Ir al contenido principal

Resaca de un artículo que publiqué ayer.

A veces me vienen las palabras como chorros y necesito darles salida como sea, y lo hago, casi siempre con el resultado de que me hacen daño con su efecto boomerang, sobre todo si hablan de asuntos en los que no controlo todos los datos, todos los flecos y todas las miserias. Cuando las digo, cuando las escribo, juro que lo hago desde el autoconvencimiento (correcto o incorrecto), desde la necesidad urgente de ‘decir’, desde la indignación o desde la sensación insoportable de injusticia.
Esta semana publiqué un pequeño artículo sobre la fea situación creada en la Agrupación Socialista Bejarana (ni la he creado yo, ni es bonita… nadie podrá decirme que miento en esto). Dije como un vómito lo que pensaba, sin darme cuenta de que en el ‘juego político’ todo tiene ‘justificaciones’ según el punto de vista de quienes toreen… quiero pedir disculpas por ello a un montón de amigos que se pueden haber visto afectados por mis palabras, pues no fue mi intención romper lazo alguno (ya se encarga cada uno de romper los suyos propios como para que venga yo con mi tijera forastera), pero sí quiero dejar claro que, salvando cada una de las decisiones individuales que pueden haber sido tomadas en conciencia o en interés (que nunca se sabe), en los sucesos recientes que han creado la crisis del PSOE en Béjar se atisban, sin tener que hurgar demasiado, actitudes interesadas, faltas graves al comportamiento democrático, personalismos infumables y un daño considerable a la idea. 
Es triste observar cómo se agarra el personal a la estructura piramidal cuando está a favor de sus intereses personales y como babea por lo ‘absolutamente democrático’ cuando ello significa beneficio propio (aún sigue siendo peor la primera opción que la segunda). También debo decir que el daño no lo he infligido yo con mis palabras, que el daño estaba antes de ser escritas y ya era de uso corriente en mentideros, calles, mercados y comidas familiares de la ciudad estrecha.
Y también es cierto (basta salir y poner la antena) que el comentario de calle es más duro, mil veces más duro que el que dejé en negro sobre blanco.
Yo no voy a dejar de ser amigo de mis amigos por un feo asunto de política interna de partido… seguiré apreciando a cada uno como lo hacía antes, y espero que el aprecio siga siendo recíproco a pesar de que haya sido de los pocos que se han expresado en letra impresa sobre el asunto.
Mi forma de ser me obliga siempre a la expresión porque, entre otras cosas, no quiero que nadie se equivoque conmigo, que se sepa lo que pienso, cómo lo pienso y por qué lo pienso… si todos hiciéramos un pequeño ejercicio de sinceridad pública al mes, las cosas serían de otra forma muy distinta.

¡Ea!… que abrazos.

Comentarios

  1. Don Luis Felipe, salvo error por mi parte, creo que corresponde apuntar una "fe de erratas". Donde dice "...el daño no lo he infringido...", ¿no debe decir "no lo he infligido...?

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Estos días, en los que he estado por allí he podido comprender la certeza de tus palabras, querido Luis Felipe.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Por favor, no hables de mí... si acaso, hazlo de ti mismo...

Entradas populares de este blog

NO SEAS NUNCA COMO YO

Casi cinco meses de vida tranquila juntos, Mario. Yo viéndote crecer y adquirir pericias y tú mirándome, a veces perplejo y a veces encantado de verme (porque los abuelos hacemos cosas que no hacen los padres, como sacarte del carrito y achucharte cuando lloras y hay que dejarte tranquilo para que encuentres el sueño).  Casi cinco meses y ya me has llenado de endorfinas (porque el abuelo canilllas blancas es pura química orgánica), me has perfumado de ese olor tuyo a bebé, que es el único que en mi mundo supera al olor del tabaco, y te has hecho centro de todo, pues te veo y me olvido del banco que me tiene medio asesinadito, de los clientes que están esperando en la puerta y hasta de este dolor cabrón que llevo en la rodilla desde hace unas semanas. Y lo mejor, lo mejor de todo, es que, cuando llegas, te miro y sonrío, y tú me devuelves enseguida una sonrisa a medias con hoyuelo  al ladito derecho de tu boca. Entonces te cojo y te achucho, te acerco a mi mejilla y siento ese lazo qu…

Jugar al cíclope...

Jugar al cíclope, como en el capítulo siete de Rayuela, o simplemente jugar al Cortázar postmasmédula, a aquel Cortázar tan Girondo de “Apenas él le amalaba el noema... ¡Evohé¡ ¡Evohé! Volposados en la cresta del murelio, se sentían balpamar, pernilos y márulos...”... no, mejor jugar al cíclope y cansarte de no estar cansado o jugar a cerrar los ojos para ver e imaginar que la felicidad está más cerca... quienes piensan demasiado no pueden hacer nada... he aquí la regla fundamental del juego de La Maga... y uno está tan triste porque todo es tan hermoso... ¿y si quienes forman mi mundo solo fueran ilusiones... no lo que son, sino mis ilusiones de ellos, no sus verdades, sino mis mentiras?... todo sería un juego estético personal, un juego magnífico en el que crecer... salgo a la calle, voy a por tabaco hasta PdT, doblo la esquina cuesta arriba, estoy solo en la calle, estoy solo en la esquina... subo hasta que las puertas de cristal detectan mi presencia y se abren como puertas... est…

Me late el codo izquierdo...

Hoy me levanté con el codo izquierdo dolorido e hinchado, todo por un golpetazo que me arreé la semana pasada con una puerta [se conoce que ayer me apoyé en alguna de las barreras de la plaza de toros bejarana, mientras asistía al blues, y se me ha infectado]… y es que últimamente parezco un quecomari lleno de cuitas y quejicoserías… el cabrón está ardiendo y focaliza toda mi atención en su latido, hasta el punto de hacerme perder concentración en lo que hago.
En fin, que sigo en el asunto de vivir y eso me gusta mucho… hasta el latido este que me reclama atención constante.
Hoy le pegué la última corrección al nuevo libro de Belencita, “Orden de alejamiento”, y vuelvo a dejar escrito que me gusta muchísimo su forma y su contenido. Espero que en un par de semanas esté listo para hacerlo llegar a sus manos…. y que me ha gustado leerlo con ese latidito de dolor, pues el poemario es de dolor entero… y muy intenso.
Luego, me dejé de mí [y del trabajo] y le busqué contenido a ese pum-pum… y m…