Ir al contenido principal

Día gris... o una de chihuahuas.


8 de marzo de 2009
Que estuve con José Luis Morante después de muchos meses [llegó cargado de libros: un paquete enorme para vender en la historia SBQ de “1 libro = 1 euro” y un montón de buenos títulos para mi biblioteca personal, entre los que se incluye la golosa edición de “Al fin y al cabo”, una antología poética realizada por Pérez Siquier a la que le metí el diente rapidito] y le encontré como siempre, que cuando uno pasa de cierta edad, parece que tiene un paréntesis de treinta años en el que los cambios apenas se notan en lo exterior.
José Luis, igual que Antonio Orihuela, Antonio G. Turrión, Celestino Miguel y Mª Rosa, tenían una cita conmigo para darle el segundo trazo grueso al encuentro de escritores que realizaremos en Béjar los días 3, 4 y 5 del próximo mes de julio. Antoñito Orihuela –que es muy previsor– ya traía el asunto bastante cerrado y la cosa fluyó hasta el punto de que ya quedaron sentadas las bases y ahora queda el tedioso trabajo administrativo de hacer cuadrantes, llamar a los asistentes para que confirmen, crear un blog del encuentro e ir cerrando todos los agujeritos que se vayan abriendo... pan comido.
Quitando el objeto de la reunión, esa cosa tediosa del organizar, me quedo, sin dudarlo, con la presencia entrañable de mis amigos y ese ratito hermoso de charla distendida que siempre llega [además de haber posado mis nalgas blancas sobre el bólido descapotable de Antoñito, una pasada].
De las conversaciones, la que más me gustó fue la que tuve a solas con José Luis, una conversación de puesta al día de nuestras cosas, en la que salió la próxima edición de su libro de aforismos en la editorial “La luna de Mérida”, del entrañable Marino González, así como circunstancias vitales que nos tocan, achaques de la edad, ganas de hacer y deshacer...
De las demás conversaciones, me quedé con un corte sobre cómo hay que escribir en un blog... ¿planteamiento, nudo, desenlace? Y yo creo que no va por hay la historia, ni mucho menos, ni tampoco por la cosa de desarrollar un tema en cada entrada y tratarlo como si de un ensayo se tratara... un blog es algo vivo que continúa y no acaba, algo que no tiene por qué responder a estructuras fijadas de antemano, un espacio en el que volcarte de forma inconexa y variada, un lugar donde reflejar la tensión, el espasmo, la alegría, las chispas y las cuitas... un espejo diario en el que mirarte para que te vean los demás... no sé.
•••
Enredo en los libros que me dejó Morante, leo páginas sueltas de “El caballero de la carreta”, de Chrétien de Troyes, y algún poema de la antología de poesía “Ventanas interiores”, de Paco Ruiz Noguera... y no estoy para letras esta tarde, pues caí de pronto en la cuenta de todo lo que me sucede y se me quitaron las ganas... y, además, tengo que ir en un ratito con Guille a ver “Un chihuahua en Berverly Hills”, que le apetece mucho ir a ver esa peli, y a mí me chirrían los dientes [lo que hay que hacer por los hijos, coño].
•••
Llegué de la peli... un coñazo Disney con esa visión norteamericana de que los críos son imbéciles... en fin, diez euros en las entradas, más otros cinco en el refrigerio, y, como resumen, la tarde perdida.

Comentarios

  1. Un blog es lo que a cada uno le dé la gana. Faltaría más.
    BBD.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Por favor, no hables de mí... si acaso, hazlo de ti mismo...

Entradas populares de este blog

COMENDADOR

A LAS PUERTAS DEL CIELO
Aún quedan las carcasas de las fábricas como memoria de aquel constante trasiego que procuraba poder a los fascistas y la escueta comida del día a los obreros. Están rojas de óxido en toda su ferralla y una vegetación devoradora hace justicia en cada hueco. Son los restos de lo que ha de venir y lo que fue.
Mamá, el lotero me llama alemán.Porque eres rubio, hijo.Mamá, la abuela me dice que nunca hable con el lotero, pero es que siempre me da caramelos y me llama alemán.Que no me entere yo de que vuelves a coger un caramelo de ese hombre. Obedece a la abuela.Mamá, es que me dice que yo sería un buen torero, que si sigo jugando con el estoque, un día me llevará a un tentadero.Ese hijo de puta… fue uno de los que denunciaron a tu abuelo.¿Qué hago entonces, mamá?Cuando le veas, sal corriendo.
Aún quedan algunos tejados viejos en la calle Libertad, sus tejas rojas sostienen la vida de algún gato y mantienen el recuerdo vivo de los hombres que huían desde los desvanes p…

Caidino...

Estoy lento y como gatinín con este calor bestia que cae sobre mí como una losa, y con tanto por hacer y en diferentes campos. Ahora que necesitaría multiplicarme, estoy dividido y hasta restado. SBQ necesitaría ahora de todas mis fuerzas de invierno (tenemos un agujero grande que tapar y no soy capaz de tomar aire). Intento mercadillos, lecturas, talleres, ventas de materiales chulos, sorteos…, pero nada funciona. Es como si al quedarme desactivado yo, se hubiera desactivado todo, pero no sé de dónde sacar la energía que necesito como el aire de respirar, no sé cómo tramitar esta abulia sobrevenida. En Perú la gente tiene sed, hay pendientes entregas necesarias de materiales, de carritos…, y he dejado un proyecto a medias que hace que me sienta culpable por ratitos. Es este jodido calor y que la gente aquí ya no puede más, porque está agotada por los miserables del dinero. A ello se suma el golpe constante en el trabajo, el ramillete de deudas con sus apremios y el vacío inabarcable…

Somos la razón del tren en marcha, su todo adelante sin salir del constante paralelo de las vías…

Somos la razón del tren en marcha, su todo adelante sin salir del constante paralelo de las vías… y ese ser ‘la razón’ le gusta mucho al que viaja a velocidad en los cómodos asientos de sus vagones, viendo pasar el paisaje por las ventanillas, pero solivianta al que perdió el billete, al que nunca tuvo para comprarlo y, sobre todo, al que busca lugares a los que ir y a los que el tren no llegará jamás, porque no hay vías ni estaciones. Así visto el trasunto humano, la libertad del que está en el sistema (el tren) viene siempre marcada por unas fronteras nítidas que, precisamente, amordazan esa libertad… o sigues las vías con tu billete en regla o te bajas del tren y corres el peligro de ser arrollado si quieres volver a subirte en él mientras no detenga su marcha. Me sucede con frecuencia que tengo ideas nítidas en mi cabeza, ideas que se muestran preclaras y estructuradas en mi mente y que, cuando intento compartirlas, me resulta muy difícil hacerlas llegar a mi interlocutor con la …