Ir al contenido principal

Blandos, blandos, blandos.


27 de enero de 2009
El ashkenazí, el sefardí o el mizrají son partes de lo judío que se enfrentan a veces con radicalidad y que otras veces se unen con ambición para tomar por la sangre y el fuego lo que estiman suyo por sagradas escrituras. Todo un juego de fuerzas en el que se utiliza la espiritualidad con perversión para obtener poder sojuzgando.
Al otro lado de ese fanatismo, reside un fanatismo trabado en la miseria y la pobreza insultante, un fanatismo de oprimidos y masacrados que crece a su bola, a lo bestia... el fanatismo islámico.
En medio, el mundo, aturdido por lo falso, destruido por lo virtual, deshecho por el acomodo, permitiendo el hambre y la sed sin vergüenza alguna... caras bien lavadas por el óbolo que limpia más que un kilo de Ariel Ultra, carne blanda de matadero... blandos, blandos, blandos.
•••
Tomé la huida dibujando un ratito. Era una huida de mí, de ese yo que recibe llamadas absurdas de abogados sicarios, llamadas que suenan a amenaza, llamadas que supondrían presión para un mortal común salpicado de la moral establecida, pero que a mí me tocan los cojones [hoy me llamó un tipo de esos –tenía la voz joven– para explicarme que sabía de mi demostrada voluntad de pago, pero que si en un plazo de siete días no hacía alguna entrega a cuenta, tendría que tomar medidas serias. Yo le hablé del monte frío y nevado, de mi hijo llegando al cole con el tiempo justo, de que hay que comer todos los días... le hablé también de una poética de la sonrisa y hasta le propuse que escogiera mi tono. Muy amable –los educaron bien a estos hijos de puta–, me pidió que evitara cualquier tema que no fuera al respecto de la factura pendiente con su empresa. Respiré hondo y le hice referencia exacta a lo que yo pensaba de su llamada infame. Le expliqué, sin morderme el labio ni la lengua, que el mamón de su jefe robaba a manos llenas con productos que, como poco, tenían el valor real de veinte veces menos de lo que él me cobraba... que con ese dinero probablemente se permitía putas caras cada noche mientras cegaba a su mujer con joyas increíbles y viajes de ensueño... que aquí andábamos pasando las de Caín porque otros como él ya decidieron no pagarnos nuestro trabajo desde hace meses, que no hay mayor desgracia que siendo un pobre paria te agaches a besar esos pies de mierda y vivas de prestado amenazando a tipos como yo, que nos peleamos cada hora de cada día por sacar adelante un negocio decente... me cortó muy airado y me dijo que tomaría medidas. Me despedí pidiéndole que me enviase a la mayor urgencia las de su miembro lacio para que, por lo menos, en esta puñetera miseria en que nos tiene, pudiéramos reírnos y hacer chanza. Colgó, y yo aún no entiendo que lo hiciera. Es probable que en unos pocos días reciba un burofax con sus medidas. Lo contaré, lo juro].
•••
Como intento de poeta que soy, me declaro depositario de todo el gran arte poético del pasado e intento un compromiso estético e intelectual constante en el que mis palabras no busquen llegar a ser un arte superior, sino que se muestren decentemente deudoras de ese gran arte, reconociéndolo como parte inexcusable de mis propuestas poéticas [poetizando desde una ética, ¿no?]. Solo de esta forma llegaré a una meta personal que pida continuidad en otros.
Mientras, los sauces reposan su invierno como arañas quietas.

Comentarios

  1. ¡Cómo se puede hablar de las medidas del miembro lacio (aggg) de un tío capullo, y al momento pensar en los sauces que reposan su invierno como arañas quietas!
    Se puede ser más capullo, pero no más poeta.

    Tengo ganas de volver a leer (teniéndolo en las manos) otro diario gráfico. Son documentos únicos y requetechulos.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Por favor, no hables de mí... si acaso, hazlo de ti mismo...

Entradas populares de este blog

COMENDADOR

A LAS PUERTAS DEL CIELO
Aún quedan las carcasas de las fábricas como memoria de aquel constante trasiego que procuraba poder a los fascistas y la escueta comida del día a los obreros. Están rojas de óxido en toda su ferralla y una vegetación devoradora hace justicia en cada hueco. Son los restos de lo que ha de venir y lo que fue.
Mamá, el lotero me llama alemán.Porque eres rubio, hijo.Mamá, la abuela me dice que nunca hable con el lotero, pero es que siempre me da caramelos y me llama alemán.Que no me entere yo de que vuelves a coger un caramelo de ese hombre. Obedece a la abuela.Mamá, es que me dice que yo sería un buen torero, que si sigo jugando con el estoque, un día me llevará a un tentadero.Ese hijo de puta… fue uno de los que denunciaron a tu abuelo.¿Qué hago entonces, mamá?Cuando le veas, sal corriendo.
Aún quedan algunos tejados viejos en la calle Libertad, sus tejas rojas sostienen la vida de algún gato y mantienen el recuerdo vivo de los hombres que huían desde los desvanes p…

Caidino...

Estoy lento y como gatinín con este calor bestia que cae sobre mí como una losa, y con tanto por hacer y en diferentes campos. Ahora que necesitaría multiplicarme, estoy dividido y hasta restado. SBQ necesitaría ahora de todas mis fuerzas de invierno (tenemos un agujero grande que tapar y no soy capaz de tomar aire). Intento mercadillos, lecturas, talleres, ventas de materiales chulos, sorteos…, pero nada funciona. Es como si al quedarme desactivado yo, se hubiera desactivado todo, pero no sé de dónde sacar la energía que necesito como el aire de respirar, no sé cómo tramitar esta abulia sobrevenida. En Perú la gente tiene sed, hay pendientes entregas necesarias de materiales, de carritos…, y he dejado un proyecto a medias que hace que me sienta culpable por ratitos. Es este jodido calor y que la gente aquí ya no puede más, porque está agotada por los miserables del dinero. A ello se suma el golpe constante en el trabajo, el ramillete de deudas con sus apremios y el vacío inabarcable…

Somos la razón del tren en marcha, su todo adelante sin salir del constante paralelo de las vías…

Somos la razón del tren en marcha, su todo adelante sin salir del constante paralelo de las vías… y ese ser ‘la razón’ le gusta mucho al que viaja a velocidad en los cómodos asientos de sus vagones, viendo pasar el paisaje por las ventanillas, pero solivianta al que perdió el billete, al que nunca tuvo para comprarlo y, sobre todo, al que busca lugares a los que ir y a los que el tren no llegará jamás, porque no hay vías ni estaciones. Así visto el trasunto humano, la libertad del que está en el sistema (el tren) viene siempre marcada por unas fronteras nítidas que, precisamente, amordazan esa libertad… o sigues las vías con tu billete en regla o te bajas del tren y corres el peligro de ser arrollado si quieres volver a subirte en él mientras no detenga su marcha. Me sucede con frecuencia que tengo ideas nítidas en mi cabeza, ideas que se muestran preclaras y estructuradas en mi mente y que, cuando intento compartirlas, me resulta muy difícil hacerlas llegar a mi interlocutor con la …