Ir al contenido principal

Tarde de flores, bichos y cerezas... y ronca mañanita de hospital.
























•••
Viaje prototipo a Salamanca con Ángel [los bejaranos siempre hacemos viajes de hospital a nuestra capital rijosa] para someterlo a un T.A.C. [Tomografía Axial Computerizada] que sea indicador del estado de su cabeza después de pasadas varias semanas de su caída por las escaleras de Santa Ana. La verdad es que hay veces que estas tecnologías sirven exactamente para afirmar lo que perciben los sentidos de las personas comunes. Ángel está confuso, tardo, desmemoriado, con cierta falta de equilibrio y bastante acojonaíllo por la debilidad que le ha traído el golpe, por el zurriagazo moral que le ha dado la vida y por ese no querer fajarse ya demasiado con el tiempo… que será lo que venga a afirmar el informe del T.A.C. en unos días, aunque con palabras técnicas y rimbombantes.
El hombre solo hace que repetir que no tiene ganas de nada… que no tiene ganas de comer, pero come; que no tiene ganas de levantarse, pero se levanta; que no tiene ganas de ver la tele, pero la mira… Yo creo que su palo mayor [Dios] le está fallando ahora, justo cuando se apatece más necesario; y procesar tal circunstancia precisa tiempo y un uso de razón más o menos estructurado.
Es jodido ponerlo todo en manos de Dios durante una vida entera y larga, para caer en la cuenta de que algo falla cuando apenas queda resuello para tomar otra postura mental [y hasta física].
Empecinarse en una creencia cuando se tiene fuerza y mucha vida por delante, tiene el peligro de llevarte a caer e una cuenta peligrosísima cuando ya apenas hay un solucionario mental para sostener los cuatro palos del sombrajo.
Y a mí me da mucha lástima asistir a este proceso de auténtica confusión, y me dan ganas de conversar con él sin medias tintas, de preguntarle por el estado de su idea de Dios y de indagar en las posibles dudas que le hayan surgido en los últimos meses.
Ahora estoy realmente convencido de que mi camino de pensamiento, en lo que se refiere a la espiritualidad y a la muerte, es más incómodo en el antes, pero mucho más fácil de llevar en el después, pues no me espera el desencanto, ya que sé hacia dónde voy [una nada eterna de huesos pulidos] y estoy aprendiendo con mucho tiempo [lo hago cada día] a procesarlo y a aceptarlo con tranquilidad y con la consecuencia feliz de ese simple e inexorable “no pasa nada… y si pasa… pues tampoco pasa nada”.
En fin, que estoy tristorro de ver al suegro hecho un guiñapito que no sabe sobreponerse de su tremenda ceremonia de la confusión, de saber a ciencia cierta que puede salir de ella si pone ganas de su parte y de averiguar en sus ojos que no va a poner esas ganas que le son ahora tan necesarias. El problema secundario es que en su empecinamiento nos arrastra a todos los que le rodeamos hasta lograr hacernos la vida mucho más complicada de lo que podría ser, aunque ya se sabe, que yo lo he escrito en el párrafo anterior: “no pasa nada… y si pasa… pues tampoco pasa nada”.

Comentarios

  1. Supongo que todos necesitamos tener fe en algo, sea dios o medicina, ciencia infusa o difusa.

    www.robertobueno.com. Creo que te gustarán mucho las fotos.
    Un abrazo.
    Concha.

    ResponderEliminar
  2. Jo, qué casualidad! hoy tuve tarde magnética (ha sido resonancia en vez de TAC). Y a mí que me parecía rarísimo esto de hacer pruebas médicas en domingo?! pues mira, dos tazas. Ojalá salga todo bien (o por lo menos que ninguno tenga más sorpresas).
    Concha dice que todos necesitamos tener fe en algo, es verdad, yo hace tiempo me di cuenta que necesito tener una Fe infinita en mí misma, y aunque aún no la tengo, creo que estoy en el camino. Aseguro que funciona, no arregla gran cosa pero ayuda a digerir, que no es poco. Y sobre el tema de la muerte, pues es muy relativo porque siempre he tenido la certeza, no sé pq, (y la asumo con franqueza) de que éstos o aquellos "cabronis" se ahorrarán conmigo la jubilación (así que lo que sume será regalao), pero si pienso en que se pueda ir la gente que quiero... ufff, entonces el tema me da un giro de 360º. Qué yuyu!. Eso es contradicción?.
    Cómo dice Vd. Sr. Comendador? que pq me enrollo tanto? qué a quién "cojhone" le importa?? bueeno, vaaale, no se me ponga así hombre!!
    enga, que ya le dejo.
    Un besito grande y gracias por las flores (mañana cambio otra vez el salvapantallas).

    ResponderEliminar
  3. Pasara lo que tenga que pasar y tampoco pasa nada, ante la inexorabilidad de nuestra vida lo que tenemos que procurar es que no nos afecten las cosas hasta el punto que nuestro dolor nos vuelva débiles,hay que buscar recursos para el autocontrol.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Por favor, no hables de mí... si acaso, hazlo de ti mismo...

Entradas populares de este blog

COMENDADOR

A LAS PUERTAS DEL CIELO
Aún quedan las carcasas de las fábricas como memoria de aquel constante trasiego que procuraba poder a los fascistas y la escueta comida del día a los obreros. Están rojas de óxido en toda su ferralla y una vegetación devoradora hace justicia en cada hueco. Son los restos de lo que ha de venir y lo que fue.
Mamá, el lotero me llama alemán.Porque eres rubio, hijo.Mamá, la abuela me dice que nunca hable con el lotero, pero es que siempre me da caramelos y me llama alemán.Que no me entere yo de que vuelves a coger un caramelo de ese hombre. Obedece a la abuela.Mamá, es que me dice que yo sería un buen torero, que si sigo jugando con el estoque, un día me llevará a un tentadero.Ese hijo de puta… fue uno de los que denunciaron a tu abuelo.¿Qué hago entonces, mamá?Cuando le veas, sal corriendo.
Aún quedan algunos tejados viejos en la calle Libertad, sus tejas rojas sostienen la vida de algún gato y mantienen el recuerdo vivo de los hombres que huían desde los desvanes p…

Caidino...

Estoy lento y como gatinín con este calor bestia que cae sobre mí como una losa, y con tanto por hacer y en diferentes campos. Ahora que necesitaría multiplicarme, estoy dividido y hasta restado. SBQ necesitaría ahora de todas mis fuerzas de invierno (tenemos un agujero grande que tapar y no soy capaz de tomar aire). Intento mercadillos, lecturas, talleres, ventas de materiales chulos, sorteos…, pero nada funciona. Es como si al quedarme desactivado yo, se hubiera desactivado todo, pero no sé de dónde sacar la energía que necesito como el aire de respirar, no sé cómo tramitar esta abulia sobrevenida. En Perú la gente tiene sed, hay pendientes entregas necesarias de materiales, de carritos…, y he dejado un proyecto a medias que hace que me sienta culpable por ratitos. Es este jodido calor y que la gente aquí ya no puede más, porque está agotada por los miserables del dinero. A ello se suma el golpe constante en el trabajo, el ramillete de deudas con sus apremios y el vacío inabarcable…

Somos la razón del tren en marcha, su todo adelante sin salir del constante paralelo de las vías…

Somos la razón del tren en marcha, su todo adelante sin salir del constante paralelo de las vías… y ese ser ‘la razón’ le gusta mucho al que viaja a velocidad en los cómodos asientos de sus vagones, viendo pasar el paisaje por las ventanillas, pero solivianta al que perdió el billete, al que nunca tuvo para comprarlo y, sobre todo, al que busca lugares a los que ir y a los que el tren no llegará jamás, porque no hay vías ni estaciones. Así visto el trasunto humano, la libertad del que está en el sistema (el tren) viene siempre marcada por unas fronteras nítidas que, precisamente, amordazan esa libertad… o sigues las vías con tu billete en regla o te bajas del tren y corres el peligro de ser arrollado si quieres volver a subirte en él mientras no detenga su marcha. Me sucede con frecuencia que tengo ideas nítidas en mi cabeza, ideas que se muestran preclaras y estructuradas en mi mente y que, cuando intento compartirlas, me resulta muy difícil hacerlas llegar a mi interlocutor con la …