Ir al contenido principal

¿A qué me debo como hombre?


¿A qué me debo como hombre?

1. A regar mi voluntad sin traicionarme y sin dejar que la modelen los otros.
2. A ser individuo tomando conciencia del espacio que ocupo en el mundo, y conocerlo para reconocerme cada día.
3. A formarme una idea compleja de cómo debe ser la sociedad en la que vivo y pelear por ella aunque la sepa utópica, inconseguible.
4. A saber que soy paso y sacar consecuencias de ello.
5. A razonar y a crear desde la cabeza un mundo de posibilidades que sean capaces de traer de la mano sensibilidad, sentimiento y estado.
6. A morir sin sensación de haber fracasado.
7. A procurar reacción a lo que vaya contra mis principios.
8. A intentar cada día.
9. A conseguir una mente elaborada… y también a saber ocultarla cuando sea preciso.
10. A sentir pudor de mí mismo.
11. A eliminar palabras de mi vocabulario para hacerlo más preciso.
12. A saber que mi impotencia podrá ser el paso firme de otros y, por tanto, también sirve.
13. A matar al hombre para crear al Hombre.
14. A tomar posición clara y exacta sobre los hechos del hombre.
15. A desaparecer cuando sea preciso.
•••
Cada mañana, al levantarme de mi cama, me propongo conservar mi libertad intacta [me refiero a la creativa, porque en los demás campos no puedo ser libre, ya que jamás lo he sido]. Lo primero que hago, entonces, es reconocer la condición circunstancial de las esquinas de mi mundo: soy varón circunstancial, hijo circunstancial, padre circunstancial, empresario circunstancial, clase media circunstancial, español circunstancial, bejarano circunstancial… y eso queda para ser restos calcinados. Luego indago en lo buscado y pretendido, en lo trabajado con dirección y con presupuesto: poeta buscado, político confundido del socialismo individual, anacoreta fallido, pensador incompleto hasta el final, diarista enconado, pintor malo, apóstata convencido y fiera, fumador empedernido, loco de atar, aforista mediocre, fotógrafo de mí mismo, sismógrafo de mis sentimientos, impreciso retratista infiel de palabras, bufón, voyeur lascivo, sátiro, editor malo, desatado verbal, inquieto, diletante de medio tono, encantador discreto, decadente, inmoral… y en ese mundo abstracto, que se atormenta entre lo circunstancial y lo buscado, me voy haciendo un ‘yo’ que crece en la cabeza y lo hace con los rigores del idioma [solo sé ser imbécil en mi lengua materna, es triste gracia], y en ese ‘yo’ navego sin dirección precisa, siendo una tarde el náufrago y a la mañana siguiente el corsario más cruel y sanguinario que pueda imaginarse.
Y todo en aras de conservar mi libertad creativa, la que me encadena a esta silla durante varias horas diarias sin descanso posible, la que propicia subjetividad a cada uno de mis objetivos, la que hace mi estilo fuera de toda empírica, la que me compensa con su salario hermoso de intensidad, la que me procura emoción y posibilidad, la que me otorga la ‘necesidad’ como un valor irrenunciable, la que me hace contemplativo, la que me hace purita revolución en este espacio escueto, la que me hace ofrecerle al mundo mucho más de lo que esperaba de mí [aunque aún no sepa procesarlo nadie]…

Comentarios

  1. "Un hombre sale adelante con sus huesos, su mente y sus propias leyes". Buk.

    dnc

    ResponderEliminar
  2. La silla de la que hablas es el salario mismo: el artista se entrega a sí mismo, se canibaliza, se entrega ardorosamente a su propia inmolación, se contamine de ego puro y duro y acabe demoliendo todo signo de realidad porque está creando. La complicidad del lector consiste en que el procesamiento del trabajo ajeno no sea en balde. Y ahora me voy a la calle a ver Indiana Jones con mi familia. Salud, compañero.

    ResponderEliminar
  3. Por si te sirve de algo, yo intento procesarlo cada día. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. Muy bueno!

    Aunque escribes tanto que me cuesta seguirte, tío, cuando abro el blog me encuentro tanto sin leer!

    Pero me han gustado tus condiciones circunstanciales y tus pretensiones existenciales.

    También me gustó lo del cráneo Roeglio, da para un buen cuento.

    Te sigo leyendo, aunque sea con retraso.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Por favor, no hables de mí... si acaso, hazlo de ti mismo...

Entradas populares de este blog

COMENDADOR

A LAS PUERTAS DEL CIELO
Aún quedan las carcasas de las fábricas como memoria de aquel constante trasiego que procuraba poder a los fascistas y la escueta comida del día a los obreros. Están rojas de óxido en toda su ferralla y una vegetación devoradora hace justicia en cada hueco. Son los restos de lo que ha de venir y lo que fue.
Mamá, el lotero me llama alemán.Porque eres rubio, hijo.Mamá, la abuela me dice que nunca hable con el lotero, pero es que siempre me da caramelos y me llama alemán.Que no me entere yo de que vuelves a coger un caramelo de ese hombre. Obedece a la abuela.Mamá, es que me dice que yo sería un buen torero, que si sigo jugando con el estoque, un día me llevará a un tentadero.Ese hijo de puta… fue uno de los que denunciaron a tu abuelo.¿Qué hago entonces, mamá?Cuando le veas, sal corriendo.
Aún quedan algunos tejados viejos en la calle Libertad, sus tejas rojas sostienen la vida de algún gato y mantienen el recuerdo vivo de los hombres que huían desde los desvanes p…

Caidino...

Estoy lento y como gatinín con este calor bestia que cae sobre mí como una losa, y con tanto por hacer y en diferentes campos. Ahora que necesitaría multiplicarme, estoy dividido y hasta restado. SBQ necesitaría ahora de todas mis fuerzas de invierno (tenemos un agujero grande que tapar y no soy capaz de tomar aire). Intento mercadillos, lecturas, talleres, ventas de materiales chulos, sorteos…, pero nada funciona. Es como si al quedarme desactivado yo, se hubiera desactivado todo, pero no sé de dónde sacar la energía que necesito como el aire de respirar, no sé cómo tramitar esta abulia sobrevenida. En Perú la gente tiene sed, hay pendientes entregas necesarias de materiales, de carritos…, y he dejado un proyecto a medias que hace que me sienta culpable por ratitos. Es este jodido calor y que la gente aquí ya no puede más, porque está agotada por los miserables del dinero. A ello se suma el golpe constante en el trabajo, el ramillete de deudas con sus apremios y el vacío inabarcable…

Somos la razón del tren en marcha, su todo adelante sin salir del constante paralelo de las vías…

Somos la razón del tren en marcha, su todo adelante sin salir del constante paralelo de las vías… y ese ser ‘la razón’ le gusta mucho al que viaja a velocidad en los cómodos asientos de sus vagones, viendo pasar el paisaje por las ventanillas, pero solivianta al que perdió el billete, al que nunca tuvo para comprarlo y, sobre todo, al que busca lugares a los que ir y a los que el tren no llegará jamás, porque no hay vías ni estaciones. Así visto el trasunto humano, la libertad del que está en el sistema (el tren) viene siempre marcada por unas fronteras nítidas que, precisamente, amordazan esa libertad… o sigues las vías con tu billete en regla o te bajas del tren y corres el peligro de ser arrollado si quieres volver a subirte en él mientras no detenga su marcha. Me sucede con frecuencia que tengo ideas nítidas en mi cabeza, ideas que se muestran preclaras y estructuradas en mi mente y que, cuando intento compartirlas, me resulta muy difícil hacerlas llegar a mi interlocutor con la …