Ir al contenido principal

Ce n'est pas cela...


18 de diciembre de 2008
Ce n'est pas cela. J'essaie de conserver mon corps en bon état. Je suis peut-être mort, je ne sais pas. Il y a quelque chose qu'il faudrait faire, que je ne fais pas. On ne m'a pas appris. Cette année, j'ai beaucoup vieilli. J'ai fumé huit mille cigarettes. Souvent j'ai eu mal à la tête. Il doit pourtant y avoir une façon de vivre ; quelque chose que je ne trouve pas dans les livres. Il y a des êtres humains, il y a des personnages ; mais d'une année sur l'autre c'est à peine si je reconnais leurs visages.
Je ne respecte pas l'homme ; cependant, je l'envie.

[Michel Houellebecq]

[No es eso. Trato de conservar mi cuerpo en buen estado. Quizás esté muerto, no lo sé. Hay algo que habría que hacer y que no hago. No me lo han enseñado. Este año he envejecido mucho. He fumado ocho mil cigarrillos. Me ha dolido, a menudo, la cabeza. No obstante debe haber una manera de vivir; algo que no se encuentra en los libros. Hay seres humanos, hay personajes; pero de un año al otro apenas si reconozco las caras.
No respeto al hombre; sin embargo, lo envidio.]


Y además de todo eso que habría firmado yo sin ningún rubor, pues que estuve en la asamblea ordinaria de la Fundación Premysa y acepté la responsabilidad de un puesto en la comisión delegada, porque en los estatutos se ha incluido la divina posibilidad de realizar proyectos de cooperación y desarrollo en países del Tercer Mundo, asunto sobre el que quizás tenga algo que decir y bastantes cosas que hacer y, además, que me ilusiona poder sumar los proyectos SBQ a la fundación para que puedan ganar en solidez [aunque me niego desde ya, y desde antes de ya, a perder mi responsabilidad de gestión y ejecución en ellos... eso, sobre todas las cosas].
Todo discurrió estupendamente [vuelvo a sentirme como en mi casa en Premysa, después del tiempo de silencio y resquemor al que me llevó la anterior gerencia] y pude saludar de nuevo al Hidalgo más Globalia, al extraordinario Manuel Bruno, al hermoso ugetero que aún trajina entre la realidad y la utopía, a mi Santi Nieto y a las niñas ‘prem’ junto al gran Eduardo, a Verónica, la nueva gerente [que promete]... y mirar con cierta curiosidad al representante de la Cámara de Comercio de Salamanca [engemelado y todo] y al poderoso delegado de Iberdrola avisando de que las cosas están jodidas y es fácil que solo existan ayudas a proyectos que rocen su sector [algo es algo].

•••
Y por la tardenoche a llorar como un chiquillo... primero por ver a mi Guille cantando un villancico vestido de jaguayano y rebonito, luego por ver en el mismo trance a mi Felipe grandote [me emociona más cada día que pasa ver a mis hijos], luego por saber de la grandeza hermosa de Bárbara Blasco y de su hermana Irene, después por ver la buena estrella de Sonia Luz, Carlo Mtnez. Aguirre y Ariel Luque... y, para remate, el mail de mi amigo del alma José Luis Morante con un poema para mí y sobre mí:

UN DIBUJO AL CARBÓN DE LUIS FELIPE

No me disgustó nunca
el extremo aislamiento
del que elige
salir de la corriente principal
para sentirse
un reguero irrisorio,
sombría transparencia
entre los juncos
que lucha por vencer el estiaje.

Vivir bajo sospecha,
alejado de prácticas que impliquen
la doble relación
de un yo y un otro.

Aprender a escuchar
las voces mudas
que rezuman firmeza
y consumir la pulpa
de un fruto paradójico:
ser libre.

© José Luis Morante

Soy un tipo con suerte por teneros a todos. Jo.

Comentarios

  1. Felicidades, eres grande campeón.
    Mucho mejor sin sombrero y no es por llevarte la contraria. A mí nunca me sentaron, parezco un champiñón.

    ResponderEliminar
  2. Te deseo lo mejor Luis, siempre las cosas que vienen del corazón salen bien. Por si no tenemos contacto antes, te deseo una Feliz Navidad y un próspero año nuevo. Para vos y tu familia! Conta conmigo para lo que necesites, no hace falta decirtelo. Ya te envíe el mail con mi apoyo y realice una entrada en mi blog. Un abrazo gigante amigo!!!

    Ariel.

    ResponderEliminar
  3. A ver LF, tú que también eres fumador...
    Acabo de dejar un paquete de cigarrillos, si te apetece pásate a por uno (verás como te va a gustar!!)

    ResponderEliminar
  4. Un abrazo de esos que tú das y mucha suerte en esos proyectos.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Por favor, no hables de mí... si acaso, hazlo de ti mismo...

Entradas populares de este blog

COMENDADOR

A LAS PUERTAS DEL CIELO
Aún quedan las carcasas de las fábricas como memoria de aquel constante trasiego que procuraba poder a los fascistas y la escueta comida del día a los obreros. Están rojas de óxido en toda su ferralla y una vegetación devoradora hace justicia en cada hueco. Son los restos de lo que ha de venir y lo que fue.
Mamá, el lotero me llama alemán.Porque eres rubio, hijo.Mamá, la abuela me dice que nunca hable con el lotero, pero es que siempre me da caramelos y me llama alemán.Que no me entere yo de que vuelves a coger un caramelo de ese hombre. Obedece a la abuela.Mamá, es que me dice que yo sería un buen torero, que si sigo jugando con el estoque, un día me llevará a un tentadero.Ese hijo de puta… fue uno de los que denunciaron a tu abuelo.¿Qué hago entonces, mamá?Cuando le veas, sal corriendo.
Aún quedan algunos tejados viejos en la calle Libertad, sus tejas rojas sostienen la vida de algún gato y mantienen el recuerdo vivo de los hombres que huían desde los desvanes p…

Caidino...

Estoy lento y como gatinín con este calor bestia que cae sobre mí como una losa, y con tanto por hacer y en diferentes campos. Ahora que necesitaría multiplicarme, estoy dividido y hasta restado. SBQ necesitaría ahora de todas mis fuerzas de invierno (tenemos un agujero grande que tapar y no soy capaz de tomar aire). Intento mercadillos, lecturas, talleres, ventas de materiales chulos, sorteos…, pero nada funciona. Es como si al quedarme desactivado yo, se hubiera desactivado todo, pero no sé de dónde sacar la energía que necesito como el aire de respirar, no sé cómo tramitar esta abulia sobrevenida. En Perú la gente tiene sed, hay pendientes entregas necesarias de materiales, de carritos…, y he dejado un proyecto a medias que hace que me sienta culpable por ratitos. Es este jodido calor y que la gente aquí ya no puede más, porque está agotada por los miserables del dinero. A ello se suma el golpe constante en el trabajo, el ramillete de deudas con sus apremios y el vacío inabarcable…

Somos la razón del tren en marcha, su todo adelante sin salir del constante paralelo de las vías…

Somos la razón del tren en marcha, su todo adelante sin salir del constante paralelo de las vías… y ese ser ‘la razón’ le gusta mucho al que viaja a velocidad en los cómodos asientos de sus vagones, viendo pasar el paisaje por las ventanillas, pero solivianta al que perdió el billete, al que nunca tuvo para comprarlo y, sobre todo, al que busca lugares a los que ir y a los que el tren no llegará jamás, porque no hay vías ni estaciones. Así visto el trasunto humano, la libertad del que está en el sistema (el tren) viene siempre marcada por unas fronteras nítidas que, precisamente, amordazan esa libertad… o sigues las vías con tu billete en regla o te bajas del tren y corres el peligro de ser arrollado si quieres volver a subirte en él mientras no detenga su marcha. Me sucede con frecuencia que tengo ideas nítidas en mi cabeza, ideas que se muestran preclaras y estructuradas en mi mente y que, cuando intento compartirlas, me resulta muy difícil hacerlas llegar a mi interlocutor con la …