Ir al contenido principal

Blandos, blandos, blandos.


27 de enero de 2009
El ashkenazí, el sefardí o el mizrají son partes de lo judío que se enfrentan a veces con radicalidad y que otras veces se unen con ambición para tomar por la sangre y el fuego lo que estiman suyo por sagradas escrituras. Todo un juego de fuerzas en el que se utiliza la espiritualidad con perversión para obtener poder sojuzgando.
Al otro lado de ese fanatismo, reside un fanatismo trabado en la miseria y la pobreza insultante, un fanatismo de oprimidos y masacrados que crece a su bola, a lo bestia... el fanatismo islámico.
En medio, el mundo, aturdido por lo falso, destruido por lo virtual, deshecho por el acomodo, permitiendo el hambre y la sed sin vergüenza alguna... caras bien lavadas por el óbolo que limpia más que un kilo de Ariel Ultra, carne blanda de matadero... blandos, blandos, blandos.
•••
Tomé la huida dibujando un ratito. Era una huida de mí, de ese yo que recibe llamadas absurdas de abogados sicarios, llamadas que suenan a amenaza, llamadas que supondrían presión para un mortal común salpicado de la moral establecida, pero que a mí me tocan los cojones [hoy me llamó un tipo de esos –tenía la voz joven– para explicarme que sabía de mi demostrada voluntad de pago, pero que si en un plazo de siete días no hacía alguna entrega a cuenta, tendría que tomar medidas serias. Yo le hablé del monte frío y nevado, de mi hijo llegando al cole con el tiempo justo, de que hay que comer todos los días... le hablé también de una poética de la sonrisa y hasta le propuse que escogiera mi tono. Muy amable –los educaron bien a estos hijos de puta–, me pidió que evitara cualquier tema que no fuera al respecto de la factura pendiente con su empresa. Respiré hondo y le hice referencia exacta a lo que yo pensaba de su llamada infame. Le expliqué, sin morderme el labio ni la lengua, que el mamón de su jefe robaba a manos llenas con productos que, como poco, tenían el valor real de veinte veces menos de lo que él me cobraba... que con ese dinero probablemente se permitía putas caras cada noche mientras cegaba a su mujer con joyas increíbles y viajes de ensueño... que aquí andábamos pasando las de Caín porque otros como él ya decidieron no pagarnos nuestro trabajo desde hace meses, que no hay mayor desgracia que siendo un pobre paria te agaches a besar esos pies de mierda y vivas de prestado amenazando a tipos como yo, que nos peleamos cada hora de cada día por sacar adelante un negocio decente... me cortó muy airado y me dijo que tomaría medidas. Me despedí pidiéndole que me enviase a la mayor urgencia las de su miembro lacio para que, por lo menos, en esta puñetera miseria en que nos tiene, pudiéramos reírnos y hacer chanza. Colgó, y yo aún no entiendo que lo hiciera. Es probable que en unos pocos días reciba un burofax con sus medidas. Lo contaré, lo juro].
•••
Como intento de poeta que soy, me declaro depositario de todo el gran arte poético del pasado e intento un compromiso estético e intelectual constante en el que mis palabras no busquen llegar a ser un arte superior, sino que se muestren decentemente deudoras de ese gran arte, reconociéndolo como parte inexcusable de mis propuestas poéticas [poetizando desde una ética, ¿no?]. Solo de esta forma llegaré a una meta personal que pida continuidad en otros.
Mientras, los sauces reposan su invierno como arañas quietas.

Comentarios

  1. ¡Cómo se puede hablar de las medidas del miembro lacio (aggg) de un tío capullo, y al momento pensar en los sauces que reposan su invierno como arañas quietas!
    Se puede ser más capullo, pero no más poeta.

    Tengo ganas de volver a leer (teniéndolo en las manos) otro diario gráfico. Son documentos únicos y requetechulos.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Por favor, no hables de mí... si acaso, hazlo de ti mismo...

Entradas populares de este blog

NO SEAS NUNCA COMO YO

Casi cinco meses de vida tranquila juntos, Mario. Yo viéndote crecer y adquirir pericias y tú mirándome, a veces perplejo y a veces encantado de verme (porque los abuelos hacemos cosas que no hacen los padres, como sacarte del carrito y achucharte cuando lloras y hay que dejarte tranquilo para que encuentres el sueño).  Casi cinco meses y ya me has llenado de endorfinas (porque el abuelo canilllas blancas es pura química orgánica), me has perfumado de ese olor tuyo a bebé, que es el único que en mi mundo supera al olor del tabaco, y te has hecho centro de todo, pues te veo y me olvido del banco que me tiene medio asesinadito, de los clientes que están esperando en la puerta y hasta de este dolor cabrón que llevo en la rodilla desde hace unas semanas. Y lo mejor, lo mejor de todo, es que, cuando llegas, te miro y sonrío, y tú me devuelves enseguida una sonrisa a medias con hoyuelo  al ladito derecho de tu boca. Entonces te cojo y te achucho, te acerco a mi mejilla y siento ese lazo qu…

Jugar al cíclope...

Jugar al cíclope, como en el capítulo siete de Rayuela, o simplemente jugar al Cortázar postmasmédula, a aquel Cortázar tan Girondo de “Apenas él le amalaba el noema... ¡Evohé¡ ¡Evohé! Volposados en la cresta del murelio, se sentían balpamar, pernilos y márulos...”... no, mejor jugar al cíclope y cansarte de no estar cansado o jugar a cerrar los ojos para ver e imaginar que la felicidad está más cerca... quienes piensan demasiado no pueden hacer nada... he aquí la regla fundamental del juego de La Maga... y uno está tan triste porque todo es tan hermoso... ¿y si quienes forman mi mundo solo fueran ilusiones... no lo que son, sino mis ilusiones de ellos, no sus verdades, sino mis mentiras?... todo sería un juego estético personal, un juego magnífico en el que crecer... salgo a la calle, voy a por tabaco hasta PdT, doblo la esquina cuesta arriba, estoy solo en la calle, estoy solo en la esquina... subo hasta que las puertas de cristal detectan mi presencia y se abren como puertas... est…

Me late el codo izquierdo...

Hoy me levanté con el codo izquierdo dolorido e hinchado, todo por un golpetazo que me arreé la semana pasada con una puerta [se conoce que ayer me apoyé en alguna de las barreras de la plaza de toros bejarana, mientras asistía al blues, y se me ha infectado]… y es que últimamente parezco un quecomari lleno de cuitas y quejicoserías… el cabrón está ardiendo y focaliza toda mi atención en su latido, hasta el punto de hacerme perder concentración en lo que hago.
En fin, que sigo en el asunto de vivir y eso me gusta mucho… hasta el latido este que me reclama atención constante.
Hoy le pegué la última corrección al nuevo libro de Belencita, “Orden de alejamiento”, y vuelvo a dejar escrito que me gusta muchísimo su forma y su contenido. Espero que en un par de semanas esté listo para hacerlo llegar a sus manos…. y que me ha gustado leerlo con ese latidito de dolor, pues el poemario es de dolor entero… y muy intenso.
Luego, me dejé de mí [y del trabajo] y le busqué contenido a ese pum-pum… y m…