Ir al contenido principal

El resumen de mi vida ocuparía más de mil años de ecritura. ¿A que no es lógico?


Día de Reyes con patatas rebozadas de mi madre [una delicia] y reparto de regalos al moderno uso del «amigo invisible» en la casa gris [me tocó caja de carboncillos y sanguinas] con Mada hecha un guiñapito y un juego de miradas múltiples con cierto rollo de que algo se está rompiendo. Vi y besé a Sara –mi Sara chuli– y a Nacho, a Pablo, a Miguel Ángel y Mercedes, a Claudia y a Julia... y a mis cuñadas [incluyo con afectote en este capítulo a Antonio G. Turrión].
Las faltas resumen que se van cayendo poco a poco los palos del sombrajo [para lo que, sin querer, Ángel sumó banda sonora Otelo o similar].
Y a mí me van dando ya un poco por el culo los Reyes Magos si no es para festejar a mis hijos y a mi santa esposa y reina mora [agotada, delgada, decaída, derrotada y vendida a hacer y servir comidas y a protagonizar constantes cambios de muda... como el resto de sus hermanas presentes y ausentes]. Y Ángel sin enterarse de lo que vale un peine, sin percatarse de que se va corrompiendo todo, de que el personal se está agotando, de que las familias están medio jodidas o jodidas enteras porque no acepta la solución fácil y simple de delegar/descansar con contrata... mientras que le encanta verse rodeado de ese sacrificio filial [¿acaso luz de santidad?] que pone abandono en los nietos, con fracasos múltiples incluidos, y en el resto del personal de tropa. Y con Otelo de banda sonora... para bailar, coño... y tocar palmas.
Yo intento mantener fuertes mis lazos, pero me va costando un huevo y parte del otro, intentando aparcarme en un «no pasa nada» cuando Geles no está para comer ni para vivir/convivir –casi siempre– y los críos andan a su bola. Es todo una puta, destructora e insoportable mierda.
Y siempre pienso en lo mismo: Si esa casa estuviera padeciendo la enfermedad al revés, otro gallo cantaría, que Magdalena siempre tuvo dos cojones para sacarlo todo adelante sin perturbar. Lo que jode la educación machista, ¿verdad?
¡Joder!, vaya resumen de día de Reyes que me ha salido... de Reyes reales, contantes y sangrantes. La pena es que no me dejan decir esto en alto en el foro preciso y necesario. Mierda de respeto absurdo.
(19:07 horas) Anoto que vi de pasada y saludé a Ramón Hernández Garrido y a Pilar [estupendos, relajados, sonrientes... me alegro un montón], que me descojoné de risa siguiendo a Malick y a Youssoup disfrazados de cristianos viejos en la cabalgata de Reyes, que dos personas me dijeron en la calle que Cipri va para alcalde y que va a salir (?) [lo que sabe la gente], que una de esas personas también me dijo que para junio un tipo sorprendente presidirá Premysa [mira que saben, coño, y yo sin enterarme... le dije que se asegurara antes de soplarlo a los cuatro vientos, pero me dejó acojonadito], y el mismo tipo me contó algunas cosas de rollo interno que me dejaron preocupado [y yo sin enterarme otra vez, por lo que anoto tales comentarios con pelos y señales en el privado de este diario para que no se me olvide, que lo que anda en el rumor es jodidamente venenoso y hay que medirlo con precaución]. Y que murió de forma terrible la novia de un colega y me han entrado escalofríos.
La vida es una putada. Fuerza.

Comentarios

  1. me cago en la puta monarquía y en sus putos fumadores afeminados.

    Viva la república.
    Viva mi musa la Papisa de la Iglesia Luciangélica y

    UNICA

    COMANDANTE GENERAL DEL MUNDO ENTERO.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Por favor, no hables de mí... si acaso, hazlo de ti mismo...

Entradas populares de este blog

NO SEAS NUNCA COMO YO

Casi cinco meses de vida tranquila juntos, Mario. Yo viéndote crecer y adquirir pericias y tú mirándome, a veces perplejo y a veces encantado de verme (porque los abuelos hacemos cosas que no hacen los padres, como sacarte del carrito y achucharte cuando lloras y hay que dejarte tranquilo para que encuentres el sueño).  Casi cinco meses y ya me has llenado de endorfinas (porque el abuelo canilllas blancas es pura química orgánica), me has perfumado de ese olor tuyo a bebé, que es el único que en mi mundo supera al olor del tabaco, y te has hecho centro de todo, pues te veo y me olvido del banco que me tiene medio asesinadito, de los clientes que están esperando en la puerta y hasta de este dolor cabrón que llevo en la rodilla desde hace unas semanas. Y lo mejor, lo mejor de todo, es que, cuando llegas, te miro y sonrío, y tú me devuelves enseguida una sonrisa a medias con hoyuelo  al ladito derecho de tu boca. Entonces te cojo y te achucho, te acerco a mi mejilla y siento ese lazo qu…

Jugar al cíclope...

Jugar al cíclope, como en el capítulo siete de Rayuela, o simplemente jugar al Cortázar postmasmédula, a aquel Cortázar tan Girondo de “Apenas él le amalaba el noema... ¡Evohé¡ ¡Evohé! Volposados en la cresta del murelio, se sentían balpamar, pernilos y márulos...”... no, mejor jugar al cíclope y cansarte de no estar cansado o jugar a cerrar los ojos para ver e imaginar que la felicidad está más cerca... quienes piensan demasiado no pueden hacer nada... he aquí la regla fundamental del juego de La Maga... y uno está tan triste porque todo es tan hermoso... ¿y si quienes forman mi mundo solo fueran ilusiones... no lo que son, sino mis ilusiones de ellos, no sus verdades, sino mis mentiras?... todo sería un juego estético personal, un juego magnífico en el que crecer... salgo a la calle, voy a por tabaco hasta PdT, doblo la esquina cuesta arriba, estoy solo en la calle, estoy solo en la esquina... subo hasta que las puertas de cristal detectan mi presencia y se abren como puertas... est…

Me late el codo izquierdo...

Hoy me levanté con el codo izquierdo dolorido e hinchado, todo por un golpetazo que me arreé la semana pasada con una puerta [se conoce que ayer me apoyé en alguna de las barreras de la plaza de toros bejarana, mientras asistía al blues, y se me ha infectado]… y es que últimamente parezco un quecomari lleno de cuitas y quejicoserías… el cabrón está ardiendo y focaliza toda mi atención en su latido, hasta el punto de hacerme perder concentración en lo que hago.
En fin, que sigo en el asunto de vivir y eso me gusta mucho… hasta el latido este que me reclama atención constante.
Hoy le pegué la última corrección al nuevo libro de Belencita, “Orden de alejamiento”, y vuelvo a dejar escrito que me gusta muchísimo su forma y su contenido. Espero que en un par de semanas esté listo para hacerlo llegar a sus manos…. y que me ha gustado leerlo con ese latidito de dolor, pues el poemario es de dolor entero… y muy intenso.
Luego, me dejé de mí [y del trabajo] y le busqué contenido a ese pum-pum… y m…