Ir al contenido principal

Estos ojos de lana vieja...



Estos ojos de lana vieja, que necesitan lentes, están como alambrados ante el mundo y todo lo ven fósil y bostezo, y ya no diferencian entre lecho y helecho (al fin y al cabo ambos hacen cama) ni entre un paraíso y un paraeso… pero el detrás es carne y huesos y miasmas, un yo de esa amalgama medio descolocado con los años, un antes paradigma que huye con fervor del paradogma, un mecanismo simple que ha perdido los ángulos de enfoque, pero que adentro  sabe y procesa las imágenes a la usanza fotógrafa de entonces… luz roja… papel Negra… negativo enfocado a puro ojo… segundos de luz neta contados a la usanza milcientoúno, milcientodós, milcientotrés… luz roja nuevamente… revelador… agua… fijador… agua… y secado en ventana para ese satinado que ahora es inencontrable… y así se va sabiendo que todo es espejismo cuando no es pura siesta, que la Ofelia de William Waterhouse fue solo el recorrido de un ardor personal con margaritas, que Anna de Noailles no fumaba Gauloises o que Georges Badin se libraba de los libros de otros dibujando en sus letras… y me gustan estos ojos de lana, y esta boca de napa violada por el plástico odontólogo matándome el sentido que me llevó a la gula centenares de veces, y esta rodilla afásica que duele sihacefrío, sihacecalor, silesaledesusputoscojones… y el trofeo cordado que modula mi espalda y me deja hecho un higo por un azar teúno/tedós y algún pico de loro… me gustan, no te asombres, porque esas justas taras son más yo que yo mismo, son mi fruto y no el de otros, son mi gasto y nunca la genética que juega a lotería… si haciendo lo que quiero me corto en una mano, es más yo el corte que mi mano… no sé si me comprendes… que soy más lo que hago, que soy más lo que dejo en mi cuerpo por lo que hago… y a esto le he dado vueltas como un zángano durante muchos años, como una mosca eterna y cojonera… y de este cavilar he comprendido que todo lo que tengo es valorable en términos de ‘yo’, y así, cada dolor, pequeño o grande, producido por mi trabada acción, es un trofeo nuevo que debo disfrutar… cada tara del cuerpo traída por un gesto que hice porque quise, es un placer extraño –lo sé– capaz de hacerme otro que el que debiera ser por alta bioquímica y eugenesia cruel… así, lo digo y lo repito, me encanta esta jodida lana que no me deja leer (la tengo por leer), me fascina la prótesis que hace que comer no sea ya comer (la tengo por hacer el bestia en una cancha… qué forma de crear otro yo en el yo mismo), adoro está rodilla que duele por doler (la tengo por usarla al límite una vez)… y entonces, la alambrada ante el mundo termina siendo buena, porque es ya ‘mi’ alambrada, ‘mi’ dolor, ‘mi’ tarita pequeña, ‘mi’ yo hecho sobre el ‘yo’ que es el azar de otros, ‘mi’  hecho en mí por mí.


Por eso me interesa que os quede muy claro que si me quejo a veces, no lo hago por ‘mi yo’, sino por ese otro que escapa a mi control.

Comentarios

Publicar un comentario

Por favor, no hables de mí... si acaso, hazlo de ti mismo...

Entradas populares de este blog

NO SEAS NUNCA COMO YO

Casi cinco meses de vida tranquila juntos, Mario. Yo viéndote crecer y adquirir pericias y tú mirándome, a veces perplejo y a veces encantado de verme (porque los abuelos hacemos cosas que no hacen los padres, como sacarte del carrito y achucharte cuando lloras y hay que dejarte tranquilo para que encuentres el sueño).  Casi cinco meses y ya me has llenado de endorfinas (porque el abuelo canilllas blancas es pura química orgánica), me has perfumado de ese olor tuyo a bebé, que es el único que en mi mundo supera al olor del tabaco, y te has hecho centro de todo, pues te veo y me olvido del banco que me tiene medio asesinadito, de los clientes que están esperando en la puerta y hasta de este dolor cabrón que llevo en la rodilla desde hace unas semanas. Y lo mejor, lo mejor de todo, es que, cuando llegas, te miro y sonrío, y tú me devuelves enseguida una sonrisa a medias con hoyuelo  al ladito derecho de tu boca. Entonces te cojo y te achucho, te acerco a mi mejilla y siento ese lazo qu…

Jugar al cíclope...

Jugar al cíclope, como en el capítulo siete de Rayuela, o simplemente jugar al Cortázar postmasmédula, a aquel Cortázar tan Girondo de “Apenas él le amalaba el noema... ¡Evohé¡ ¡Evohé! Volposados en la cresta del murelio, se sentían balpamar, pernilos y márulos...”... no, mejor jugar al cíclope y cansarte de no estar cansado o jugar a cerrar los ojos para ver e imaginar que la felicidad está más cerca... quienes piensan demasiado no pueden hacer nada... he aquí la regla fundamental del juego de La Maga... y uno está tan triste porque todo es tan hermoso... ¿y si quienes forman mi mundo solo fueran ilusiones... no lo que son, sino mis ilusiones de ellos, no sus verdades, sino mis mentiras?... todo sería un juego estético personal, un juego magnífico en el que crecer... salgo a la calle, voy a por tabaco hasta PdT, doblo la esquina cuesta arriba, estoy solo en la calle, estoy solo en la esquina... subo hasta que las puertas de cristal detectan mi presencia y se abren como puertas... est…

Me late el codo izquierdo...

Hoy me levanté con el codo izquierdo dolorido e hinchado, todo por un golpetazo que me arreé la semana pasada con una puerta [se conoce que ayer me apoyé en alguna de las barreras de la plaza de toros bejarana, mientras asistía al blues, y se me ha infectado]… y es que últimamente parezco un quecomari lleno de cuitas y quejicoserías… el cabrón está ardiendo y focaliza toda mi atención en su latido, hasta el punto de hacerme perder concentración en lo que hago.
En fin, que sigo en el asunto de vivir y eso me gusta mucho… hasta el latido este que me reclama atención constante.
Hoy le pegué la última corrección al nuevo libro de Belencita, “Orden de alejamiento”, y vuelvo a dejar escrito que me gusta muchísimo su forma y su contenido. Espero que en un par de semanas esté listo para hacerlo llegar a sus manos…. y que me ha gustado leerlo con ese latidito de dolor, pues el poemario es de dolor entero… y muy intenso.
Luego, me dejé de mí [y del trabajo] y le busqué contenido a ese pum-pum… y m…