Ir al contenido principal

Cuando estaba en la mismita oscuridad, encontré un ejemplar de “Camino”.



Sin un puto clavel en el bolsillo, con la empresa revuelta por alguna torcedura de rasgos infantiles que ahora no viene a cuento [ni aquí, ni en mi empresa], con Hacienda y la SS pisándome los talones, con algunos puñeteros escritores ‘extremos’ dando problemas pequeños, pero constantes [problemas que dicen poco de su compromiso y menos del lugar que ocupan en el mundo... algún día contaré anécdotas cabronas que a alguno le sacarán los colores... ¡coño!, que me he roto los cuernos para conseguir hacer un encuentro, que en valoración superaría con creces los cuarentamil euros, por solo catorcemil -60 escritores alojados y comidos tres días, pago de desplazamientos a ponentes, cuatro conciertos y tres exposiciones, edición de un libro y los correspondientes carteles, programas, pancartas y banderolas ... y todo de un nivel notable-], con You en tramo de preboda y con un prurito africanote como para embuzarle un par de collejas -lo siento por mi Sandrita, que es un cielo y seguro que termina en santa-, y la familia, y los empleados, y mi socio, y Premysa, y Enmandilarte, y La Caixa + Cajaduero... todo torcido y retorcido, todo demandándome altos niveles de exigencia que me hacen pisar el límite.
A veces pienso que mis amigos y mis cercanos no tienen conciencia del mundo [quizás sí de su mundo]... y mucho menos de mi capacidad de trabajo y de mi límite de tensión. En fin... debe ser culpa mía.
El caso es que he estado sometido al peor castigo al que se me pueda someter: no escribir. Llevo toda la semana sin escribir ni una puta línea... atendiendo demandas ridículas de escritores por teléfono y mail, reuniéndome para insuflar oxígeno a mi empresa, apagando mil incendios cabrones, asistiendo a un par de asambleas serias de las que soy parte ejecutiva (?), recogiendo huchas SBQ y adecentándolas, haciendo carteles, invitaciones, anuncios... diseñando el BluesBéjar con presión [no de Miguel, que es un tipo grande y majete], hablando con clientes que me engañan para que les dé presupuestos y, así, utilizarlos en otra imprenta para jugar a la jodida ‘baja’, estropeando trabajos por la puñetera prisa ajena [esto queda en el capítulo de pérdidas]... y atendiendo llamadas y llamadas y llamadas [calculo unas cincuenta diarias en la última semana]...
Pero hoy me encontré de pronto un ejemplar de “Camino” [esa zorolada de san Escrivá] y me quedé plano en el primer instante. Lo toqué con cuidado, pasé sus páginas con detenimiento y decidí que será mi vía de escape para este fin de semana, pues echaré el resto en su tuneo, que quiero que sea absolutamente cabrón.

Siento, entre otras cosas, no haber atendido a mi Adu, que me vino a ver con ganitas de compartir cosas [perdóname, amiga, que ya tendremos tiempo]; no haberle dedicado el tiempo y la atención que se merecía mi Felipillo, que ayer le pusieron la banda de graduación en el cole, mientras yo andaba con la cabeza en otro sitio [no en vano llegué al festejo después de dos reuniones durísimas]; no estar a la altura que me demandan You y Sandra en estos días tan importantes para ellos; no hablar largo y tendido con mi hija, que lo necesitamos los dos mucho...
En fin, que lo que sí quería era pedir disculpas a todos los que habéis intentado conectar conmigo en estos días y os he contestado con cajas destempladas o simplemente no os he hecho ni puto caso... ha sido una semana muy difícil para mí y más o menos la he solventado con cierto éxito, pues nada ha tomado caminos irreversibles... pero os juro que he terminado absolutamente agotado.
Quizás funcione mi plan de fin de semana y la intervención creativa sobre “Camino” me ponga otra vez carga en estas pilas medio vacías que tengo hoy.
El mundo es una mierda y ponemos pocas ganas para intentar que deje de serlo... yo, el primero.
Un abrazo sincero para todos... y algo menos de temperatura.

Comentarios

  1. Si me guardas un ejemplar del Camino sin tunear seré casi un mujer feliz.
    Milú: te metes en demasiados líos, tú solito, luego te agobias (es normal)...

    ResponderEliminar
  2. De torcido y retorcido nada... planchado y replanchado.
    Recuérdame que te mate cuando te vea.

    ResponderEliminar
  3. Como tengas que aliviar el agobio de la semana con este libro,me temo que el finde va a ser peor todavia .Si acaso,mándale un ejemplar al jefe local de Hacienda, con una bonita dedicatoria,por ejemplo..."lee esto, y que te den por culo,cabrón".Y te vas a quedar,relajadito,relajadito,casi Valium.

    ResponderEliminar
  4. Cogneau, que me asusté de verte alegre por encontrar al Escribá, jaaaaaaa, y es para tuneo!!!!!!
    Y -si me permite Vd.- lo que tiene que hacer es sentirse orgullosísimo de saber dar tannnto de sí, Sr. Boomer, que con ese trajín... así está Vd. de delgadito!

    Que pases buena noche, LF. Un besito -en la frente-, un arroparte -pq ha refrescado- y ea, a cargar esas pilas...

    Dnc

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Por favor, no hables de mí... si acaso, hazlo de ti mismo...

Entradas populares de este blog

COMENDADOR

A LAS PUERTAS DEL CIELO
Aún quedan las carcasas de las fábricas como memoria de aquel constante trasiego que procuraba poder a los fascistas y la escueta comida del día a los obreros. Están rojas de óxido en toda su ferralla y una vegetación devoradora hace justicia en cada hueco. Son los restos de lo que ha de venir y lo que fue.
Mamá, el lotero me llama alemán.Porque eres rubio, hijo.Mamá, la abuela me dice que nunca hable con el lotero, pero es que siempre me da caramelos y me llama alemán.Que no me entere yo de que vuelves a coger un caramelo de ese hombre. Obedece a la abuela.Mamá, es que me dice que yo sería un buen torero, que si sigo jugando con el estoque, un día me llevará a un tentadero.Ese hijo de puta… fue uno de los que denunciaron a tu abuelo.¿Qué hago entonces, mamá?Cuando le veas, sal corriendo.
Aún quedan algunos tejados viejos en la calle Libertad, sus tejas rojas sostienen la vida de algún gato y mantienen el recuerdo vivo de los hombres que huían desde los desvanes p…

Caidino...

Estoy lento y como gatinín con este calor bestia que cae sobre mí como una losa, y con tanto por hacer y en diferentes campos. Ahora que necesitaría multiplicarme, estoy dividido y hasta restado. SBQ necesitaría ahora de todas mis fuerzas de invierno (tenemos un agujero grande que tapar y no soy capaz de tomar aire). Intento mercadillos, lecturas, talleres, ventas de materiales chulos, sorteos…, pero nada funciona. Es como si al quedarme desactivado yo, se hubiera desactivado todo, pero no sé de dónde sacar la energía que necesito como el aire de respirar, no sé cómo tramitar esta abulia sobrevenida. En Perú la gente tiene sed, hay pendientes entregas necesarias de materiales, de carritos…, y he dejado un proyecto a medias que hace que me sienta culpable por ratitos. Es este jodido calor y que la gente aquí ya no puede más, porque está agotada por los miserables del dinero. A ello se suma el golpe constante en el trabajo, el ramillete de deudas con sus apremios y el vacío inabarcable…

Somos la razón del tren en marcha, su todo adelante sin salir del constante paralelo de las vías…

Somos la razón del tren en marcha, su todo adelante sin salir del constante paralelo de las vías… y ese ser ‘la razón’ le gusta mucho al que viaja a velocidad en los cómodos asientos de sus vagones, viendo pasar el paisaje por las ventanillas, pero solivianta al que perdió el billete, al que nunca tuvo para comprarlo y, sobre todo, al que busca lugares a los que ir y a los que el tren no llegará jamás, porque no hay vías ni estaciones. Así visto el trasunto humano, la libertad del que está en el sistema (el tren) viene siempre marcada por unas fronteras nítidas que, precisamente, amordazan esa libertad… o sigues las vías con tu billete en regla o te bajas del tren y corres el peligro de ser arrollado si quieres volver a subirte en él mientras no detenga su marcha. Me sucede con frecuencia que tengo ideas nítidas en mi cabeza, ideas que se muestran preclaras y estructuradas en mi mente y que, cuando intento compartirlas, me resulta muy difícil hacerlas llegar a mi interlocutor con la …