Ir al contenido principal

Amar con exclusividad supone odiar tanto...


La ciudad como un barrio de ínfulas extrañas escupía la pobreza de sus luces a los cuatro paseantes altivos de las tres de la madrugada. Yo ya dormía un sueño de justos ojos cerrados y Magdalena aprendía los gestos de lo autótrofo. Algo le decía que no, que una mujer no sabe destilar la luz para hacerla alimento... pero ella insistió en su nada... insiste.
Cuando el sueño es un estado más lúcido que la vigilia, es que la muerte acecha, y no importa, no importa nada, porque la muerte es descanso... ¿Y la pose del observador? [quedarse quieto y mirar o sentir vergüenza propia y ajena o no saber atinar la idea... sólo teatro, siempre teatro].
La parafernalia de los seres pseudoautótrofos deja lívido al que mira sin querer aprender: pañales, baberos, medicinas, luz triste y olor añejo... Sobreponerse a su sombra es la lucha exacta, y el campo de batalla es una cabeza intratable donde se pelea el orden. Y la pregunta: ¿A qué ser para nada?
No hay rabia, no hay pudor, no hay norte que marque tu posición en la casa... el reino de lo reflejo marca la supervivencia... todo por tiempo absurdo para eliminar el tiempo ajeno, el tiempo práctico, el tiempo decorativo.
Amar es una duda impertinente.
Y así empecé el año, pensando dormido en ese otro sueño sin imágenes, el sueño de un cuerpo ajado y una mente destruida que ya perdió el latido.
La vejez es un látigo que lacera hondo y vengo decidiendo en estos días que no quiero ser viejo, y me entra una rabia muy parecida a la culpa y lloro. Sí, comienzo el año llorando por Magdalena, y al hacerlo lo hago por mí, por sus hijas y por mis hijos.
No tengo ganas de fiesta, pero sin embargo encuentro en mí una profunda necesidad de huida y de ruptura, ¿no es este (éste) un grave y contradictorio sentimiento de fiesta? Por suerte para los míos soy cobarde, un cobarde que aguantará lo que le echen y sólo atinará a decir mil palabras fuera de tono (siempre con cierto y absurdo control). ¿Por qué no sé ser sincero en lo importante?
Magdalena me destruye y Ángel me entierra.
El año promete.
(17:40 horas) La mesa con mantel de cuadritos vichy (vichí) era un naufragio a las cuatro y una mesa de juegos a las cuatro y media. Magdalena posaba para la «postreridad» con su muñeca antigua hecha unos zorros y con la mirada vidriosa [fueron 19 tomas dramáticas alumbradas por la luz mortecina de las dos lámparas de araña del comedor]. Su boca ha tomado un arco inverso que sugiere tristeza a veces y a veces desazón. En una de las tomas arqueó una ceja brevemente, como con curiosidad. ¿Qué querría preguntarme? Ángel, mientras, remataba la escena con una cabezada que me trajo un no sé qué Sarajevo. Ha sido todo invierno/infierno este años más [o menos].
Sólo los críos ponían voces como banda sonora, y también algunas risas, ajenos por edad a la tragedia.
Yo pensaba en Mangola, en las fuentes del Nilo, en el Pekín más Jólibud, en Natashja, en el sexo caliente de una noche sin causa y en huir simplemente.
Escapé para escuchar a Nina Simone en «Play me the blues» como esos tambores lejanos que anunciaban una muerte trágica... pum pum pum pum pum... Mírame a los ojos y comprende cómo siento la incapacidad y cómo hierve la duda.
El nublado empieza a llegar con la caída lenta de la luz. Béjar es un vacío menor que es parte del gran vacío. No viajaré ya más... o no quiero.

(18:07 horas) En lo político más abyecto, dejar en palabras que Alcaraz y sus mesnadas me parecen deleznables en su malformación del espíritu nazional (hacen sangre de la sangre derramada y se bañan en ella), que los asesinos de ETA son unos hijos de la gran puta y unos fascistas redivivos, que el PP se retrata perfectamente en Lanzamierdas y sus mediocres pisaverdes, que el mundo está mal porque los políticos que nos representan son por norma lo peorcito en capacidad y lo mejorcito en mala baba. Quieren gobernar, usar el poder, abusarlo y abusarnos... que se lo metan por sus jodidos culos junto a todas las banderas [incluida la abertzal y la de las JONS].
A este paso vamos a tener que volver a salir a la calle con el pecho descubierto a beber ricino o a recibir sus balas, que tan ignominioso es el asesino como el que vive y bebe de la sangre de las víctimas.
(22:07 horas) Pasan los días y la sensación de pérdida se hace inabarcable. Mientras la gente de la calle celebra el tiempo con sus uvas y sus felices fiestas, yo pierdo mi tiempo en un nada que hacer que me exaspera. No he cumplido los plazos que me autoimpuse a principios de diciembre, apenas he leído y no he sido capaz de escribir ni una sola línea digna.

Comentarios

Entradas populares de este blog

COMENDADOR

A LAS PUERTAS DEL CIELO
Aún quedan las carcasas de las fábricas como memoria de aquel constante trasiego que procuraba poder a los fascistas y la escueta comida del día a los obreros. Están rojas de óxido en toda su ferralla y una vegetación devoradora hace justicia en cada hueco. Son los restos de lo que ha de venir y lo que fue.
Mamá, el lotero me llama alemán.Porque eres rubio, hijo.Mamá, la abuela me dice que nunca hable con el lotero, pero es que siempre me da caramelos y me llama alemán.Que no me entere yo de que vuelves a coger un caramelo de ese hombre. Obedece a la abuela.Mamá, es que me dice que yo sería un buen torero, que si sigo jugando con el estoque, un día me llevará a un tentadero.Ese hijo de puta… fue uno de los que denunciaron a tu abuelo.¿Qué hago entonces, mamá?Cuando le veas, sal corriendo.
Aún quedan algunos tejados viejos en la calle Libertad, sus tejas rojas sostienen la vida de algún gato y mantienen el recuerdo vivo de los hombres que huían desde los desvanes p…

Caidino...

Estoy lento y como gatinín con este calor bestia que cae sobre mí como una losa, y con tanto por hacer y en diferentes campos. Ahora que necesitaría multiplicarme, estoy dividido y hasta restado. SBQ necesitaría ahora de todas mis fuerzas de invierno (tenemos un agujero grande que tapar y no soy capaz de tomar aire). Intento mercadillos, lecturas, talleres, ventas de materiales chulos, sorteos…, pero nada funciona. Es como si al quedarme desactivado yo, se hubiera desactivado todo, pero no sé de dónde sacar la energía que necesito como el aire de respirar, no sé cómo tramitar esta abulia sobrevenida. En Perú la gente tiene sed, hay pendientes entregas necesarias de materiales, de carritos…, y he dejado un proyecto a medias que hace que me sienta culpable por ratitos. Es este jodido calor y que la gente aquí ya no puede más, porque está agotada por los miserables del dinero. A ello se suma el golpe constante en el trabajo, el ramillete de deudas con sus apremios y el vacío inabarcable…

Somos la razón del tren en marcha, su todo adelante sin salir del constante paralelo de las vías…

Somos la razón del tren en marcha, su todo adelante sin salir del constante paralelo de las vías… y ese ser ‘la razón’ le gusta mucho al que viaja a velocidad en los cómodos asientos de sus vagones, viendo pasar el paisaje por las ventanillas, pero solivianta al que perdió el billete, al que nunca tuvo para comprarlo y, sobre todo, al que busca lugares a los que ir y a los que el tren no llegará jamás, porque no hay vías ni estaciones. Así visto el trasunto humano, la libertad del que está en el sistema (el tren) viene siempre marcada por unas fronteras nítidas que, precisamente, amordazan esa libertad… o sigues las vías con tu billete en regla o te bajas del tren y corres el peligro de ser arrollado si quieres volver a subirte en él mientras no detenga su marcha. Me sucede con frecuencia que tengo ideas nítidas en mi cabeza, ideas que se muestran preclaras y estructuradas en mi mente y que, cuando intento compartirlas, me resulta muy difícil hacerlas llegar a mi interlocutor con la …