Ir al contenido principal

Wakaba-shuu


Confieso que no me gusta demasiado el fútbol, pero siento pasión por el Barça desde que era chiquitillo. Y vengo de ver la primera parte de la final de la copa de campeones y he decidido pasar, pues me pone muy nervioso que todo esté sujeto al fallo humano... al del árbitro. Sé que no es importante, que al lado de la dimensión que tiene el capitalismo fascista de Bush y sus sicarios, de las últimas declaraciones del «juijueputa» Aznar en el Reino Unido –afirmaba que «Europa debe ser católica y blanca»–, del hambre en el mundo y de todos los desmanes graves y mínimos de cada uno de los políticos de la Tierra.... el fútbol es una mierda miserable... pero yo aún sigo poniéndome nervioso con mi Barça. En fin... buscaré relax en el «Key to the highway» de la brutal Dinah Washington y empezaré la lectura sosegada del «Memorias de un revolucionario: Piotr Alexéivich Kropotkin» que me regaló Norio.

(21:48 horas) Estoy ahora justo donde otros se detendrán más tarde, en un lugar que no sé concretar, pero del que expulso al aire con mi volumen, y me gustaría que se quedase aquí un rescoldo de mi sombra para sumarse en otro tiempo a la sombra del que aquí se detenga para que sepa sin saberlo que estuve aquí y pensé en la inexistencia, en el ardor, en la muerte y en la vida... y que lo hice sin poder trascender, pero con enconada voluntad de saber e intentar conocerme/reconocerme.
[Me resulta imposible leer a Kropotkin en este estado de ansiedad que me ha producido el fútbol y me limito a escribir lo que aflora y a seguir escuchando a Dinah para buscar la tranquilidad que deseo.]
Y a veces dudo entre si lo que busco es claridad, hallazgos... o una oscuridad total para cerrar los ojos y decidir olvidar. Esto me sucede porque en la medida en que me llega algún destello, crece en mí una sensación de debilidad que se hace grave si persevero en la luz. Entonces me doy cuenta de que me estoy convirtiendo en un tipo obsesivo y difícil para mí mismo.
Está claro que para huir necesito rodearme de cosas entrañables, de mi gente –que es exactamente mi familia– o de mi ansiada soledad tranquila.

En fin, que acabo de decidir que me voy a tirar la noche trabajando en algunos asuntos profesionales que tengo pendientes. Es otra forma de olvidar... hasta que me llegue el sueño.
(23:41 horas) Ganó el Barça y he salido un ratito a la calle con mis hijos a celebrarlo. Nos hemos tomado un refresco a la salud del campeón y hemos disfrutado de los culés bejaranos haciendo el ganso en Plaza de España. En fin, que me ha venido una alegría pequeñita y unas ganas enormes de gritar que viva mi Barça.


•• RECOMENDACIÓN ••

WEISS, PETER
Editorial HIRU
Isbn: 8489753261
Hondarribia, 1999

Obra maestra escondida de la narrativa europea del siglo XX.
Las esperanzas revolucionarias pueden volver a tu imaginario, colega

Comentarios

Entradas populares de este blog

NO SEAS NUNCA COMO YO

Casi cinco meses de vida tranquila juntos, Mario. Yo viéndote crecer y adquirir pericias y tú mirándome, a veces perplejo y a veces encantado de verme (porque los abuelos hacemos cosas que no hacen los padres, como sacarte del carrito y achucharte cuando lloras y hay que dejarte tranquilo para que encuentres el sueño).  Casi cinco meses y ya me has llenado de endorfinas (porque el abuelo canilllas blancas es pura química orgánica), me has perfumado de ese olor tuyo a bebé, que es el único que en mi mundo supera al olor del tabaco, y te has hecho centro de todo, pues te veo y me olvido del banco que me tiene medio asesinadito, de los clientes que están esperando en la puerta y hasta de este dolor cabrón que llevo en la rodilla desde hace unas semanas. Y lo mejor, lo mejor de todo, es que, cuando llegas, te miro y sonrío, y tú me devuelves enseguida una sonrisa a medias con hoyuelo  al ladito derecho de tu boca. Entonces te cojo y te achucho, te acerco a mi mejilla y siento ese lazo qu…

Ocho días sin Mario

No sé cómo explicar que el decurso vital me sujeta al espacio que habito, que los proyectos urgentes me requieren al pie del cañón y que el trabajo de mierda que tramito a diario me impide hacer exactamente lo que debiera hacer. Cada día recibo fotos y vídeos de Mario: durmiendo, recién bañado, antes y después de la toma, tumbado como un rey con su pañal como único vestido..., y presiento a mi niño abrigado por sus padres, cuidado hasta el más mínimo detalle; pero me siento mal por no estar allí cada cinco minutos para contemplar su sueño, para asombrarme con cada uno de sus gestos o para colocar uno de mis dedos en su manita y sonreír mientras lo aprisiona levemente.
En todo caso, pienso en que sus padres ahora necesitan espacio, que nadie los moleste, y eso me calma un poquito..., y también me calma el tener muy claro que todo lo que hago también lo hago por Mario, para que algún día sepa que ser humanista es el camino correcto, que trabajar para un futuro con dignidad es un buen pl…

16 días sin Mario

Otra semana más y me deshago mirando tus mohínes por el móvil (hasta whatsapp ya me parece humano), tus sonrisas dormido tomadas con amor por esa atrapasueños que es tu madre, tus bostecitos leves, cada después del baño o la comida, algún abrir de ojos que me hace escudriñar en tu futuro e imaginar que miran a los míos para decirme fijos que son tuyos. A ratos llega gente con regalos que son fruto precioso de amistad y de afecto. Te quieren, Mario, y aún no te conocen (hoy te llegó un chupete, que me encanta, en el que se te nombra 'humanista pequeñito'). Y yo me pongo triste porque no tengo tiempo para estar a tu lado, y luego me contento imaginando todo lo que podrás ser y hacer, tus manos primorosas aprendiendo a entregar y a recibir, tus ojos ávidos dispuestos a mirar con criterio al mundo y a sus cosas, tu posibilidad aún sin estrenar... Sueño que haremos algo juntos y te sentirás grande a mi ladito, que sentirás con ímpetu las ganas de vivir y pondrás en mi frente una di…