todo.
No sé… y sí que sé que esto no tiene arreglo ni de largo, que el hombre es alimaña en sus costuras y siempre habrá quien medre y quien decida descartar a quienes no le convengan, que habrá siempre sicarios dispuestos a quebrar la libertad del otro por un jodido plato de lentejas, que habrá quien dé valor real a lo que jamás habrá de tenerlo y despoje de dignidad a cada hombre digno… y eso me hace a la vez que me deshago, me impele a ser lo que quiero ser y no lo que quieren que sea con sus grilletes constantes, su moral interesada y sus ataques directos a mi individualidad.
No sé… pero sé a pies juntillas que haré lo que me salga de la escondida puntita de mi capullo, que perseveraré en mi idea del mundo y del hombre hasta que alguno, como hoy yo, sienta cómo desaparece sin quererlo mi rostro en su cabeza… es posible que digan las mentiras más atroces sobre mí para doblegarme –algunas han dicho ya desde su cobarde anonimato–, que me despojen de todo lo material e intenten ajusticiarme día a día con su cuchilla de cortar improntas… pero yo he de seguir en lo mío, en lo que debo y quiero ser, en lo que tengo que hacer y en lo que me apetece perecer.

No sé… se riza el tiempo y algunos rostros familiares van desapareciendo de mi cabeza.

Comentarios

  1. Buenas noches, Luis Felipe Comendador:
    También me gusta mucho mirar fotografías. Te dejo ‘Avec le temps’ de Léo Ferré
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. No quiero dejar un bobo "me gusta, sino un estruendoso aplauso y una viva palabra: ¡Bárbaro! Salut! Fátima.

    ResponderEliminar
  3. No quiero dejar un bobo "me gusta, sino un estruendoso aplauso y una viva palabra: ¡Bárbaro! Salut! Fátima.

    ResponderEliminar
  4. Tal vez el recuerdo no viva más que en los otros. Por los nuestros deberíamos preocuparnos lo justo (que se preocupen otros). Es una reflexión que comparto. Me encanta el blog. Bejar es un avispero con este tío zumbando por ahí. Gracias

    ResponderEliminar
  5. Por tercerra vez, me cago en blogger, y ya se me ha ido lo que queria escribir, a sí... el recuerdo es algo que no nos pertence, quizá digo ... Es un compartir vivencias que cada uno guarda del otro. Estupendos temas los que tratas L.F. Gracias (no sé si volveré a escribir, sin duda sí que te volveré a leer)

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Por favor, no hables de mí... si acaso, hazlo de ti mismo...

Entradas populares de este blog

COMENDADOR

A LAS PUERTAS DEL CIELO
Aún quedan las carcasas de las fábricas como memoria de aquel constante trasiego que procuraba poder a los fascistas y la escueta comida del día a los obreros. Están rojas de óxido en toda su ferralla y una vegetación devoradora hace justicia en cada hueco. Son los restos de lo que ha de venir y lo que fue.
Mamá, el lotero me llama alemán.Porque eres rubio, hijo.Mamá, la abuela me dice que nunca hable con el lotero, pero es que siempre me da caramelos y me llama alemán.Que no me entere yo de que vuelves a coger un caramelo de ese hombre. Obedece a la abuela.Mamá, es que me dice que yo sería un buen torero, que si sigo jugando con el estoque, un día me llevará a un tentadero.Ese hijo de puta… fue uno de los que denunciaron a tu abuelo.¿Qué hago entonces, mamá?Cuando le veas, sal corriendo.
Aún quedan algunos tejados viejos en la calle Libertad, sus tejas rojas sostienen la vida de algún gato y mantienen el recuerdo vivo de los hombres que huían desde los desvanes p…

Caidino...

Estoy lento y como gatinín con este calor bestia que cae sobre mí como una losa, y con tanto por hacer y en diferentes campos. Ahora que necesitaría multiplicarme, estoy dividido y hasta restado. SBQ necesitaría ahora de todas mis fuerzas de invierno (tenemos un agujero grande que tapar y no soy capaz de tomar aire). Intento mercadillos, lecturas, talleres, ventas de materiales chulos, sorteos…, pero nada funciona. Es como si al quedarme desactivado yo, se hubiera desactivado todo, pero no sé de dónde sacar la energía que necesito como el aire de respirar, no sé cómo tramitar esta abulia sobrevenida. En Perú la gente tiene sed, hay pendientes entregas necesarias de materiales, de carritos…, y he dejado un proyecto a medias que hace que me sienta culpable por ratitos. Es este jodido calor y que la gente aquí ya no puede más, porque está agotada por los miserables del dinero. A ello se suma el golpe constante en el trabajo, el ramillete de deudas con sus apremios y el vacío inabarcable…

Somos la razón del tren en marcha, su todo adelante sin salir del constante paralelo de las vías…

Somos la razón del tren en marcha, su todo adelante sin salir del constante paralelo de las vías… y ese ser ‘la razón’ le gusta mucho al que viaja a velocidad en los cómodos asientos de sus vagones, viendo pasar el paisaje por las ventanillas, pero solivianta al que perdió el billete, al que nunca tuvo para comprarlo y, sobre todo, al que busca lugares a los que ir y a los que el tren no llegará jamás, porque no hay vías ni estaciones. Así visto el trasunto humano, la libertad del que está en el sistema (el tren) viene siempre marcada por unas fronteras nítidas que, precisamente, amordazan esa libertad… o sigues las vías con tu billete en regla o te bajas del tren y corres el peligro de ser arrollado si quieres volver a subirte en él mientras no detenga su marcha. Me sucede con frecuencia que tengo ideas nítidas en mi cabeza, ideas que se muestran preclaras y estructuradas en mi mente y que, cuando intento compartirlas, me resulta muy difícil hacerlas llegar a mi interlocutor con la …