Ir al contenido principal

Nunca salté el plinton.


28 de enero de 2009
Mi facilidad para cerrarme puertas siempre fue sorprendente, hasta el punto de poder conformar una leyenda con mi trayectoria del ser para no ser. Y el caso es que disfruto siempre de ese llenar mi mundo de territorios prohibidos por los otros. Aún recuerdo algunas recomendaciones de un intelectual ilustre [?] hechas en el fragor de unas copas nocturnas, recomendaciones realizadas sobre un enjuiciamiento previo de mi trayectoria [en su día, ya hace nueve años – exactamente el día 4 de septiembre de 1999–, las dejé escritas en mi diario personal con intención de no enseñarlas más que cuando el tiempo sosegase las cosas o me sosegase a mí, y creo que hoy es el día exacto, aunque de momento no nombraré al propietario de la parrafada. Yo entonces andaba desatado con mi periódico –’Béjar Información’–, al que G. S. había apellidado como ‘el necesario papel puntiagudo del sector antiacomodaticio de la ciudad’, y largaba con absoluta libertad de lo que me salía de las vísceras... “¿Por qué te empeñas en andar sobre el hilo de la verdad que duele, si no te va a propiciar más que miradas hoscas y puñaladas? La verdad es la verdad y no hace falta alguna que tú la defiendas o la airees, que ya se encargará ella sola de poner y quitar, de ser olvidada o de ser tenida en cuenta por quien deba hacerlo. Céntrate en lograr metas, en hacer amigos y en regalar favores para que te sean devueltos... aprovecha los espacios públicos para elogiar a quienes pueden empujarte hasta donde desees llegar... no estarás haciendo nada malo, pues es de naturaleza humana intentar sacar provecho de cualquier situación... tú tienes capacidades importantes que te pueden llevar a los centros de poder, sabes lo que se cuece, tienes información que debes gestionar con astucia y escribes tan bien como los que viven de ello, o mejor. Aprovecha que tienes un periódico que es leído para que te teman –eso ya lo haces–, pero también para que te agradezcan, para que te necesiten, para que te utilicen –siempre siendo tú quien gestione esa utilización a tu favor–. Con dignidad solo llegarás a ser un pobre hombre frustrado, un desquiciado que no tendrá dónde caerse muerto... déjate de defender causas perdidas y pon todo tu empeño en ensalzar a quienes puedan llevarte con facilidad hasta donde tú quieras llegar. Mírame a mí, ¿tú crees que merezco lo que tengo?... lo merezco, claro, pero no por mi valor, sino por la gestión que he hecho sirviéndome de él. Un hombre nunca es lo que verdaderamente es, un hombre es solo lo que decidan los demás hombres.”.
Recuerdo que aquella noche me cabreé mucho y discutimos, y también que aquella conversación nos puso tal distancia que no hemos vuelto a cruzar palabras más que para saludarnos fríamente en alguno de esos saraos literarios en los que coincidimos.
El colega ya era alguien cuando intentaba hablarme como un padre experimentado –no niego que lo hacía con la sana intención de ponerme en el camino que él creía correcto– y aún vive magníficamente de su red de amistades y de los favores debidos. Cuando nos conocimos, él ya había saltado el plinton varias veces con éxito, y yo solo lo había intentado en el colegio salesiano y en el instituto R. O. G., con el resultado de acabar siempre estampando mis narices contra la colchoneta que protegía el lado de allá [gracias a que siempre destaqué en el juego del basket, lo que propiciaba mis aprobados en Educación Física].
Hoy, con mi vida hecha una ruina, sin poder dedicar nada más que un poquito de mi tiempo a lo que realmente me pide el cuerpo, pienso si mi colega intelectual [?] tendría razón, si debiera haberlo intentado para que los míos crecieran en un statu mejor... yo qué sé... aunque ahora me habría venido de perlas.

TRABAJOS DE LA SEMANA EN EL DIARIO GRÁFICO DE UN SAVONAROLA:












Comentarios

  1. Tienes más que la mayor parte de la gente del mundo, eres un privilegiado: por la familia que te tocó (la primera y la segunda), por los amigos, por tu enorme bagaje cultural, por tu capacidad, por tu saber decir y hacer...¿Es eso una vida hecha una ruina? Has conseguido poner en pie una ONG para "defender causas perdidas" ¿Puedes pensar de verdad que tu vida es una ruina?
    Tu colega intelectual(?) es el prototipo de "trepa", que gestionó bien para él su potencial, (¿Crees que es alguien feliz? ¿Se sentirá libre?). Podría haber utilizado su inteligencia (creo que es un tipo inteligente) para otros menesteres. Por cierto, me ha recordado a otro a quien conocí en París hace muchos años (creo que fue en el 72 o en el 73). Él era entonces muy joven, pero ya apuntaba maneras. Ahora debe de andar por los 56 o 57 años, y qué curioso sus iniciales coinciden con las de tu personaje. Se llamaba Gonzalo S. y era de Béjar.

    ResponderEliminar
  2. Mi querida droga dura:
    Me mola el haiku español. No me mola nada tu empeño en reprocharte cosas. No haces lo que te gusta; vale, poca gente consigue vivir de lo que realmente le gusta (ya sé que no te consuela); es más, poca gente también consigue dedicarle dos horas al día a lo que realmente le gusta.
    ¿Tu amigo tenía razón? Sí, tal vez te hubiera ido mejor, tal vez no tendrías tantos apuros económicos. O sí. Eso nunca se sabe, ese tipo de conjeturas sirven para muy poco. Pero, párate un momento a pensar: ¿podrías haberlo hecho? ¿sabes hacerlo? ¿crees que todo el mundo sirve para las mismas cosas? ¿tendrías el mismo patrimonio de afecto, de admiración? Y más importante aún: ¿estarías satisfecho contigo mismo?
    No creas que todo el que parece que triunfa lo hace. En realidad, vamos tirando como podemos, unos dentro de ese reconocimiento y prestigio social, otros con logros más íntimos.
    Al final, creo que lo único que podemos hacer es ser como nos sale natural.
    Te comprendo, pese a todo.

    ResponderEliminar
  3. Ese trepa tipo que te quería captar es un desalmado intelectual. Hace falta tener estomago para actuar así. Lo peor de todo es que estos tipos dañinos son los que se llevan el gato al agua, pero que les den bien(seguramente a este ya le habrán dado más de una vez).
    Tu sabes que no podrías ser como ellos.
    alberto h.

    ResponderEliminar
  4. Ay!! Luis Felipe....que razón tienen Sinda y Adu que te conocen bien por lo que veo, yo simplemente intuyo que tus quejas vienen porque eres un soñador empedernido y necesitarias cien vidas para vivirlas todas de cien maneras y poder buscar respuestas convincentes a todo ese interior activo que eres.

    ResponderEliminar
  5. Conociéndote lo poco o mucho que te conozco, sé -me juego lo que quieras- que si lo hubieses hecho, ahora tendrías otro blog "anónimo" donde poder expresar lo vacío que te sientes (y puedes creerme, el vacío también duele hondo cuando no está en los bolsillos).

    Me escribió mi primo desde la frontera con EEUU donde tiene un laboratorio de análisis clínicos. Dice que lo peor ya se está pasando. Si pensamos que aquí vamos con un poquito de retraso... la mejoría la empezaremos pronto a notar.
    No desesperes pq nos preocupas, aunque en el fondo de tus palabras sigues teniendo ese puntazo tan tuyo de rebelión y gracias a él sabemos que tirarás "palante" con uñas y dientes.
    Aquí estamos para lo que necesites (eso ya lo sabe Vd. Sr. Comendador)
    Un besazo. Dnc.

    ResponderEliminar
  6. Y que conste que me quedo con las ganas de contarte mi vieja historieta "thursday -plinton", jeje.

    (El libro chulísimo, claro)
    dnc

    ResponderEliminar
  7. Chulísimo ese libro gráfico, como casi todo lo que haces.
    Yo quiero creer que entre la venta a plazos de la dignidad y el ensimismamiento total existe algún camino.
    Que se puede jugar esta partida, según las reglas del juego, que puede uno hacerse con cartas interesantes y componer una bonita y digna jugada. (Y lo dice alguien que tiene una incapacidad patológica para generar dinero...) Pero no perdamos la esperanza. Esta crisis, como todo, pasará.
    Si yo fuera poderosa, haría que tus libros estuvieran entre los más vendidos para que pudieras dedicarte solo - sin la compañía siquiera de una tilde- a escribir. Y a pintar, para coger más fuerza aún.
    Respecto a lo del solo y esa regla que impuso la RAE hace unos años, a mí me parece que no es buena, que ralentiza la escritura al tener uno que pararse a pensar si habrá confusión y, si es así, poner entonces el acento diacrítico. Con lo fácil que era antes,leche...¿puede uno rebelarse contra una regla ortográfica? ¿existen manifestaciones frente a la Real Academia?
    Besos y muchos ánimos.

    ResponderEliminar
  8. Sinda, quiero aclarar que el intelectual al que me refiero no es Gonzalo, al que hace mucho tiempo que no veo, aunque la frase que encabezaba mi periódico sí que era suya.

    Bárbara, Dnc, Adu... hola.

    ResponderEliminar
  9. La moleskine le quedó fantástica. :)
    Los consejos ... seguro que le sirven a muchos, pero por lo que he leído de ud. no creo que sea de esos. Es grande por ser quien es y no por su red social. Un saludo

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Por favor, no hables de mí... si acaso, hazlo de ti mismo...

Entradas populares de este blog

NO SEAS NUNCA COMO YO

Casi cinco meses de vida tranquila juntos, Mario. Yo viéndote crecer y adquirir pericias y tú mirándome, a veces perplejo y a veces encantado de verme (porque los abuelos hacemos cosas que no hacen los padres, como sacarte del carrito y achucharte cuando lloras y hay que dejarte tranquilo para que encuentres el sueño).  Casi cinco meses y ya me has llenado de endorfinas (porque el abuelo canilllas blancas es pura química orgánica), me has perfumado de ese olor tuyo a bebé, que es el único que en mi mundo supera al olor del tabaco, y te has hecho centro de todo, pues te veo y me olvido del banco que me tiene medio asesinadito, de los clientes que están esperando en la puerta y hasta de este dolor cabrón que llevo en la rodilla desde hace unas semanas. Y lo mejor, lo mejor de todo, es que, cuando llegas, te miro y sonrío, y tú me devuelves enseguida una sonrisa a medias con hoyuelo  al ladito derecho de tu boca. Entonces te cojo y te achucho, te acerco a mi mejilla y siento ese lazo qu…

Jugar al cíclope...

Jugar al cíclope, como en el capítulo siete de Rayuela, o simplemente jugar al Cortázar postmasmédula, a aquel Cortázar tan Girondo de “Apenas él le amalaba el noema... ¡Evohé¡ ¡Evohé! Volposados en la cresta del murelio, se sentían balpamar, pernilos y márulos...”... no, mejor jugar al cíclope y cansarte de no estar cansado o jugar a cerrar los ojos para ver e imaginar que la felicidad está más cerca... quienes piensan demasiado no pueden hacer nada... he aquí la regla fundamental del juego de La Maga... y uno está tan triste porque todo es tan hermoso... ¿y si quienes forman mi mundo solo fueran ilusiones... no lo que son, sino mis ilusiones de ellos, no sus verdades, sino mis mentiras?... todo sería un juego estético personal, un juego magnífico en el que crecer... salgo a la calle, voy a por tabaco hasta PdT, doblo la esquina cuesta arriba, estoy solo en la calle, estoy solo en la esquina... subo hasta que las puertas de cristal detectan mi presencia y se abren como puertas... est…

Me late el codo izquierdo...

Hoy me levanté con el codo izquierdo dolorido e hinchado, todo por un golpetazo que me arreé la semana pasada con una puerta [se conoce que ayer me apoyé en alguna de las barreras de la plaza de toros bejarana, mientras asistía al blues, y se me ha infectado]… y es que últimamente parezco un quecomari lleno de cuitas y quejicoserías… el cabrón está ardiendo y focaliza toda mi atención en su latido, hasta el punto de hacerme perder concentración en lo que hago.
En fin, que sigo en el asunto de vivir y eso me gusta mucho… hasta el latido este que me reclama atención constante.
Hoy le pegué la última corrección al nuevo libro de Belencita, “Orden de alejamiento”, y vuelvo a dejar escrito que me gusta muchísimo su forma y su contenido. Espero que en un par de semanas esté listo para hacerlo llegar a sus manos…. y que me ha gustado leerlo con ese latidito de dolor, pues el poemario es de dolor entero… y muy intenso.
Luego, me dejé de mí [y del trabajo] y le busqué contenido a ese pum-pum… y m…