Ir al contenido principal

¿Voy mayor... o es que me pica?


El día fue bestial -por agotador- y bastante zorolete... me enteré a primera hora de la tarde que había fallecido un compañero de cole [Toñi Rabazo] del que andaba distanciado por meras cuestiones circunstanciales -lo que nunca quitó para que cruzásemos algunas palabras cada vez que nos veíamos y que nos preguntásemos por la salud y las cosas de la vida-. Me entristeció saber que ya no está, sobre todo cuando le recuerdo de joven como el centro de cada fiesta, haciendo reír a todos con su gracia incomparable -ya he perdido a un alto tanto por ciento de los colegas cercanos de mi generación, y eso es jodido de tragar-... el curro estuvo duro, pues ha empezado a llegar trabajo y la falta de costumbre pasa facturita, pero curré jovial, aunque más lento que de costumbre... y luego el You, que está como una virgencita antes de Pascua con esto de la boda... todo lo fácil lo ve difícilísimo y pone carita de morrión [lo que va a tener que aguantar mi Sandrita con este gallaruto]... tiene problemas con el asunto de ir a recoger a su padre y a sus tíos al aeropuerto [y le llevan y le traen, que es lo más curioso]... y no digo con el sitio en el que va a dormir su padre... anda todo el rato: “Felipe, es que mi padre... dónde va a dormir, eh... es que... cómo va a dormir...”. Y luego, otra vez y otra vez... “es muy serio esto, Felipe, no rías, no rías, eh... dónde va a dormir mi padre... porque mi tía, sí... pero mi padre... te lo juro, te lo juro...”. Y yo que le digo: “pero si en África duerme en cabañita, aquí será un lujo cualquier habitación y cualquier cama, coño, me cago en la puta, que me pones más nervioso...”... y él... “Ya, ya, te lo juro, ¿y el aeropuerto?, porque cómo encuentro yo a mi padre en el aeropuerto...”... y yo... “cojones, pues con un tam-tam, o con aullidos, como los indios yanomamis, coño, You, que me tienes frito... tú tienes que preocuparte por los papeles de la boda, por el banquete, por los trajes, por la gente a la que vas a invitar, coño, que tu padre viene en avión y no en patera y remando, como tú viniste...”. Y el jodío dale que te dale, con cara de preocupación, reseriote... ¡me cago en to lo que se mueve!, que haya superado con éxito todos los problemas enormes que ha tenido y que ahora me venga con estas bobás...
Lo mismo lo desheredo, coño, por cagón y por pesao... aunque tampoco es que tenga el pobre mucho para heredar.
Mi padre... mi padre... no te digo.

Comentarios

  1. Jaaaaaaaaaaaaa, esta boda promete!!!

    Dile a You que si quiere yo también voy a buscar a su padre (su otro padre, digo, que se te ha visto ahí un puntito celosón, jiijiji).

    Ahhhhhh, Sr. Comendadorrrr, que le quiero contar una cosa!!! ¿a que no sabes con quién estuve el otro día? .... chan-chan-chánnn- ¡con el príncipe de Arabia y su sra. esposa! -sí, como lo "oyes"- a la una de la madrugada y en el puñetero culo de los campos de Castilla... jaaaaaaa, y que no se les podía tocar ni mirar a los ojos -ni que fueran rottweilers, no te joe!!- como si yo tuviese algún interés!
    Jeje, bueno, pues ya me he desahogado otro ratinín, ea, ahora me voy.

    Un besito

    -Se sabe ya algo de Perú??-

    ResponderEliminar
  2. Acabo de llegar a internet después de tiempo sin conectarme (creo que andaba -ando- un poco enganchada), y me he reído un rato con lo de la boda (ya lo sabíamos por el Merino, que es primo de Sandra).
    A medida que iba leyendo, iba descubriendo que efectivamente, estás celosillo. Jajaja

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Por favor, no hables de mí... si acaso, hazlo de ti mismo...

Entradas populares de este blog

NO SEAS NUNCA COMO YO

Casi cinco meses de vida tranquila juntos, Mario. Yo viéndote crecer y adquirir pericias y tú mirándome, a veces perplejo y a veces encantado de verme (porque los abuelos hacemos cosas que no hacen los padres, como sacarte del carrito y achucharte cuando lloras y hay que dejarte tranquilo para que encuentres el sueño).  Casi cinco meses y ya me has llenado de endorfinas (porque el abuelo canilllas blancas es pura química orgánica), me has perfumado de ese olor tuyo a bebé, que es el único que en mi mundo supera al olor del tabaco, y te has hecho centro de todo, pues te veo y me olvido del banco que me tiene medio asesinadito, de los clientes que están esperando en la puerta y hasta de este dolor cabrón que llevo en la rodilla desde hace unas semanas. Y lo mejor, lo mejor de todo, es que, cuando llegas, te miro y sonrío, y tú me devuelves enseguida una sonrisa a medias con hoyuelo  al ladito derecho de tu boca. Entonces te cojo y te achucho, te acerco a mi mejilla y siento ese lazo qu…

Mario

Mario fue un corredor de fondo que ha legado el nombre a mi nieto para perpetuar en él su memoria, y me gusta, me gusta mucho que mi bebé tenga en su nombre una razón y un contenido, que lleve el signo de una amistad indeleble y el valor hermoso del recuerdo. Mario, hoy mi nieto, es divinamente vulnerable, delicado hasta el suspiro, bellísimo en sus gestos y causa absoluta de orgullo personal. Su madre, mi hija, me ha hecho el regalo más precioso que se puede hacer a un padre, y lo ha hecho con valentía, sin miedos, siendo una mujer entera en todo el proceso y demostrándome que algo tuve que hacer bien en su educación y en su formación como persona. Jaime, el padre de mi nieto, es un padre ejemplar, preocupado, atento siempre a las necesidades de mi hija y de su hijo, y yo le estaré eternamente agradecido por su forma de ser hombre y por el amor entero que se percibe constantemente en su trato hacia mi niña y hacia mi bebé. Gracias a los tres por hacerme tan feliz.
Por lo que a mí se …

COMENDADOR

A LAS PUERTAS DEL CIELO
Aún quedan las carcasas de las fábricas como memoria de aquel constante trasiego que procuraba poder a los fascistas y la escueta comida del día a los obreros. Están rojas de óxido en toda su ferralla y una vegetación devoradora hace justicia en cada hueco. Son los restos de lo que ha de venir y lo que fue.
Mamá, el lotero me llama alemán.Porque eres rubio, hijo.Mamá, la abuela me dice que nunca hable con el lotero, pero es que siempre me da caramelos y me llama alemán.Que no me entere yo de que vuelves a coger un caramelo de ese hombre. Obedece a la abuela.Mamá, es que me dice que yo sería un buen torero, que si sigo jugando con el estoque, un día me llevará a un tentadero.Ese hijo de puta… fue uno de los que denunciaron a tu abuelo.¿Qué hago entonces, mamá?Cuando le veas, sal corriendo.
Aún quedan algunos tejados viejos en la calle Libertad, sus tejas rojas sostienen la vida de algún gato y mantienen el recuerdo vivo de los hombres que huían desde los desvanes p…