Ir al contenido principal

Sin dientes.



Mis cuatro incisivos superiores saltaron por los aires en 1972… estaba jugando un partido de baloncesto y, en un salto, me hicieron la cama y caí de cabeza, quedándome sin esas cuatro piezas dentales tan necesarias con catorce años. La verdad es que entonces fui un héroe entre mis amigos, pues aquella circunstancia de lucha en la zona por atrapar un balón le aportaba a mi accidente cierta historia épica que sonaba muy bien entre los muchachos… ¡Joder, Pipe, qué cojones tienes!, me decían… y yo me sentía fantástico, a qué negarlo… pasé varias semanas sin dientes y sin vergüenza por no tenerlos (gracias a la admiración que aquello produjo) y tuve que hacer múltiples visitas a varios dentistas que le proponían a mis padres soluciones diversas a mi melladura… al final, me llevaron a la mejor clínica de la época en Salamanca, a la clínica del doctor Terrón, que me sacó los restos de las cuatro piezas y, en varias sesiones, me colocó un puente sujeto por dos aros de oro a mis caninos superiores… y así pasé algunos años, hasta que el puente hizo aguas y hubo que cambiarlo hasta tres veces. La verdad es que me adapté enseguida a mis prótesis fijas y he convivido con ellas sin demasiados problemas justo hasta la semana pasada, cuando intentaba un muerdo generoso a un bocata de salchichón de Guijuelo y mis dos caninos superiores, los que durante todos estos años han servido de columnas pilares a mis diversas prótesis, partieron justo a ras de encía y me dejaron sin mi armamento frontal al completo y como huerfanito. Llamé inmediatamente a mi amigo Esteban (mi médico odontólogo) y me atendió con premura y mucho afecto (se lo agradezco encarecidamente) consiguiendo ponerme en un par de días una nueva prótesis (ahora movible y con medio paladar, que mis anteriores prótesis eran fijas y sin paladar) que por lo menos me ha dejado ‘dignidad en la cara’… y digo ‘por lo menos’ porque esta circunstancia ha cambiado mi humor, mi seguridad y mis hábitos alimenticios y de higiene dental.
Cuento esto porque en mi vida me había sentido tan frustrado como en estos días (y sé que os parecerá una tontería), pero podéis creer que nunca había sentido una caída de moral tan de golpe y tan puñetera… y me he sorprendido mucho, porque siempre he tenido muy en cuenta que esto tendría que suceder y creí que estaba preparado para que no me me afectara lo más mínimo… pero la realidad no ha sido como yo la había imaginado. Primero he sentido una incapacidad carbona para comer (cortar y masticar me resulta poco menos que imposible con y sin prótesis), luego, con la nueva prótesis en mi boca, he perdido la capacidad de pronunciar las fricativas y las eses se deslizan en mi boca de una forma cómica… y toda la comida que meto en mi boca me sabe a plástico (el jodido plástico del que está hecho el paladar)… y me tengo que quitar la dentadura para dormir y mi gesto envejece como veinte años de pronto, y se queda como exento de mí, me deshace toda la condición estética del rostro y me cabreo como una mona mientras me miro, y me irrito y luego decaigo mientras sopeso con mi lengua interminablemente el daño del enorme vacío que siento en mi boca.
El resumen es que he perdido de golpe un alto porcentaje de calidad de vida, que no como con gusto, ni le saco partido sensorial a los alimentos, que tengo que volver a aprender a pronunciar montones de palabras, que no estoy nada seguro cuando hablo y que me siento muy mayor por momentitos, lo que me deja sombrío y malhumorado… y sé que es una tontería y que hasta puede ser un síntoma cabrón de falta de seguridad y hasta de madurez… pero no puedo evitarlo mientras peleo por adaptarme pronto a la situación y que se me olvide que he perdido nuevas potencias.

¡Ay!… tonto de mí.

Comentarios

  1. Jo, Pipe. Cuánto lo siento.
    Yo conservo mis dientes pero me imagino cómo me sentiría así y no querría ir a trabajar hasta que tuviese de nuevo mi cara de siempre.
    Dicen que poco a poco se acostumbra uno a la prótesis. Y no te la quites, es parte de ti y los sabores seguro que volverán igual que la risa y las fricativas esas.
    es cuestión de días, solo días.
    Un beso

    ResponderEliminar
  2. No sabía de tu desgracia deportiva. Según lo leía me he estado acordando de aquel pivot rocoso, codoso y malencarado del Ignis de Varese: Dino Meneghin, que también perdió los dientes en alguna acción, y un día vino a jugar sin ellos, lo que hacía mas temible e intimidadora su presencia bajo los aros. Si se vive de ello como una figura, uno podrá permitirse esas heroicidades, porque la gente las ve y la graba, incluso se remarca la antideportiva acción repitiéndola en la moviola, pero seguro que ese muchacho olvidó al otro muchacho de 14 años que hizo la cama para que te pegaras el hostiazo (aunque no puedas olvidar especialmente, en días como los que atraviesas, a la madre que le parió)

    ResponderEliminar
  3. Los implantes son la solución idónea para ese tipo de problemas. Olvidas que son falsos y los haces tuyos, y forman compañía y cumplen su función junto con sus hermanos.Sin alterar el sabor de los alimentos, inamovibles, inmutables. Eso sí, terriblemente caros. En tout cas: ánimo, amigo.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Por favor, no hables de mí... si acaso, hazlo de ti mismo...

Entradas populares de este blog

COMENDADOR

A LAS PUERTAS DEL CIELO
Aún quedan las carcasas de las fábricas como memoria de aquel constante trasiego que procuraba poder a los fascistas y la escueta comida del día a los obreros. Están rojas de óxido en toda su ferralla y una vegetación devoradora hace justicia en cada hueco. Son los restos de lo que ha de venir y lo que fue.
Mamá, el lotero me llama alemán.Porque eres rubio, hijo.Mamá, la abuela me dice que nunca hable con el lotero, pero es que siempre me da caramelos y me llama alemán.Que no me entere yo de que vuelves a coger un caramelo de ese hombre. Obedece a la abuela.Mamá, es que me dice que yo sería un buen torero, que si sigo jugando con el estoque, un día me llevará a un tentadero.Ese hijo de puta… fue uno de los que denunciaron a tu abuelo.¿Qué hago entonces, mamá?Cuando le veas, sal corriendo.
Aún quedan algunos tejados viejos en la calle Libertad, sus tejas rojas sostienen la vida de algún gato y mantienen el recuerdo vivo de los hombres que huían desde los desvanes p…

Caidino...

Estoy lento y como gatinín con este calor bestia que cae sobre mí como una losa, y con tanto por hacer y en diferentes campos. Ahora que necesitaría multiplicarme, estoy dividido y hasta restado. SBQ necesitaría ahora de todas mis fuerzas de invierno (tenemos un agujero grande que tapar y no soy capaz de tomar aire). Intento mercadillos, lecturas, talleres, ventas de materiales chulos, sorteos…, pero nada funciona. Es como si al quedarme desactivado yo, se hubiera desactivado todo, pero no sé de dónde sacar la energía que necesito como el aire de respirar, no sé cómo tramitar esta abulia sobrevenida. En Perú la gente tiene sed, hay pendientes entregas necesarias de materiales, de carritos…, y he dejado un proyecto a medias que hace que me sienta culpable por ratitos. Es este jodido calor y que la gente aquí ya no puede más, porque está agotada por los miserables del dinero. A ello se suma el golpe constante en el trabajo, el ramillete de deudas con sus apremios y el vacío inabarcable…

Somos la razón del tren en marcha, su todo adelante sin salir del constante paralelo de las vías…

Somos la razón del tren en marcha, su todo adelante sin salir del constante paralelo de las vías… y ese ser ‘la razón’ le gusta mucho al que viaja a velocidad en los cómodos asientos de sus vagones, viendo pasar el paisaje por las ventanillas, pero solivianta al que perdió el billete, al que nunca tuvo para comprarlo y, sobre todo, al que busca lugares a los que ir y a los que el tren no llegará jamás, porque no hay vías ni estaciones. Así visto el trasunto humano, la libertad del que está en el sistema (el tren) viene siempre marcada por unas fronteras nítidas que, precisamente, amordazan esa libertad… o sigues las vías con tu billete en regla o te bajas del tren y corres el peligro de ser arrollado si quieres volver a subirte en él mientras no detenga su marcha. Me sucede con frecuencia que tengo ideas nítidas en mi cabeza, ideas que se muestran preclaras y estructuradas en mi mente y que, cuando intento compartirlas, me resulta muy difícil hacerlas llegar a mi interlocutor con la …