Ir al contenido principal

La peli de mis negritos.


Está bien que durante una temporada no hagas nada, viejo, que encuentres días en los que dejar pasar el tiempo a su bola para que la biología te reponga de esa electricidad que son tus pensamientos, que puedas dejar que todas las sensaciones te penetren por los sentidos sin barreras y que recargues como las calefacciones de carga nocturna, sin hacer y sin decir, casi sin sentir. No estás equivocado en eso y nunca lo estarás. Tú sabes que cuando intentas crear acabas magullado como un borracho al que echan a golpes del último bar, que te vacías y entras en un estado de grogui permanente del que cada día es más difícil salir. Eres listo, viejo F, y el tiempo te ha enseñado algunas cosas importantes, a detenerte para volver a lanzar el paso con fuerza.
Lo único malo que tiene detenerse es que abandonas los lugares límite de la mente y luego te cuesta muchísimo volver a ellos, viejo… entonces sé que te sirve mucho tu estancia –lo sé porque en ella percibo netamente la física de tu situación como un retrato hecho de hollín y cemento–, encerrarte en ella y fumar hasta que se produce la niebla y tus pulmones no pueden más… eso te matará un día, lo sé, pero también sé que ahí nace y crece tu mejor vitalidad, la que te deja los poemas de verdad, los que quizás nunca leerá nadie.
Ayer oí cómo farfullabas hablando a solas, cómo te decías: “ahora debes dormir, dejarte caer en la cama como un objeto y mirar al techo, debes abstraerte en lo blanco y dejar que la sombra te penetre en los ojos como una parca, debes abandonarte y que todo se venga encima y no te importe, porque nada de lo que te sucede es importante para nadie, debes cerrar los ojos y buscar ese lugar en el que los músculos pierden tensión, un lugar de laxitud en el que seas absolutamente vulnerable”. Viejo verde, sé que buscas que alguien haga por ti lo que tú nunca serás capaz de hacer, pero eso es ser profundamente humano y te hace crecer un poquito ante mis ojos. Saber que puedo modelarte, deshacerte, destruirte cuando estás así, me hace quererte mucho.
•••
Youssouph y Malick ya tienen su peli moviéndose por el mundo. Dejo un trailer para que os hagáis una idea.

Comentarios

  1. Hoy no sé qué decir. Yo también quisiera descansar, pero ni estar tumbada las veinticuatro horas, ni toda una vida, podría conseguirlo. Porque la máquina no para (bien lo sabes tú), sigue su ritmo, al margen, rotando hasta marear y agotar los días.
    Me encanta cómo escribes, eso sí lo sé (y me da igual parecer pelota, porque seguro que digo lo que todos piensan)
    Y del vídeo, pues que me ha gustado mucho verles. Más artistas en la family.
    Un besito ("ya sabes que aquí nos tienes para leer esos poemas")

    ResponderEliminar
  2. A mi tambien me encanta como escribes, y me gusta tu inquietud, y me has abierto un mundo bloggero que no conocia antes. Gracias, te las debia desde hace tiempo y como se, que eres un comedor de letras, te doy dos nombres recien adquiridos que tambien me gustan, Jaime Sabines, Oliverio Girondo,espero que te gusten.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Por favor, no hables de mí... si acaso, hazlo de ti mismo...

Entradas populares de este blog

COMENDADOR

A LAS PUERTAS DEL CIELO
Aún quedan las carcasas de las fábricas como memoria de aquel constante trasiego que procuraba poder a los fascistas y la escueta comida del día a los obreros. Están rojas de óxido en toda su ferralla y una vegetación devoradora hace justicia en cada hueco. Son los restos de lo que ha de venir y lo que fue.
Mamá, el lotero me llama alemán.Porque eres rubio, hijo.Mamá, la abuela me dice que nunca hable con el lotero, pero es que siempre me da caramelos y me llama alemán.Que no me entere yo de que vuelves a coger un caramelo de ese hombre. Obedece a la abuela.Mamá, es que me dice que yo sería un buen torero, que si sigo jugando con el estoque, un día me llevará a un tentadero.Ese hijo de puta… fue uno de los que denunciaron a tu abuelo.¿Qué hago entonces, mamá?Cuando le veas, sal corriendo.
Aún quedan algunos tejados viejos en la calle Libertad, sus tejas rojas sostienen la vida de algún gato y mantienen el recuerdo vivo de los hombres que huían desde los desvanes p…

Caidino...

Estoy lento y como gatinín con este calor bestia que cae sobre mí como una losa, y con tanto por hacer y en diferentes campos. Ahora que necesitaría multiplicarme, estoy dividido y hasta restado. SBQ necesitaría ahora de todas mis fuerzas de invierno (tenemos un agujero grande que tapar y no soy capaz de tomar aire). Intento mercadillos, lecturas, talleres, ventas de materiales chulos, sorteos…, pero nada funciona. Es como si al quedarme desactivado yo, se hubiera desactivado todo, pero no sé de dónde sacar la energía que necesito como el aire de respirar, no sé cómo tramitar esta abulia sobrevenida. En Perú la gente tiene sed, hay pendientes entregas necesarias de materiales, de carritos…, y he dejado un proyecto a medias que hace que me sienta culpable por ratitos. Es este jodido calor y que la gente aquí ya no puede más, porque está agotada por los miserables del dinero. A ello se suma el golpe constante en el trabajo, el ramillete de deudas con sus apremios y el vacío inabarcable…

Somos la razón del tren en marcha, su todo adelante sin salir del constante paralelo de las vías…

Somos la razón del tren en marcha, su todo adelante sin salir del constante paralelo de las vías… y ese ser ‘la razón’ le gusta mucho al que viaja a velocidad en los cómodos asientos de sus vagones, viendo pasar el paisaje por las ventanillas, pero solivianta al que perdió el billete, al que nunca tuvo para comprarlo y, sobre todo, al que busca lugares a los que ir y a los que el tren no llegará jamás, porque no hay vías ni estaciones. Así visto el trasunto humano, la libertad del que está en el sistema (el tren) viene siempre marcada por unas fronteras nítidas que, precisamente, amordazan esa libertad… o sigues las vías con tu billete en regla o te bajas del tren y corres el peligro de ser arrollado si quieres volver a subirte en él mientras no detenga su marcha. Me sucede con frecuencia que tengo ideas nítidas en mi cabeza, ideas que se muestran preclaras y estructuradas en mi mente y que, cuando intento compartirlas, me resulta muy difícil hacerlas llegar a mi interlocutor con la …