Ir al contenido principal

Cromatografía de la luz.


28 de diciembre de 2008
Después de 14 días trabajando sobre una lámina irregular de cartulina verjurada crema de 69 x 24,5 centímetros [aprox.] y dos bolis “STABILO point 88 fine 0,4” vacíos, con las muñecas agotadas de tanto trazo y con la cabeza medio limpia de los mil malos rollos pequeños que me acucian, he terminado por fin mi “Cromatografía de la luz”, una representación de nueve mujeres desnudas sobre un jodido fondo de escritura [es lo que más me cuesta rematar, ese tipo de fondos realizados con grafías pequeñas y mezcladas] de las que una está dando a luz una lámpara de filamento incandescente. He vuelto a mis dibujos de línea marcada [ya empecé con ellos en mi nuevo diario gráfico hace unas semanas bajo el título de “Busca mi olor”, del que llevo rematadas 19 páginas], entre otras cosas, porque quiero retrotraerme a esos años en los que intentaba cierta poesía social y en los que siempre hacía este tipo de dibujos, empezando por dibujar mujeres en posiciones lascivas y terminando inexorablemente con el dibujo de monstruos irritados que devoraban todo y por ahorcados orinando tulipas encendidas o enredaderas llenas de flores con cinco pétalos. Nunca he sabido por qué realizaba aquellos dibujos, aunque sí fui siempre consciente de que cuando remataba mis dibujos más oscuros era justo cuando emanaban los poemas más intensos. El caso es que he entrado en ese frenesí de nuevo para buscarme “Los 400 golpes” que necesito, y he entrado por la luz de siempre, por el dibujo simple que empiece a estimular el cambio mental que necesito, pues aún sigo en la vena de los “Dientes de leche” y las palabras se van a ellos como un imán, sin que mi voluntad pueda hacer demasiado al respecto.
¿Hacia dónde quiero ir? Veamos:
Sé que la poesía social siempre ha tenido un fuerte componente narrativo y cierta épica [tampoco hay que ocultar su jodida salsa de doctrina]; es por ello que se aleja de la poesía lírica, que juega con las emociones y los símbolos, con esa llamada ‘emotividad subjetiva’ creada para definir la mismita nada del poeta, o por lo menos eso es lo que vienen diciendo desde hace años los estudiosos de culos planos que viven de estas tonterías con magros sueldos universitarios [aunque, si lo pensamos bien, ¿qué puede resultar más emotivo y simbólico que la denuncia de, por ejemplo, la cara de un niño muriendo de hambre en Biafra, con todo lo narrativo, doctrinal y épico que se nos quiera poner el poema?].
El caso de la cosa es que quiero llegar a conseguir poemas sociales que contengan la voluptuosidad poética de mi idioma, es decir, aunar mi planteamiento moral y mi pensamiento ético con la postura más lírica que he aprendido a volcar sobre el papel.
Mi duda radica en si seré capaz de armar poemas claros [la poesía social debe ser una poesía clara –entendible por el receptor al primer golpe–, lo que no quiere decir que tenga que ser una poesía mala] en los que exista altura lírica.
En ello estoy... y es jodido.

Comentarios

  1. ¿Serás capaz de armar poemas claros? Sí. Ya lo has hecho; no siempre, pero lo sabes hacer.
    ¿Caerás en el dogmatismo? Posiblemente.
    ¿Poesía mala? Claro que no, al contrario. ¿Porqué ha de ser malo lo que se entiende?
    Pero bueno, a ver: ¿los 400 no iban de amor, soledad y muerte? No entiendo ná de ná, pero en fin, allá tú: lo que te salga del alma -o de donde sea-.
    Todo esto me induce a pensar que no es del todo cierto que escribas (en clave lírica) para emocionar sino en primer lugar escribes (en clave de lo que sea) porque LO NECESITAS. Después, la emoción se produce -o no-.
    Y de los mil malos rollitos mejor te olvidas, que todos los tenemos, pero si los hacemos caso no nos dejan trabajar. Admiro la capacidad que tienes para soltar tus comecocos dibujando. Eso es guay, colegui.
    Beso.

    ResponderEliminar
  2. Adu, no te comprendo, leche.

    Te copio parte de la entrada "400 golpes" de hace unos días:

    "Bien, pues ya tengo algunos títulos para los poemas de mi próximo trabajo que extraigo de mi cuadernito de notas para que no se me olviden:

    CANTO AL EXCESO

    LA FUGA DE ANTOINE DOINEL

    ANSIAS DE LIBERTAD

    QUIERO VER EL MAR

    LA MADRE FALSA

    SOMBRA DE REJAS SOBRE LA CARA

    JOVEN Y DESENCANTADO

    MIRANDO PARÍS DESDE UN FURGÓN CELULAR

    SE ESFUMA LA LIBERTAD ANTE MIS OJOS

    EL TUMOR CEREBRAL DE TRUFFAUT

    Esta vez quiero hacer algo directo, sin dobleces de lenguaje ni fórmulas adjetivadas de dificultad. Exactamente quiero conseguir poetizar con el habla de la gente común para intentar poemas tan prosaicos como el tiempo en que vivimos, poemas malos que sean a veces como un golpe al mentón y otras veces como un dolor de estómago.
    Metido ya en tarea, veré lo que me crece poco a poco y os lo iré mostrando."

    ... ¿Tú crees que con ese título –imagino que viste la peli–, con los titulillos de los poemas puedo haberme planteado hablar de otra cosa que no sea poesía social?... en todo caso, los temas son siempre del mismo palo existencial... amor, soledad y muerte... no hay otros.

    besotes

    ResponderEliminar
  3. Bueno, vale, lo habré soñado, será de otro blog, yo qué sé pero… ¿porqué te mosqueas? No, no he visto la peli, pero ya he leído de qué va en la Wikipedia.
    Bs

    ResponderEliminar
  4. NO ME MOSQUEO, COÑO, ES QUE NO SIGUES EL RITMO DE CARRERA, JEJE.

    besotes

    ResponderEliminar
  5. Yo sí vi la peli, pero hace más de treinta años.
    Cuando Antoine Doinel se escapa de casa, pasa la noche en una imprenta -qué casualidad-. Al leer la primera vez los títulos de los poemas, me fueron haciendo recordar detalles de la película, tales como el París de aquella época (más o menos de cuando tú naciste), o la carrera de Antoine hacia el mar. Pero lo que nunca he olvidado es que me pareció una obra maestra del cine, un pedazo de película de las que dejan huella (si no que te lo digan a ti). Sé que tus poemas van a estar a su altura.

    PS: No te cabrees ni con Adu (Adu: ¿no dicen que donde hay confianza da aghco? pues eso. Voy a intentar conseguir la película, si quieres te invito a verla conmigo), ni con nadie. Te escribimos tantas veces que alguna (vez) meteremos la pata. A lo mejor Adu no leyó la entrada de aquel día. NO PASA NADA
    Más besos

    ResponderEliminar
  6. No "sus" peguéis, LECHES!! (juuuu, y si lo hacéis poned una webcammm, jijiijji).

    Chulísima su nueva obra, Sr. Comendador!! y, por qué nueve?

    (Ésto no va. Voy a darle otra vez a publicar -y ya corrijo una falta de ortografía- pero corro el riesgo de repetirme más que un ajo)

    ResponderEliminar
  7. Gracias por tu invitación, Sinda. No sé si podré aceptarla porque ¿no sabes aún que no existo? Solo soy una figura literaria...
    Ssshhhh...

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Por favor, no hables de mí... si acaso, hazlo de ti mismo...

Entradas populares de este blog

NO SEAS NUNCA COMO YO

Casi cinco meses de vida tranquila juntos, Mario. Yo viéndote crecer y adquirir pericias y tú mirándome, a veces perplejo y a veces encantado de verme (porque los abuelos hacemos cosas que no hacen los padres, como sacarte del carrito y achucharte cuando lloras y hay que dejarte tranquilo para que encuentres el sueño).  Casi cinco meses y ya me has llenado de endorfinas (porque el abuelo canilllas blancas es pura química orgánica), me has perfumado de ese olor tuyo a bebé, que es el único que en mi mundo supera al olor del tabaco, y te has hecho centro de todo, pues te veo y me olvido del banco que me tiene medio asesinadito, de los clientes que están esperando en la puerta y hasta de este dolor cabrón que llevo en la rodilla desde hace unas semanas. Y lo mejor, lo mejor de todo, es que, cuando llegas, te miro y sonrío, y tú me devuelves enseguida una sonrisa a medias con hoyuelo  al ladito derecho de tu boca. Entonces te cojo y te achucho, te acerco a mi mejilla y siento ese lazo qu…

Jugar al cíclope...

Jugar al cíclope, como en el capítulo siete de Rayuela, o simplemente jugar al Cortázar postmasmédula, a aquel Cortázar tan Girondo de “Apenas él le amalaba el noema... ¡Evohé¡ ¡Evohé! Volposados en la cresta del murelio, se sentían balpamar, pernilos y márulos...”... no, mejor jugar al cíclope y cansarte de no estar cansado o jugar a cerrar los ojos para ver e imaginar que la felicidad está más cerca... quienes piensan demasiado no pueden hacer nada... he aquí la regla fundamental del juego de La Maga... y uno está tan triste porque todo es tan hermoso... ¿y si quienes forman mi mundo solo fueran ilusiones... no lo que son, sino mis ilusiones de ellos, no sus verdades, sino mis mentiras?... todo sería un juego estético personal, un juego magnífico en el que crecer... salgo a la calle, voy a por tabaco hasta PdT, doblo la esquina cuesta arriba, estoy solo en la calle, estoy solo en la esquina... subo hasta que las puertas de cristal detectan mi presencia y se abren como puertas... est…

Me late el codo izquierdo...

Hoy me levanté con el codo izquierdo dolorido e hinchado, todo por un golpetazo que me arreé la semana pasada con una puerta [se conoce que ayer me apoyé en alguna de las barreras de la plaza de toros bejarana, mientras asistía al blues, y se me ha infectado]… y es que últimamente parezco un quecomari lleno de cuitas y quejicoserías… el cabrón está ardiendo y focaliza toda mi atención en su latido, hasta el punto de hacerme perder concentración en lo que hago.
En fin, que sigo en el asunto de vivir y eso me gusta mucho… hasta el latido este que me reclama atención constante.
Hoy le pegué la última corrección al nuevo libro de Belencita, “Orden de alejamiento”, y vuelvo a dejar escrito que me gusta muchísimo su forma y su contenido. Espero que en un par de semanas esté listo para hacerlo llegar a sus manos…. y que me ha gustado leerlo con ese latidito de dolor, pues el poemario es de dolor entero… y muy intenso.
Luego, me dejé de mí [y del trabajo] y le busqué contenido a ese pum-pum… y m…