Ir al contenido principal

La peli de mis negritos.


Está bien que durante una temporada no hagas nada, viejo, que encuentres días en los que dejar pasar el tiempo a su bola para que la biología te reponga de esa electricidad que son tus pensamientos, que puedas dejar que todas las sensaciones te penetren por los sentidos sin barreras y que recargues como las calefacciones de carga nocturna, sin hacer y sin decir, casi sin sentir. No estás equivocado en eso y nunca lo estarás. Tú sabes que cuando intentas crear acabas magullado como un borracho al que echan a golpes del último bar, que te vacías y entras en un estado de grogui permanente del que cada día es más difícil salir. Eres listo, viejo F, y el tiempo te ha enseñado algunas cosas importantes, a detenerte para volver a lanzar el paso con fuerza.
Lo único malo que tiene detenerse es que abandonas los lugares límite de la mente y luego te cuesta muchísimo volver a ellos, viejo… entonces sé que te sirve mucho tu estancia –lo sé porque en ella percibo netamente la física de tu situación como un retrato hecho de hollín y cemento–, encerrarte en ella y fumar hasta que se produce la niebla y tus pulmones no pueden más… eso te matará un día, lo sé, pero también sé que ahí nace y crece tu mejor vitalidad, la que te deja los poemas de verdad, los que quizás nunca leerá nadie.
Ayer oí cómo farfullabas hablando a solas, cómo te decías: “ahora debes dormir, dejarte caer en la cama como un objeto y mirar al techo, debes abstraerte en lo blanco y dejar que la sombra te penetre en los ojos como una parca, debes abandonarte y que todo se venga encima y no te importe, porque nada de lo que te sucede es importante para nadie, debes cerrar los ojos y buscar ese lugar en el que los músculos pierden tensión, un lugar de laxitud en el que seas absolutamente vulnerable”. Viejo verde, sé que buscas que alguien haga por ti lo que tú nunca serás capaz de hacer, pero eso es ser profundamente humano y te hace crecer un poquito ante mis ojos. Saber que puedo modelarte, deshacerte, destruirte cuando estás así, me hace quererte mucho.
•••
Youssouph y Malick ya tienen su peli moviéndose por el mundo. Dejo un trailer para que os hagáis una idea.

Comentarios

  1. Hoy no sé qué decir. Yo también quisiera descansar, pero ni estar tumbada las veinticuatro horas, ni toda una vida, podría conseguirlo. Porque la máquina no para (bien lo sabes tú), sigue su ritmo, al margen, rotando hasta marear y agotar los días.
    Me encanta cómo escribes, eso sí lo sé (y me da igual parecer pelota, porque seguro que digo lo que todos piensan)
    Y del vídeo, pues que me ha gustado mucho verles. Más artistas en la family.
    Un besito ("ya sabes que aquí nos tienes para leer esos poemas")

    ResponderEliminar
  2. A mi tambien me encanta como escribes, y me gusta tu inquietud, y me has abierto un mundo bloggero que no conocia antes. Gracias, te las debia desde hace tiempo y como se, que eres un comedor de letras, te doy dos nombres recien adquiridos que tambien me gustan, Jaime Sabines, Oliverio Girondo,espero que te gusten.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Por favor, no hables de mí... si acaso, hazlo de ti mismo...

Entradas populares de este blog

NO SEAS NUNCA COMO YO

Casi cinco meses de vida tranquila juntos, Mario. Yo viéndote crecer y adquirir pericias y tú mirándome, a veces perplejo y a veces encantado de verme (porque los abuelos hacemos cosas que no hacen los padres, como sacarte del carrito y achucharte cuando lloras y hay que dejarte tranquilo para que encuentres el sueño).  Casi cinco meses y ya me has llenado de endorfinas (porque el abuelo canilllas blancas es pura química orgánica), me has perfumado de ese olor tuyo a bebé, que es el único que en mi mundo supera al olor del tabaco, y te has hecho centro de todo, pues te veo y me olvido del banco que me tiene medio asesinadito, de los clientes que están esperando en la puerta y hasta de este dolor cabrón que llevo en la rodilla desde hace unas semanas. Y lo mejor, lo mejor de todo, es que, cuando llegas, te miro y sonrío, y tú me devuelves enseguida una sonrisa a medias con hoyuelo  al ladito derecho de tu boca. Entonces te cojo y te achucho, te acerco a mi mejilla y siento ese lazo qu…

Jugar al cíclope...

Jugar al cíclope, como en el capítulo siete de Rayuela, o simplemente jugar al Cortázar postmasmédula, a aquel Cortázar tan Girondo de “Apenas él le amalaba el noema... ¡Evohé¡ ¡Evohé! Volposados en la cresta del murelio, se sentían balpamar, pernilos y márulos...”... no, mejor jugar al cíclope y cansarte de no estar cansado o jugar a cerrar los ojos para ver e imaginar que la felicidad está más cerca... quienes piensan demasiado no pueden hacer nada... he aquí la regla fundamental del juego de La Maga... y uno está tan triste porque todo es tan hermoso... ¿y si quienes forman mi mundo solo fueran ilusiones... no lo que son, sino mis ilusiones de ellos, no sus verdades, sino mis mentiras?... todo sería un juego estético personal, un juego magnífico en el que crecer... salgo a la calle, voy a por tabaco hasta PdT, doblo la esquina cuesta arriba, estoy solo en la calle, estoy solo en la esquina... subo hasta que las puertas de cristal detectan mi presencia y se abren como puertas... est…

Me late el codo izquierdo...

Hoy me levanté con el codo izquierdo dolorido e hinchado, todo por un golpetazo que me arreé la semana pasada con una puerta [se conoce que ayer me apoyé en alguna de las barreras de la plaza de toros bejarana, mientras asistía al blues, y se me ha infectado]… y es que últimamente parezco un quecomari lleno de cuitas y quejicoserías… el cabrón está ardiendo y focaliza toda mi atención en su latido, hasta el punto de hacerme perder concentración en lo que hago.
En fin, que sigo en el asunto de vivir y eso me gusta mucho… hasta el latido este que me reclama atención constante.
Hoy le pegué la última corrección al nuevo libro de Belencita, “Orden de alejamiento”, y vuelvo a dejar escrito que me gusta muchísimo su forma y su contenido. Espero que en un par de semanas esté listo para hacerlo llegar a sus manos…. y que me ha gustado leerlo con ese latidito de dolor, pues el poemario es de dolor entero… y muy intenso.
Luego, me dejé de mí [y del trabajo] y le busqué contenido a ese pum-pum… y m…