Ir al contenido principal

Hoy sufro un prurito social.


Quitando que Guille no duerme por las noches, que mi banco me envía cartas de amor encendido y que el fascista Aznar vende más libros que yo, todo va bien… las diversas generaciones van envejeciendo y hasta es posible que algunos de sus componentes desaparezcan para dejarnos asomar un poquito la cabeza a los que perseveramos desde hace el nisesabe [cuando digo ‘asomar’ estoy hablando de ‘vidilla’, esa cosa que consiste en pillar algún extra fruto del turismito cultural tirado en ponencias, lecturas y mesas redondas]. También es cierto que me he abandonado demasiado en los últimos tiempos y eso hace que no esté referenciado en las listas de tipos con voz y dietas… tampoco debo estar ya en la de poetas, y eso, la verdad, no me desagrada del todo, pues mi tono es otro y mi camino es muy otro que el de la poesía oficial de estos días [no digo que mejor, pero sí digo que otro].
La verdad es que ya voy necesitando salir un poco de esta prisión autoimpuesta para abrazar a mis amigos, para charlar con ellos hasta la madrugada delante de unas copas.


Al margen de este prurito social que me ha entrado de pronto, me he dedicado todo el fin de semana a pintar como si me hubiera entrado una fiebre. He realizado un par de paisajes urbanos con acrílicos y pluma, una postal de iglesia y plaza con estatua al estilo de mi suegro [no sé por qué me ha dado por ahí] y tres imágenes eróticas [dos en sienas y ocres, y una más atrevida de manchas amarillas potentes esbozando unas piernas y una mano entre ellas]. Me ha sorprendido a mí mismo volviendo a la historia figurativa que dejé por imposible hace ya unos tres años [algo ha sucedido y aún no sé qué es]. El caso es que he disfrutado otra vez manchándome las manos y olvidándome del mundo exterior, y lo he hecho con auténtico frenesí, con urgencia por el remate [siempre fue mi mal en la pintura, la prisa, la jodida necesidad de acabar ‘ya’ lo que empiezo].


(17:20 horas) Los sucesos que nos tocan en la vida solo nos parece que fueron buenos cuando ya son pura indiferencia, cuando ya no hay posibilidad alguna de gozarlos como nos hubiera gustado hacerlo cuando fueron. Siempre andamos a trasmano con estas cosas. Cuando somos jóvenes se nos permite el error… y hasta gozarlo. Cuando nos hacemos adultos, lo errores son imperdonables, destrozan, aniquilan… y es entonces cuando consideramos que no supimos gozar nuestros errores adolescentes.
Leo el blog de Álvaro Fernández Magdaleno y me dan ganas de gritarle que viva sus días jóvenes con consciencia de intensidad total, con avaricia.
Decía Julían Marías, en referencia a la desaparición de Unamuno, que un hombre aprovechado [en el mejor sentido de la plabra, claro] deja a su muerte ‘obra’ y ‘hueco’. Y para dejar hueco hay que haber ocupado antes un espacio. Y para ocupar un espacio hay que tomarlo y girarse para que otro no lo ocupe, hay que habitarlo y llenarlo con un modelo vivo que sepa crecer y no agostarse. Eso se consigue viviendo y siendo consciente de la vida… jo, hoy estoy disperso.


(17:47 horas) No quiero recordar a nadie que me resulte intranscendente, ni su nombre, ni los rasgos de su cara. Todos esos tipos me retuercen la cabeza y la adormecen, me despistan del camino que debo seguir. No tengo tiempo para ellos y menos para quedarme repegajoso con su jodido adocenamiento. El mundo está lleno de esos tipos con cara inexpresiva que se cruzan en mi vida y quizás hasta coman un día conmigo en la misma mesa y hasta compartamos unas copas y una conversación plana. Esos tipos son los mayores culpables de mis pausas, de los cortes de luz en mi cabeza y de mi falta de producción. Ni los odio para olvidarlos mejor… pero unos se solapan con otros, cada día, cada hora, cada minuto… para dejarme deshecho.


(18:11 horas) Cuando lo de las pelis de Tarzán en el cine de los salesianos yo no pensaba en las chicas todavía. Mi mundo lo formaban mis amiguetes y los Juegos Reunidos Geyper… y Tarzán, claro, un tipo con taparrabos que salía justo después del NODO, que era más aburrido que la madre que lo parió. Yo entonces era Tarzán a ratitos, pero con pantalones cortos, camisa blanca y un jersey de cuello pico en color gris perla. Un Tarzán sin mona que saltaba dos escalones de un brinco y hacía bucear a las botas Gorila en el primer charco que se ponía por medio.
Tarzán era la hostia, pues podía contra cualquier malvado que llevase armas de fuego, y lo hacía solo con sus manos y con esa astucia animal que aprendió en la selva. También, a veces, se enfrentaba con alguna tribu de zulús, que tenían muy mala uva, y por lo general terminaba salvando a alguna chica guapísima con salacot, camisa abotonada y faldita a juego… era increíble el tipo… y siempre se cepillaba a un cocodrilo [yo pensaba entonces que esos bichos tenían la sangre gris… los problemas del cine en blanco y negro] y terminaba montado sobre la nuca de un elefante dando alaridos como un poseso… pero lo que más me gustaba es que vivía en un árbol de puta madre, y yo quería vivir también así…
Aún quiero vivir en un árbol, como Tarzán.


*NOTA: He realizado unas fotografías de los dibujos con el macro para el colega Javier G. Riobó. No son muy buenas y el flash provoca algunos brillos inadecuados, pero seguro que sirven para hacerse una idea de mi técnica de urgencia.
Para dar las masas de color suelo hacer recortes huecos en cartulina y los adhiero, lo que hace que los bordes queden muy finos gracias a los cortes rectos de tijera o cutter. Utilizo unos botecitos de pintura acrílica que venden para trabajos manuales y los aplico con pincel seco, para que dejen irregularidades en la masa... todo lo mezclo con carboncillos de colores y suelo completar con trazos rápidos de pluma estilográfica de punta gruesa. Todo muy rápido, Javier.
Ah, y utilizo papel Arches poroso y con verjura.
Un abrazo, tío.
[Si picas dos veces con el cursor sobre las imágenes las verás un poquito más grandes].













De FUMADORAS

Comentarios

  1. Buenas y sorprendentes pinturas. Parecen fotos pixeladas como hacía mi difunto video Panasonic que era de los primeros con funciones digitales.

    ResponderEliminar
  2. No me refiero a tú técnica pictórica; digo que el resultado final con esas gradaciones de color semejan las fotos que yo conseguía con el mentado video, al utilizar una función digital que posterizaba la imagen; en el photoshop hay una función que se acerca, pero no es lo mismo. El video falleció y las fotos se perdieron en un traslado de los mmuchos de aquella época.
    Las pinturas son magníficas, un más allá del pop-art.

    ResponderEliminar
  3. Esta entrada tuya de hoy es uno de los mejores textos que he leído últimamente, Luis Felipe. Y cuántas necesidades compartimos...

    ResponderEliminar
  4. Te das cuenta, Luis Felipe, el otro día clamabas por encontrarte con el amor y ahora recibes cartas nada menos que del banco. Jo, vaya erótica, no te quejes. Las que yo recibo de esos señores son muy feas, llenas de numerajos.
    Tus dibujos son muy arquitectónicos, te lo decía también en nuestro blog. Me gustan.
    Y a ver si puedo trasapasaros algo de Borges que te viene muy al pelo.
    ¿Cuando es tu cumpleaños?

    ResponderEliminar
  5. ...¿Qué es la longevidad? Es el horror de ser en un cuerpo humano cuyas facultades declinan, es un insomnio que se mide por décadas y no con agujas de acero, es el peso de mares y de pirámides, de antiguas bibliotecas y dinastías, de las auroras que vio Adán...
    "Dos formas del insomnio"
    J.L. Borges.

    ResponderEliminar
  6. No sólo la lectura del texto ,incluso la lectura de las imágenes es poco posible de superar. Estás en racha, aprovechala, las musas se deben haber instalado cerca y para quedarse. !Vaya dos findes (que mal suena esto)que llevas.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Por favor, no hables de mí... si acaso, hazlo de ti mismo...

Entradas populares de este blog

NO SEAS NUNCA COMO YO

Casi cinco meses de vida tranquila juntos, Mario. Yo viéndote crecer y adquirir pericias y tú mirándome, a veces perplejo y a veces encantado de verme (porque los abuelos hacemos cosas que no hacen los padres, como sacarte del carrito y achucharte cuando lloras y hay que dejarte tranquilo para que encuentres el sueño).  Casi cinco meses y ya me has llenado de endorfinas (porque el abuelo canilllas blancas es pura química orgánica), me has perfumado de ese olor tuyo a bebé, que es el único que en mi mundo supera al olor del tabaco, y te has hecho centro de todo, pues te veo y me olvido del banco que me tiene medio asesinadito, de los clientes que están esperando en la puerta y hasta de este dolor cabrón que llevo en la rodilla desde hace unas semanas. Y lo mejor, lo mejor de todo, es que, cuando llegas, te miro y sonrío, y tú me devuelves enseguida una sonrisa a medias con hoyuelo  al ladito derecho de tu boca. Entonces te cojo y te achucho, te acerco a mi mejilla y siento ese lazo qu…

Mario

Mario fue un corredor de fondo que ha legado el nombre a mi nieto para perpetuar en él su memoria, y me gusta, me gusta mucho que mi bebé tenga en su nombre una razón y un contenido, que lleve el signo de una amistad indeleble y el valor hermoso del recuerdo. Mario, hoy mi nieto, es divinamente vulnerable, delicado hasta el suspiro, bellísimo en sus gestos y causa absoluta de orgullo personal. Su madre, mi hija, me ha hecho el regalo más precioso que se puede hacer a un padre, y lo ha hecho con valentía, sin miedos, siendo una mujer entera en todo el proceso y demostrándome que algo tuve que hacer bien en su educación y en su formación como persona. Jaime, el padre de mi nieto, es un padre ejemplar, preocupado, atento siempre a las necesidades de mi hija y de su hijo, y yo le estaré eternamente agradecido por su forma de ser hombre y por el amor entero que se percibe constantemente en su trato hacia mi niña y hacia mi bebé. Gracias a los tres por hacerme tan feliz.
Por lo que a mí se …

COMENDADOR

A LAS PUERTAS DEL CIELO
Aún quedan las carcasas de las fábricas como memoria de aquel constante trasiego que procuraba poder a los fascistas y la escueta comida del día a los obreros. Están rojas de óxido en toda su ferralla y una vegetación devoradora hace justicia en cada hueco. Son los restos de lo que ha de venir y lo que fue.
Mamá, el lotero me llama alemán.Porque eres rubio, hijo.Mamá, la abuela me dice que nunca hable con el lotero, pero es que siempre me da caramelos y me llama alemán.Que no me entere yo de que vuelves a coger un caramelo de ese hombre. Obedece a la abuela.Mamá, es que me dice que yo sería un buen torero, que si sigo jugando con el estoque, un día me llevará a un tentadero.Ese hijo de puta… fue uno de los que denunciaron a tu abuelo.¿Qué hago entonces, mamá?Cuando le veas, sal corriendo.
Aún quedan algunos tejados viejos en la calle Libertad, sus tejas rojas sostienen la vida de algún gato y mantienen el recuerdo vivo de los hombres que huían desde los desvanes p…