Ir al contenido principal

¿Voy mayor... o es que me pica?


El día fue bestial -por agotador- y bastante zorolete... me enteré a primera hora de la tarde que había fallecido un compañero de cole [Toñi Rabazo] del que andaba distanciado por meras cuestiones circunstanciales -lo que nunca quitó para que cruzásemos algunas palabras cada vez que nos veíamos y que nos preguntásemos por la salud y las cosas de la vida-. Me entristeció saber que ya no está, sobre todo cuando le recuerdo de joven como el centro de cada fiesta, haciendo reír a todos con su gracia incomparable -ya he perdido a un alto tanto por ciento de los colegas cercanos de mi generación, y eso es jodido de tragar-... el curro estuvo duro, pues ha empezado a llegar trabajo y la falta de costumbre pasa facturita, pero curré jovial, aunque más lento que de costumbre... y luego el You, que está como una virgencita antes de Pascua con esto de la boda... todo lo fácil lo ve difícilísimo y pone carita de morrión [lo que va a tener que aguantar mi Sandrita con este gallaruto]... tiene problemas con el asunto de ir a recoger a su padre y a sus tíos al aeropuerto [y le llevan y le traen, que es lo más curioso]... y no digo con el sitio en el que va a dormir su padre... anda todo el rato: “Felipe, es que mi padre... dónde va a dormir, eh... es que... cómo va a dormir...”. Y luego, otra vez y otra vez... “es muy serio esto, Felipe, no rías, no rías, eh... dónde va a dormir mi padre... porque mi tía, sí... pero mi padre... te lo juro, te lo juro...”. Y yo que le digo: “pero si en África duerme en cabañita, aquí será un lujo cualquier habitación y cualquier cama, coño, me cago en la puta, que me pones más nervioso...”... y él... “Ya, ya, te lo juro, ¿y el aeropuerto?, porque cómo encuentro yo a mi padre en el aeropuerto...”... y yo... “cojones, pues con un tam-tam, o con aullidos, como los indios yanomamis, coño, You, que me tienes frito... tú tienes que preocuparte por los papeles de la boda, por el banquete, por los trajes, por la gente a la que vas a invitar, coño, que tu padre viene en avión y no en patera y remando, como tú viniste...”. Y el jodío dale que te dale, con cara de preocupación, reseriote... ¡me cago en to lo que se mueve!, que haya superado con éxito todos los problemas enormes que ha tenido y que ahora me venga con estas bobás...
Lo mismo lo desheredo, coño, por cagón y por pesao... aunque tampoco es que tenga el pobre mucho para heredar.
Mi padre... mi padre... no te digo.

Comentarios

  1. Jaaaaaaaaaaaaa, esta boda promete!!!

    Dile a You que si quiere yo también voy a buscar a su padre (su otro padre, digo, que se te ha visto ahí un puntito celosón, jiijiji).

    Ahhhhhh, Sr. Comendadorrrr, que le quiero contar una cosa!!! ¿a que no sabes con quién estuve el otro día? .... chan-chan-chánnn- ¡con el príncipe de Arabia y su sra. esposa! -sí, como lo "oyes"- a la una de la madrugada y en el puñetero culo de los campos de Castilla... jaaaaaaa, y que no se les podía tocar ni mirar a los ojos -ni que fueran rottweilers, no te joe!!- como si yo tuviese algún interés!
    Jeje, bueno, pues ya me he desahogado otro ratinín, ea, ahora me voy.

    Un besito

    -Se sabe ya algo de Perú??-

    ResponderEliminar
  2. Acabo de llegar a internet después de tiempo sin conectarme (creo que andaba -ando- un poco enganchada), y me he reído un rato con lo de la boda (ya lo sabíamos por el Merino, que es primo de Sandra).
    A medida que iba leyendo, iba descubriendo que efectivamente, estás celosillo. Jajaja

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Por favor, no hables de mí... si acaso, hazlo de ti mismo...

Entradas populares de este blog

NO SEAS NUNCA COMO YO

Casi cinco meses de vida tranquila juntos, Mario. Yo viéndote crecer y adquirir pericias y tú mirándome, a veces perplejo y a veces encantado de verme (porque los abuelos hacemos cosas que no hacen los padres, como sacarte del carrito y achucharte cuando lloras y hay que dejarte tranquilo para que encuentres el sueño).  Casi cinco meses y ya me has llenado de endorfinas (porque el abuelo canilllas blancas es pura química orgánica), me has perfumado de ese olor tuyo a bebé, que es el único que en mi mundo supera al olor del tabaco, y te has hecho centro de todo, pues te veo y me olvido del banco que me tiene medio asesinadito, de los clientes que están esperando en la puerta y hasta de este dolor cabrón que llevo en la rodilla desde hace unas semanas. Y lo mejor, lo mejor de todo, es que, cuando llegas, te miro y sonrío, y tú me devuelves enseguida una sonrisa a medias con hoyuelo  al ladito derecho de tu boca. Entonces te cojo y te achucho, te acerco a mi mejilla y siento ese lazo qu…

Ocho días sin Mario

No sé cómo explicar que el decurso vital me sujeta al espacio que habito, que los proyectos urgentes me requieren al pie del cañón y que el trabajo de mierda que tramito a diario me impide hacer exactamente lo que debiera hacer. Cada día recibo fotos y vídeos de Mario: durmiendo, recién bañado, antes y después de la toma, tumbado como un rey con su pañal como único vestido..., y presiento a mi niño abrigado por sus padres, cuidado hasta el más mínimo detalle; pero me siento mal por no estar allí cada cinco minutos para contemplar su sueño, para asombrarme con cada uno de sus gestos o para colocar uno de mis dedos en su manita y sonreír mientras lo aprisiona levemente.
En todo caso, pienso en que sus padres ahora necesitan espacio, que nadie los moleste, y eso me calma un poquito..., y también me calma el tener muy claro que todo lo que hago también lo hago por Mario, para que algún día sepa que ser humanista es el camino correcto, que trabajar para un futuro con dignidad es un buen pl…

16 días sin Mario

Otra semana más y me deshago mirando tus mohínes por el móvil (hasta whatsapp ya me parece humano), tus sonrisas dormido tomadas con amor por esa atrapasueños que es tu madre, tus bostecitos leves, cada después del baño o la comida, algún abrir de ojos que me hace escudriñar en tu futuro e imaginar que miran a los míos para decirme fijos que son tuyos. A ratos llega gente con regalos que son fruto precioso de amistad y de afecto. Te quieren, Mario, y aún no te conocen (hoy te llegó un chupete, que me encanta, en el que se te nombra 'humanista pequeñito'). Y yo me pongo triste porque no tengo tiempo para estar a tu lado, y luego me contento imaginando todo lo que podrás ser y hacer, tus manos primorosas aprendiendo a entregar y a recibir, tus ojos ávidos dispuestos a mirar con criterio al mundo y a sus cosas, tu posibilidad aún sin estrenar... Sueño que haremos algo juntos y te sentirás grande a mi ladito, que sentirás con ímpetu las ganas de vivir y pondrás en mi frente una di…