Ir al contenido principal

Ni un solo aplauso...



Ahora mismito truena afuera, llueve con ganas raras. No hace frío.
Ahora mismito truena adentro, lloro con ganas raras. No hace frío.

Se alza el telón lamido… telarañas… y un foco acusatorio me sorprende sentado como el moho en una silla antigua que no importa… tampoco importo yo, inoportuno siempre en el proscenio… al fondo, una película quemada –en blanco y negro– se proyecta en silencio… yo vomito apoyando la frente entres mis brazos… el foco acusatorio languidece y lo que era contraste duro y sable, se transforma en tamiz… entonces hablo mirando fijamente a alguien del público…
Qué frágil era entonces y qué poco creía en que lo era. Qué hondo deseaba, cuánto fulgor había en mis ojos eléctricos, cuánto charol mi vida, cuánto ébano… pero pasó la iguana lentamente desplomándolo todo… sigilosa, se llevó mi cabello, devoró mi mirada indagatoria, succionó mi sonrisa siempre franca hasta dejarla mueca, chupó mi espalda y corvó todo el gesto de mi cuerpo, trituró mis riñones y orinó en mi deseo hasta agotarlo… como un venado muerto, me retiré al hangar de los vencidos y sopesé un revólver en mis manos, busqué una soga gruesa y hasta intenté un ‘sinaire’ en la bañera… pero no fui capaz… entonces me di cuenta de que hasta Robert Taylor era un tipo vulgar… y no importaba nada que no fuera morir serenamente un día, sin estruendo, sin quirófanos, sin olor a napalm, sin alguien preocupado por el respirador, sin ningún alzacuellos…
El foco acusatorio se apaga mánsamente… yo sigo como el moho pegadito a la silla… el vómito encharcado se irisa hasta lo negro… al fondo se suceden tranquilos fotogramas: un tren que ya se aleja, unos niños sentados comiendo su merienda, dos jóvenes besándose en un bar con terraza, un gesto Antoni Tapies en un rostro lejano y conocido, unos labios febriles medio desenfocados, Bigas Luna, Oscar Wilde, Fendetestas, la Maga caminando con una hogaza de pan entre sus manos…

Cae el telón lamido.

Visite el ambigú.


Ni un solo aplauso.

Comentarios

  1. Todos mis aplausos, redondos y efusivos, para ti, amigo. No cejes, que tú nos sostienes a unos cuantos.

    ResponderEliminar
  2. Buenas noches, Luis Felipe Comendador:
    Enlazo unas escenas de la estupenda película de José Luis Cuerda, y unas sonrisas con
    el bandido Fendetestas.
    Un abrazo
    P.D.: Qué guapo Robert Taylor, y... tú también.

    ResponderEliminar
  3. Interesante y sugerente Luis Felipe.
    Un abrazote. Tino

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Por favor, no hables de mí... si acaso, hazlo de ti mismo...

Entradas populares de este blog

NO SEAS NUNCA COMO YO

Casi cinco meses de vida tranquila juntos, Mario. Yo viéndote crecer y adquirir pericias y tú mirándome, a veces perplejo y a veces encantado de verme (porque los abuelos hacemos cosas que no hacen los padres, como sacarte del carrito y achucharte cuando lloras y hay que dejarte tranquilo para que encuentres el sueño).  Casi cinco meses y ya me has llenado de endorfinas (porque el abuelo canilllas blancas es pura química orgánica), me has perfumado de ese olor tuyo a bebé, que es el único que en mi mundo supera al olor del tabaco, y te has hecho centro de todo, pues te veo y me olvido del banco que me tiene medio asesinadito, de los clientes que están esperando en la puerta y hasta de este dolor cabrón que llevo en la rodilla desde hace unas semanas. Y lo mejor, lo mejor de todo, es que, cuando llegas, te miro y sonrío, y tú me devuelves enseguida una sonrisa a medias con hoyuelo  al ladito derecho de tu boca. Entonces te cojo y te achucho, te acerco a mi mejilla y siento ese lazo qu…

Ocho días sin Mario

No sé cómo explicar que el decurso vital me sujeta al espacio que habito, que los proyectos urgentes me requieren al pie del cañón y que el trabajo de mierda que tramito a diario me impide hacer exactamente lo que debiera hacer. Cada día recibo fotos y vídeos de Mario: durmiendo, recién bañado, antes y después de la toma, tumbado como un rey con su pañal como único vestido..., y presiento a mi niño abrigado por sus padres, cuidado hasta el más mínimo detalle; pero me siento mal por no estar allí cada cinco minutos para contemplar su sueño, para asombrarme con cada uno de sus gestos o para colocar uno de mis dedos en su manita y sonreír mientras lo aprisiona levemente.
En todo caso, pienso en que sus padres ahora necesitan espacio, que nadie los moleste, y eso me calma un poquito..., y también me calma el tener muy claro que todo lo que hago también lo hago por Mario, para que algún día sepa que ser humanista es el camino correcto, que trabajar para un futuro con dignidad es un buen pl…

16 días sin Mario

Otra semana más y me deshago mirando tus mohínes por el móvil (hasta whatsapp ya me parece humano), tus sonrisas dormido tomadas con amor por esa atrapasueños que es tu madre, tus bostecitos leves, cada después del baño o la comida, algún abrir de ojos que me hace escudriñar en tu futuro e imaginar que miran a los míos para decirme fijos que son tuyos. A ratos llega gente con regalos que son fruto precioso de amistad y de afecto. Te quieren, Mario, y aún no te conocen (hoy te llegó un chupete, que me encanta, en el que se te nombra 'humanista pequeñito'). Y yo me pongo triste porque no tengo tiempo para estar a tu lado, y luego me contento imaginando todo lo que podrás ser y hacer, tus manos primorosas aprendiendo a entregar y a recibir, tus ojos ávidos dispuestos a mirar con criterio al mundo y a sus cosas, tu posibilidad aún sin estrenar... Sueño que haremos algo juntos y te sentirás grande a mi ladito, que sentirás con ímpetu las ganas de vivir y pondrás en mi frente una di…