Ir al contenido principal

Reivindicación de Francis Bacon.


24 de febrero de 2009
Parto de la verdad tangible de que no tengo ni puta idea de Arte, pero también de mi preocupación constante por mirar y por hacerme un criterio personal que camine hacia una estética. Soy mal escritor y peor pintor, soy un diletante mediocre y un tipo gris que intenta procesar lo que ve como intento de camino de conocimiento... con poco éxito, por supuesto.
Pues bien, desde estas premisas, me considero deudor de Picasso y de Otto Dix, de George Grosz y de Klee, de Eduardo Arroyo y de Rothko, de Oskar Kokoschka y de Luis Gordillo... y también de Francis Bacon.
Ayer leí una entrada en el blog de la coleguilla Adu en la que mi amiga comienza así:

“Francis Bacon mejor se hubiera dedicado a jugar al criquet después de un generoso desayuno a base de huevos con su apellido. Mucha boca abierta sin ser el grito de Munch (flies don´t go into shut mouth, Mr. Bacon) muchos flemones, alguna persiana, y poco rasgo he visto del que se pueda deducir que dominaba la técnica. Reconozco que yo ya iba (mal) predispuesta por los comentarios de dos personas de cuyo criterio me fío: María A (María, recuerda: après la pluie…) y Miguel (“lo mejor de la vida es gratis”). No hubiera sido tan dura si hubiera visto una evolución en su obra, pero no. Mala cosa, artista que no se mueve... “.

Y no estoy de acuerdo con su valoración simplista y delegada [María/Miguel] –todo dicho con asunción de buen rollito de sus opiniones y en plan coleguitas–, porque algo muy importante en la propuesta pictórica de Bacon es su planteamiento filosófico de la creación artística [algo que también puede verse en los otros pintores que he citado], su voluntad de ir más allá del hecho plástico, su capacidad de decir y su empujón crítico [siempre pensé que cuando un creador excede lo concreto y sale a buscar con hambre, la técnica es solo accesorio que bien podría ser descartable]. Y a eso le sumo una propuesta original que, sí, Adu, evoluciona desde sus propuestas primeras –hay, por tanto, evolución–, que son herederas de Picasso [ver “Studies for Figures at the Base of a Crucifixion”, de 1944], de Goya [Ver su “Dog I”, de 1952], de Velázquez... hasta encontrar su voz propia, en la que, claro, abunda hasta agotarla y agotarnos... una voz propia que a mí, sinceramente, me atrae muchísimo.
Como decía, lo que más me interesa de Bacon es su planteamiento filosófico, su estudio de la soledad y del dolor, su magnífica visión del mundo distorsionado del hombre y de su carácter efímero... una visión que comparto y de la que me alimento, una visión que me impulsa a interpretarme en el mundo y fuera de él.
En lo particular, me atraen con verdadera pasión esas presentaciones sobre fondos planos divididos en dos colores [suelo copiarlas mucho en mis pobres dibujos y, sobre todo, en mis collages –alguno adquirió Adu para regalar que partía de esa base–], me vuelven loco las figuras sugeridas en desplazamientos vivos y sueltos de pincel, el movimiento que sale del interior de las figuras y estalla... me fascinan las deformaciones de cuerpos y rostros, pues me sugieren una inexpresable y terrible lucha interior.
En definitiva, Francis Bacon supone para mí el prototipo de la pintura esencial capaz de estremecerme, de no dejarme frío... y lo encuentro unido a un montón de momentos literarios y poéticos que me sirven de hitos en el duro camino de las preguntas sin respuesta.
Por todo ello salgo al paso del texto de Adu, por eso y porque considero que debo ser fiel a quienes me han dado impulsos sin saberlo, a los que han sido capaces de hacerme pensar y preguntarme sobre lo que sé de mí. He pasado muchas horas quieto, mirando los cuadros de Bacon que contienen mis libros de arte y asombrándome de los pensamientos que han ido generando en mi cabeza.

ADJUNTO ALGUNAS IMÁGENES DE OBRA DE LOS PINTORES CITADOS AQUÍ, OBRAS QUE ME ASOMBRAN.

















Comentarios

  1. Algunos personajes deberían de ser mas cercanos por lo que de ellos se puede aprender. Aunque como siempre sucede, no todos beberían de la misma fuente. Afortunadamente.
    Excelente entrada. Las imágenes ideales para entender, comprender y sacar conclusiones.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  2. Bacon era un genio. Me parece un pintor absolutamente esencial.
    Besos,

    Diego

    ResponderEliminar
  3. Por fin!!! Acabo de recibir el libro con los dibujos y los tres originales de un "mal escritor y peor pintor, de un diletante mediocre y un tipo gris", que en este caso ha debido de hacer una excepción y me ha enviado algo genial (no voy a decir que sea un Francis Bacon, pero me encantan sus dibujos). Él ya sabe que me gusta mucho -muchísimo- como pinta, pero sigue erre que erre diciendo que es mediocre y que solo pinta para echar demonios fuera. Qué le vamos a hacer? Cada quien tiene sus gustos.
    Para Adu: Yo no creo que tengas que pedir disculpas a nadie porque no te gusta F.Bacon (y yo no coincido contigo) ni por decirlo. Creo haber leído alguna vez -no sé si me equivoco- que a LF no le gusta El Quijote, y nadie (ni siquiera AGT, que es quijotero perdido) se rasga por ello las vestiduras.
    Gracias, Luis Felipe
    Besos

    ResponderEliminar
  4. Pero... yo lo que no entiendo es porqué Adu pide disculpas...
    Si no te gusta, pues no te gusta y punto!
    No te parece LF?

    Muaccccccc para los dosss.

    ResponderEliminar
  5. Ay, que no había leído a Sinda...
    Di que sí, Sindita linda!

    ResponderEliminar
  6. No me encuentro ahora con fuerzas para replicarte, pero lo haré en cuanto me reponga.
    No seas tan modesto, anda.
    NPI de Otto Dix, de Rothko, ni de Oskar Kokoschka.
    Gracias Sindi, las disculpas las pido por la forma más que por el fondo.
    BBN.

    ResponderEliminar
  7. Por cierto, no te quepa la menor duda de que la mayoría de los que te leen, tampoco NPI de los que he citado, como con lo de enteco, pero no lo dicen.

    ResponderEliminar
  8. Yo creo que se trata de un placer consentido, subvencionado, tolerado y, a la larga, admirado. Reconozco que me gusta este tipo, me gustan sus cardenales derretidos y el mapa del delirio que es capaz de trazar con suma certeza. Pero dudo mucho de que se trate de un pensamiento filosófico, porque tales pensamientos no admiten repetición y, al margen de los chistes fáciles, Bacon se repite.

    ResponderEliminar
  9. Mi modesta replica de tu réplica se titula "Fondo y forma", entrada de hoy.
    BBN.

    ResponderEliminar
  10. Pues yo tampoco sé por qué se disculpa Adu. Cada cual tiene su visión, o mirada.
    A mí Bacon me encanta por todas esas cosas que dices, Luisfe. No me ha marcado su contemplación pero sí reconozco lo inquietantes que me resultan sus obras y ese halo de dolor que transmiten.
    Por cierto, a mí tampoco me gusta El Quijote. No he conseguido pasar de las primeras páginas y mira que lo he intentado...
    Besitos, cuore.

    ResponderEliminar
  11. Gracias por hacerme pasar ratos tan intensos en tu blog, por ser magnífico escritor y tan buen pintor.
    Desde Zaragoza.
    FMalo

    ResponderEliminar
  12. It’s super site, I was looking for something like thisRothco BDU's

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Por favor, no hables de mí... si acaso, hazlo de ti mismo...

Entradas populares de este blog

COMENDADOR

A LAS PUERTAS DEL CIELO
Aún quedan las carcasas de las fábricas como memoria de aquel constante trasiego que procuraba poder a los fascistas y la escueta comida del día a los obreros. Están rojas de óxido en toda su ferralla y una vegetación devoradora hace justicia en cada hueco. Son los restos de lo que ha de venir y lo que fue.
Mamá, el lotero me llama alemán.Porque eres rubio, hijo.Mamá, la abuela me dice que nunca hable con el lotero, pero es que siempre me da caramelos y me llama alemán.Que no me entere yo de que vuelves a coger un caramelo de ese hombre. Obedece a la abuela.Mamá, es que me dice que yo sería un buen torero, que si sigo jugando con el estoque, un día me llevará a un tentadero.Ese hijo de puta… fue uno de los que denunciaron a tu abuelo.¿Qué hago entonces, mamá?Cuando le veas, sal corriendo.
Aún quedan algunos tejados viejos en la calle Libertad, sus tejas rojas sostienen la vida de algún gato y mantienen el recuerdo vivo de los hombres que huían desde los desvanes p…

Caidino...

Estoy lento y como gatinín con este calor bestia que cae sobre mí como una losa, y con tanto por hacer y en diferentes campos. Ahora que necesitaría multiplicarme, estoy dividido y hasta restado. SBQ necesitaría ahora de todas mis fuerzas de invierno (tenemos un agujero grande que tapar y no soy capaz de tomar aire). Intento mercadillos, lecturas, talleres, ventas de materiales chulos, sorteos…, pero nada funciona. Es como si al quedarme desactivado yo, se hubiera desactivado todo, pero no sé de dónde sacar la energía que necesito como el aire de respirar, no sé cómo tramitar esta abulia sobrevenida. En Perú la gente tiene sed, hay pendientes entregas necesarias de materiales, de carritos…, y he dejado un proyecto a medias que hace que me sienta culpable por ratitos. Es este jodido calor y que la gente aquí ya no puede más, porque está agotada por los miserables del dinero. A ello se suma el golpe constante en el trabajo, el ramillete de deudas con sus apremios y el vacío inabarcable…

Somos la razón del tren en marcha, su todo adelante sin salir del constante paralelo de las vías…

Somos la razón del tren en marcha, su todo adelante sin salir del constante paralelo de las vías… y ese ser ‘la razón’ le gusta mucho al que viaja a velocidad en los cómodos asientos de sus vagones, viendo pasar el paisaje por las ventanillas, pero solivianta al que perdió el billete, al que nunca tuvo para comprarlo y, sobre todo, al que busca lugares a los que ir y a los que el tren no llegará jamás, porque no hay vías ni estaciones. Así visto el trasunto humano, la libertad del que está en el sistema (el tren) viene siempre marcada por unas fronteras nítidas que, precisamente, amordazan esa libertad… o sigues las vías con tu billete en regla o te bajas del tren y corres el peligro de ser arrollado si quieres volver a subirte en él mientras no detenga su marcha. Me sucede con frecuencia que tengo ideas nítidas en mi cabeza, ideas que se muestran preclaras y estructuradas en mi mente y que, cuando intento compartirlas, me resulta muy difícil hacerlas llegar a mi interlocutor con la …