Ir al contenido principal

Prosaísmo empresarial.


Asuntos de trabajo me tienen hundido y necesito subirme a un caballo desbocado sobre el que desvariar y olvidarme.
No es fácil la vida de un pequeño empresario que tiene que lidiar con administraciones que se demoran cabronamente en el pago y a la vez pasan factura de lo suyo en fecha y con recargo, con sueldos y seguridades sociales que abonar a empleados con familia, con seguros y créditos, con caras mercaderías.
Siento que nadie me entiende a pesar de que procuro sonreír. Llego a mi casa y mis hijos son como esos pajarillos que abren la boca y piden, piden, piden… los abueletes, pasto del alzheimer cabrón, desgastan y gastan como a chorros; la casa se hace un mar de facturitas [comida, ropa, gas, impuestos, cosas que se estropean…], mi mujer va anclando su hermosura en una delgadez alarmante… y no está como para que yo le vaya contando mis cuitas prosaicas con banqueros, concejales y directivos de empresas con problemas de pago.
No me falta el trabajo, que nunca he tenido tanto, pero la tesorería rezuma un algo rojo que me asusta y me atormenta… es un tiempo moroso en el que nadie paga, porque ya se ha aprendido a dormir debiendo… y esta prosa de impagos empieza a devorarme otra vez, como antaño, cuando yo creía que había superado ese estado de tensión superficial para los restos.
Quizás esté deseando en lo más profundo que se rompa todo, que todo se vaya a la mierda, y así empezar de nuevo a levantar cabeza escribiendo, paseando, leyendo, sonriendo hacia adentro y gozando de la compañía de mis amigos, a los que tengo abandonados a su suerte.
Sé que es injusto lo que me está sucediendo, que hicimos una apuesta fuerte y salió, que el trabajo no cesa de llegar, que hay una pasta enorme en mi haber [que nunca llega] y que hay cierta opción de futuro… pero hay ratitos en los que ya no puedo con el alma ni con esta tensión de bolsillo vacío y de esfuerzo constante.
No sé.
(21:16 horas) A ver, que tampoco es para tanto, lo que sucede es que se me juntan mil asuntos y me acaban minando, como le pasa al resto de las personas del mundo mundial, pero me he permitido anotarlo porque este espacio cuenta mis días y no deben faltar los trajines prosaicos que son causa de tantas derrotas. Me apetece dejar la marca de lo que me sucede en estos días para poder leerlo con distancia y verme con algo más de nitidez. Estas cosas me ayudan a entender a veces cómo surge una fase creativa, por qué lo hace y en qué claves conecta.
No pido apoyo ni conmiseración, no busco ayuda ni abrazos… solo dejo un estado de ánimo que sé que es cambiante y que a mí me sirve para conocerme y reconocerme [también valoro antes de escribir este tipo de asuntos que hay muchas personas que sufren de lo mismo y que pueden verse reflejadas en mis pasos… igual mañana encuentro soluciones y le sirven a otros].
Mil gracias, amigos.
De FUMADORAS

Comentarios

  1. Dejaré de visitar tu blog si me pones tantos cocos.
    Arriba, hermano.

    ResponderEliminar
  2. Que sí, hombre, claro que te comprendemos. No hay que tener vergüenza ni timidez para reclamar lo que a uno le deben, ni de reconocer que se vive de ésto (o de aquello). No. Ignoro la razón por la que vamos pidiendo casi un favor...
    Poco más podemos decirte.
    (Hoy no soy guapalupe, que no estás para frivolidades)

    ResponderEliminar
  3. Un sentido abrazo, Luis Felipe. Trabajar para instituciones y determinadas empresas es un nuevo esclavismo: se debe seguir trabajando para ellas para cobrar lo adeudado desde hace meses y que lleguen nuevos trabajos. Desgraciadamente, jamás estarás al día con ellas. Pero, efectivamente, hay que llenar el plato cada día.

    ResponderEliminar
  4. Como bien actualizas, algunos estamos condenados -bendita condena- a mirar hasta los dolores de cabeza a través de la literatura.

    ResponderEliminar
  5. No dudes ni por un momento que el desahogo que tienes a través de las letras, aunque mañana te pudiera parecer exagerado, te va a servir para mucho.
    La vida es una lucha continua y es bueno descargar los pesares de alguna manera, así es como mejor se ven las soluciones.

    Suerte!!!

    ResponderEliminar
  6. gracias por tus pensamientos. la sierra está realmente preciosa.

    >las cosas mejor trazadas son las que llegan sin buscarlas, sin forzar nada, de tal forma que hasta lo más despreciable, cuando llega con naturalidad, puede convertirse en materia poética.<
    hoy me animó esto de veras.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Por favor, no hables de mí... si acaso, hazlo de ti mismo...

Entradas populares de este blog

COMENDADOR

A LAS PUERTAS DEL CIELO
Aún quedan las carcasas de las fábricas como memoria de aquel constante trasiego que procuraba poder a los fascistas y la escueta comida del día a los obreros. Están rojas de óxido en toda su ferralla y una vegetación devoradora hace justicia en cada hueco. Son los restos de lo que ha de venir y lo que fue.
Mamá, el lotero me llama alemán.Porque eres rubio, hijo.Mamá, la abuela me dice que nunca hable con el lotero, pero es que siempre me da caramelos y me llama alemán.Que no me entere yo de que vuelves a coger un caramelo de ese hombre. Obedece a la abuela.Mamá, es que me dice que yo sería un buen torero, que si sigo jugando con el estoque, un día me llevará a un tentadero.Ese hijo de puta… fue uno de los que denunciaron a tu abuelo.¿Qué hago entonces, mamá?Cuando le veas, sal corriendo.
Aún quedan algunos tejados viejos en la calle Libertad, sus tejas rojas sostienen la vida de algún gato y mantienen el recuerdo vivo de los hombres que huían desde los desvanes p…

Caidino...

Estoy lento y como gatinín con este calor bestia que cae sobre mí como una losa, y con tanto por hacer y en diferentes campos. Ahora que necesitaría multiplicarme, estoy dividido y hasta restado. SBQ necesitaría ahora de todas mis fuerzas de invierno (tenemos un agujero grande que tapar y no soy capaz de tomar aire). Intento mercadillos, lecturas, talleres, ventas de materiales chulos, sorteos…, pero nada funciona. Es como si al quedarme desactivado yo, se hubiera desactivado todo, pero no sé de dónde sacar la energía que necesito como el aire de respirar, no sé cómo tramitar esta abulia sobrevenida. En Perú la gente tiene sed, hay pendientes entregas necesarias de materiales, de carritos…, y he dejado un proyecto a medias que hace que me sienta culpable por ratitos. Es este jodido calor y que la gente aquí ya no puede más, porque está agotada por los miserables del dinero. A ello se suma el golpe constante en el trabajo, el ramillete de deudas con sus apremios y el vacío inabarcable…

Somos la razón del tren en marcha, su todo adelante sin salir del constante paralelo de las vías…

Somos la razón del tren en marcha, su todo adelante sin salir del constante paralelo de las vías… y ese ser ‘la razón’ le gusta mucho al que viaja a velocidad en los cómodos asientos de sus vagones, viendo pasar el paisaje por las ventanillas, pero solivianta al que perdió el billete, al que nunca tuvo para comprarlo y, sobre todo, al que busca lugares a los que ir y a los que el tren no llegará jamás, porque no hay vías ni estaciones. Así visto el trasunto humano, la libertad del que está en el sistema (el tren) viene siempre marcada por unas fronteras nítidas que, precisamente, amordazan esa libertad… o sigues las vías con tu billete en regla o te bajas del tren y corres el peligro de ser arrollado si quieres volver a subirte en él mientras no detenga su marcha. Me sucede con frecuencia que tengo ideas nítidas en mi cabeza, ideas que se muestran preclaras y estructuradas en mi mente y que, cuando intento compartirlas, me resulta muy difícil hacerlas llegar a mi interlocutor con la …