Ir al contenido principal

You se emancipó.

Que un hijo se emancipe, como andan los tiempos y los martinsas, ya es para nota; pero si el hijo te llegó hace tres años en patera desde Senegal con lo puesto, que era bien poquito, sin papeles y sin conocer el idioma… es ya para cumlaudearse. Bien, pues ayer comenzó mi Youssouph su trabajo como recepcionista trilingüe en un hotel de tres estrellas, con contrato legal e indefinido y en las mismas condiciones que un español al uso. Su primera posta fue de turno de noche y yo me presenté con mi cámara para captar el hermoso momento de verle con la dignidad que el hombre le debe siempre al hombre, feliz en su puesto de trabajo y lleno de orgullo.
Me lo habría comido a besos, coño.
Mil gracias a los propietarios y al gerente del hotel por haber sabido valorar a mi chico [que es un campeón con voluntad y empuje] sin pararse a mirar razones fuera de la idoneidad profesional. Sé que no les defraudará.
Aquí quisiera hacer un apunte sobre mi amigo Pepe Honti, pues gracias a él se solucionan asuntos tan bonitos como el de mi You. Pepe es la imaginación con zapatos y tiene el olfato necesario y los recursos más peregrinos para sacar a sus amigos –entre los que me cuento– de múltiples atolladeros. Pepe no es hostelero –es un tipo de imprenta y, sobre todas las cosas, un enorme comercial y un excelente relaciones públicas–, y me temo que en el asunto en el que anda ahora metido [la Hospedería Real de Béjar] tendrá que pasar duros tragos y algún que otro quebradero de cabeza. Solo quiero decirle que estaré de su lado siempre como él lo está del mío, aunque tenga que hablar claro alguna vez y eso moleste... y me da en la nariz que habré de hacerlo.
Mil gracias por tu afecto constante, amigo. Recibe el mío.



¡Coño!, y que me río yo solito de la suerte que acompaña al empeño por conseguir algo, de la buena estrella que se suma a las ganas, de la luz que va junto a la perseverancia. Ya sabía hace unos cuantos años que no podría arreglar el mundo, y es por ello que dimití de tal pretensión; pero hoy estoy convencido de que se puede luchar por arreglar un poquito la vida de quien tienes al lado, y eso termina sumando… y hasta llega a ponerte cierto puntito de euforia en la frente. Y brindo con mi Coke por Juanito y por mí mismo, por haber sido empecinados en conseguir algo que no alumbraba apenas posibilidad, por habernos atrevido a ser hombres entre los hombres y habernos peleado con instituciones y personas hasta conseguir justicia humanista para un par de africanos que nos llegaron con sus derechos limitados por razones de nacimiento. Y también sé que si hemos conseguido sacar adelante a You y a Malick con éxito, podremos atacar los nuevos proyectos que tenemos en mente sin temor alguno [las volveremos a pasar putas, pero es parte del juego]. Y sé que contaremos con todos vosotros con el mismo ánimo con que lo habéis hecho durante estos años [una sonrisa nos bastará a veces… un empujón algunos días… y quizás una mirada exterior que consiga centrarnos], y lo haréis porque os va a seguir saliendo del cuerpo, porque va a apeteceros sin que nadie os obligue a nada.
Ya tenemos en marcha tres proyectos absolutamente locos en los que vamos a trabajar lo que se tercie: la Escuela Kante en Senegal para cien niños, la Escuela Sisabo en Gambia para cien niños y el Centro de Acogida Infantil para Madres Trabajadoras en Perú. Tres proyectos para los que vamos a necesitar unos recursos que resultan irrisorios en Europa [los tres proyectos pueden realizarse con una cantidad aproximada de 45.000 euros] y que conseguirán aportar una fundamental impronta contra la inmigración y la despoblación de esas zonas desfavorecidas.
Vamos a conseguirlo como sea… es fácil, coño.

Comentarios

  1. Dile a Yusuph que está guapísimo, de verdad, vaya tío tan bien plantao.Enhorabuena a los dos.

    ResponderEliminar
  2. Enhorabuena colega. Donde hay una voluntad hay un camino.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  3. La frase es muy célebre: "Quien salva una vida, salva al mundo entero".
    Enhorabuena a You, a Juanito y a ti.
    Besos,
    Diego

    ResponderEliminar
  4. Enhorabuena de verdad para Joussouph, para Juanito y para tí. A ellos no les conozco personalmente, pero me basta con lo que me cuentan mis buenos amigos de Béjar y lo que tu has ido poniendo por aquí estos años. Es un pedazo de granito de arena. ¡Bien!

    ResponderEliminar
  5. Enhorabuena al padre por sus bondades, al hijo por su perseverancia y al espíritu santo por contratarlo. Y mucho ánimo, que el mundo no tiene arreglo, ya se sabe, pero siempre queda no joderlo más. Un abrazo y suerte para You en su nuevo destino.

    ResponderEliminar
  6. Por Diosss Youuu que elegantón!!

    (Ahh, y dinos dónde nos podemos informar sobre esos proyectos).

    Venga, venga, me marcho que no llego!!
    Últimamente estoy todo el día corriendo de acá para allá como el conejo de Alicia
    (Gluppssss, qué raro ha sonado eso, no???, jaaaaaaaa)
    Un guiñito de ojo también para ti, resalao!
    dnc

    ResponderEliminar
  7. Felicidades a los que las habéis pasado putas con estoy con lo que os queda.
    También Gracias porque sois la ostia.
    "El calvo"

    ResponderEliminar
  8. Es una alegría encontrar estas noticias. Aunque no nos vemos hace tiempo, eres un tío la hostia, Luis.
    Abrazote y sigue así, que te hace grande.
    Julio

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Por favor, no hables de mí... si acaso, hazlo de ti mismo...

Entradas populares de este blog

COMENDADOR

A LAS PUERTAS DEL CIELO
Aún quedan las carcasas de las fábricas como memoria de aquel constante trasiego que procuraba poder a los fascistas y la escueta comida del día a los obreros. Están rojas de óxido en toda su ferralla y una vegetación devoradora hace justicia en cada hueco. Son los restos de lo que ha de venir y lo que fue.
Mamá, el lotero me llama alemán.Porque eres rubio, hijo.Mamá, la abuela me dice que nunca hable con el lotero, pero es que siempre me da caramelos y me llama alemán.Que no me entere yo de que vuelves a coger un caramelo de ese hombre. Obedece a la abuela.Mamá, es que me dice que yo sería un buen torero, que si sigo jugando con el estoque, un día me llevará a un tentadero.Ese hijo de puta… fue uno de los que denunciaron a tu abuelo.¿Qué hago entonces, mamá?Cuando le veas, sal corriendo.
Aún quedan algunos tejados viejos en la calle Libertad, sus tejas rojas sostienen la vida de algún gato y mantienen el recuerdo vivo de los hombres que huían desde los desvanes p…

Caidino...

Estoy lento y como gatinín con este calor bestia que cae sobre mí como una losa, y con tanto por hacer y en diferentes campos. Ahora que necesitaría multiplicarme, estoy dividido y hasta restado. SBQ necesitaría ahora de todas mis fuerzas de invierno (tenemos un agujero grande que tapar y no soy capaz de tomar aire). Intento mercadillos, lecturas, talleres, ventas de materiales chulos, sorteos…, pero nada funciona. Es como si al quedarme desactivado yo, se hubiera desactivado todo, pero no sé de dónde sacar la energía que necesito como el aire de respirar, no sé cómo tramitar esta abulia sobrevenida. En Perú la gente tiene sed, hay pendientes entregas necesarias de materiales, de carritos…, y he dejado un proyecto a medias que hace que me sienta culpable por ratitos. Es este jodido calor y que la gente aquí ya no puede más, porque está agotada por los miserables del dinero. A ello se suma el golpe constante en el trabajo, el ramillete de deudas con sus apremios y el vacío inabarcable…

Somos la razón del tren en marcha, su todo adelante sin salir del constante paralelo de las vías…

Somos la razón del tren en marcha, su todo adelante sin salir del constante paralelo de las vías… y ese ser ‘la razón’ le gusta mucho al que viaja a velocidad en los cómodos asientos de sus vagones, viendo pasar el paisaje por las ventanillas, pero solivianta al que perdió el billete, al que nunca tuvo para comprarlo y, sobre todo, al que busca lugares a los que ir y a los que el tren no llegará jamás, porque no hay vías ni estaciones. Así visto el trasunto humano, la libertad del que está en el sistema (el tren) viene siempre marcada por unas fronteras nítidas que, precisamente, amordazan esa libertad… o sigues las vías con tu billete en regla o te bajas del tren y corres el peligro de ser arrollado si quieres volver a subirte en él mientras no detenga su marcha. Me sucede con frecuencia que tengo ideas nítidas en mi cabeza, ideas que se muestran preclaras y estructuradas en mi mente y que, cuando intento compartirlas, me resulta muy difícil hacerlas llegar a mi interlocutor con la …