Ir al contenido principal

Cirros de dopamina.


Con orgullo y razones, acuso recibo del "Premio Corín Tellado a la Excelencia Literaria" concedido por el inefable Hugo Izarra [http://www.hugoizarra.blogspot.com]. Espero saber llevar tan alta responsabilidad hasta donde se pueda.
Un abrazo,hermano... eres la hostia.


El día se levantó con algunas nubes de dopamina y un fresquito espectacular, y salí a enfríar mi cuerpo con parsimonia. ¡Mmmmmmm, qué gustito!
•••
Vengo de la prehistoria y estoy agotado de labios y luciérnagas, pues fui momia y demasiada incertidumbre.
Descansé un poco en la Edad de los metales, y fue justo el descanso quien puso el ascetismo en mi cabeza como una disensión de lo trabado. Soy memoria dispersa entre los hombres, y aunque quise que todo discurriera despacio y bien sujeto, las cosas se me fueron de las manos y me quedé en metáfora y un hermoso manojo armas blancas.
Cuando descubrí el fuego, supe que mi pupila dilataba y que existe un insomnio indefinible que agota en su desgana y me hace perder la simetría.
Soy capaz, y eso me ayuda a seguir. Soy voraz, y eso me va eliminando. Creo ser absoluto, y por ello no sé dar pasos atrás.
Déjenme solo un rato y crearé de nuevo la destrucción de siempre.
Soy un Hombre normal sin sus obras completas.
•••
La tarde, de arrugarse la piel [por lo climatológico y lo familiar], sentado al puto borde de la piscina de mi cuñadeta, pasando frío como un pobre y dirimiendo la cosa paellera mientras miraba la cara anodina de mi suegro, que está entre sobrepotegido y pirulín bandera… El asunto fuye que se me marchó el espíritu a otros lugares mientas Julia me decía que si tomaba otro vasito de horchata… se me fue a una casa de putas en Singapur, a un fumadero de opio en Tánger y a una casa de la Plaza Mayor que ha puesto terraza en los soportales a modo de última cena jesucristera, pero con bongos y varios Judas pasaítos [anoto nueva presencia de periquita en inmejorables condiciones de uso y disfrute]. Al volver, paré un poquitillo en el borde de la carretera que lleva a Palomares y me cruzé con todo el zorolerío de chándal y zapatitos de tacón [una llevaba manoletinas verdes], pero hoy no sudaban [cosas del tiempo meteorológico], aunque una sí que lo hacía [me temo que hubo sexo entre los martorrales]. Compré tabaco en el bar/estanco del barrio/pueblo [allí andaba V. M. trajinándose una birra y discutiendo sobre los últimos sucesos servates –como la cosa se encedía, pagué y ni saludé–]. Me fumé tres pitillines antes de que mi suegro me echara el alto con el jodido bastón matamoscas y volví en mí…. ¡coño!, que estaba todavía al jodido borde de las piscina y oliendo la cosa matadera con intensidad [eso debe poner, seguro]… y lo mismo ni compré tabaco ni me fumé los pitillines.
También puede ser que todo fuera una mezcla del aburrimiento imperante y este hermoso picor de pichulina que se me ha venido a la entrepierna con la bajada brusca de los grados, que todo influye… y volví a caer en trance; esta vez había desaparecido el abuelo y saltó la alarma… “¿Dónde está papá?, ¿se ha ido solo?… ¡¡¡A buscarle!!!… andaba el perico en la bodega mirando los juguetes de los críos y se molestó un poco por la videovigilancia filial [a ver si le hacen caso un día y le dejan hacer su vida, que él quiere, coño]… Bocata de queso y a ver a Nadal sudando [qué coñazo el tenis… ni comparación con la soledad], y luego a la camarera de Titanic sentada como una diosa en el suelo [que es el cielo de los camareros, un cielo de hash y faldas largas como los manteos del 59]. No es mala compañía para una tarde zorola… mejor… es divina. Mientras escuchaba su silencio escribía esta entrada casi blues y escuchaba a Boby Dy [sigo sin estar enfadado con él] trabando el “When the Ship comes in” cuando tenía la voz limpia y miraba al público desde el escenario [eran otros tiempos… ¿mejores?… y yo qué sé]. El caso es que la camarera del Titanic atinaba a corregirme con su voz casi religiosa [fe le tengo] e incluso acertaba.
Bah, y que lo dejo aquí y me quedo con mi musa, que es bastante más agradable que dar la plasta con palabras.

Comentarios

  1. The times they are a-fucking!

    (Pasé a pocos metros del señor Zimmerman y no tuvo ni el detalle de salir a saludarme, ¿tú lo concibes?)

    En cuanto a la excelencia literaria corintelladesca, doy fe de que llevarás este premio a los más altos estadios: Desde el Helmántico hasta el Municipal de Palomares.

    No espero menos de ti.

    Un abrazo, artista renacentista.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Por favor, no hables de mí... si acaso, hazlo de ti mismo...

Entradas populares de este blog

COMENDADOR

A LAS PUERTAS DEL CIELO
Aún quedan las carcasas de las fábricas como memoria de aquel constante trasiego que procuraba poder a los fascistas y la escueta comida del día a los obreros. Están rojas de óxido en toda su ferralla y una vegetación devoradora hace justicia en cada hueco. Son los restos de lo que ha de venir y lo que fue.
Mamá, el lotero me llama alemán.Porque eres rubio, hijo.Mamá, la abuela me dice que nunca hable con el lotero, pero es que siempre me da caramelos y me llama alemán.Que no me entere yo de que vuelves a coger un caramelo de ese hombre. Obedece a la abuela.Mamá, es que me dice que yo sería un buen torero, que si sigo jugando con el estoque, un día me llevará a un tentadero.Ese hijo de puta… fue uno de los que denunciaron a tu abuelo.¿Qué hago entonces, mamá?Cuando le veas, sal corriendo.
Aún quedan algunos tejados viejos en la calle Libertad, sus tejas rojas sostienen la vida de algún gato y mantienen el recuerdo vivo de los hombres que huían desde los desvanes p…

Caidino...

Estoy lento y como gatinín con este calor bestia que cae sobre mí como una losa, y con tanto por hacer y en diferentes campos. Ahora que necesitaría multiplicarme, estoy dividido y hasta restado. SBQ necesitaría ahora de todas mis fuerzas de invierno (tenemos un agujero grande que tapar y no soy capaz de tomar aire). Intento mercadillos, lecturas, talleres, ventas de materiales chulos, sorteos…, pero nada funciona. Es como si al quedarme desactivado yo, se hubiera desactivado todo, pero no sé de dónde sacar la energía que necesito como el aire de respirar, no sé cómo tramitar esta abulia sobrevenida. En Perú la gente tiene sed, hay pendientes entregas necesarias de materiales, de carritos…, y he dejado un proyecto a medias que hace que me sienta culpable por ratitos. Es este jodido calor y que la gente aquí ya no puede más, porque está agotada por los miserables del dinero. A ello se suma el golpe constante en el trabajo, el ramillete de deudas con sus apremios y el vacío inabarcable…

Somos la razón del tren en marcha, su todo adelante sin salir del constante paralelo de las vías…

Somos la razón del tren en marcha, su todo adelante sin salir del constante paralelo de las vías… y ese ser ‘la razón’ le gusta mucho al que viaja a velocidad en los cómodos asientos de sus vagones, viendo pasar el paisaje por las ventanillas, pero solivianta al que perdió el billete, al que nunca tuvo para comprarlo y, sobre todo, al que busca lugares a los que ir y a los que el tren no llegará jamás, porque no hay vías ni estaciones. Así visto el trasunto humano, la libertad del que está en el sistema (el tren) viene siempre marcada por unas fronteras nítidas que, precisamente, amordazan esa libertad… o sigues las vías con tu billete en regla o te bajas del tren y corres el peligro de ser arrollado si quieres volver a subirte en él mientras no detenga su marcha. Me sucede con frecuencia que tengo ideas nítidas en mi cabeza, ideas que se muestran preclaras y estructuradas en mi mente y que, cuando intento compartirlas, me resulta muy difícil hacerlas llegar a mi interlocutor con la …