Ir al contenido principal

Hay cierto gesto voluptuoso...

Hay cierto gesto voluptuoso en tomar un café mientras observas los movimientos de los que te rodean… la mujer entrada en kilos con la mirada perdida que sostiene un rictus tristísimo en su boca, el hombre de negocios deshecho en falsos gestos de seguridad y en miradas hurañas hacia la puerta del café, el obrero sonriente con gesto de auténtico relax [un relax pícaro], el caín perpetrando su próximo golpe, el repartidor cotidiano de prensa conservadora que se está convirtiendo a marchas forzadas en una caricatura de sí mismo… y las camareras…
Junto a esa voluptuosidad también crece un dulce sentimiento de afecto hacia todo lo humano [y yo creo que esto lo apoya la mantenida bajada de temperatura tan natural en este periodo estacional bejarano].
Cuando alcanzo ese estado, y me acompañan las circunstancias, suelo abandonarme hasta pillar cierto puntito melancólico que me predispone bastante a la poesía a la vez que me hace relajarme hasta la única actividad de la mirada.


(16:02 horas) Estoy metidito en un estado pregripal y me resumo en un mantenido y suave dolor de cabeza junto a una fuente hecha nariz… de esta guisa fui a tomar un cafetito con Alberto Hernández, que va a estrenar el día 24 de noviembre exposición en Milán, justo en la sala ‘Magenta 52’ [antes de su llegada me había enviado los cuadros de esa exposición por correo electrónico]. Le encontré algo abatido [yo también lo estoy y quizás su abatimiento fuese por simpatía] y algo más pictórico de lo habitual. Hay un par de trabajos algo distintos en su obra última, unos trabajos que me gustan porque me aportan una nueva mirada geométrica [esta vez son celdas de seis lados] y porque integran colores ‘nuevos’ en Alberto, presentados en manchas potentes que juegan al contraste con el blanco y el negro [me refiero fundamentalmente a un hermoso cuadro con una mancha roja en su parte inferior izquierda, un cuadro que parece continuación de otro que ya presentó en su última exposición en Colonia].

Mirando la obra de mi amigo no puedo ocultar mi tristeza por la oportunidad que se van dejando en el camino los distintos grupos de gobierno bejaranos. Alberto es nuestro artista vivo más internacional, equiparable [con las consideraciones que quieran hacerse] en acogimiento crítico y artístico a Mateo Hernández, con obra en algunas de las más importantes colecciones y con un currículo que para sí lo quisieran los ciclistas que con tanto vocerío solemos recibir en la plaza mayor bejarana al final de los ‘toures’ o de las ‘vueltasaespaña’. Me parece un sinsentido con tintes trágicos el que nadie de aquí sepa ponderar la obra de Alberto para propiciar una gran muestra sobre el autor [lo tendrían chupado, pues Alberto es generoso por naturaleza, además de humilde] o para colocarle el ‘gaudeamus’ de la predilección ciudadana que tanto se merece.
Amigos, un pueblo que no sabe valorar a sus mentes mejores y a sus creadores sobresalientes, es un pueblo que no merece ni ser nombrado en los mapas si no es con el calificativo de ‘ingrato’… y aquí se valoró con exageración a cualquiera que aportase méritos de carácter deportivo [desde Antonio Sánchez hasta Roberto Heras] o se tomó predilección por un ensayista que logró un premio nacional [que no es moco de pavo, válgame Dios]… Alberto ha sido nombrado recientemente académico en la Academia Internacional de Cerámica, que tiene su sede en Ginebra (Suiza) [aquí no se ha enterado ni la madre del apuntador… y menos la prensa, claro], es acreedor de los más importantes galardones internacionales que valoran la cerámica mural, está considerado por la crítica europea como uno de los más destacados ceramistas murales del continente por su carácter innovador y por su alta calidad artística, ha expuesto junto a los más grandes artistas contemporáneos [recientemente lo hizo en Valencia junto a Miró y Picasso] y su obra ha sido expuesta con éxito por toda Europa, en Israel o en Japón [centro neurálgico y epiritual del arte cerámico]. Si a eso sumamos que su obra ha sido portada en múltiples ocasiones de las más prestigiosas revistas internacionales de arte… ¿qué pasa aquí, en Béjar, que nadie sabe nada de Alberto, que jamás se ha propiciado una exposición pública digna sobre el autor y su obra?
Espero que alguno se dé cuenta antes de que sea tarde.
Pueblo triste como pocos…
(17:33 horas) ¿Qué puedo yo añadir a un mundo que está hecho en toda su imperfección? Solo anécdotas para ser perdidas. Lo único que me cabe es sumar palabras a lo que es tan mágico como el vuelo de un ave, el olor a albahaca, la sonrisa de una mujer frutal… y también a los sentimientos de amor, odio, pasión… ¿Y qué logro?… quizás atraparlos por un instante y creerlos míos… ¿Y para qué me sirve?… quizás para sobrevivir, ¿no? Porque lo que tengo seguro es que yo no puedo añadir nada.
De FUMADORAS

Comentarios

  1. Por fin una entrada de calma y sosiego, un detenerse para mirar y entrar en la melancolía del otoño tan proclive a dar ideas para nutrir nuestro quehacer.

    ResponderEliminar
  2. "¿Por qué se suicidan las hojas cuando se sienten amarillas?"

    A veces, Luisete, entre tantas preguntas sin respuestas y respuestas sin preguntas, me recuerdas al habitante de Isla Negra.

    Qué gusto empezar a abrigarse con las hojas caídas de los árboles o quizás mejor, con el calor corporal ajeno.

    Saludete

    ResponderEliminar
  3. ¿Qué aportas? ¿Qué aportamos? En estos tiempos, a mí me basta un compromiso con el mundo próximo, un pacto de supervivencia y no agresión. Y la mirada, aunque sea tan etérea como es, la mirada.

    ResponderEliminar
  4. Qué puedes añadir a este mundo, preguntas... Muy fácil: lo que has aportado y sigues aportando, al menos para que este bello caos que nos sostiene siga manteniendo el equilibrio. Por qué nos haremos tantas preguntas, por qué sufriremos... Te comprendo, de verdad que me suena ese dolor. ¿Cómo va tu estado 'pregripal'?

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Por favor, no hables de mí... si acaso, hazlo de ti mismo...

Entradas populares de este blog

COMENDADOR

A LAS PUERTAS DEL CIELO
Aún quedan las carcasas de las fábricas como memoria de aquel constante trasiego que procuraba poder a los fascistas y la escueta comida del día a los obreros. Están rojas de óxido en toda su ferralla y una vegetación devoradora hace justicia en cada hueco. Son los restos de lo que ha de venir y lo que fue.
Mamá, el lotero me llama alemán.Porque eres rubio, hijo.Mamá, la abuela me dice que nunca hable con el lotero, pero es que siempre me da caramelos y me llama alemán.Que no me entere yo de que vuelves a coger un caramelo de ese hombre. Obedece a la abuela.Mamá, es que me dice que yo sería un buen torero, que si sigo jugando con el estoque, un día me llevará a un tentadero.Ese hijo de puta… fue uno de los que denunciaron a tu abuelo.¿Qué hago entonces, mamá?Cuando le veas, sal corriendo.
Aún quedan algunos tejados viejos en la calle Libertad, sus tejas rojas sostienen la vida de algún gato y mantienen el recuerdo vivo de los hombres que huían desde los desvanes p…

Caidino...

Estoy lento y como gatinín con este calor bestia que cae sobre mí como una losa, y con tanto por hacer y en diferentes campos. Ahora que necesitaría multiplicarme, estoy dividido y hasta restado. SBQ necesitaría ahora de todas mis fuerzas de invierno (tenemos un agujero grande que tapar y no soy capaz de tomar aire). Intento mercadillos, lecturas, talleres, ventas de materiales chulos, sorteos…, pero nada funciona. Es como si al quedarme desactivado yo, se hubiera desactivado todo, pero no sé de dónde sacar la energía que necesito como el aire de respirar, no sé cómo tramitar esta abulia sobrevenida. En Perú la gente tiene sed, hay pendientes entregas necesarias de materiales, de carritos…, y he dejado un proyecto a medias que hace que me sienta culpable por ratitos. Es este jodido calor y que la gente aquí ya no puede más, porque está agotada por los miserables del dinero. A ello se suma el golpe constante en el trabajo, el ramillete de deudas con sus apremios y el vacío inabarcable…

Somos la razón del tren en marcha, su todo adelante sin salir del constante paralelo de las vías…

Somos la razón del tren en marcha, su todo adelante sin salir del constante paralelo de las vías… y ese ser ‘la razón’ le gusta mucho al que viaja a velocidad en los cómodos asientos de sus vagones, viendo pasar el paisaje por las ventanillas, pero solivianta al que perdió el billete, al que nunca tuvo para comprarlo y, sobre todo, al que busca lugares a los que ir y a los que el tren no llegará jamás, porque no hay vías ni estaciones. Así visto el trasunto humano, la libertad del que está en el sistema (el tren) viene siempre marcada por unas fronteras nítidas que, precisamente, amordazan esa libertad… o sigues las vías con tu billete en regla o te bajas del tren y corres el peligro de ser arrollado si quieres volver a subirte en él mientras no detenga su marcha. Me sucede con frecuencia que tengo ideas nítidas en mi cabeza, ideas que se muestran preclaras y estructuradas en mi mente y que, cuando intento compartirlas, me resulta muy difícil hacerlas llegar a mi interlocutor con la …