Ir al contenido principal

Soy cuerpo, eso lo tengo claro.

Me acuchilla este jodido dolor de cervicales que es como una rapaz haciendo presa, me hunde, me deja sin aliento… pero también me gusta un poquito, porque el latido es más notorio y tengo ubicado el exacto lugar del cuello en mi cabeza [antes no lo tenía nada claro].
Y que somos todos distintos y demasiado iguales, aunque lo que nos diferencia es la dosis de egoísmo hasta en el dolor: unos toman el suyo, lo lloran, lo tramitan y lo usan como un veneno particular, teniendo solo ojos para sus cuitas y cegándose como topos para los dolores cercanos… y otros comparten dados, castigo y gestos, y lo hacen con la felicidad del que es de todos, y aceptan lo que venga y se extienden, y persisten en vivir con sonrisas y lágrimas, en dar el paso nuevo acompañados, en apoyar para poder apoyarse.
No entiendo el clavicordio de la vejez, y creo que no lo entenderé jamás, pues la vejez me resulta fea y nada plástica/práctica, y por ello creo que no debo llegar a ella me ponga como me ponga. Otra cosa es asumir lo que nos viene dado [aquí también protesto, porque el anciano se hace por sí mismo y no sabe deshacerse sin deshacer a los que tiene al lado]. Creo que todo es cuestión de educación y de aprender esa máxima de “si no quieres morirte, por lo menos déjame vivir”. En fin, que nos han enseñado a aferrarnos y eso agota la vida que florece.
Prefiero, sin dudarlo, a quien comparte dados, castigo y gestos, al que no hace dramático lo que es la justa ley del Universo y gestiona los días con naipes de normalidad, pronunciando exabruptos para sacar la mierda y tirando adelante con una risa franca.
Vivir es una caries en el cuerpo y no un cuerpo en la caries que es la vida.
•••
Soy cuerpo, eso lo tengo claro, cuerpo que algunos días se desmadeja y que otros florece entre la fauna humana que se embosca. Solo sé que soy cuerpo y nada más: un esqueleto armando la estatura, unas vísceras blandas que se asemejan mucho a las expuestas en las casquerías, varios metros de piel algo gastada y un sombrero de cabellos sedosos y caedizos. También sé que hay un algo entre las cejas, muy adentro, que me hace ser posible de otra forma, un algo espiritual que no comprendo y que me hace trotar en mundos raros. ¿Eso también es cuerpo?, me pregunto… y no sé.
También tengo muy claro que doy vida [la expresión es del todo relativa] y destruyo con todos mis sentidos, que los uso sin más cuando no siento su trámite en el margen racional y me cuesta domarlos cuando la razón toma las riendas y sus usos.
Soy cuerpo, estoy seguro. Cuerpo que se levanta y cae, que se arrastra y se dobla en las piernas o se tuerce en la bisagra de la cintura, cuerpo que busca el peso de otro cuerpo y a veces lo rehúsa como una ortografía, cuerpo ardido en miasmas y el chop-chop de una química de dioses, cuerpo rendido a última hora, cuerpo mancillado por mí mismo, cuerpo entero y lanzado a no sé dónde.
•••

VUELVE ALBERTO DE SU VIAJE A HANCHENG

“Miguel Ángel, Rafa y yo nos fuimos de viaje a Hancheng. Está a 220 km. al noreste de Xi´An. El viaje fue tranquilo, ¿o será tal vez que ya nos hemos acostumbrado a la irracional manera de conducir que tienen los chinos?. El paisaje no es nada diferente al que conocíamos. Se suceden las aldeas mugrientas con gente trabajando en la calle y la presencia de la neblina tóxica lo abarca todo. Yo quiero ver paisajes limpios y sugerentes horizontes, pero me temo que va a ser difícil. Por la mañana visitamos unos felinianos baños al lado del río Amarillo. La cosa no daba mucho más de sí y nos dirigimos a Hancheng con la idea de que el viaje no iba a merecer la pena, pero afortunadamente no fue así y descubrimos una ciudad más moderna que Fuping, con una delicia de casco antiguo y escasamente visitada por occidentales (no hemos visto ni uno). La calle principal era un mercado al más puro estilo chino y las construcciones bien cuidadas albergaban comercios de todo tipo. Nuevamente lo mejor ha sido el paisanaje. Cenar fue complicado, nadie habla otra cosa que no sea el mandarín, y elegir plato es todo un reto que generalmente no tiene final feliz. La mañana siguiente la dedicamos a ver la aldea de Dangjiacun, pueblecito del siglo XIV relativamente bien cuidado y preparado para el turismo chino. También visitamos la tumba de Sima Qian. Obviamente la tumba era lo de menos, pero al estar en una colina se respiraba cierto sosiego a pesar del calor. Regresamos exhaustos al hotel donde nos esperaba una cena al aire libre.”
































Comentarios

  1. Hacía mucho tiempo que no pasaba por aquí y me alegro de haberlo hecho por fin. Esta entrada es estupenda y certera, ya desde el título. Se trata de una certeza que me asalta con frecuencia y con tanta fuerza que a veces asusta un poco: efectivamente, el cuerpo es todo lo que tenemos. Terrible y maravilloso.
    Un abrazo (y que te mejores pronto).

    ResponderEliminar
  2. Sí, la carcasa es la única realidad tangible, ¡pero qué bien la utilizas para escribir! Digo yo que escondes algo más dentro que te permite decir las hermosas cosas que dices, tener esa lucidez.
    Un besazo.

    ResponderEliminar
  3. Te duele desde el frenazo (o acelerón) que nos contaste el otro día? Pero qué bruto eres, leches!, vete al médico, a ver si vas a tener algún esguince cervical... ayyyyyy!!!, por cierto tienes algo entre las cejas, muy adentro.... sí es cuerpo Sr. Comendador, es la glándula pineal (jijiji)

    Hoy me ha gustado un montón la crónica (y las fotos) de D. Alberto (y he visto sus somieres y su pintura al fuego , jo, son realmente impresionantes!).

    Y qué más?, pues que el susto volvió a despertar mi letargo y que a ratos soy fiera y a ratos sólo un dolor de barriga...

    Besitos
    Donce

    (qué bonito escribes siempre, me cachis en la marr!!)

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Por favor, no hables de mí... si acaso, hazlo de ti mismo...

Entradas populares de este blog

COMENDADOR

A LAS PUERTAS DEL CIELO
Aún quedan las carcasas de las fábricas como memoria de aquel constante trasiego que procuraba poder a los fascistas y la escueta comida del día a los obreros. Están rojas de óxido en toda su ferralla y una vegetación devoradora hace justicia en cada hueco. Son los restos de lo que ha de venir y lo que fue.
Mamá, el lotero me llama alemán.Porque eres rubio, hijo.Mamá, la abuela me dice que nunca hable con el lotero, pero es que siempre me da caramelos y me llama alemán.Que no me entere yo de que vuelves a coger un caramelo de ese hombre. Obedece a la abuela.Mamá, es que me dice que yo sería un buen torero, que si sigo jugando con el estoque, un día me llevará a un tentadero.Ese hijo de puta… fue uno de los que denunciaron a tu abuelo.¿Qué hago entonces, mamá?Cuando le veas, sal corriendo.
Aún quedan algunos tejados viejos en la calle Libertad, sus tejas rojas sostienen la vida de algún gato y mantienen el recuerdo vivo de los hombres que huían desde los desvanes p…

Caidino...

Estoy lento y como gatinín con este calor bestia que cae sobre mí como una losa, y con tanto por hacer y en diferentes campos. Ahora que necesitaría multiplicarme, estoy dividido y hasta restado. SBQ necesitaría ahora de todas mis fuerzas de invierno (tenemos un agujero grande que tapar y no soy capaz de tomar aire). Intento mercadillos, lecturas, talleres, ventas de materiales chulos, sorteos…, pero nada funciona. Es como si al quedarme desactivado yo, se hubiera desactivado todo, pero no sé de dónde sacar la energía que necesito como el aire de respirar, no sé cómo tramitar esta abulia sobrevenida. En Perú la gente tiene sed, hay pendientes entregas necesarias de materiales, de carritos…, y he dejado un proyecto a medias que hace que me sienta culpable por ratitos. Es este jodido calor y que la gente aquí ya no puede más, porque está agotada por los miserables del dinero. A ello se suma el golpe constante en el trabajo, el ramillete de deudas con sus apremios y el vacío inabarcable…

Somos la razón del tren en marcha, su todo adelante sin salir del constante paralelo de las vías…

Somos la razón del tren en marcha, su todo adelante sin salir del constante paralelo de las vías… y ese ser ‘la razón’ le gusta mucho al que viaja a velocidad en los cómodos asientos de sus vagones, viendo pasar el paisaje por las ventanillas, pero solivianta al que perdió el billete, al que nunca tuvo para comprarlo y, sobre todo, al que busca lugares a los que ir y a los que el tren no llegará jamás, porque no hay vías ni estaciones. Así visto el trasunto humano, la libertad del que está en el sistema (el tren) viene siempre marcada por unas fronteras nítidas que, precisamente, amordazan esa libertad… o sigues las vías con tu billete en regla o te bajas del tren y corres el peligro de ser arrollado si quieres volver a subirte en él mientras no detenga su marcha. Me sucede con frecuencia que tengo ideas nítidas en mi cabeza, ideas que se muestran preclaras y estructuradas en mi mente y que, cuando intento compartirlas, me resulta muy difícil hacerlas llegar a mi interlocutor con la …