Ir al contenido principal

Hojas secas...



Hojas secas alfombrando este otoño hasta el gris pasajero de mañana, hojas secas con ese olor a laca de las peluquerías en los sábados, con ese fulgor siena de las hojas premuertas y un puntito Topor en la mirada y en ese hangar del bosque despojándose, con ese azar de antro entre las sombras, con ese viaje al púrpura que me trae el rouge fundido en las mejillas… hojas secas que son como unos cromos repetidos de nostalgia, con su ignición de rojo en los bordes dentados, con su falta de viento y ese ahogo de las nieblas pendientes y borrascas con su lluvia de espejo y su filtrado ambiguo del paisaje… hojas secas y ser el capitán de quince años de este barco varado tierra adentro, y ser Nemo o sencillamente el fulgor y un beso suave en las manos que esperan, abiertas, las primeras gotas de una lluvia perlada de visillos y ojos… y luego Billie Holiday disolviéndome adentro con esa mermelada vibrando en mis oídos, Billie haciendo un deseo en mi cabeza y una pipa de kif entre las manos, un sebsi capaz de ardor o calma, e incluso de veneno… hojas secas en Exeter o New Hampshire, en Untermhaus o en Dresde… como cuadros de Conrad Felixmüller o tragedias de Dix, como gestapos mudas de este infierno monóxido… hojas secas  como la vieja oscura de la esquina con su fragor de muerte, como la última esquela en la pared, como el hambre sencilla… hojas secas como algas Gimferrer o versos Hugo Izarra, tristes y preciosísimas, dulcemente tiradas a la nada del suelo oceanándolo todo, restos sin más de los arces sublimes y los álamos altos, de los castaños de indias, de los tilos más altos, de los sauces llorones, de los cerezos lánguidos… hojas secas tan Faulkner, tan alzheimer, tan banjo, tan de los Apalaches y tan de lo Doyle Lawson… hojas que son tan yo, que son como este ramo de dedos de mi mano, como este andar cansino, como este fumar lánguido, como este ardor de huida que hierve patizambo, como esta piel blanquísima de mi pasar caucásico, como estas ganas quietas que empujan al desánimo, como mi gris perfume, como mis dientes falsos, como mi barba blanca, como mis ojos gálibos, como mi mente inquieta, como mi sexo estático, como el dolor chiquito de la rodilla a ratos, como el sonido hondo de mis fluidos gástricos, como mis ganas negras de destruirme a trancos, como mi miedo a todo, como mi sed de pájaros, como mi nada estética, como el Nesquik goloso que tomo como un sátiro, como el tabaco amargo que cicuta mis labios… hojas secas malditas, divinas, estuario del verano reciente, aviso de ese charco que ha de llenar mañana el hueco de mis manos.

Comentarios

  1. Primer mercadillo de Candelario.....qué bien salió!

    ResponderEliminar
  2. Y que rico el nesquik (hace años que no lo pueblo), y que bien (que) le entra la asonancia al ritmo mantenido; no le quita gravedad a los recuerdos y sus caidas (hojas secas), pero le pone una banda sonora parecida a la que suena en la foto. Sinestesias. Y buena conversación.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Por favor, no hables de mí... si acaso, hazlo de ti mismo...

Entradas populares de este blog

NO SEAS NUNCA COMO YO

Casi cinco meses de vida tranquila juntos, Mario. Yo viéndote crecer y adquirir pericias y tú mirándome, a veces perplejo y a veces encantado de verme (porque los abuelos hacemos cosas que no hacen los padres, como sacarte del carrito y achucharte cuando lloras y hay que dejarte tranquilo para que encuentres el sueño).  Casi cinco meses y ya me has llenado de endorfinas (porque el abuelo canilllas blancas es pura química orgánica), me has perfumado de ese olor tuyo a bebé, que es el único que en mi mundo supera al olor del tabaco, y te has hecho centro de todo, pues te veo y me olvido del banco que me tiene medio asesinadito, de los clientes que están esperando en la puerta y hasta de este dolor cabrón que llevo en la rodilla desde hace unas semanas. Y lo mejor, lo mejor de todo, es que, cuando llegas, te miro y sonrío, y tú me devuelves enseguida una sonrisa a medias con hoyuelo  al ladito derecho de tu boca. Entonces te cojo y te achucho, te acerco a mi mejilla y siento ese lazo qu…

Jugar al cíclope...

Jugar al cíclope, como en el capítulo siete de Rayuela, o simplemente jugar al Cortázar postmasmédula, a aquel Cortázar tan Girondo de “Apenas él le amalaba el noema... ¡Evohé¡ ¡Evohé! Volposados en la cresta del murelio, se sentían balpamar, pernilos y márulos...”... no, mejor jugar al cíclope y cansarte de no estar cansado o jugar a cerrar los ojos para ver e imaginar que la felicidad está más cerca... quienes piensan demasiado no pueden hacer nada... he aquí la regla fundamental del juego de La Maga... y uno está tan triste porque todo es tan hermoso... ¿y si quienes forman mi mundo solo fueran ilusiones... no lo que son, sino mis ilusiones de ellos, no sus verdades, sino mis mentiras?... todo sería un juego estético personal, un juego magnífico en el que crecer... salgo a la calle, voy a por tabaco hasta PdT, doblo la esquina cuesta arriba, estoy solo en la calle, estoy solo en la esquina... subo hasta que las puertas de cristal detectan mi presencia y se abren como puertas... est…

Me late el codo izquierdo...

Hoy me levanté con el codo izquierdo dolorido e hinchado, todo por un golpetazo que me arreé la semana pasada con una puerta [se conoce que ayer me apoyé en alguna de las barreras de la plaza de toros bejarana, mientras asistía al blues, y se me ha infectado]… y es que últimamente parezco un quecomari lleno de cuitas y quejicoserías… el cabrón está ardiendo y focaliza toda mi atención en su latido, hasta el punto de hacerme perder concentración en lo que hago.
En fin, que sigo en el asunto de vivir y eso me gusta mucho… hasta el latido este que me reclama atención constante.
Hoy le pegué la última corrección al nuevo libro de Belencita, “Orden de alejamiento”, y vuelvo a dejar escrito que me gusta muchísimo su forma y su contenido. Espero que en un par de semanas esté listo para hacerlo llegar a sus manos…. y que me ha gustado leerlo con ese latidito de dolor, pues el poemario es de dolor entero… y muy intenso.
Luego, me dejé de mí [y del trabajo] y le busqué contenido a ese pum-pum… y m…