Ir al contenido principal

Sin tiempo.


13 de marzo de 2009
Antes de nada, agradecer a M. su envío de material diverso [la poesía completa de Dylan Thomas, el cuadernito viejo y sicalíptico “Estudios modernos sobre la ciencia del retozo”, el ‘puching ball’ rojo, el disco de mi Angelote González, el orejero de ver, la geoda, el boli, la agenda tuneanta... todo hermosísimo y en muy buen momento, pues me hizo sonreír y casi echar unas lagrimillas]. Es chulo que le regalen a uno cuando anda zorolete. También a mi Miguelón [hoy el día va de emes] quería yo enviarle un abrazo, que me trajo con una sonrisa amplia el último disco de Justin Tchatchoua y me ha encantado. También me apetece mucho agradecer a Marian Raméntol Serratosa [otra eme] la inclusión de algo de mi obra en “La Náusea”, la magnífica revista literaria que dirige [http://www.lanausea.tk/]. Lo dicho, que os quiero un montón, amigos.
•••
Ando estos días sin tiempo por los montones de cosas que tengo que hacer [alguna rechula, como un mural de 4x1 metros que me han encargado para decorar la pared de un jardín], pero también ando tocado de los jodidos riñones [esta vez me ha dado fuerte y me he quedado como sin aire... pero no pasa nada, eh]... gracias a todos los que os habéis preocupado por mi silencio cortito [solo han sido un par de días].
•••
Viejo, ese crítico de página fija en Babelia siempre fue un creador estéril, y ésa es su tempestad tanto como su acomodo. No saber decir y pretender dar pautas sobre el que dice, es su noche y nuestro completo aburrimiento, el tuyo y el mío, viejo. Y lo peor es que siempre pretende moralizar en lo literario, intentando orinar en cada esquina de papel con ese afán de imbécil por construir iconos. De cada obra que recomendó en sus escritos, y nosotros conocíamos, arrojaba unas claves absurdas que apenas tenían que ver con la lectura de los verdaderamente interesados en la Poesía. Y, recuerdas, viejo, un día nos dimos cuenta de que todas sus críticas [siempre con el prurito de ‘textos magistrales’] eran realizadas sobre los últimos libros de dos editoriales mediáticas, repitiéndose con empacho nombres de autores y, cómo no, las mismas referencias siempre y resiempre. Yo me salto su página siempre, viejo, pero tú reincides y enrojeces mientras lees, y yo me descojono de risa cuando te oigo decir en voz alta... “¡será gilipollas el perico este!... siempre repite las mismas tonterías, siempre hace referencia a los mismo poetas, siempre adula con las mismas expresiones grandilocuentes y siempre termina recomendando encarecidamente la lectura del mejor libro de poemas del decenio”.
¿Vamos a por un café, viejo?
•••
En la acera de enfrente, a primera hora, el drácula Fernando [Tattoo para los colegas] lleva ya ocho o diez birras y yo aún no he abierto la imprenta.
Lo veo y tiemblo. Me ve y sonríe.
Agacho la cabeza mientras se acerca tambaleándose hasta donde yo estoy... me abraza fuerte, toma con sus manos mis mejillas y me hace mirarle a los ojos –yo me dejo–... ‘te quiero, tío... eres el mejor, la hostia, tío, tío... ¿me dejas darte un beso?...’ –mientras lo decía, ya me había puesto un beso largo en la mejilla derecha–... ‘joder, tío, eres el mejor amigo, de verdad, mi mejor amigo... anda, saca un cigarro de esos que llevas... pero me da mucha pena verte así, hundido en la mierda social como un almirante, joder, como un almirante... con tu coche, con tu empresa, con tu familia... eso es una mierda, tío, ¿sabes?, una puta mierda... dame fuego, dame, venga... sí, un almirantito cabrón, tío, bien lavadito siempre, oliendo a colonia... eso es una mierda, Felipe, eso te va a destruir, que te lo digo yo, que te quiero más que a nadie, hostia, tío, tío, tío –y me plantó otro beso largo en la mejilla izquierda–... joder, tío... oye, tío, joder, leí a Alejandra Pizarnik, hostia, hostia, qué fuerte. Recordé enseguida que me la habías recomendado hace mucho... la hostia, eh, la hostia la poesía de Alejandra, de verdad, gracias tío, gracias...’
Hice ademán de sacar las llaves para entrar a la imprenta y se enfadó.
‘Ya estás huyendo... siempre huyes, tío... eres un cabronazo... y te lo digo así porque te quiero, pero no me hagas esto, cabrón, no me hagas esto...’ –y se metió en la imprenta detrás de mí–. La mesa de alzados estaba a tope con las guías telefónicas que estamos haciendo en estos días. Tattoo se quedó mirando a la mesa con los ojos muy abiertos... ‘¿esto qué es, la jodida “Divina Comedia”?... pues no la pienso leer... ah, coño, si es una guía de teléfonos... entonces sí que me la leo, hostia...’, y le echó más de media hora apoyado en la mesa y leyendo la guía. De pronto, se presentó en mi estudio, me abrazó por detrás, me dio otro beso largo, esta vez en el cogote, y me dijo ‘cabronazo, cómo te quiero yo... esto es la hostia, tío, el puto paraíso... el puto paraíso’. Me quitó un cigarro que tenía encendido sobre el cenicero y se marchó con él en la boca.

Comentarios

  1. Sin tiempo... y sin ganas! jiji, yo estoy igual!
    Que sepa Vd., mi querido caballero, que sus riñones nos han dejado un poquito sin aire a todos -todis, como diría Adu, la misma que me enseñó a respetar al silencio-.

    Un besito fuerte, o mejor, hoy te envío una grann sonrisa.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Por favor, no hables de mí... si acaso, hazlo de ti mismo...

Entradas populares de este blog

COMENDADOR

A LAS PUERTAS DEL CIELO
Aún quedan las carcasas de las fábricas como memoria de aquel constante trasiego que procuraba poder a los fascistas y la escueta comida del día a los obreros. Están rojas de óxido en toda su ferralla y una vegetación devoradora hace justicia en cada hueco. Son los restos de lo que ha de venir y lo que fue.
Mamá, el lotero me llama alemán.Porque eres rubio, hijo.Mamá, la abuela me dice que nunca hable con el lotero, pero es que siempre me da caramelos y me llama alemán.Que no me entere yo de que vuelves a coger un caramelo de ese hombre. Obedece a la abuela.Mamá, es que me dice que yo sería un buen torero, que si sigo jugando con el estoque, un día me llevará a un tentadero.Ese hijo de puta… fue uno de los que denunciaron a tu abuelo.¿Qué hago entonces, mamá?Cuando le veas, sal corriendo.
Aún quedan algunos tejados viejos en la calle Libertad, sus tejas rojas sostienen la vida de algún gato y mantienen el recuerdo vivo de los hombres que huían desde los desvanes p…

Caidino...

Estoy lento y como gatinín con este calor bestia que cae sobre mí como una losa, y con tanto por hacer y en diferentes campos. Ahora que necesitaría multiplicarme, estoy dividido y hasta restado. SBQ necesitaría ahora de todas mis fuerzas de invierno (tenemos un agujero grande que tapar y no soy capaz de tomar aire). Intento mercadillos, lecturas, talleres, ventas de materiales chulos, sorteos…, pero nada funciona. Es como si al quedarme desactivado yo, se hubiera desactivado todo, pero no sé de dónde sacar la energía que necesito como el aire de respirar, no sé cómo tramitar esta abulia sobrevenida. En Perú la gente tiene sed, hay pendientes entregas necesarias de materiales, de carritos…, y he dejado un proyecto a medias que hace que me sienta culpable por ratitos. Es este jodido calor y que la gente aquí ya no puede más, porque está agotada por los miserables del dinero. A ello se suma el golpe constante en el trabajo, el ramillete de deudas con sus apremios y el vacío inabarcable…

Somos la razón del tren en marcha, su todo adelante sin salir del constante paralelo de las vías…

Somos la razón del tren en marcha, su todo adelante sin salir del constante paralelo de las vías… y ese ser ‘la razón’ le gusta mucho al que viaja a velocidad en los cómodos asientos de sus vagones, viendo pasar el paisaje por las ventanillas, pero solivianta al que perdió el billete, al que nunca tuvo para comprarlo y, sobre todo, al que busca lugares a los que ir y a los que el tren no llegará jamás, porque no hay vías ni estaciones. Así visto el trasunto humano, la libertad del que está en el sistema (el tren) viene siempre marcada por unas fronteras nítidas que, precisamente, amordazan esa libertad… o sigues las vías con tu billete en regla o te bajas del tren y corres el peligro de ser arrollado si quieres volver a subirte en él mientras no detenga su marcha. Me sucede con frecuencia que tengo ideas nítidas en mi cabeza, ideas que se muestran preclaras y estructuradas en mi mente y que, cuando intento compartirlas, me resulta muy difícil hacerlas llegar a mi interlocutor con la …