Ir al contenido principal

Xu Ke

Es el día de la fiesta mayor de Béjar y me levanto con un dolor de cabeza enorme –la tengo grande, que todo hay que decirlo–. Anoché llegué tarde con mis chavales, me tomé un par de copas con Gerardo y tuve que aguantar a una jodida piara de mamaos que no saben que la fiesta es otra cosa. Además, mi hija nos revolucionó a las cinco de la madrugada porque la llamó su periquito y salió pitando a verle, dejándonos despiertos a su madre y a mí con caritas de corderos degollaos... si a eso le sumamos que la esposa tuvo que salir temprano a atender a la abuela y que se encontró panorama... queda todo centrado, ¿no? ¡¡¡Jodidas fiestas!!!
Y ahora a aguantar a los meapilas de patrona y moco, a los cagones que han puesto toda su historia en conseguir el cielo, a los cristianos mostrencos y a los doblemoralinos. El día va a ser de traca.

(12:26 horas) NOTAS A UNA CRÓNICA LOCAL
Pillo con retraso «El Adelanto» en el que Manuel Torrico publica una crónica (?) de la apertura de las fiestas bejaranas y de nuevo, igual que hace unos años –no se aprende a escribir, que el colega no maneja los tiempos verbales, no, ni a cronicar–, compruebo que no refleja la realidad, circunstancia que debe ser siempre objetiva. En fin, que con su pan se lo coma el mozo y que le aproveche en prebendas y programas de radio.
Lo que sí me permito es recomendarle al mundo que no compre «El Adelanto» mientras escriban en él cronistas (?) que deforman la verdad, ocultando y silenciado datos con fines espurios.
Yo estuve con mi familia en el arranque festivo y no fui a pitar a nadie, no, que asistí porque el pregonero, José Luis Puerto, es un buen amigo al que aprecio un montón y le debía mi presencia.
Y porque estuve presente, contaré lo que vi, que difiere bastante de lo escrito para la gloria por M.T.:
1. La llegada de las peñas a la Plaza Mayor se produjo ya entre pitidos y un ruido infernal entre el que se podían escuchar claramente voces contra el alcalde de Béjar y dos o tres consignas grupales contra su política festiva.
2. El arranque del concejal de cultura ante el micrófono encendió la primera mecha de protestas comunes y los pitidos hacían inaudible su presentación –he de decir que Luis Francisco tuvo tablas en todo momento y no se arrugó ante lo que se le venía encima, logrando un silencio unánime cuando solicitó el respeto por la mujer asesinada recientemente y un aplauso cerrado cuando terminó el minuto de silencio propuesto por él.
3. Terminado el minuto de silencio, regresó la pitada con más ímpetu, acompañada de consignas contra el alcalde. En este momento pude ver que ya no eran sólo las peñas las que pitaban, sino que muchas personas asistentes se empezaron a unir a la protesta.
4. En el justo momento en que comenzó el pregón, cesaron las protestas y los pitidos, y sólo la circunstancia de que el pregón fue extenso, hizo que el personal comenzase a murmurar, a charlar y a moverse inquieto, pero nunca a pitar al pregonero (sí que recuerdo algunos silbios aislados que fueron acallados inmediatamente por los muchachos de las peñas pidiendo respeto hacia el pregonero). Esto es importante, pues el periódico afirma que se pitó al pregonero, dejando la sensación falsa de que fue a él a quien se dirigió la pitada... y nada más lejano a la realidad.
5. Acabado el pregón, se reanudó la pitada, y justo cuando el alcalde tocó el micrófono para decir un acojonadito «felices fiestas», las peñas asistentes le dieron la espalda mientras le pitaban de forma estruendosa. El alcalde desapareció rápido en las estancias municipales y el público se pasó un cuarto de hora gritando «no hay huevos» y otras frases recriminatorias hacia el alcalde que no reproduzco porque no las recuerdo con exactitud.
En resumen, la noticia dada por M. T. no recoge de forma objetiva lo sucedido, haciendo daño a la figura del pregonero, pues carga sobre sus hombros una pitada que en absoluto iba contra él, ocultando en titulares y en el resto del artículo lo que en prensa decente hubiera sido la noticia principal y apoyando –como tantas otras veces– al poderoso con su deformación informativa.
Sigo pensando que no se debe leer prensa mientras en ella escriban tipos que sólo trabajan en la idea de modificar la opinión pública con el maquillaje y la falsedad vistiendo sus crónicas.
Luis Francisco Martín lo hizo muy bien desde mi punto de vista. Aguantó el tipo y estuvo en su lugar hasta el final.
Alejo Riñones se escondió y no supo estar a la altura de las circunstancias en ningún momento, dejando al pairo a su invitado y cargando el peso de las protestas sobre los hombros de su concejal.
Manuel Torrico no escribió la verdad (no sé si sus colegas de otros medios lo hicieron, pues no he podido acceder a sus crónicas).

(22:34 horas) Después de una opípara comida familiar con mis padres y con mi hermana –qué bien cocina mi madre, coño–, me hice una tarde Palomares, con Mada bailando un ratito y haciéndome gracias como hacía mucho tiempo, charlando con Antonio como se puede charlar pocas veces –que el personal ya nunca habla de cosas serias y trascendentes–, disfrutando de mis hijos, riendo con mi Ángeles, parlucheando con Julia y Nena y quedándome descalzo junto a un charco de tormenta para intentar recordar cómo llega el otoño.
Luego, cena frugal, lavado de cabeza de Guillito y a respirar un poco el principio de la noche, una noche de jacas toledanas cantando tralarilos lúbricos y enseñando pechera hasta el ombligo. Quizás caiga un roncito viejo con limón y cola... o quizás cama molona, que me hace falta.

Comentarios

  1. Como se puede criticar al Sr. Torrico de " En fin, que con su pan se lo coma el mozo y que le aproveche en prebendas y programas de radio" y luego, con todo lo que hemos largado del Bosque y otras "cosas", defender el edificio tan horroroso de la C/ Las Armas. Siempre dicen que no muedas la mano quete da de comer... y Uds lo hace en este caso... Es lo que tiene ser "POGRE", que criticamos lo de los demas, pero no lo nuestro... verdad que si, Sr.Comendador? Y que conste que el Sr.Torrico meparece una de los ¿ Peridistas? más lamentables que hay en Béjar, pero yo tengo la suerte que no tengo AMO que me da de comer y tenerle que defender... Si ese "edificio" lo hace cualqueira que no sea su AMO, veriamos a ver las cosas que diría.... Un saludo... sin acritud.

    ResponderEliminar
  2. Si usted lo dice, señor anónimo, será verdad.

    Saludos... sin acritud.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Por favor, no hables de mí... si acaso, hazlo de ti mismo...

Entradas populares de este blog

COMENDADOR

A LAS PUERTAS DEL CIELO
Aún quedan las carcasas de las fábricas como memoria de aquel constante trasiego que procuraba poder a los fascistas y la escueta comida del día a los obreros. Están rojas de óxido en toda su ferralla y una vegetación devoradora hace justicia en cada hueco. Son los restos de lo que ha de venir y lo que fue.
Mamá, el lotero me llama alemán.Porque eres rubio, hijo.Mamá, la abuela me dice que nunca hable con el lotero, pero es que siempre me da caramelos y me llama alemán.Que no me entere yo de que vuelves a coger un caramelo de ese hombre. Obedece a la abuela.Mamá, es que me dice que yo sería un buen torero, que si sigo jugando con el estoque, un día me llevará a un tentadero.Ese hijo de puta… fue uno de los que denunciaron a tu abuelo.¿Qué hago entonces, mamá?Cuando le veas, sal corriendo.
Aún quedan algunos tejados viejos en la calle Libertad, sus tejas rojas sostienen la vida de algún gato y mantienen el recuerdo vivo de los hombres que huían desde los desvanes p…

Caidino...

Estoy lento y como gatinín con este calor bestia que cae sobre mí como una losa, y con tanto por hacer y en diferentes campos. Ahora que necesitaría multiplicarme, estoy dividido y hasta restado. SBQ necesitaría ahora de todas mis fuerzas de invierno (tenemos un agujero grande que tapar y no soy capaz de tomar aire). Intento mercadillos, lecturas, talleres, ventas de materiales chulos, sorteos…, pero nada funciona. Es como si al quedarme desactivado yo, se hubiera desactivado todo, pero no sé de dónde sacar la energía que necesito como el aire de respirar, no sé cómo tramitar esta abulia sobrevenida. En Perú la gente tiene sed, hay pendientes entregas necesarias de materiales, de carritos…, y he dejado un proyecto a medias que hace que me sienta culpable por ratitos. Es este jodido calor y que la gente aquí ya no puede más, porque está agotada por los miserables del dinero. A ello se suma el golpe constante en el trabajo, el ramillete de deudas con sus apremios y el vacío inabarcable…

Somos la razón del tren en marcha, su todo adelante sin salir del constante paralelo de las vías…

Somos la razón del tren en marcha, su todo adelante sin salir del constante paralelo de las vías… y ese ser ‘la razón’ le gusta mucho al que viaja a velocidad en los cómodos asientos de sus vagones, viendo pasar el paisaje por las ventanillas, pero solivianta al que perdió el billete, al que nunca tuvo para comprarlo y, sobre todo, al que busca lugares a los que ir y a los que el tren no llegará jamás, porque no hay vías ni estaciones. Así visto el trasunto humano, la libertad del que está en el sistema (el tren) viene siempre marcada por unas fronteras nítidas que, precisamente, amordazan esa libertad… o sigues las vías con tu billete en regla o te bajas del tren y corres el peligro de ser arrollado si quieres volver a subirte en él mientras no detenga su marcha. Me sucede con frecuencia que tengo ideas nítidas en mi cabeza, ideas que se muestran preclaras y estructuradas en mi mente y que, cuando intento compartirlas, me resulta muy difícil hacerlas llegar a mi interlocutor con la …