Ir al contenido principal

Pentateuco.


Tregua de Alberto, que se marcha un par de días de expedición, y yo que me hago viandante y retorno. Vamos…


ESTAR

Suspendido como la araña en lo invisible, con la trampa inestable del anillo de arena o el extensísimo trago de las tardes puestos como a orear, pero atentos al tacto de la presa.
Sacaré del follaje las piezas con ladridos, señalaré su exacta posición y haré llaga en la marca, porque hay un celo lascivo de cazador en cada día y las mandíbulas merman o son fauces.
Vivo en el cráter de los dientes de leche y estoy como perdido desde que fui destetado por mi madre.


DESESTAR

Ya soy pez que se agita en la arena esperando el hedor del propio cuerpo, pero quise ser colchón una vez, un colchón sobre el que dos cuerpos se amasen y robarles el semen para hacerme raíces en el somier [siempre deseé que esta palabra se escribiese ‘somnier’] y crecer hacia el techo como un sepulcro de humo.
Techos de cielo raso que tenéis la mirada cenital y veis a los amantes deshacerse en la cal viva de las sábanas… decidme que hay un cauce subterráneo donde lamer los muslos de la diosa sea obligatorio, donde abrir las ventanas de su sexo sea labor diaria y no contenga espinas.
Me voy a penetrar las alcobas, pues siento una necesidad impostergable.


DESERTAR

Dejar el arma flaccida reposando en la mano, mirarla sin desprecio y buscarle el escondite entre las ingles. No has de mirar atrás mientras huyes de la guerra cremosa donde fuiste vencido, no debes recordar los pechos blandos ni el latido del vientre mientras corres, ni la vulva lubricada y abierta como un ojal de abrigo.
Tu máxima esta noche es ser superviviente.


DESPERTAR

No estaba junto a mi aliento sulfuroso, ni en el pináculo donde quedó cuando caí en el sueño; no estaba en la cocina ni en el baño. Tampoco estaba en el rellano de la escalera ni en el portal… ni en la panadería, ni en el pareque cercano.
Me descubrí desnudo llorando entre la gente.


RESTAR

Me seduce morir, y quisiera afeitarme todo el cuerpo un día antes y aburrirme mirándolo en la sala de espejos… me seduce morir en vilo… y luego dejar que trajinen las viejas sobre mi mortaja.
Me seduce morir porque sé que la muerte contestará taxativamente a todas mis preguntas.


•••
Los efluvios narcóticos del tiempo trabajado dejaron esta tarde en enaguas al bizco personal de PdT. Yo estaba tomando café y la máquina jodida de los números petó para hacer que todo se endiablara y a mí me cayese mal ese agua sucia en el estómago. El tiempo de reacción fue prepotente y el ácido Pedrito [tan dulce en otras cuitas] sacó su lado pérfido y cansado, y se abrasó en un picado arrancar de cables y exabruptos que me dejó muy tenso y destruido.
Yo también tengo ese pronto a veces, y entonces soy ruina para lo que se asome hasta mis ojos…
Luego monté en mi coche nuevo y volví a equivocarme para mal de mis vértebras cervicales, y me cisqué en todo lo que se mueve por confundir el freno con el inexistente embrague y pisarlo con potencia. Ahora un dolor pequeño y mantenido se me ha puesto en la espalda, y otro dolor moral –éste más fuerte– me hurga entre los ojos y el estómago.


Comentarios

  1. Maravilla de imágenes y de palabras. Todo un lujo.
    Besazos.

    ResponderEliminar
  2. Pues vaya "dos patas pa un banco", yo hoy me siento como si llevase arena en los zapatos...

    Un besín
    (y gracias por acordarte de nosotros al ver al "tío feo del sombrero")
    Dnc

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Por favor, no hables de mí... si acaso, hazlo de ti mismo...

Entradas populares de este blog

COMENDADOR

A LAS PUERTAS DEL CIELO
Aún quedan las carcasas de las fábricas como memoria de aquel constante trasiego que procuraba poder a los fascistas y la escueta comida del día a los obreros. Están rojas de óxido en toda su ferralla y una vegetación devoradora hace justicia en cada hueco. Son los restos de lo que ha de venir y lo que fue.
Mamá, el lotero me llama alemán.Porque eres rubio, hijo.Mamá, la abuela me dice que nunca hable con el lotero, pero es que siempre me da caramelos y me llama alemán.Que no me entere yo de que vuelves a coger un caramelo de ese hombre. Obedece a la abuela.Mamá, es que me dice que yo sería un buen torero, que si sigo jugando con el estoque, un día me llevará a un tentadero.Ese hijo de puta… fue uno de los que denunciaron a tu abuelo.¿Qué hago entonces, mamá?Cuando le veas, sal corriendo.
Aún quedan algunos tejados viejos en la calle Libertad, sus tejas rojas sostienen la vida de algún gato y mantienen el recuerdo vivo de los hombres que huían desde los desvanes p…

Caidino...

Estoy lento y como gatinín con este calor bestia que cae sobre mí como una losa, y con tanto por hacer y en diferentes campos. Ahora que necesitaría multiplicarme, estoy dividido y hasta restado. SBQ necesitaría ahora de todas mis fuerzas de invierno (tenemos un agujero grande que tapar y no soy capaz de tomar aire). Intento mercadillos, lecturas, talleres, ventas de materiales chulos, sorteos…, pero nada funciona. Es como si al quedarme desactivado yo, se hubiera desactivado todo, pero no sé de dónde sacar la energía que necesito como el aire de respirar, no sé cómo tramitar esta abulia sobrevenida. En Perú la gente tiene sed, hay pendientes entregas necesarias de materiales, de carritos…, y he dejado un proyecto a medias que hace que me sienta culpable por ratitos. Es este jodido calor y que la gente aquí ya no puede más, porque está agotada por los miserables del dinero. A ello se suma el golpe constante en el trabajo, el ramillete de deudas con sus apremios y el vacío inabarcable…

Somos la razón del tren en marcha, su todo adelante sin salir del constante paralelo de las vías…

Somos la razón del tren en marcha, su todo adelante sin salir del constante paralelo de las vías… y ese ser ‘la razón’ le gusta mucho al que viaja a velocidad en los cómodos asientos de sus vagones, viendo pasar el paisaje por las ventanillas, pero solivianta al que perdió el billete, al que nunca tuvo para comprarlo y, sobre todo, al que busca lugares a los que ir y a los que el tren no llegará jamás, porque no hay vías ni estaciones. Así visto el trasunto humano, la libertad del que está en el sistema (el tren) viene siempre marcada por unas fronteras nítidas que, precisamente, amordazan esa libertad… o sigues las vías con tu billete en regla o te bajas del tren y corres el peligro de ser arrollado si quieres volver a subirte en él mientras no detenga su marcha. Me sucede con frecuencia que tengo ideas nítidas en mi cabeza, ideas que se muestran preclaras y estructuradas en mi mente y que, cuando intento compartirlas, me resulta muy difícil hacerlas llegar a mi interlocutor con la …