Ir al contenido principal

Por el camino de Amarillo...


Me levanté esta mañana con el soniquete de ‘Amarillo’, aquella canción de Tony Christie que fue eco constante en los años setenta –yo la tenía en un single que ponía una y otra vez en mi comediscos mientras intentaba a solas una suerte de baile parecido a un trote desbocado– y que decía algo así como… ‘por el camino de Amarillo, galopando en mi caballo, voy al pueblo de regreso para encontrarme con mi amor…’. Cuando me sucede esto, me tiro todo el día como un lorito, repitiendo la canción mientras hago mis cosas… hoy no es un día distinto, y ya se la he cantado al camarero que me ha dado cambio para tabaco, a una señora que me saludó por la calle y a los dos perros que andan sueltos por la Plaza Mayor de Maldonado. Joder, es estupendo, de verdad, pues, cuando voy por el día con banda sonora, parece que todo me sale mejor, ya que entro como en una suerte de bucle que me eleva –algo parecido debe sucederles a los derviches giróvagos– y me activa de una forma inusitada.
Por el camino de Amarillo… la camarera desnuda se puso un mandilón negro y la imaginé bañándose en el Huang He… sus pechos aparecían y desaparecían como en aquellos juegos infantiles de las escondidas y me mostraban aquel esplendor de los tifones sobre el volcán dormido… el río agredía sus costados con los golpes lechosos de sus aguas limosas y se hacía remolinos bellísimos bajo sus hondas ingles… yo miraba extasiado su refriega y vocalizaba despacito: ‘por-el-ca-mi-no-de-A-ma-ri-llo’… ah!, la camarera desnuda con el mandilón negro, sus muslos como puertas abiertas al heliotropo naciéndole del centro, sus nalgas como dos manatíes sopesando la cruz de la espalda, sus caderas de ofertorio como un ara ritual de los chibchas descrita por Max Uhle, su cuello como tallado por un orfebre del Indostán… la camarera desnuda con su mandilón negro, braceando en el río como la recién nacida Venus en la cabeza blanca de Sandro Botticelli… p o r e l c a m i n o d e A m a r i l l o… la camarera desnuda con el mandilón negro expuesta en el baptisterio del Duomo de Santa Maria del Fiore para orgullo de todos los sexos florentinos, volando con sus pezones grandes y redondos sobre el Giubbe Rosse, mientras Eugenio Montale toma café con pastas y limpia los cristales de sus gafas con un pañuelo blanco de algodón… porelcaminodeAmarilloooooo… la camarera desnuda con el mandilón negro se contonea, se mueve como un áspid, nada como una otaria de lapizlazulí, mira a los ojos como Lassie y engrasa sus manos con la miel interior que rebosa en sus labios mayores… la camarera desnuda con su mandilón negro como la Suleika de Dix sin tatuar, mostrando su axila derecha como el justo resumen del canon… por el caminooooooo… y es su cabeza la falta exacta de la Victoria de Samotracia… y sus brazos el misterio de Milo… y sus tobillos los de Eleonora Gonzaga posando para Tiziano…
Por el camino de Amarillo la camarera desnuda con el mandilón negro se aleja… y yo soy un cuadro de Pollock, cualquiera, o el ‘Detail of flag’ de Jasper Johns.

Comentarios

  1. ¡Guau! Por un momento soy uno de los dos perros de la plaza, el que tú elijas. Me la tienes que grabar...
    Lobo

    ResponderEliminar
  2. Jaaaaaaaaaaaaja, qué salao! canta-canta "fermoso" que ya sabes que el que canta...
    EleEfe, que ya he visto a la Hueteeeee!! estuve con ella el sábado en la presentación del libro y me encantó sentir su abrazo y tener su risa en mi hombro. Me pareció cariñosa, alegre, lista, "chula" (jejé, estaba tan fresca -sin nervios- y ya le tocaba hablar delante de todos). Ay, no sé, es muy linda!
    (Ahhh, y me preguntó que de qué nos conocíamos -Vd y yo, Sr. Comendador- y claro, le dije que no nos conocemos, que sólo te doy la plasta por internete... pero jo, no sé, yo creo que sin haberte visto nunca -en persona, claro-, te conozco mejor a ti que a muchos de los que veo cada día... tú qué piensas?)
    Ea, ya te lo he "chivao", pero mira que soy alcahueta... jijijiji!

    Un beso

    ResponderEliminar
  3. Me gusta el tono optimista que se desprende de esta entrada y de las dos últimas frases de la anterior. ¿Qué pasó hoy? Me huelo que la visita de algún cacique local te ha trastocado el día.
    A ver si actualizas un poquito el blog de SBQ que se te acumula el trabajo, poeta de ojos verdes... Ojos verdes son traidores, cantaba María Ostiz...
    BBN.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Por favor, no hables de mí... si acaso, hazlo de ti mismo...

Entradas populares de este blog

COMENDADOR

A LAS PUERTAS DEL CIELO
Aún quedan las carcasas de las fábricas como memoria de aquel constante trasiego que procuraba poder a los fascistas y la escueta comida del día a los obreros. Están rojas de óxido en toda su ferralla y una vegetación devoradora hace justicia en cada hueco. Son los restos de lo que ha de venir y lo que fue.
Mamá, el lotero me llama alemán.Porque eres rubio, hijo.Mamá, la abuela me dice que nunca hable con el lotero, pero es que siempre me da caramelos y me llama alemán.Que no me entere yo de que vuelves a coger un caramelo de ese hombre. Obedece a la abuela.Mamá, es que me dice que yo sería un buen torero, que si sigo jugando con el estoque, un día me llevará a un tentadero.Ese hijo de puta… fue uno de los que denunciaron a tu abuelo.¿Qué hago entonces, mamá?Cuando le veas, sal corriendo.
Aún quedan algunos tejados viejos en la calle Libertad, sus tejas rojas sostienen la vida de algún gato y mantienen el recuerdo vivo de los hombres que huían desde los desvanes p…

Caidino...

Estoy lento y como gatinín con este calor bestia que cae sobre mí como una losa, y con tanto por hacer y en diferentes campos. Ahora que necesitaría multiplicarme, estoy dividido y hasta restado. SBQ necesitaría ahora de todas mis fuerzas de invierno (tenemos un agujero grande que tapar y no soy capaz de tomar aire). Intento mercadillos, lecturas, talleres, ventas de materiales chulos, sorteos…, pero nada funciona. Es como si al quedarme desactivado yo, se hubiera desactivado todo, pero no sé de dónde sacar la energía que necesito como el aire de respirar, no sé cómo tramitar esta abulia sobrevenida. En Perú la gente tiene sed, hay pendientes entregas necesarias de materiales, de carritos…, y he dejado un proyecto a medias que hace que me sienta culpable por ratitos. Es este jodido calor y que la gente aquí ya no puede más, porque está agotada por los miserables del dinero. A ello se suma el golpe constante en el trabajo, el ramillete de deudas con sus apremios y el vacío inabarcable…

Somos la razón del tren en marcha, su todo adelante sin salir del constante paralelo de las vías…

Somos la razón del tren en marcha, su todo adelante sin salir del constante paralelo de las vías… y ese ser ‘la razón’ le gusta mucho al que viaja a velocidad en los cómodos asientos de sus vagones, viendo pasar el paisaje por las ventanillas, pero solivianta al que perdió el billete, al que nunca tuvo para comprarlo y, sobre todo, al que busca lugares a los que ir y a los que el tren no llegará jamás, porque no hay vías ni estaciones. Así visto el trasunto humano, la libertad del que está en el sistema (el tren) viene siempre marcada por unas fronteras nítidas que, precisamente, amordazan esa libertad… o sigues las vías con tu billete en regla o te bajas del tren y corres el peligro de ser arrollado si quieres volver a subirte en él mientras no detenga su marcha. Me sucede con frecuencia que tengo ideas nítidas en mi cabeza, ideas que se muestran preclaras y estructuradas en mi mente y que, cuando intento compartirlas, me resulta muy difícil hacerlas llegar a mi interlocutor con la …