Ir al contenido principal

Hablar mientras pienso en otra cosa...


Hablar mientras pienso en otra cosa absolutamente distinta a lo que hablo es algo que me sucede con demasiada frecuencia, hasta el punto de que en algunas ocasiones respondo a mi interlocutor con palabras que no entiende y que le dejan estupefacto. Hoy me ha sucedido con un coleguilla que me andaba dando la tabarra con la historia de miedo de la CCM y los nuevos datos del IPC. Él me relataba todo lo que había leído en la prensa del día y lo que había escuchado por la radio y la tele, y yo le respondía con conectivas mientras pensaba en que me apetecía salir desnudo al frío de la mañana y correr como un loco levantando las faldas de las mujeres como si fuera un viento furioso… cuando mi amigo empezó a relatarme que, hace unos meses, los representantes del PSOE en la CCM expulsaron a los del PP y un montón de gente sacó sus ahorros inmediatamente, yo le dije sin más… “y llevaba las bragas blancas y mínimas…”. Se quedó callado y me miró con la carita rara. Me disculpé enseguida… “perdona, tío, que estaba pensando en otra cosa…”. Mi amigo relajó el gesto y me preguntó: “¿en qué coño estarías pensando?”… y me reí por el juego de palabras y significados. Luego me dio por pensar en mi fijación por la figura de la camarera… creo que todo viene de una postal que hice hace años para la presentación de uno de los libros de Belén Artuñedo, una camarera con cofia y mandilito ofreciendo bombones en una bandeja, y de mi lectura constante y reiterada de “La camarera del cine Doré”, de ese calvo inefable y divertidísimo que se llama Carlos Martínez Aguirre, alias Planseldon… el caso es que me pone la idea de la camarera, me hace viajar con la cabeza de forma inusitada, me hace temblar y escribir versos lúbricos [cuando me autoimpuse hace unos meses escribir poesía social en clave de 400 golpes, y la escribo, Adu, aunque no la hago pública de momento porque no me apetece].
•••
Desde chiquitillo siento una pasión inexplicable por los robots de latón y las naves espaciales que sacaron al mercado los japoneses entre los años 1950-1960, de tal forma que todo lo que encuentro por ahí, si es accesible a mi bolsillo, acabo comprándolo para mirarlo y tocarlo hasta el purito éxtasis… y busco en Internet cualquier imagen para imprimirla. Entre mis tesoros figura una caja vieja de Mr. Atomic, un robot con forma de supositorio y cinco relojitos en el vientre que creó Yonezawa para Cragstan, un ejemplar rojo del Robby de Yoshiya con dos antenitas en la escafandra transparente y una manija en el costado para darle cuerda, la nave Fire Bird de Masudaya, con el número tres en su aleta trasera, y un rarísimo ejemplar del Nonstop Robot, también de Masudaya. Suelo olvidarme durante meses de mis robots, pero, cuando me acuerdo de ellos, corro a buscarlos como un crío y los toco y lo miro y hago guerritas galácticas con ellos.
•••
Acuso recibo emocionado de la revista mexicana de pensamiento y ejercicio artístico “Separata”, en la que participo con un cuadernillo de poemas gracias a mi buen amigo Miguel Ángel Carrillo y a la generosidad de Federico de la Vega. La revista ha sido editada por la Facultad de Letras y Lenguas de la Universidad Autónoma de Querétaro y entre sus contenidos, además de esa muestra de poemas propios, hay un texto de Alejandra Alatorre, un trabajo sobre Baudelaire de Pedro Martínez Figueroa, unas pinturas de Luis Selem, comentadas por Carla Patricia Quintanar, y una evocación de Raúl Renán realizada por Carlos Campos. Rechulo de la muerte.
También agradezco a la Diputación de Jaén el envío del número cuatro de la revista literaria “Paraíso”, con la que he difrutado especialmente leyendo unos poemas de Rafael Courtoisie, del que no conocía nada hasta ahora.

Comentarios

  1. Joer, si me saliesen otros par de fans la mitad de buenos que tú, tendría que plantearme escribir otra "Camarera" :P

    ResponderEliminar
  2. Ay, que hoy no pensaba hablar pero es que no puedo... que me ha hecho mucha risa lo de las "minibraguis"! (y no sé si me hace más gracia imaginar la cara de tu amigo o que a ti no te dé corte contarlo, jijjiji).
    Sabes que hace un par de semanas tuve un robot de latón en las manos?? PUES Sííííí, jaaaaaaaaaa.

    Un beso -y enhorabuena por lo de Separata-

    ResponderEliminar
  3. Pues vale, poeta. Yo no digo nada en serio. Haces bien en no hacerla pública porque de otro modo ¿cómo te iban a comprar ni un solo ejemplar? Hale.
    BBD.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Por favor, no hables de mí... si acaso, hazlo de ti mismo...

Entradas populares de este blog

COMENDADOR

A LAS PUERTAS DEL CIELO
Aún quedan las carcasas de las fábricas como memoria de aquel constante trasiego que procuraba poder a los fascistas y la escueta comida del día a los obreros. Están rojas de óxido en toda su ferralla y una vegetación devoradora hace justicia en cada hueco. Son los restos de lo que ha de venir y lo que fue.
Mamá, el lotero me llama alemán.Porque eres rubio, hijo.Mamá, la abuela me dice que nunca hable con el lotero, pero es que siempre me da caramelos y me llama alemán.Que no me entere yo de que vuelves a coger un caramelo de ese hombre. Obedece a la abuela.Mamá, es que me dice que yo sería un buen torero, que si sigo jugando con el estoque, un día me llevará a un tentadero.Ese hijo de puta… fue uno de los que denunciaron a tu abuelo.¿Qué hago entonces, mamá?Cuando le veas, sal corriendo.
Aún quedan algunos tejados viejos en la calle Libertad, sus tejas rojas sostienen la vida de algún gato y mantienen el recuerdo vivo de los hombres que huían desde los desvanes p…

Caidino...

Estoy lento y como gatinín con este calor bestia que cae sobre mí como una losa, y con tanto por hacer y en diferentes campos. Ahora que necesitaría multiplicarme, estoy dividido y hasta restado. SBQ necesitaría ahora de todas mis fuerzas de invierno (tenemos un agujero grande que tapar y no soy capaz de tomar aire). Intento mercadillos, lecturas, talleres, ventas de materiales chulos, sorteos…, pero nada funciona. Es como si al quedarme desactivado yo, se hubiera desactivado todo, pero no sé de dónde sacar la energía que necesito como el aire de respirar, no sé cómo tramitar esta abulia sobrevenida. En Perú la gente tiene sed, hay pendientes entregas necesarias de materiales, de carritos…, y he dejado un proyecto a medias que hace que me sienta culpable por ratitos. Es este jodido calor y que la gente aquí ya no puede más, porque está agotada por los miserables del dinero. A ello se suma el golpe constante en el trabajo, el ramillete de deudas con sus apremios y el vacío inabarcable…

Somos la razón del tren en marcha, su todo adelante sin salir del constante paralelo de las vías…

Somos la razón del tren en marcha, su todo adelante sin salir del constante paralelo de las vías… y ese ser ‘la razón’ le gusta mucho al que viaja a velocidad en los cómodos asientos de sus vagones, viendo pasar el paisaje por las ventanillas, pero solivianta al que perdió el billete, al que nunca tuvo para comprarlo y, sobre todo, al que busca lugares a los que ir y a los que el tren no llegará jamás, porque no hay vías ni estaciones. Así visto el trasunto humano, la libertad del que está en el sistema (el tren) viene siempre marcada por unas fronteras nítidas que, precisamente, amordazan esa libertad… o sigues las vías con tu billete en regla o te bajas del tren y corres el peligro de ser arrollado si quieres volver a subirte en él mientras no detenga su marcha. Me sucede con frecuencia que tengo ideas nítidas en mi cabeza, ideas que se muestran preclaras y estructuradas en mi mente y que, cuando intento compartirlas, me resulta muy difícil hacerlas llegar a mi interlocutor con la …