Ir al contenido principal

Hay que mirar lo positivo de lo negativo... y viceversa.

Anoto como recibido el libro “Relatos relámpago”, de la colección ‘La Gaveta’, con prólogo de Luis Landero y textos de José Mª. Cumbreño, Pilar Galán, Elena García de Paredes, Francisco Rodríguez Criado y Juan Ramón Santos. La edición es gustosita y el contenido parece chulo [estoy leyendo]. Gracias a José Mª. Por acordarse de este lector extraviado.
(17:36 horas) Entre tarjetas de boda, una encuadernación y tres clientes despistados se me jodió la mañana creativa que tenía prevista. No importó, porque me llamó mi Ángeles para que fuera a saludar al monjerío, que hoy celebraba medalla municipal con merienda incluida [felicidades a las monjitas y a seguir creciendo]. Me acerqué al sarao con el fin de abrazar a mi sor Pino, una mujer de danza flamenca y reaños guardeses con la que me llevé de maravilla mientras colaboramos en eso que se ha dado en llamar ‘comunidad educativa’. Estaba guapa y feliz. Junto a ellas, las fuerzas vivas a tope y a saco [unos y otros], de domingo y de uniforme… los ‘otros’ buscando votos como quien no quiere la cosa y los ‘unos’ representando como se debe en estos casos.
Fue bonito encontrar en otro ambiente al don Pedro Cubino, hermoso ver a Ana de cáterin, a Raúl sin cocina y a Dani de medio recreo. Pieldetoro se va integrando en el tejido del pueblo como sin querer.
Y me di cuenta de pronto que entre el profesorío [de directo o de consorte] hay un par de electorandos afiliados a la derecha bejarana. No sé si eso será bueno para el centro [lo mismo sí]… A mí me da mal rollo… ¡Bah!, no importa.
El caso es que me gustó reencontrarme con algunas monjas con las que he trabajado hace algunos años de muy buen rollo… las encontré a todas francamente bien en todos los aspectos. Enhorabuena al cole de mis niños y a la gente que lo lleva, deseos de mejora constante y de avance tranquilo, paciencia y a seguir cabalgando sobre las dificultades.
(23:29 horas) Lo malo de los hombres es que estamos justo donde creemos estar cuando estamos mal, y no atinamos a estar donde debiéramos estar cuando estamos bien. Lo único positivo de esto es que seamos conscientes de tal circunstancia [tómese como reflexión electoral y como reflexión de vida, que para ambas sirve].
De Tontopoemas ©...

Comentarios

Entradas populares de este blog

NO SEAS NUNCA COMO YO

Casi cinco meses de vida tranquila juntos, Mario. Yo viéndote crecer y adquirir pericias y tú mirándome, a veces perplejo y a veces encantado de verme (porque los abuelos hacemos cosas que no hacen los padres, como sacarte del carrito y achucharte cuando lloras y hay que dejarte tranquilo para que encuentres el sueño).  Casi cinco meses y ya me has llenado de endorfinas (porque el abuelo canilllas blancas es pura química orgánica), me has perfumado de ese olor tuyo a bebé, que es el único que en mi mundo supera al olor del tabaco, y te has hecho centro de todo, pues te veo y me olvido del banco que me tiene medio asesinadito, de los clientes que están esperando en la puerta y hasta de este dolor cabrón que llevo en la rodilla desde hace unas semanas. Y lo mejor, lo mejor de todo, es que, cuando llegas, te miro y sonrío, y tú me devuelves enseguida una sonrisa a medias con hoyuelo  al ladito derecho de tu boca. Entonces te cojo y te achucho, te acerco a mi mejilla y siento ese lazo qu…

Mario

Mario fue un corredor de fondo que ha legado el nombre a mi nieto para perpetuar en él su memoria, y me gusta, me gusta mucho que mi bebé tenga en su nombre una razón y un contenido, que lleve el signo de una amistad indeleble y el valor hermoso del recuerdo. Mario, hoy mi nieto, es divinamente vulnerable, delicado hasta el suspiro, bellísimo en sus gestos y causa absoluta de orgullo personal. Su madre, mi hija, me ha hecho el regalo más precioso que se puede hacer a un padre, y lo ha hecho con valentía, sin miedos, siendo una mujer entera en todo el proceso y demostrándome que algo tuve que hacer bien en su educación y en su formación como persona. Jaime, el padre de mi nieto, es un padre ejemplar, preocupado, atento siempre a las necesidades de mi hija y de su hijo, y yo le estaré eternamente agradecido por su forma de ser hombre y por el amor entero que se percibe constantemente en su trato hacia mi niña y hacia mi bebé. Gracias a los tres por hacerme tan feliz.
Por lo que a mí se …

COMENDADOR

A LAS PUERTAS DEL CIELO
Aún quedan las carcasas de las fábricas como memoria de aquel constante trasiego que procuraba poder a los fascistas y la escueta comida del día a los obreros. Están rojas de óxido en toda su ferralla y una vegetación devoradora hace justicia en cada hueco. Son los restos de lo que ha de venir y lo que fue.
Mamá, el lotero me llama alemán.Porque eres rubio, hijo.Mamá, la abuela me dice que nunca hable con el lotero, pero es que siempre me da caramelos y me llama alemán.Que no me entere yo de que vuelves a coger un caramelo de ese hombre. Obedece a la abuela.Mamá, es que me dice que yo sería un buen torero, que si sigo jugando con el estoque, un día me llevará a un tentadero.Ese hijo de puta… fue uno de los que denunciaron a tu abuelo.¿Qué hago entonces, mamá?Cuando le veas, sal corriendo.
Aún quedan algunos tejados viejos en la calle Libertad, sus tejas rojas sostienen la vida de algún gato y mantienen el recuerdo vivo de los hombres que huían desde los desvanes p…