Ir al contenido principal

Resaca de un artículo que publiqué ayer.

A veces me vienen las palabras como chorros y necesito darles salida como sea, y lo hago, casi siempre con el resultado de que me hacen daño con su efecto boomerang, sobre todo si hablan de asuntos en los que no controlo todos los datos, todos los flecos y todas las miserias. Cuando las digo, cuando las escribo, juro que lo hago desde el autoconvencimiento (correcto o incorrecto), desde la necesidad urgente de ‘decir’, desde la indignación o desde la sensación insoportable de injusticia.
Esta semana publiqué un pequeño artículo sobre la fea situación creada en la Agrupación Socialista Bejarana (ni la he creado yo, ni es bonita… nadie podrá decirme que miento en esto). Dije como un vómito lo que pensaba, sin darme cuenta de que en el ‘juego político’ todo tiene ‘justificaciones’ según el punto de vista de quienes toreen… quiero pedir disculpas por ello a un montón de amigos que se pueden haber visto afectados por mis palabras, pues no fue mi intención romper lazo alguno (ya se encarga cada uno de romper los suyos propios como para que venga yo con mi tijera forastera), pero sí quiero dejar claro que, salvando cada una de las decisiones individuales que pueden haber sido tomadas en conciencia o en interés (que nunca se sabe), en los sucesos recientes que han creado la crisis del PSOE en Béjar se atisban, sin tener que hurgar demasiado, actitudes interesadas, faltas graves al comportamiento democrático, personalismos infumables y un daño considerable a la idea. 
Es triste observar cómo se agarra el personal a la estructura piramidal cuando está a favor de sus intereses personales y como babea por lo ‘absolutamente democrático’ cuando ello significa beneficio propio (aún sigue siendo peor la primera opción que la segunda). También debo decir que el daño no lo he infligido yo con mis palabras, que el daño estaba antes de ser escritas y ya era de uso corriente en mentideros, calles, mercados y comidas familiares de la ciudad estrecha.
Y también es cierto (basta salir y poner la antena) que el comentario de calle es más duro, mil veces más duro que el que dejé en negro sobre blanco.
Yo no voy a dejar de ser amigo de mis amigos por un feo asunto de política interna de partido… seguiré apreciando a cada uno como lo hacía antes, y espero que el aprecio siga siendo recíproco a pesar de que haya sido de los pocos que se han expresado en letra impresa sobre el asunto.
Mi forma de ser me obliga siempre a la expresión porque, entre otras cosas, no quiero que nadie se equivoque conmigo, que se sepa lo que pienso, cómo lo pienso y por qué lo pienso… si todos hiciéramos un pequeño ejercicio de sinceridad pública al mes, las cosas serían de otra forma muy distinta.

¡Ea!… que abrazos.

Comentarios

  1. Don Luis Felipe, salvo error por mi parte, creo que corresponde apuntar una "fe de erratas". Donde dice "...el daño no lo he infringido...", ¿no debe decir "no lo he infligido...?

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Estos días, en los que he estado por allí he podido comprender la certeza de tus palabras, querido Luis Felipe.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Por favor, no hables de mí... si acaso, hazlo de ti mismo...

Entradas populares de este blog

COMENDADOR

A LAS PUERTAS DEL CIELO
Aún quedan las carcasas de las fábricas como memoria de aquel constante trasiego que procuraba poder a los fascistas y la escueta comida del día a los obreros. Están rojas de óxido en toda su ferralla y una vegetación devoradora hace justicia en cada hueco. Son los restos de lo que ha de venir y lo que fue.
Mamá, el lotero me llama alemán.Porque eres rubio, hijo.Mamá, la abuela me dice que nunca hable con el lotero, pero es que siempre me da caramelos y me llama alemán.Que no me entere yo de que vuelves a coger un caramelo de ese hombre. Obedece a la abuela.Mamá, es que me dice que yo sería un buen torero, que si sigo jugando con el estoque, un día me llevará a un tentadero.Ese hijo de puta… fue uno de los que denunciaron a tu abuelo.¿Qué hago entonces, mamá?Cuando le veas, sal corriendo.
Aún quedan algunos tejados viejos en la calle Libertad, sus tejas rojas sostienen la vida de algún gato y mantienen el recuerdo vivo de los hombres que huían desde los desvanes p…

Caidino...

Estoy lento y como gatinín con este calor bestia que cae sobre mí como una losa, y con tanto por hacer y en diferentes campos. Ahora que necesitaría multiplicarme, estoy dividido y hasta restado. SBQ necesitaría ahora de todas mis fuerzas de invierno (tenemos un agujero grande que tapar y no soy capaz de tomar aire). Intento mercadillos, lecturas, talleres, ventas de materiales chulos, sorteos…, pero nada funciona. Es como si al quedarme desactivado yo, se hubiera desactivado todo, pero no sé de dónde sacar la energía que necesito como el aire de respirar, no sé cómo tramitar esta abulia sobrevenida. En Perú la gente tiene sed, hay pendientes entregas necesarias de materiales, de carritos…, y he dejado un proyecto a medias que hace que me sienta culpable por ratitos. Es este jodido calor y que la gente aquí ya no puede más, porque está agotada por los miserables del dinero. A ello se suma el golpe constante en el trabajo, el ramillete de deudas con sus apremios y el vacío inabarcable…

Somos la razón del tren en marcha, su todo adelante sin salir del constante paralelo de las vías…

Somos la razón del tren en marcha, su todo adelante sin salir del constante paralelo de las vías… y ese ser ‘la razón’ le gusta mucho al que viaja a velocidad en los cómodos asientos de sus vagones, viendo pasar el paisaje por las ventanillas, pero solivianta al que perdió el billete, al que nunca tuvo para comprarlo y, sobre todo, al que busca lugares a los que ir y a los que el tren no llegará jamás, porque no hay vías ni estaciones. Así visto el trasunto humano, la libertad del que está en el sistema (el tren) viene siempre marcada por unas fronteras nítidas que, precisamente, amordazan esa libertad… o sigues las vías con tu billete en regla o te bajas del tren y corres el peligro de ser arrollado si quieres volver a subirte en él mientras no detenga su marcha. Me sucede con frecuencia que tengo ideas nítidas en mi cabeza, ideas que se muestran preclaras y estructuradas en mi mente y que, cuando intento compartirlas, me resulta muy difícil hacerlas llegar a mi interlocutor con la …