Ir al contenido principal

Una mierda pinchá en un palo.


Está hoy como de baja la prosperidad en este país y no sé si es culpa de la energía atómica por frotación humana o del eolismo cocoliso que se ha hecho presa de las cabezas políticas. El caso es que a la ‘acelerada desaceleración’ se une la mediocridad de los nuevos políticos que sacan los partidos a sus escaparates [lo mismo lo hacen para que se den de bruces con la realidad y mueran en el intento, salvando así los culos de barones y reinonas]. Ni PP ni PSOE han sido capaces de ofrecer equipos del garantía al ciudadano [ni siquiera ministros, que los de esta tirada son flojos de cojones], y la cosa va de culo y cuesta abajo, con el consiguiente sufrimiento de las clases apuradas, que son los que siempre pellan con los platos rotos y con las milongas pagaderas.
A joderse tocan… y yo creo que sí hay culpables nacionales que se suman a los consabidos árabes y bushes, culpables que meten su dinero en inversoras [a mí me llaman cada día dos veces de una que se piensa que tengo pasta… infelices] que se dedican a la pura especulación y al tiburoneo petrolífico y arrocero sin que nadie les pare los pies, haciendo que lo que se juega en el virtual terreno de las bolsas repercuta en hambre y deudas… Ahí es donde debiera entrar nuestro gobierno a segar patitas por los tobillos, en las tramas corporativas que retienen materias primas y en los tontosdelculo que ponen su pasta a reproducirse en esos nidos de víboras.
Ya está bien, coño, de tanta ruina devenida de la falta de seriedad política y la baja idoeneidad de nuestros gestores directos y de sus opositores. Esto es una puta mierda pinchá en un palo.

•••
Tres marineros viejos miran desde mis ojos cómo vuelan los cormoranes, pero no hay mar ni aves. Tres marineros viejos lloran desde mis ojos porque en la tierra firme las camas son tan sólidas como los espigones y ahogarse no es un drama. Tres marineros viejos se comunican desde las comisuras de mis labios moviendo sus banderas y el viento desarregla su ortografía de gestos.
Y suenan las sirenas en mi vientre llamando a los servicios naturales del día.
Tres marineros viejos regresan a mis manos por la tarde, y allí miran curiosos los mapas de navegación y escriben con desorden en la bitácora el rumbo que hay que darle a este cuerpo hasta el próximo cementerio marino.
Yo, mientras tanto, me deslizo a favor del viento sin un destino fijo que no sean las sirenas cantando la tragedia por llegar:
“Deudas tengáis y podáis pagarlas, pleitos y los ganéis, amantes y las llenéis de anillos y collares, casa y se os queme para que la pague el seguro, negocio y se os llene de trabajo hasta dejaros secos, criadas y os sirvan la sopa con el dedo dentro… lalalalala…”.
Y el pomporompón con el alzacuellos de verano mirando a las niñas sin mácula, y La Roncesvalles enseñando las bragas negras de blonda, y mi You con traje y corbata roja, y la gitanilla chica orinando en las escaleras de la iglesia, y el crucifijero vestido de albañil y mirando las costura de La Campeona, y el viejino sin notarse nada entre las piernas, y la rusa abrazada como un caracol al escayolista de Plasencia, y el rumano cocinero en paro, y El Peluca Matusalén con un año más [felicidades], y la pastelerita haciendo masa sobaquera [que para eso es el verano], y Dios en todas partes menos en las mías, y las bragas tendidas al oreo junto a un par de camisetas y unos tejanos viejos, y las birras a cuarenta céntimos la lata, y ponme un litro de gasofa y me lo envuelves para regalo, y mira cómo vengo, y los chinines con un stock sobrante de banderas españolas, y El Brillantina haciendo pis en su negocio nuevo [que los pijos no mean], y el peluquero que ha vuelto a cortar a tazón, y Josema de albatros, y el mangurria de abajo metiendo mano a saco a una venezolana, y la vecina siesa voceando a su hombre [como siempre], y el Filito en la puerta esperando clientes, y La Aurora sin abrir todavía, y el relojero desenrollando su manta de Citizen de señora, y el pintor con su copa trenzándose el bigote, y el librero de morros… y que viene la tele para hacer un reportaje sobre el problema botellón en Béjar [anda la cosa rechunga] y que solo se les ocurre hacer una entrevista al desinhibido para que de su opinión sobre el asunto [como si el tipo fuera la voz del bejarano medio]. Dios santo, ¿qué pensará el mundo de nosotros?
Jodidos periodistas de mierda.

Comentarios

  1. Los que votais teneis lo que os mereceis.
    Salud.

    ResponderEliminar
  2. "Ni PP ni PSOE han sido capaces de ofrecer equipos de garantía al ciudadano"
    COÑO, menos mal que alguien ve las cosas como son!!!
    Con todo aquel que hablo de política, le echa la culpa al contrario y se queda tan pichi. Di que sí, que aquí lo que pasa es que, unos por otros, y la casa sin barrer!!

    Una duda... cuando Zp ^ ^ dice: conviene que consumáis...
    se refiere al verbo "consumar", no ???

    ResponderEliminar
  3. mmm... es 'que consuméis', Dnc [vamos, que nos vayamos sumando].

    Kisses

    ResponderEliminar
  4. Jajajajaja, valevale, que era broma. Pa qué nos va a mandar "consumar" si jodíos ya estamos...?!
    Ay Luis Felipe, que vi a un chaval con gorra hablando sobre el botellón. Sería el desinhibido??? me meoo, pero no creo, era casi un crío.
    (Si supieras con qué ilusión miré las calles de Béjar, parecía que eran algo mío!)
    Un besín para ti también, guapetón, que estás de un "chuletilla-rockero" con tus gafas nuevas... jajaja. Dnc

    ResponderEliminar
  5. Curiosamente el desinhibido me ha preguntado hoy que por donde andaba el botellon, también me pidió un cigarrito, llevaba un colocon guapo, espero que no pida nada más.

    ResponderEliminar
  6. Pues fíjese, yo a los políticos les pido que se entretegan en congresos y no hagan nada. Creáme, mucho mejor.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Por favor, no hables de mí... si acaso, hazlo de ti mismo...

Entradas populares de este blog

COMENDADOR

A LAS PUERTAS DEL CIELO
Aún quedan las carcasas de las fábricas como memoria de aquel constante trasiego que procuraba poder a los fascistas y la escueta comida del día a los obreros. Están rojas de óxido en toda su ferralla y una vegetación devoradora hace justicia en cada hueco. Son los restos de lo que ha de venir y lo que fue.
Mamá, el lotero me llama alemán.Porque eres rubio, hijo.Mamá, la abuela me dice que nunca hable con el lotero, pero es que siempre me da caramelos y me llama alemán.Que no me entere yo de que vuelves a coger un caramelo de ese hombre. Obedece a la abuela.Mamá, es que me dice que yo sería un buen torero, que si sigo jugando con el estoque, un día me llevará a un tentadero.Ese hijo de puta… fue uno de los que denunciaron a tu abuelo.¿Qué hago entonces, mamá?Cuando le veas, sal corriendo.
Aún quedan algunos tejados viejos en la calle Libertad, sus tejas rojas sostienen la vida de algún gato y mantienen el recuerdo vivo de los hombres que huían desde los desvanes p…

Caidino...

Estoy lento y como gatinín con este calor bestia que cae sobre mí como una losa, y con tanto por hacer y en diferentes campos. Ahora que necesitaría multiplicarme, estoy dividido y hasta restado. SBQ necesitaría ahora de todas mis fuerzas de invierno (tenemos un agujero grande que tapar y no soy capaz de tomar aire). Intento mercadillos, lecturas, talleres, ventas de materiales chulos, sorteos…, pero nada funciona. Es como si al quedarme desactivado yo, se hubiera desactivado todo, pero no sé de dónde sacar la energía que necesito como el aire de respirar, no sé cómo tramitar esta abulia sobrevenida. En Perú la gente tiene sed, hay pendientes entregas necesarias de materiales, de carritos…, y he dejado un proyecto a medias que hace que me sienta culpable por ratitos. Es este jodido calor y que la gente aquí ya no puede más, porque está agotada por los miserables del dinero. A ello se suma el golpe constante en el trabajo, el ramillete de deudas con sus apremios y el vacío inabarcable…

Somos la razón del tren en marcha, su todo adelante sin salir del constante paralelo de las vías…

Somos la razón del tren en marcha, su todo adelante sin salir del constante paralelo de las vías… y ese ser ‘la razón’ le gusta mucho al que viaja a velocidad en los cómodos asientos de sus vagones, viendo pasar el paisaje por las ventanillas, pero solivianta al que perdió el billete, al que nunca tuvo para comprarlo y, sobre todo, al que busca lugares a los que ir y a los que el tren no llegará jamás, porque no hay vías ni estaciones. Así visto el trasunto humano, la libertad del que está en el sistema (el tren) viene siempre marcada por unas fronteras nítidas que, precisamente, amordazan esa libertad… o sigues las vías con tu billete en regla o te bajas del tren y corres el peligro de ser arrollado si quieres volver a subirte en él mientras no detenga su marcha. Me sucede con frecuencia que tengo ideas nítidas en mi cabeza, ideas que se muestran preclaras y estructuradas en mi mente y que, cuando intento compartirlas, me resulta muy difícil hacerlas llegar a mi interlocutor con la …