Ir al contenido principal

Outsider

Categóricamente soy un outsider, que no sé exactamente lo que es, y precisamente por ello debo de serlo. Y lo soy, quizás, por perezoso o por absurdamente harto de todo.
Hoy me levanté con los dolorcillos de siempre, me llegué hasta la imprenta sin ganas, como siempre en los últimos años, tomé las riendas de mi nada por un par de minutos y llegó el cartero con un libro: Verdad y media, una antología de aforismos españoles del siglo XXI bajo selección de León Molina y edición de La isla de Siltolá. Oye, que me vi allí de pronto en negro sobre blanco, como a trasmano, sin haberme enterado siquiera de que iba a estar formando parte de ese florerito de definidores frustrados. Un barullo en la cabeza, un no saber si era vanidad o cabreo lo que me hacía decir esos mecagoenlaputa que me salen cuando me absorto. Comprendí enseguida que todo es una cadena de favores, que yo soy porque otros fueron antes y para que otros sean después, vamos, que me sentí casi Susanadíaz, sin trabajo conocido, con diez años para hacer y terminar como se pudo una carrera de nada, y medrando con la miradita lánguida y hacheando las eses. Me dije: no seas malo contigo, no te compares con esa mediocridad empujada por los troles del mediodinero que la apoyan para seguir puestos, que la adulan para seguir puestos, que la elevan para permanecer en su verdad y media. Y que me comí el cuscurro de la barra de pan que había sobre la mesa grande de la imprenta y miré mi cuerpo moroso acribillado por los puñeteros mosquitos amazónicos (desde noviembre y aún tengo todas las marcas de sus picaduras en brazos y piernas). Susana Díaz, otro fraude grande, otra nada absoluta para dar sombra a los listos del oportunismo pesetero. Susana Díaz para aseverar que lo español nunca tendrá excelencia en sus políticos. ¿Cómo va a poner arreglo en el trabajo quien no ha trabajado jamás?, ¿cómo va a quitar el hambre y la miseria quien solo siente hambre de poder y es miserable en sus principios y en sus finales? Ya digo, verdad y media.
Y pensé en mí, que a veces pienso en mí, y no lo hice por comparación, como otras veces, sino que lo hice por pasión propia, que es por lo que ha de verse y pensarse uno  cuando ya no tiene abuelas que le mimen y le envanezcan. Siempre recibiendo palos como recibo amigos. Siempre fracasando en cada uno de los pequeños triunfos. Siempre recibiendo las migajas del pan que compré yo y se comieron otros. Ahora soy un moroso administrativo –me la suda– y me siento un moroso social –le debo tanto al hombre– y es por ello que soy un outsider, un cerito cabrón a la izquierda de cualquier otro número. La ventaja de mi outsideristmo es que puedo decir sin rubor que Susana Díaz es un fraude de leso socialismo, que el banco me la suda como me la sudan Hacienda y la Seguridad Social y que no tenéis vergüenza si no sois capaces de colegir cada mañana que muere un niño de hambre por minuto en el mundo –o dos– mientras desayunáis con gula o vais de exfumadores por esos campos de dios donde se fraguan los sudores más absurdos a base de correr sin saber hacia dónde.

Hoy, 16 de mayo, acabo de comprender que otro mayo ya no es posible.

Comentarios

Entradas populares de este blog

NO SEAS NUNCA COMO YO

Casi cinco meses de vida tranquila juntos, Mario. Yo viéndote crecer y adquirir pericias y tú mirándome, a veces perplejo y a veces encantado de verme (porque los abuelos hacemos cosas que no hacen los padres, como sacarte del carrito y achucharte cuando lloras y hay que dejarte tranquilo para que encuentres el sueño).  Casi cinco meses y ya me has llenado de endorfinas (porque el abuelo canilllas blancas es pura química orgánica), me has perfumado de ese olor tuyo a bebé, que es el único que en mi mundo supera al olor del tabaco, y te has hecho centro de todo, pues te veo y me olvido del banco que me tiene medio asesinadito, de los clientes que están esperando en la puerta y hasta de este dolor cabrón que llevo en la rodilla desde hace unas semanas. Y lo mejor, lo mejor de todo, es que, cuando llegas, te miro y sonrío, y tú me devuelves enseguida una sonrisa a medias con hoyuelo  al ladito derecho de tu boca. Entonces te cojo y te achucho, te acerco a mi mejilla y siento ese lazo qu…

Jugar al cíclope...

Jugar al cíclope, como en el capítulo siete de Rayuela, o simplemente jugar al Cortázar postmasmédula, a aquel Cortázar tan Girondo de “Apenas él le amalaba el noema... ¡Evohé¡ ¡Evohé! Volposados en la cresta del murelio, se sentían balpamar, pernilos y márulos...”... no, mejor jugar al cíclope y cansarte de no estar cansado o jugar a cerrar los ojos para ver e imaginar que la felicidad está más cerca... quienes piensan demasiado no pueden hacer nada... he aquí la regla fundamental del juego de La Maga... y uno está tan triste porque todo es tan hermoso... ¿y si quienes forman mi mundo solo fueran ilusiones... no lo que son, sino mis ilusiones de ellos, no sus verdades, sino mis mentiras?... todo sería un juego estético personal, un juego magnífico en el que crecer... salgo a la calle, voy a por tabaco hasta PdT, doblo la esquina cuesta arriba, estoy solo en la calle, estoy solo en la esquina... subo hasta que las puertas de cristal detectan mi presencia y se abren como puertas... est…

Me late el codo izquierdo...

Hoy me levanté con el codo izquierdo dolorido e hinchado, todo por un golpetazo que me arreé la semana pasada con una puerta [se conoce que ayer me apoyé en alguna de las barreras de la plaza de toros bejarana, mientras asistía al blues, y se me ha infectado]… y es que últimamente parezco un quecomari lleno de cuitas y quejicoserías… el cabrón está ardiendo y focaliza toda mi atención en su latido, hasta el punto de hacerme perder concentración en lo que hago.
En fin, que sigo en el asunto de vivir y eso me gusta mucho… hasta el latido este que me reclama atención constante.
Hoy le pegué la última corrección al nuevo libro de Belencita, “Orden de alejamiento”, y vuelvo a dejar escrito que me gusta muchísimo su forma y su contenido. Espero que en un par de semanas esté listo para hacerlo llegar a sus manos…. y que me ha gustado leerlo con ese latidito de dolor, pues el poemario es de dolor entero… y muy intenso.
Luego, me dejé de mí [y del trabajo] y le busqué contenido a ese pum-pum… y m…